PIONERA TRANS EXPLICA SU DIMISIÓN DE LA ASOCIACIÓN PROFESIONAL DE SALUD TRANSGÉNERO DE EE.UU.


Esta es una traducción del artículo original escrito por Lisa Selin Davis el día 6/1/2022:

https://quillette.com/2022/01/06/a-transgender-pioneer-explains-why-she-stepped-down-from-uspath-and-wpath/


En su página web, la psicóloga clínica Erica Anderson, con sede en Berkeley, describe su misión como ayudar a aquellos "que se han embarcado en un viaje de género". También busca avanzar en los "objetivos compartidos de la justicia social y el bienestar transgénero", y ofrece ayuda a cualquiera que busque "entender, educar y subir de nivel como aliado transgénero."


Los lectores de Quillette pueden interpretar estas frases como una indicación codificada de que la Dra. Anderson es una defensora doctrinaria de lo que algunos han denominado "ideología de género". Pero, en realidad, sus opiniones son más matizadas. De hecho, recientemente ha comenzado a hablar en contra de los esfuerzos por proteger de la crítica a la ortodoxia imperante en su campo.


El año pasado, la Dra. Anderson leyó el libro de Abigail Shrier "Un daño irreversible: La locura transgénero que seduce a nuestras hijas" que muchos activistas transgénero han denunciado como transfóbico. Pero la Dra. Anderson se mostró abierta a las preocupaciones de Shrier sobre las niñas que se ven arrastradas por la identificación trans -que a menudo da lugar a la medicalización- por razones sociales e ideológicas, y aceptó ser entrevistada por Shrier sobre la mala atención que han recibido algunos niños que se identifican como transgénero. La Dra. Anderson -que pasó a vivir como mujer después de crecer como boy scout y líder de un grupo religioso en los suburbios de Minnesota- le dijo a Shrier que había enviado un artículo de opinión en coautoría al New York Times "en el que advertía que muchos proveedores de atención sanitaria para transexuales estaban tratando a los niños de forma imprudente".


"Esto me va a granjear muchas críticas de algunos colegas pero, dado lo que veo [en relación con la transición de las adolescentes sin las debidas garantías], mi experiencia como psicóloga que trata a jóvenes con variaciones de género, me preocupa que se tomen decisiones de las que luego se arrepientan quienes las toman", añadió la Dra. Anderson.
El mejor enfoque sería "evaluar la salud mental de alguien históricamente... y que lo preparara para tomar una decisión que cambiara su vida".

El Times no aceptó la propuesta. Pero el artículo de opinión de la Dra. Anderson, escrito con la psicóloga clínica Laura Edwards-Leeper, se publicó posteriormente en el Washington Post en noviembre bajo el título "El establecimiento de salud mental está fallando a los niños trans".


Y, mientras que muchos escritores que hacen este tipo de argumento son rutinariamente rechazados como "TERFs" (transfóbicos), la Dra. Anderson no debería ser rechazada de esta manera ad hominem. Como se indica en la línea de créditos del artículo, no sólo es psicóloga clínica, sino que también es miembro del comité de la Asociación Americana de Psicología, que redacta los protocolos para trabajar con personas transgénero, ex presidenta de la Asociación Profesional para la Salud Transgénero de EE.UU. (USPATH) y ex miembro de la junta directiva de la influyente Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero (WPATH), que se autodefine como una "organización profesional y educativa interdisciplinaria sin ánimo de lucro dedicada a la salud transgénero".


Un mes antes, tras la entrevista de Shrier, la WPATH y la USPATH habían publicado una extraña carta conjunta en relación con el uso de los bloqueadores de la pubertad y la terapia hormonal para los jóvenes transexuales, en la que afirmaban que las dos organizaciones "se oponen al uso de la prensa no especializada, ya sea imparcial o de cualquier sesgo o punto de vista político, como foro para el debate científico de estas cuestiones, o a la politización de estas cuestiones de cualquier manera".


Que organizaciones especializadas de este tipo ( USPATH O WPATH) denuncien cualquier forma de debate que no sea llevado a cabo por "expertos e interesados" es preocupante.

Obviamente, hay que hacer una importante distinción entre las revistas científicas revisadas por pares y la prensa no especializada. Pero aun así, que organizaciones especializadas de este tipo denuncien cualquier forma de debate que no sea llevado a cabo por "expertos e interesados" es preocupante. Es especialmente preocupante para los jóvenes con disforia de género, así como para sus padres y tutores, que buscan explorar las variadas y complicadas historias sobre las intervenciones médicas y la investigación emergente, historias que la prensa debería, de hecho, informar.


Resulta que la Dra. Anderson no solo había sido presidenta de la USPATH durante dos años, sino que también había sido su primera presidenta transgénero. En 2021, renunció a la junta directiva de la organización y al cargo de ex presidenta, después de expresar (según su relato) una única discrepancia contra una propuesta de moratoria de seis meses para hablar con la prensa mientras la USPATH esperaba los comentarios del público sobre la octava iteración de su Protocolo de Atención.


Junto con la carta conjunta emitida en octubre, WPATH y USPATH hacían una clara declaración de que ninguna persona relacionada con ellos podía comentar en la prensa sobre temas a los que la Dra. Anderson había dedicado su carrera a estudiar. El mes pasado, habló conmigo sobre su oposición a esta postura; sus temores sobre la forma que ha tomado el modelo de atención de "afirmación de género" en los últimos años; y la necesidad de mantener a los padres involucrados en el proceso de atención sanitaria.


Lisa Selin Davis: ¿Puede decirme qué ocurrió en la USPATH?


Erica Anderson: Llegué a un punto en el que sentí que no podía seguir apoyando en conciencia la dirección de USPATH, que había dirigido durante los últimos dos años. Dimití de la junta directiva de la USPATH al final de nuestra última reunión. Tengo algunas preocupaciones, serias preocupaciones.


LD: ¿Cuáles son esas preocupaciones?


EA: Iba a haber una moratoria de 30 días para hablar con la prensa sobre cualquier tema. Y después de eso [se discutió], leí una declaración: "He defendido una postura más abierta ante la prensa y el público. Tenemos que hacer que apoyen nuestro trabajo y las normas de atención. No puedo soportar las tácticas de amordazar a los líderes de la USPATH/WPATH. No voy a renunciar a mis derechos de la Primera Enmienda. He terminado. Me voy de aquí".


LD: ¿Por qué cree que instituyeron lo que es esencialmente una prohibición de hablar con la prensa?


EA: No creo que haya unanimidad al respecto. Un grupo de líderes se muestra reticente a hablar con la prensa. Algunos de ellos han tenido experiencias que consideran negativas, tal vez por haber sido mal citados o malinterpretados. Todos somos profesionales y científicos, y estamos acostumbrados a hablar con matices... Tenemos que tener en cuenta que el potencial de malentendidos es enorme. Así que algunos dicen: "No hablemos con ellos en absoluto". Otros opinan que un diálogo abierto con la prensa nos beneficia, en el sentido de que queremos difundir información precisa sobre lo que es WPATH y cuáles son nuestras normas de atención, y queremos educar al público.


Después del artículo [de Abigail Shrier], hubo una reunión de la junta directiva de WPATH especialmente convocada para discutir una serie de cuestiones relacionadas con los medios de comunicación. Y creo que mantuvimos una conversación bastante matizada y desarrollada. La principal crítica que se me hace es que muchos en la comunidad trans consideran a Abigail Shrier como un anatema, como un crítico de la atención trans adecuada. Creo que esa es una lectura inexacta de lo que ha escrito. Y creo que es una distorsión.


Tenemos que preguntarnos: ¿Qué hacemos con los jóvenes trans, y cuáles son las implicaciones de utilizar bloqueadores de la pubertad y hormonas para el sexo opuesto en la adolescencia, que es una postura más agresiva que la que han utilizado históricamente quienes han tratado a los jóvenes trans durante mucho tiempo, durante décadas, incluyendo [expertos] en los Países Bajos y en Suecia?


Varios miembros de la junta directiva del WPATH tomaron la palabra y dijeron que "los puntos que Erica expuso en esa entrevista son correctos. Hay problemas. Y ella tiene razón sobre esos problemas".


LD: ¿Puede explicar cuáles son esos problemas?


EA: Hay muchas cuestiones que [Shrier] plantea en el libro que merecen una atención más profunda, incluyendo lo que les ocurre a nuestras adolescentes. Los datos son muy claros: las chicas adolescentes acuden a las clínicas de género en mayor proporción que los chicos. Y esto es un cambio en los últimos dos años. Y es una pregunta abierta: ¿Qué hacemos con eso? No sabemos realmente qué está pasando. Y deberíamos estar preocupados por ello.


[En la reunión de la USPATH también hubo una propuesta del presidente para evaluar la cuestión de los "viajes de género fluidos", que era una especie de código para la cuestión de los detransicionadores. Y en ambas cuestiones, [el presidente] reconoció que hay algo ahí, que hay algo importante y que necesita atención.


LD: ¿Por qué se siente tan apasionada por mantener una relación abierta con la prensa?


EA: Adopté, hace años, la posición de que la educación pública y la educación a través de los medios de comunicación es una herramienta para ampliar la comprensión, pero tal vez, más importante, ampliar la aceptación de las personas transgénero.


Hace cinco años, en octubre de 2016, salí del armario ante dos millones de suecos un domingo por la noche, en un programa de televisión muy popular en Suecia... Me invitaron a muchas cosas a las que nunca me habrían invitado si no hubiera estado en el programa, incluyendo debates con el Parlamento y con miembros del gabinete sobre cuestiones transgénero en relación con el sistema sanitario. Y me di cuenta del poder de los medios de comunicación. Me di cuenta de que hay un poder increíble para educar.


Varias personas me escribieron diciendo: "Sabes, mi tío, mi padre, quienquiera que fuera, pensaba que todos los transexuales estaban locos. Y luego te vieron en la televisión". Humanicé la idea de que una persona transgénero podía ser comprendida fácilmente por otras personas que nunca habían conocido a una persona transgénero. No aspiraba a ser activista. Pero esa experiencia me cambió. Me di cuenta de que hay un poder en hablar. Son cosas que han resonado profundamente en mí como alguien que hace años era una persona trans en el armario. Tenía miedo de no encontrar nunca la aceptación y de no sentir que podía vivir mi verdad y vivir plenamente. Y después de esas experiencias, realmente sentí que podía.


Me di cuenta de que hay un poder en hablar.

Puedo contarte ejemplos personales de cómo intenté conseguir atención afirmativa hace 25 años, cuando tenía 45 años. No había nada que hacer. Fui a un endocrino y le dije: "Soy transgénero y me gustaría que me ayudara con mis hormonas de transición de género". Me miró como si fuera un extraterrestre. No quiso establecer contacto visual. Dijo: "Oh, yo no hago eso". Esto no es en un lugar atrasado; esto es en Filadelfia.


En el pasado, se nos decía que las personas transgénero tenían un trastorno psiquiátrico muy arraigado, lo que ya no es la opinión predominante, pero durante muchos años lo fue, por lo que muchas personas trans se sienten traumatizadas, especialmente las personas trans adultas, a las que básicamente se les decía que estaban locas.


LD: Me sorprende que, como persona trans que tuvo el valor de salir del armario y encontró aceptación, no piense que a todos los niños que se identifican como trans se les debería permitir la transición sin evaluación.


EA: Cuando has visto a una persona transgénero, has visto a una. Desde el punto de vista popular, hay un meme, hay una historia, hay una narrativa, y si encajas en esa narrativa, entonces eres trans, y si no lo haces, puede que no seas trans. Pero no tengo una narrativa en la que creo que todo el mundo encaja.


Me preocupa que las identidades de las minorías de género se hayan puesto un poco de moda y que, con las extrañas circunstancias de los dos últimos años de pandemia, los adolescentes, que son notoriamente susceptibles a la influencia de sus compañeros, hayan encontrado necesario tener su comunicación y sus relaciones sociales en internet. Han obtenido más información y más apoyo social en línea que nunca antes, y dependen de ello.


Me preocupa que haya un nuevo grupo de adolescentes que tienen problemas de salud mental preexistentes y que buscan soluciones y una explicación de quiénes son... Y hay un poco de fantasía, diría yo, en cuanto a apoderarse de una identidad que para ellos puede explicar su angustia. Pueden creer y verbalizar eso: "Vale, la solución a mi problema es hacer la transición. Y entonces no tendré estos otros problemas: trastornos alimenticios, depresión, ansiedad, problemas sociales". Eso es un error. Que yo sepa, la transición de género no cura la depresión, no cura los trastornos de ansiedad, no cura el trastorno del espectro autista, no cura el TDAH. [Pero puede ayudar a la persona adecuada.


Hay un poco de fantasía, diría yo, en cuanto a apoderarse de una identidad que para ellos puede explicar su angustia.
Pueden creer y verbalizar eso: "Vale, la solución a mi problema es hacer la transición. Y entonces no tendré estos otros problemas: trastornos alimenticios, depresión, ansiedad, problemas sociales".
Pero la transición de género no cura la depresión, no cura los trastornos de ansiedad, no cura el trastorno del espectro autista, no cura el TDAH.

Lo que quiero siempre es una evaluación individualizada y una evaluación biopsicosocial completa. Ese es el lenguaje de los Estándares de Atención.


Que los profesionales, ya sean médicos o especialistas en salud mental, digan: "Acepta lo que dice el niño y toma tus decisiones en consecuencia", ignora la larga historia que tenemos de problemas en el desarrollo de los niños y los adolescentes, y es un mal servicio para el paciente.

Cuántos pacientes se presentan por diabetes y simplemente van a su médico y le dicen: "Soy diabético, así que dame insulina". Y el médico dice: "Oh, vale, usted lo dice. Es verdad". No, hacen algunas pruebas. Quieren confirmar que eso es realmente cierto. Eso es lo que el paciente necesita. Y eso es todo lo que pido. Sólo pido una evaluación razonable de lo que cada niño necesita.


No podría afirmar más el género. Pero te diré, después de haber tenido muchos, muchos cientos de entrevistas con niños y familias, que no doy carta blanca a un niño de 13 o 14 años sólo porque diga palabras mágicas. ¿Decir simplemente que si un niño dice que es trans, es trans, y tratarlo como tal, y acelerar el apoyo médico de afirmación de género? No.


LD: Con la diabetes, hay una prueba clara. ¿Cómo se puede saber con seguridad lo que necesita un niño con disforia de género?


EA: Ese es el reto de la evaluación, que es entender la relación, si es que la hay, entre todas las cosas que le pasan al joven. Si se observa el diagnóstico de disforia de género, la frase clave que siempre señalo se refleja en una marcada incongruencia entre el género [experimentado/expresado] de uno y el sexo asignado al nacer. Ahora pregúntese: ¿Cómo se mide una "marcada incongruencia"? ... ¿Quién lo decide, y tiene que ser una incongruencia duradera? En los criterios de diagnóstico, se dice que esa incongruencia marcada tiene que estar presente durante un mínimo de seis meses.


He entrevistado a niños que han llegado a esta conclusión desde el inicio de la pandemia. En algún momento, se lo dijeron a sus padres, y ellos vienen y me dicen: "Nuestro hijo nos dijo el mes pasado que era trans". Bien. Entonces comienza el trabajo de investigación. ¿Las cuestiones sobre la identidad se estaban gestando antes, y en qué medida? ¿Hasta dónde se remontan? Si un niño es insistente... y su presentación es persistente, entonces es un buen indicio de que puede ser trans, pero la persistencia no es de tres semanas. Que un niño intente hacerse a la idea de que tal vez su género es diferente al sexo asignado al nacer es parte de su viaje y exploración de género. Pero puede que no perdure.


Hoy mismo he hablado con unos padres que han llevado a su hijo a un [profesional] de la salud. El niño fue visto tres veces por un terapeuta y luego se le recomendaron las hormonas. El terapeuta nunca habló con los padres... Sigo escuchando estas historias, y las creo. Y son abundantes. Oigo a gente que dice: "Llevamos a nuestro hijo a un terapeuta que nos dijo: 'Su hijo es trans. Le recomiendo las hormonas'". Y esto ocurre en todas partes.


No tenemos una prueba de laboratorio. No tenemos una prueba psicológica. Me preguntan esto una y otra vez: ¿Es este niño realmente trans? Y no creo que esa sea una pregunta útil. Creo que la pregunta que hay que hacer es: "¿Es duradero el género que presenta el niño? ¿Y tenemos... un consenso sobre la probabilidad de que vaya a perdurar?"


[Una] ironía es que las personas que dicen que todos los niños trans deben ser afirmados quieren invocar la investigación que dice que los niños trans que son afirmados tienen buenos resultados. Pero esa investigación suele basarse en el enfoque metódico y cuidadoso que se adopta en los Países Bajos, Suecia y otros lugares en los que se utiliza el mismo enfoque que yo defiendo, que es la evaluación integral y biopsicosocial de los problemas, y la inclusión del asesoramiento de los padres.


LD: ¿Qué ocurre si cree que el niño es un buen candidato para la vía médica y los padres no están de acuerdo?


EA: Los niños que son variantes de género, que son creativos en cuanto al género, que no tienen el apoyo de las familias están en desventaja. Parte del trabajo consiste en involucrar a todos los miembros de la familia, especialmente a los padres. A veces, los padres dicen: "Esto surgió de la nada cuando nuestro hijo estaba básicamente en un ordenador todo el día. No lo entiendo". Muchos, muchos padres están confundidos y, en algunos casos, aterrorizados por todas las cuestiones que se agolpan, y buscan una guía. Buscan una orientación razonable y sensata.


LD: Entonces, si los padres están confundidos o son escépticos o no los apoyan, ¿es mejor para el niño dejarlos de lado o fomentar el desarrollo de una identidad trans secreta?


EA: En el mejor de los casos, se trata de esfuerzos equivocados. Poco éticos e irresponsables, probablemente. Yo soy madre. Tengo dos hijos mayores. Siento una gran empatía por los padres que luchan por hacer lo correcto para sus hijos. Escucho a estos padres todo el tiempo. No son padres transfóbicos e intolerantes de derechas. Son padres bienintencionados que intentan hacer lo mejor que pueden para sus hijos.


Los que dicen: "Ignoren a los padres o trabajen en torno a ellos", me enfurecen. Están socavando la vida de este niño que necesita desesperadamente apoyo. Hablo habitualmente de la importancia de llegar a un consenso sobre lo que es cierto sobre un niño. Tenemos que hablar entre nosotros. No hay que precipitarse con un niño, dándole ánimos de que va a conseguir hormonas, hasta que no traigamos a sus padres... Luchar contra los padres es una propuesta sin salida.


LD: ¿Qué ocurre ahora que ha dejado la dirección de estas organizaciones? ¿Quién le sustituye? ¿Quedarán voces matizadas?


EA: Bueno, esa es una buena pregunta. No sé la respuesta.

159 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo