• AMANDA

POR QUÉ HICE LA TRANSICIÓN MÉDICA



Esta es la traducción del artículo original por Limpidă: Subliminal Sublinguals - by Limpidă (substack.com)


1 de septiembre de 2021


Me consideré un miembro de la comunidad transgénero durante varios años muy formativos, antes de someterme a la terapia de reemplazo hormonal en 2019. Esta historia surge de mi experiencia y de varios meses de investigación obsesiva tratando de llegar al fondo de por qué me pasó esto y cómo seguir adelante.


Por favor, tenga paciencia conmigo, soy autista.


Boris Kustodiev


Es difícil exagerar el momento en que nos encontramos. ¿Es el apocalipsis?

No, es “Un mundo feliz”, un mundo nuevo y valiente que acaba de empezar.


Durante varios largos y dolorosos años pensé que estaba atrapado en el cuerpo equivocado. En un momento de crisis, opté por la intervención médica para un problema que sólo estaba en mi cabeza.


Hay muchos miles de personas que han hecho lo mismo, y muchos que se han arrepentido. Puede parecer extraño para los que no se sienten identificados, pero la desconexión era real, aunque la explicación de por qué existía fuera falsa.


El pensamiento común que tienen hoy en día muchos jóvenes profesionales es la de un dualismo mente/cuerpo extremista que sugiere que el cuerpo no es más que un recipiente vacío, que nuestros sentidos no son más que receptores de placer y dolor de los que se puede usar y abusar a voluntad. Aumentar el placer, adormecer el dolor, mientras en realidad sólo se persiguen las actividades que nos producen dolor. Aumentar el placer de nuevo.


Creí legítimamente en esta ilusión durante una parte asquerosamente grande de mi vida. Ahora sé que no es una condición real. Hay machos y hay hembras; ninguna de las dos cosas es una patología que necesite tratamiento, y desde luego no de una dirección a otra. Luego están los verdaderos intersexuales, algo realmente muy raro y que a menudo acarrea problemas médicos. No son tan comunes como los individuos completamente sanos y normales que han experimentado voluntariamente con hormonas de sexo cruzado y reconstrucción genital. La condición médica de haber nacido con el sexo equivocado es ciencia basura. Incluso los intersexuales suelen ser identificables como uno u otro porque la biología humana es intrínsecamente dismórfica. Sin embargo, el problema de pensar que se ha nacido con el sexo equivocado es muy, muy real, y muy, muy potente.


Hay machos y hay hembras; ninguna de las dos cosas es una patología que necesite tratamiento, y desde luego no de una dirección a otra.

Los carteles, las banderas y los manifiestos de esta religión están por todas partes. Se celebra como una identidad única, una subcultura de fuerza y lucha, otra adición colorida al elaborado tapiz del pueblo estadounidense, aunque son mucho más propensos a enarbolar sus propios símbolos en lugar de los estadounidenses. Transgénero. Personas que se identifican como un género diferente al que nacieron. Viven en un estado de disociación y paranoia, obsesionados con "defectos" que son sus propios rasgos inofensivos. Cuanto más dura el delirio, más grave se vuelve.


En el instituto, a menudo era el único chico en mis grupos de amigos, y bastante sensible. Temía a los demás hombres, así como a mi propio impulso heterosexual/flexible, debido a toda una vida en la parte inferior de la jerarquía masculina. He tenido muchas experiencias que las feministas sugieren que no les ocurren a los chicos, o al menos, a los chicos heterosexuales. Me han acosado sexualmente sin descanso, me han inducido a padecer desórdenes alimenticios, se han burlado de mí por mis actividades creativas y académicas, y siempre, siempre, he tratado de complacer a la gente que me rodea a costa de mí mismo.


Me han llamado maricón con toda la fuerza homofóbica que hay detrás más veces de las que puedo recordar, a pesar de que siempre he mostrado un interés predominante por las mujeres. Algunos hombres apreciaban que mi papel en sus grupos fuera el de esponja emocional; siempre me ha gustado hablar abiertamente de los sentimientos. La mayoría de los hombres no lo hacen. Intentar conectar con estos amigos fue una de las principales razones por las que me dejaron de lado.


Mi primera y única novia de verdad salió del armario como hombre transgénero varios meses después. Aunque pensaba que no me gustaban los hombres (y todavía no me gustan los hombres trans), no rompimos. Esto duró mucho tiempo antes de que ella se diera cuenta de que era lesbiana. Tampoco rompimos entonces. Eso llevaría otros años. ¿Por qué tanto tiempo? Puede que ella no fuera un hombre, pero yo (y ella) me convencí poco a poco de que era realmente una chica. Todo se redujo a los estereotipos de género y a la codependencia.


El autismo puede convertirte en una especie de marica. Los ruidos fuertes te asustan, las telas te pican, la gente parece un enigma. Recibes demasiada y poca información al mismo tiempo. Eres crédulo e infantil, por lo que eres un blanco fácil. Vives en una realidad ligeramente diferente a la de los demás, porque procesas tus sentidos y emociones de forma deformada. La gente se burla de ti porque ni siquiera te das cuenta de que se están burlando de ti, y cuando lo haces y te saca de quicio, son grandes risas. Los niños con dificultades son siempre una fuente de entretenimiento cruel para sus compañeros mejor adaptados, y un enorme dolor de cabeza para los padres que no lo entienden. Somos molestos, quisquillosos, difíciles de tratar. Creo que la mayoría de nosotros lo sabemos, pero lo que hay que entender es que no se trata sólo de que estemos malcriados (aunque a mí definitivamente me malcriaron). Tenemos los cables cruzados de por vida.


Algunos de los aspectos del autismo que me han proporcionado dones asombrosos -reconocimiento de patrones, atención a los detalles, pensamiento abstracto complejo, concentración aguda e intensa- pueden convertirse con la misma facilidad en enfermedad -pensamientos obsesivos, comportamientos compulsivos, pensamientos intrusivos, delirios elaborados-. Algunas personas piensan que nuestra falta de empatía significa que somos fríos, o que de alguna manera no somos criaturas sociales que merezcan sus círculos. Nuestra falta de empatía es sólo eso: una falta de empatía. Leemos mal las señales sociales, las normas sociales. Nos cuesta discernir las emociones de la gente porque no podemos leer sus intenciones. Puedo entender por qué la gente como yo es desagradable y extraña. He aprendido a aceptarlo. Lo que es más difícil de aceptar son las acusaciones, cuántas noches sin dormir obsesionado por los desaires del día, tanto reales como percibidos. Es muy fácil convencer a un autista de que ha cometido algún tipo de daño irreparable. Estamos desesperados por la aceptación, la comunidad, la cercanía; necesidades humanas que a menudo se nos niegan, o se condicionan, mediante la explotación de nuestros dones (si es que tenemos la suerte de tener esos dones). Enfrentarse a estas dinámicas cuando se es niño conduce al autoaislamiento en la pubertad. Aprendes a vivir en tu propio mundo, porque allí estás seguro. Te separas de los que te rodean porque llegas a esperar hostilidad hacia tu evidente discapacidad.


Algunos de los aspectos del autismo que me han proporcionado dones asombrosos -reconocimiento de patrones, atención a los detalles, pensamiento abstracto complejo, concentración aguda e intensa- pueden convertirse con la misma facilidad en enfermedad -pensamientos obsesivos, comportamientos compulsivos, pensamientos intrusivos, delirios elaborados-.

Muchos otros niños hacen un tipo de ensoñación similar. No somos especiales en ese sentido. Lo que nos hace especiales es la profundidad y la duración de estos mundos internos, hasta el punto de que podemos convencernos de que son reales. Aunque sepamos que no son físicamente reales, emocionalmente sí lo son.

Sustituyen a las personas y cosas que no tenemos en nuestras vidas. Espectros para describir e interpretar nuestras emociones. Sacos de boxeo imaginarios, almohadas alucinantes.


El estado disociativo es como una manta de peso y una sala de disturbios, todo en uno. Esto ocurre especialmente cuando intentamos expresar lo que son emociones humanas normales de formas que no son expresiones sociales normales. En lugar de aprender a canalizarlas de forma más saludable, a autorregular nuestras entradas sensoriales erróneas, se nos enseña a suprimirlas, y así, mientras las suprimimos, creamos nuevos personajes para ser y hacernos amigos, "amigos" que nos dan permiso para sentir. "Personas" alrededor de las cuales está bien ser nosotros mismos. Manifestaciones que no nos juzgarán por no controlarnos como si estuviéramos en público.


Esto es inocuo la mayoría de las veces. Me imagino que incluso los niños autistas que están totalmente integrados en su entorno social siguen creando estos dobles ilusorios para entender lo que sienten. Yo también lo hago. Fue un componente importante en la creación de mi personaje femenino. Algo que me dijeron que no debía hacer de pequeño era llorar, porque cuando lloraba, lloraba durante horas, gritaba y chillaba y me hacía daño a mí mismo, a veces a los demás. Montaba un número. No me gustaba montar un número. Así que lo que hice en su lugar, cuando crecí y llegué a la pubertad, fue empezar a disociar. Me sentaba y observaba lo que sucedía. Tal vez me aferraba a una palabra y empezaba a repetirla, me balanceaba de un lado a otro, fijándome en un punto justo delante de mí, admirando el grano de la madera impreso en el plástico, imaginando que era otra persona para no tener que sentir todo el impacto de lo mencionado anteriormente. Estos estados disociativos no siempre estaban justificados. No pretendo ser racional. Esta técnica, en algún momento, dejó de ser una técnica y se convirtió en mi vida de vigilia.


De la autofilia a la autofobia (y viceversa)


Padezco el fetiche sexual conocido como autoginefilia: el amor a uno mismo como mujer. En términos más burdos, me excita la idea de ser mujer en determinados contextos. Lo he tenido toda mi vida y lo seguiré teniendo siempre.


Hay feministas que creen que se trata de una elección consciente por parte de los hombres para degradar aún más a las mujeres debido a lo envuelto que está en los estereotipos de género, y cómo objetiviza los cuerpos de las mujeres, reduciéndolos a una mercancía que los hombres pueden simplemente transferir a sí mismos.


Aunque puede ser una elección el entregarse a ello con frecuencia y descaradamente, o hacer declaraciones audaces sobre lo que es o no es una mujer cuando uno claramente no es una mujer, la adquisición de tales parafilias rara vez es deseada o incluso comprendida por las personas que las tienen. Una vez que están incrustadas en tu sexualidad, no puedes deshacerte de ellas, simplemente aprender a lidiar con ellas. En círculos más ilustrados, se entiende como la causa principal del transexualismo de hombre a mujer. La versión del género opuesto, la autoandrofilia, parece ser mucho más rara, pero sigue siendo una causa para muchas de las mujeres que buscan la transición, aunque ellas, como yo, transicionen sobre todo por razones más apremiantes. Aunque en el caso de las mujeres, el motor principal parece ser la disforia de género de aparición rápida, que es distinta de estos fetiches y se parece más a una verdadera histeria colectiva. Hay muchos temas en todo esto.


Una cosa que la comunidad transgénero suele alegar sobre la hipótesis de la autofilia es que patologiza los impulsos sexuales perfectamente normales que tendría alguien "verdaderamente trans". Por supuesto que un hombre transgénero se imaginaría a sí mismo como un hombre durante el sexo. Al fin y al cabo, es un hombre (y viceversa). Pues no, en realidad no. Él seguía siendo ella antes de esto, y sigue siendo ella detrás de los pronombres masculinos y de la ropa y las inyecciones de testosterona.


La teoría de la autofilia sugiere que estos individuos empiezan a experimentar disforia de género y dismorfia corporal como resultado de este fetiche, o quizás que simplemente les apetecía hacer la transición porque la idea les excitaba (hay muchos de estos por ahí, y muchos lo niegan). Los defensores de la teoría de la identidad de género -en la que uno simplemente reivindica una identidad alternativa- sostienen que el fetiche sólo surge después de que la disforia se instale, si es que alguna vez admiten que el fetiche existe (lo cual, sorpresa, la mayoría niega). Sin embargo, creo que es posible que las personas que tienen estos fetiches, que experimentan algún tipo de complicación importante en su vida que les hace estallar de forma realmente angustiosa, y que posteriormente realizan la transición, ni siquiera se den cuenta de que los tienen en primer lugar. La retórica y el activismo político de la comunidad transgénero hacen que sea casi imposible ver con claridad.


Para algunos (yo mismo, por ejemplo) la autofilia puede ser innata, pero para otros está claro que el fetiche se adquirió después de ser presa de los depredadores de AGP. Para los hombres jóvenes específicamente, alrededor de mi edad o más jóvenes, el porno hipnótico de mariquitas parece ser un factor, y probablemente está siendo preparado en estos hombres. Es exactamente lo que parece: porno diseñado para hipnotizarte y hacerte creer que eres un "mariquita", una caricatura pornificada de una mujer con pene.


Para algunos (yo mismo, por ejemplo) la autofilia puede ser innata, pero para otros está claro que el fetiche se adquirió después de ser presa de los depredadores de AGP. Para los hombres jóvenes específicamente, alrededor de mi edad o más jóvenes, el porno hipnótico de mariquitas parece ser un factor, y probablemente está siendo preparado en estos hombres.

Ni siquiera sabía que esto existía hasta que empecé a profundizar en los vínculos entre el porno y la autoginefilia. Estos fetiches (el fetichismo en general, de hecho) están fuertemente correlacionados con el autismo. Esto no me sorprende. Si muchos de nuestros sentidos y emociones están desconectados y desconcertados de forma que nos separan de nuestro entorno social, tiene sentido que nuestra atracción sexual y emocional se dirija también de formas extrañas no relacionales, especialmente si va unida a un fuerte rechazo por parte de otros en el pasado. Nuestra capacidad de crear y mantener dimensiones de fantasía se extiende a todos los rincones de nosotros mismos, y la sexualidad forma parte de nuestra vida tanto como la de cualquier otra persona, incluso podría ser más potente para nosotros.


Advierto al lector que entienda que no estoy diciendo esto como excusa para desestigmatizar los fetiches. Creo que el kink y el fetiche deben permanecer en el dormitorio. La homosexualidad, sin embargo, está bien; es algo en si mismo, desde luego no un fetiche. Puede que no sea normativa en cuanto a la reproducción sexual, pero es normativa esencialmente en todos los demás aspectos. El locus erótico sigue siendo otra persona, y todo lo que esa persona encarna, sólo que resulta ser del mismo sexo.


Los fetiches, sin embargo, no son tan inocuos. He dicho que sufro de autoginefilia por una razón. Cuando algo tan sensorialmente significativo como la estimulación sexual se asocia a un estado de disociación, puede resultar muy difícil salir de ese estado, especialmente si la persona que lo experimenta ya tiene una inclinación por la disociación en otras áreas de su vida. Además, muchos fetiches son también bastante peligrosos o dañinos para uno mismo o para las personas que le rodean, incluso las más aparentemente inofensivas. Hay una razón por la que sus manifestaciones más neuróticas -las parafilias clínicas- han sido tratadas históricamente como enfermedades mentales cuando se descubrían. Parece que en esta era de "liberación" sexual, hemos olvidado por qué pueden ser tan opresivas.


También está la realidad de que los fetiches tienden a agruparse, y algunos de estos fetiches implican intrínsecamente a otras personas. Esto está bien si es entre adultos que consienten o sigue siendo una mera fantasía, pero ¿y cuando se desborda en la vida pública? Algunas manifestaciones de autoginefilia implican intrínsecamente la inserción de la propia excitación sexual en situaciones que no deberían ser sexualizadas. Esto parece ser una minoría de casos, pero, aun así, este mero hecho me sugiere que las autofilias deberían permanecer fuera de la vista del público. En casa, o en la consulta del terapeuta, esos son los lugares donde deberían practicarse o discutirse libremente sin ser juzgadas, especialmente si causan angustia sexual. Abogar por la exhibición pública del fetichismo, en cambio, es menos una pendiente resbaladiza y más un tobogán grasiento. La única dirección en la que se puede ir es hacia abajo, y rápido. Si dejas que los fetichistas "éticos", no ofensivos, de una etiqueta entren en la esfera pública, entonces, dondequiera que dibujes la línea, los extremadamente poco éticos con parafilias comórbidas simplemente aprenderán a imitar sus gritos de comprensión y aceptación, manipulando a un público condicionado a complacer.


Si dejas que los fetichistas "éticos", no ofensivos, de una etiqueta entren en la esfera pública, entonces, dondequiera que dibujes la línea, los extremadamente poco éticos con parafilias comórbidas simplemente aprenderán a imitar sus gritos de comprensión y aceptación, manipulando a un público condicionado a complacer.

Esto no es sólo una conjetura, es exactamente lo que ha ocurrido. Los AGP mayores, que sabían cuál era su condición, que entendieron desde el principio que no eran mujeres y que eso era sólo un medio para vivir una fantasía, cocinaron la ideología de género en la que hoy estamos sacrificando a los niños. Están imponiendo esta tontería de la identidad de género a todo el mundo, patologizando de paso las manifestaciones ordinarias de la sexualidad por ser demasiado "restrictivas".


Yo tenía 15 años cuando decidí que era trans, apenas una edad lo suficientemente sabia como para comprender la complejidad de este fetiche y de los sentimientos que pueden despertarse durante el desarrollo sexual naciente de uno. ¿Pero 50, 60 años? ¿Una vida vivida, una esposa dejada, una transición iniciada incluso antes de que yo naciera? Sí, lo siento, me cuesta creer que no sepan lo que hacen, sobre todo los que trabajan en derecho y medicina.


Los AGP mayores, que sabían cuál era su condición, que entendieron desde el principio que no eran mujeres y que eso era sólo un medio para vivir una fantasía, cocinaron la ideología de género en la que hoy estamos sacrificando a los niños.

La mayoría de los autoginéfilos no tienen problemas de disforia o disociación. Llevan ropa de mujer y eso les excita. Cuando no están excitados, no son disfóricos. Caso abierto y cerrado.


No es tan sencillo para los autoginéfilos más extremos, los que buscan funciones corporales o estructuras anatómicas femeninas. Si te excita pensar en tener partes del cuerpo que no tienes, lo más probable es que eso deje una parte de ti -y de tu cerebro- pensando que deberías tener algo que simplemente no está ahí. No me vestí más que un puñado de veces antes de la transición. Tenía algo de ropa de mujer, pero era más por comodidad emocional que por excitación erótica. Mis delirios eran anatómicos; me había convencido inconscientemente de que experimentaba sensaciones vaginales fantasma y, durante años, me sentí completamente desvinculado de mi pene. (Hoy en día, mi interés se limita a coquetear con hombres que me tratan como si fuera una mujer)


Pero ¿cómo es posible? ¿Por qué alguien piensa así? ¿Somos todos unos enfermos pervertidos? Bueno, pues... lo suficientemente enfermos como para destruir nuestros cuerpos en pos de esta obsesión. No te pido que lo entiendas, y como dije, tampoco trato de normalizarlo. Es lo que es, no lo estoy endulzando. No estoy más contento con esto que tú. La mejor manera de explicarlo es que te atraen los miembros del otro sexo, pero algo en tu cerebro proyecta esa imagen o ideal atractivo en ti, y eso es lo que te excita. Esto no es exclusivamente cierto, hay filas crecientes de AGPs/AAPs homosexuales (los llamados GayGPs) y otros. Creo que la pornografía es probablemente un desencadenante importante en el desarrollo de estos delirios también. También estoy casi seguro de que esto comienza inconscientemente en la mayoría de los autófilos que deciden hacer la transición. Hay otros grupos que transicionan, pero yo conozco mejor a los míos.


No todos los que transicionan adoptan la narrativa de "mujer atrapada en un cuerpo de hombre"; yo ciertamente lo hice. Así de grave era mi disforia de género. Hay algunos transexuales que hacen la transición por razones totalmente eróticas, sin disforia. Yo no era uno de ellos. Aunque el erotismo obviamente juega un papel, ¿recuerdas lo que dije antes sobre desencarnar el yo para sentir emociones? Sólo podía relajar mi cuerpo como una niña, apretar mis peluches como una niña, mirar fotos de animales bonitos como una niña, abrazar a mis amigos como una niña, besar a las niñas como una niña, expresar mi masculinidad como una niña, porque hacer esto como un hombre significaba que era débil o un monstruo pervertido. Poco a poco fui habitando este estado disociativo a tiempo completo. Esto no se debía a que la idea de ser una chica en cada uno de estos escenarios era tan erótica que no podía evitarla. Incluso mi disociación durante el sexo era menos para cumplir con un fetiche y más para evitar confrontar las intensas emociones que venían con el sexo, y todos mis muchos miedos y ansiedades que lo rodeaban. Esto era inconsciente y persistente a través de las parejas y el tiempo.


Delirios deleuzianos: Convertirse en un cuerpo sin órganos


Un ejemplo preocupante de estos intensos miedos fue cuando empecé a tener pensamientos intrusivos horriblemente vívidos y violentos. Desde finales del instituto, experimenté una depresión extrema de la que no empecé a salir hasta el otoño de 2019.


Cuando estaba estresado, veía mis intestinos derramados por el suelo con una cavidad vacía donde solía estar mi estómago. Imaginaba martillos cayendo sobre mí, golpeando fuerte y rápido en mi cara, destrozando mi cráneo. Imaginaba un par de cizallas enormes subiendo por mi espalda, cortando mi columna vertebral como si fuera un pollo asado, y unas manos enormes metiendo la mano, reventando mis pulmones expuestos como si fueran uvas. Se colaban en mis sueños; todas las noches, durante dos años, me evisceraba un maníaco con un cuchillo que me cortaba en pedazos, que me arañaba las palabras en los huesos. Sentía estas cosas, no realmente, no en la realidad, pero mi cerebro sí. Estos pensamientos eran en sí mismos disociativos, y para protegerme de mí mismo, me imaginaba como alguien a quien no se me ocurriría hacer daño: una versión femenina de mí. Más suave, más apacible, capaz de canalizar las emociones sin la amenaza de la violencia, de obtener la simpatía de los demás; alguien a quien valía la pena proteger, sostener, alguien a quien valía la pena salvar, porque yo ya me había perdido.


Obviamente, esto era mal adaptativo. Todo lo que hizo fue tomar esos pensamientos intrusivos y dirigirlos a otra parte, compartimentarlos en mi sistema reproductivo, que había llegado a odiar y temer. Cuando dejé de verme a mí mismo partido por la mitad o vomitando mis propios órganos licuados o fracasando en la prevención de un ilusorio tiroteo masivo, empecé a imaginarme arrancando mis genitales para exponer otros nuevos, para revelar la mujer en la que creía que me había convertido (y más tarde, creía que siempre había sido).


Para algunos, este tipo de situaciones pueden seguir siendo eróticas. Para mí, y para la mayoría de las otras MtF y MtFtM con las que he hablado, es una pesadilla. Me atrevería a decir que la mayoría de las personas transexuales que afirman experimentar una disforia tan grave no están mintiendo. Se equivocan en cuanto a la razón por la que la sienten, si siguen creyendo la línea de los ideólogos -haber nacido en el cuerpo equivocado-, pero el engaño es difícil de romper. El simple hecho de mencionarle a alguien atrapado en un delirio de sexo cruzado que no se parece a una mujer puede tener profundos efectos distónicos en el ego. Han pasado meses desde que acepté la permanencia de mi sexo biológico, y todavía me estoy tambaleando. Por eso escribo esto. Y también es por lo que tantos activistas trans gritan y vociferan sobre que las mujeres trans son mujeres y los hombres trans son hombres. Creen que lo son y lo han convertido en una parte fundamental de su forma de entenderse a sí mismos. Señalarlo rompe el engaño y les obliga a enfrentarse a todo lo que intentan suprimir (u ocultar) mutilándose a sí mismos.


Empiezas por reconocer que te sientes incómodo en tu rol de género asignado, que no estás contento con la forma en que la gente te trata ni con los cambios de tu cuerpo. Puede que sigas siendo un niño inocente, pero dejas de ser tratado como tal. Empiezas a darle vueltas a estas ideas. Ves una lista que se deriva de los problemas temporales que experimentan la mayoría de los adolescentes, sólo que ahora existe como una lista de identidades a elegir ofrecida por gente amable en Internet. Ahora eres no binario, o genderfluid o genderflux (NO confundas los dos) o lo que sea. La gente sigue tratándote como tu sexo de nacimiento. Haces un gran alarde de no ser lo que eres. Atraes tanto la lástima como la indignación. Cambias tus pronombres. Dado que los pronombres "ellos" y "ellos" y cualquier otro invento de género neutro no es algo natural para la gente, y que la mayoría de las personas "no binarias" se parecen definitivamente a su sexo de nacimiento, el cambio de pronombres es un hecho, pero se da a uno mismo.

Esto crea más disforia de la que existía antes. Te sientes solo, así que te apoyas en el porno como muleta.

Ves una lista que se deriva de los problemas temporales que experimentan la mayoría de los adolescentes, sólo que ahora existe como una lista de identidades a elegir ofrecida por gente amable en Internet.

Esto ya no es sólo cosa de chicos jóvenes; la brecha del porno entre los sexos se está cerrando a medida que el mercado se infla y exige una violación aún más comercializada. Esto te separa más de ti mismo, alimenta más la disforia. No te pareces a los hombres ni a las mujeres de los vídeos. No sabes cómo es el sexo real. Toda tu noción de lo que es el género se basa en estos ideales extremos, consumistas, performativos y adictivos, no en tus experiencias ni en las de la gente que te rodea.



Esto ya no es sólo cosa de chicos jóvenes; la brecha del porno entre los sexos se está cerrando a medida que el mercado se infla y exige una violación aún más comercializada. Esto te separa más de ti mismo, alimenta más la disforia.

Sufres dificultades como cualquier otra persona; pero ahora esto es culpa de tu sexo de nacimiento y de una sociedad transfóbica. Tu cuerpo sigue cambiando hasta bien entrada la veintena; sólo lo odias mucho más. Sólo te odias a ti mismo mucho más. Tal vez tengas ganas de suicidarte y sea el momento en el que preguntes a tus amigos trans, o a Internet, "¿soy realmente trans? ¿Trutrans?"


Ah, trutrans, el unicornio del transexualismo, los escurridizos (inexistentes) ejemplos de personas que realmente, definitivamente, de forma demostrable, nacieron en el cuerpo equivocado. Si preguntas a cualquier comunidad transexual al azar en línea o incluso en persona, por supuesto que eres tú; es todo el mundo. Tu historia coincide con la de decenas de miles de personas que intentan convencerse de lo mismo, que huyen de sus problemas fingiendo ser alguien que no existe. Incluso cuestionar si eres trans significa que eres trans. La leve incomodidad se convierte en una bola de nieve hacia el auto borrado total, la obliteración, cualquier noción de cómo es tu cuerpo se disuelve en una fina niebla roja mientras buscas recrearte a tu imagen y semejanza usando inyecciones, píldoras y bisturíes.


Así que lo haces. Das el salto. Te apuntas a una vida de intervenciones médicas. Ayuda inmediatamente, si eres lo suficientemente iluso. Un efecto placebo tan fuerte que te convence de que esos medicamentos son los que están cambiando tu vida, y no tu propia voluntad intentando manifestar una tulpa de género cambiada de ti mismo. Perdí 100 libras desde que empecé con las hormonas. Empecé a hacer ejercicio. Dejé los videojuegos, la pornografía, el tabaco, las drogas y el alcohol. Salí de una mala relación. Entré en la escuela de posgrado. Hice nuevos amigos, me puse en contacto con los antiguos. Volví a leer. Empecé a cocinar, fotografiar y escribir. Empecé a cuidarme la piel, el pelo y las uñas. Sentí la luz de Dios por primera vez en años. Reconecté con mi familia. Todo esto a un año de empezar con los estrógenos. Dije, bueno, ¡tiene que ser el estradiol! Antes de esto quería que me desmembraran, metieran en una bolsa de lona llena de Quikrete y me arrojaran desde un avión sobre el Océano Ártico, así que es difícil discutir las correlaciones positivas, incluso si se trata de un efecto placebo desbocado. Como hipótesis, eso sólo tiene sentido si estuviera tomando placebos de verdad, pero como mis pechos atestiguan, no lo estoy.


Un efecto placebo tan fuerte que te convence de que esos medicamentos son los que están cambiando tu vida, y no tu propia voluntad intentando manifestar una tulpa de género cambiada de ti mismo.

Era un mecanismo de supervivencia. Uno malo, uno físicamente destructivo, pero me salvó de mí mismo. Me dio una razón para vivir, aunque seguía intentando suicidarme. La transición, para mí, fue un suicidio sin morir. En realidad, no me arrepiento de haber hecho la transición, porque me impidió hacerme cosas peores. Pero debería haber sido otra cosa, cualquier otra cosa. Un buen asesoramiento, tal vez, alguien con la inteligencia emocional para guiarme suavemente lejos de horas y horas de investigación sobre los bárbaros procedimientos de cambio de sexo que siempre se quedan cortos en lo que prometen y te destrozan de por vida en el proceso. No tenía a esas personas. Tuve a mis padres, y lo intentaron, pero no lo hicieron precisamente de la forma más compasiva. Aunque eso está bien, en retrospectiva. Todo está bien, supongo. Los cambios en mi cuerpo no me molestan tanto, y no tengo más remedio que aceptarlos de todos modos.


La transición, para mí, fue un suicidio sin morir.
Pero debería haber sido otra cosa, cualquier otra cosa. Un buen asesoramiento, tal vez, alguien con la inteligencia emocional para guiarme suavemente lejos de horas y horas de investigación sobre los bárbaros procedimientos de cambio de sexo que siempre se quedan cortos en lo que prometen y te destrozan de por vida en el proceso.

Oveja negra vestida de lobo


La misma semana que visité Planned Parenthood para eximirles de su responsabilidad por castrarme químicamente, estaba viendo helicópteros del ejército que no existían y oyendo disparos que no se producían mientras vivía en una casa con miembros de una secta de izquierdas. El hecho de que se aprovecharan de mí, de que los profesionales de la medicina se aprovecharan descaradamente de mi estado mental desquiciado, me molesta. Me enfurece. No sólo me enfurece que me hayan jodido y experimentado, sino que me enfurece que haya miles más con historias similares a la mía. Me molesta que este engaño se haya convertido en una parte incrustada de nuestra religión estatal narcisista y sin Dios. Me vuelve loco pensar en el hecho de que todo esto se está imprimiendo en niños mucho más jóvenes que yo, a veces literalmente niños pequeños. Por otro lado, también me molesta que mi presentación actual me señale como enemigo de la gente que comparte mis puntos de vista.


El hecho de que se aprovecharan de mí, de que los profesionales de la medicina se aprovecharan descaradamente de mi estado mental desquiciado, me molesta. Me enfurece.

Sigo tomando hormonas feminizantes, y posiblemente seguiré tomándolas durante bastante tiempo. No me considero una mujer, ni siquiera una mujer trans, pero sigo presentándome así en público por comodidad. Me he acostumbrado a vivir en el cuerpo que tengo, y temo que si lo jodo, voy a tener que adaptarme demasiado. El hecho de que incluso me reconozca en el espejo es un auténtico milagro. Desistir de las hormonas podría ponerlo en peligro. Además, también está el impacto emocional de las hormonas del sexo opuesto; estas cosas literalmente remodelan tu cerebro.


Toda la psicoterapia intensiva a la que me he sometido en los últimos dos años ha sido mientras tomaba estrógenos. Volver a producir testosterona podría llevarme fácilmente a estados delirantes extremos y, sin duda, también afectaría a mi procesamiento sensorial. Lo sé porque he tratado de dejar mis anti andrógenos; incluso con la mitad de mi dosis actual, empiezo a preparar la mochila de guerrilla en mi cabeza. Me he acostumbrado a existir como lo hago. He empezado a aceptarme como soy, no como mi objeto fetiche, sino como mi propia persona.


La destransición es un cambio biológico y de estilo de vida tan importante como la transición, y no es para todo el mundo. Ciertamente es mejor para el cuerpo, especialmente para las FtM, pero sigue habiendo riesgos importantes. Someter a todo tu cuerpo a tres pubertades alternas cuando sólo está hecho para soportar una es una propuesta arriesgada. También lo es seguir tomando hormonas para ambos sexos. En este momento, esto último tiene más sentido para mí.


La destransición es un cambio biológico y de estilo de vida tan importante como la transición, y no es para todo el mundo

Por eso es difícil encontrar un hogar en la derecha política, aunque es mucho más fácil que anidar en el cálido y difuso infierno tecnocrático que es la izquierda. No me considero ni de izquierdas ni de derechas. Esto sigue siendo así, pero viendo que la izquierda piensa que todos los que están en contra de ella son de derechas, y que muchos comentaristas de la derecha ni siquiera se consideran de derechas, ese parece ser mi hogar, especialmente teniendo en cuenta mis opiniones sobre el transgenerismo y la transexualidad (y muchas otras cosas). Sin embargo, hay una contradicción. Sigo siendo, y seguiré siendo durante algún tiempo, transexual. Si sintiera que puedo volver a vivir como un hombre de pleno derecho, lo haría; por el momento, no puedo.


Esto me deja en un lugar incómodo. Mi propia apariencia implica mi dedicación a una agenda política, un programa neo maltusiano de esterilización forzosa ideado por los depredadores de niños y los médicos autoritarios que atacan a los homosexuales y a los enfermos mentales, ganando mucho dinero con la chapuza y la repetición de las cirugías.


Aunque alguna vez estuve convencido de los méritos de este programa (aunque no cuando se describe de esa manera), también soy víctima de él. Muchas personas que se someten a estos procedimientos se suicidan. Es una experiencia extremadamente desestabilizadora darse cuenta de que no es lo que te dijeron que era, especialmente si te han extirpado órganos sexuales sanos (de lo que estoy agradecida a Dios y sólo a Dios por haberme salvado). Tenía 15 años cuando interioricé esta ideología, 20 cuando empezó a desmoronarse para mí, y tuve que esperar hasta los 23 para comprender la verdadera profundidad de todas estas falsedades en las que había basado toda mi vida. Aunque la política empezó a disgustarme, seguía sufriendo mucho, y todas las personas en las que confiaba para que me ayudaran a gestionar este dolor no hacían más que afirmar mi engaño y seguir enviándome por este camino.


Tenía 15 años cuando interioricé esta ideología, 20 cuando empezó a desmoronarse para mí, y tuve que esperar hasta los 23 para comprender la verdadera profundidad de todas estas falsedades en las que había basado toda mi vida.

No hice la transición para poder invadir los espacios de las mujeres. No hice la transición para poder depredar a los vulnerables. No hice la transición para vivir una fantasía sexual a plena luz del día. Sinceramente, dudo que este sea el caso de la mayoría de las personas que lo hacen. Sin embargo, la gran mayoría también está firmemente atrapada en esta histeria colectiva. Tienen que creer que lo que hacen es bueno para ellos y para los demás, porque si no lo hacen, tienen que enfrentarse a sus demonios y sufrir los mismos acontecimientos desestabilizadores del ego que yo todavía estoy superando.


Tienen que creer que lo que hacen es bueno para ellos y para los demás, porque si no lo hacen, tienen que enfrentarse a sus demonios y sufrir los mismos acontecimientos desestabilizadores del ego que yo todavía estoy superando.

Desgraciadamente, el hedonismo crudo es también un aspecto importante de esta ideología, y del izquierdismo en general, por lo que los frikis y pervertidos y degenerados a los que me parezco están saliendo a la luz. Ya no les importa quién lo vea, y si alguien se queja, está siendo prejuicioso, aunque yo diría que no le falta razón. Ahora soy instintivamente escéptico con las personas transgénero debido a los prejuicios que me formé a partir de mis experiencias dentro de la comunidad.


Es extraño que no haya hecho antes la conexión con el fetichismo teniendo en cuenta a cuántos círculos de apoyo a los trans he asistido en los que los miembros habituales eran casi exclusivamente viejos pervertidos. Sé que el grueso de los "folx" trans no son personas terribles y malvadas, pero creen en una ideología terrible y malvada que me ha hecho daño a mí, a ellos mismos y a muchos, muchos más, incluyendo a las mujeres, que ahora están perdiendo sus derechos basados en el sexo ante lo que es esencialmente un lobby de fetichistas más grande y mejor financiado que una convención furry en el Bellagio.


Entre ellos (los fetichistas) conviven políticos y pedófilos, y no es que haya mucha diferencia. Yo, y muchos otros como yo, no queremos ni tenemos nada que ver con esta maquinaria. No queremos desestigmatizar las patologías que nos han llevado por este camino en primer lugar, y sobre todo no ponerlas delante de los niños. No queremos normalizar los cuerpos de los individuos de sexo cruzado que, por razones muy normales, resultan extraños o incluso francamente grotescos para la gente corriente.


Entre ellos (los fetichistas) conviven políticos y pedófilos, y no es que haya mucha diferencia.

Sin embargo, nosotros también somos personas. Y sin personas como nosotros que hablen abiertamente en los contextos adecuados sobre nuestras experiencias, los orígenes del deseo transexual y las realidades de lo que suponen las transiciones médicas, no empezaremos a invertir la tendencia.


Tiene que haber simpatía, no desprecio, por las personas atrapadas en esta trampa, tanto hombres como mujeres. Yo ampliaría esto para incluir incluso a aquellos que están convencidos de que les encanta vivir en la trampa, muchos de ellos adolescentes y jóvenes. Conozco a varios jóvenes que todavía se someten a estos procedimientos, a pesar de conocerme personalmente, siendo testigos de este viaje desde el punto más alto hasta el más bajo, y eso me rompe el corazón. Todo lo que puedo hacer es intentar estar ahí para ellos cuando las escamas caigan de sus propios ojos y empiecen a buscar el consejo de alguien en quien pueden confiar y que ya ha pasado por ello.


Tenemos que exponer estas prácticas bárbaras por lo que son, desenmascarar la agenda satánica que hay detrás de todo esto, erradicar las amenazas ideológicas que envenenan nuestro suministro de medicamentos.

Tenemos que exponer estas prácticas bárbaras por lo que son, desenmascarar la agenda satánica que hay detrás de todo esto, erradicar las amenazas ideológicas que envenenan nuestro suministro de medicamentos. Sin embargo, ¿en cuanto a los individuos? ¿Aquellos que han hecho su cama y ahora deben acostarse en ella? Un poco de compasión estaría bien.


Obviamente, aquellos que siguen difundiendo mentiras reconfortantes como "las mujeres trans son mujeres", especialmente en un contexto profesional, deberían ser considerados con razón como ideólogos que impulsan una agenda extremista. Otros, y especialmente los jóvenes, deben ser apoyados e incluidos en la sociedad en general, no condenados al ostracismo, pero no en los términos del lobby trans.


Esgrimir el transexualismo de forma burlona sólo conseguirá alienar aún más a los confundidos y consternados. Si no sienten que tienen a nadie fuera, se quedarán dentro de la secta. No hay nada malo en decir la verdad, aunque aleje a las personas que necesitan oírla; otra cosa es burlarse de las personas que necesitan salir, que se verán obligadas a encontrar una manera de afrontar lo que se les ha hecho en el cuerpo y en el alma.

252 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo