¿LA PUBERTAD DEBERÍA SER OPCIONAL?

Las niñas merecen un mejor trato al crecer, pero evitar la pubertad no es la respuesta




Esta es una traducción del artículo original: Should puberty be optional? | Victoria Smith | The Critic Magazine


Ser la primera niña en la escuela en tener senos no es tan bueno como parece. Tener nueve, diez años, pasar repentinamente de niña a producto consumible, puede ser profundamente angustioso. El mercado patriarcal te deja solo dos opciones: píntate los labios, sonríe descaradamente, o resiste declarándole la guerra a tu propia carne.


Por un tiempo, me quedé entre los dos, sin saber hacia dónde saltar. Esto fue a mediados de los años ochenta, cuando Samantha Fox y Mandy Smith sirvieron como ejemplos de dónde podrían llevarte tus tetas, si tenías suerte.


Decidí que esto no era para mí y dejé de comer. Dejé de sangrar y no necesité un sostén nuevamente hasta 1996. En los vestuarios de educación física, menospreciaba a las otras chicas, las que se permitían tener forma de mujer. Caderas, pechos, sangre, entrega; yo era mejor que eso. Estas chicas, me decía a mí misma, habían tomado una decisión. Si no fueran exactamente lo que parecían: mujeres normativas, inferiores, habrían sido como yo y habrían dicho que no.


Es el último rito de paso de humana a objeto

En aquel entonces, nadie te ofrecía atajos para evitar la pubertad. Lo hacías a la antigua, lentamente, como un eremita hambriento. No era como hoy, que somos mucho más progresistas.


No es que no sigamos ofreciendo a las niñas precozmente púberes un boleto de ida hacia la explotación sexual. Es que ofrecemos a unas pocas elegidas, aquellas que no se consideran tontas y están dispuestas a sufrir para demostrarlo, una estrategia de salida medicalizada.


El aumento reciente de mujeres adolescentes que usan binders (fajas para aplastar los pechos) y solicitan bloqueadores de la pubertad ha sido bien documentado. Lo que también necesita explorarse es cómo esto refuerza nuestros prejuicios sobre las niñas que continúan creciendo. ¿Qué pasa con sus necesidades? ¿Nos interesa cambiar la experiencia de la adolescencia femenina para ellas? ¿O es el hecho de que hayan mantenido el rumbo una evidencia suficiente para decir que están contentas con su suerte? La pubertad femenina, se nos dice cada vez más, es solo para quienes se identifican con ella.


Un artículo de ética médica de 2019 explora "la ética de la supresión de la pubertad en curso para adultos no binarios", proponiendo que exista un cuerpo que permanezca para siempre en "un estado" sin género ".


Finn MacKay, que se autoidentifica como feminista radical, comparaba el hecho de alentar la pubertad “normal” en aquellos que no se identificaban con la feminidad con el hecho de alentar a las lesbianas a tener relaciones heterosexuales. Un artículo reciente sobre cómo detener el “apocalipsis de la pubertad” compara la pubertad en sí misma con un procedimiento médico que altera la vida.


Las limitadas suposiciones a las que llegué como víctima de la anorexia (que la pubertad femenina es opcional y revela algo sobre la aceptación de las normas de género patriarcales por parte de una persona femenina) se están reformulando lentamente como si fueran ideas feministas serias.


Al posicionar la pubertad como algo a lo que uno debe “dar su consentimiento”, algunas autodenominadas feministas y activistas LGBTQ+ vuelven a empaquetar las mismas mentiras que los hombres depredadores siempre han dicho sobre la niña pubescente: Si no estuviera contenta con transformarse lentamente de niña a objeto sexual, a esposa de Stepford (referencia a película), no habría aceptado pasar por el último rito de iniciación de humano a objeto. Si no se viera a sí misma como un corte de primera en el mercado de carne patriarcal, se habría quedado pequeña para siempre. Si no quisiera que le sobaran las tetas, no se las habría dejado crecer.


Al posicionar la pubertad como algo a lo que uno debe “dar su consentimiento”, algunas autodenominadas feministas y activistas LGBTQ+ vuelven a empaquetar las mismas mentiras que los hombres depredadores siempre han dicho sobre la niña pubescente

La fusión entre un cuerpo femenino saludable y desarrollado y una, en el mejor de los casos, heterosexualidad entregada o, en el peor, una no-persona fetichizada, es una forma de culpar a la víctima. Reposiciona a las adolescentes como voluntarias en lugar de reclutas en una batalla contra su propia subjetividad. Las que optan por no participar, con sus binders y bloqueadores, desdeñan las normas de la misma manera en que yo solía hacerlo en los vestuarios de educación física, con sus ideas sobre las "simples" mujeres, esas aparentes ignorantes en lo que se refiere a desafiar "el sistema binario de género". Es como para enloquecer.


La fusión entre un cuerpo femenino saludable y desarrollado y una heterosexualidad entregada es una forma de culpar a la víctima. Reposiciona a las adolescentes como voluntarias en lugar de reclutas en una batalla contra su propia subjetividad

Tras la anorexia, pasé por varios años de promiscuidad, creyendo que esa era la única manera de habitar el cuerpo “equivocado”, para justificar su espacio en este planeta. Es una tontería, por supuesto: tengo el cuerpo de una mujer adulta, pero puedo escribir, pensar y afirmar mis propios límites. No soy un estereotipo ambulante; ninguna de nosotras lo somos.


Las conversaciones sobre la identidad de género y la supresión de la pubertad giran en torno a la vida interior de las personas identificadas como trans. Que no nos interesen tanto las chicas apegadas a sus cuerpos femeninos, desafiando la tormenta patriarcal, es testimonio del propio menosprecio del que huyen otras.


Que no nos interesen las chicas apegadas a sus cuerpos femeninos es testimonio del propio menosprecio del que huyen otras.

La adscripción como “cis” (ese estado imaginario de identificarse con los estereotipos de género que se imponen a uno debido a su sexo) sanea la idea de que a las adolescentes no les importa lo que el mundo les depara. Si esas perras cis básicas no quisieran ser cosificadas, lo habrían desechado, siendo "eso" ahora su crecimiento, su salud, toda su presencia femenina.


Un feminismo que ni siquiera puede aceptar la idea de que todas las niñas se conviertan en hembras humanas adultas, que percibe ese crecimiento solo a través de la mirada patriarcal, como una fijación en su lugar como objeto sexual heterosexual/recipiente gestacional, está en serios problemas. Rechazo este feminismo tanto como una vez rechacé el cuerpo que era, es, mío.


En su poema Corazones, Tricia Bauer compara el aislamiento de las anoréxicas y las bulímicas —“Reteniendo sus cuerpos / llenándose en otro tiempo / abreviando ahora a no” — con la plena humanidad de las niñas que se permiten seguir adelante:


Damos la bienvenida a nuestros cuerpos engordando / por el tamaño que de alguna manera ya sabíamos / tendríamos que ser / solo para sostener nuestros corazones”.


Las transicionadoras podrían pensar, como lo hice yo, que su inconformidad de género es más auténtica porque se paga con sacrificio físico. Es hora de que nos demos cuenta de que los verdaderos inconformistas de género son las niñas, y esa es la mayoría de las niñas, que se niegan a aceptar el retraso en el crecimiento como el precio de su personalidad.

60 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo