LA ATROCIDAD MORAL DE LA "CIRUGÍA SUPERIOR"


Esta es una traducción del artículo original de Miriam Grossman del día 25/2/2022:

The Trouble with Surgery for Transgender-Identifying Minors | City Journal (city-journal.org)


¿Obtienen los cirujanos consentimientos verdaderamente informados para las intervenciones que alteran la vida de los menores?


Beverly* de Oregón me envía un correo electrónico:

"Necesito urgentemente ayuda con mi hija , por favor, conteste lo antes posible".


Su hija anunció un día de repente que era un niño (esto se llama disforia de género de inicio rápido, DGIR). Soy psiquiatra de niños y adolescentes y recibo mensajes como éste casi a diario. Porque, a diferencia de la mayoría de mis colegas, no afirmo automáticamente la nueva identidad de una niña, ni la remito a una clínica donde la someterán a una terapia hormonal experimental.


Beverly tiene motivos para estar asustada. No sólo se ha enterado de que su hija, de 15 años, se ha declarado varón, sino de que la mejor amiga y principal influencia de su hija, Mia, acaba de extirparse los pechos como parte de su propio proceso de identificación masculina. Beverly está fuera de sí. "¿De verdad los médicos le hacen eso a una niña de 16 años?", pregunta incrédula. "Claro que sí", le respondo.


Cada vez son más las niñas confundidas con problemas de salud mental que hacen cola para que les quiten los pechos, creyendo erróneamente a mis colegas que les dicen que la operación aliviará su dolor emocional y les permitirá emerger como su auténtico yo. Niñas de tan sólo 13 años se someten a la "cirugía superior", un eufemismo para referirse a la mastectomía bilateral -la extirpación de ambos pechos- con el fin de crear, como dicen los cirujanos de género, un pecho "masculinizado".


"Mastectomía bilateral" suena a algo chocante y clínico; al fin y al cabo, es un tratamiento para el cáncer, algo por lo que las mujeres que lo sufren , pasan auténticas agonías.


Niñas de tan sólo 13 años se someten a la "cirugía superior", un eufemismo para referirse a la mastectomía bilateral -la extirpación de ambos pechos- con el fin de crear, como dicen los cirujanos de género, un pecho "masculinizado".
"Mastectomía bilateral" suena a algo chocante y clínico; al fin y al cabo, es un tratamiento para el cáncer, algo por lo que las mujeres que lo sufren , pasan auténticas agonías.

Eso sí, se trata de las mismas personas que insisten en que los niños de cinco años utilicen términos anatómicamente precisos, y no apodos infantiles, para referirse a sus genitales. Nos instruyen para que enseñemos las palabras "escroto" y "vulva" a los niños en pre-escolar . Pero para referirse a la cirugía donde se les extirpará los mismos, utilizan términos vagos y que suenan triviales, "cirugías de la parte superior" y "de la parte inferior”. Para esto está bien trivializar e infantilizar el lenguaje. Como si las consecuencias de esas grandes operaciones -fertilidad, disfunción sexual, infección y dolor pélvico crónico, por nombrar algunas- no fueran permanentes y debilitantes.


Como interna en pediatría, cuando uno de mis pacientes necesitaba un procedimiento médico, estaba obligada a obtener el consentimiento informado de los padres o del tutor del menor. Estaba obligada a explicar, de forma precisa y exhaustiva, los riesgos -tanto inmediatos como a largo plazo- del procedimiento. Me pregunto hasta qué punto son precisos y exhaustivos los consentimientos obtenidos por los cirujanos que realizan dobles mastectomías a menores. Es casi seguro que a la madre de Mia le dijeron que las mastectomías para menores con disforia de género son un tratamiento basado en la evidencia, respaldado por normas de atención bien documentadas. Pero, ¿mencionó el cirujano que esta engañosa afirmación está siendo cuestionada en los tribunales, con la ayuda de un informe de la Sociedad para la Medicina de Género Basada en la Evidencia? (SEGM)


Me pregunto hasta qué punto son precisos y exhaustivos los consentimientos obtenidos por los cirujanos que realizan dobles mastectomías a menores

Los argumentos de la SEGM contra las mastectomías de niñas como Mia no pueden ser más convincentes. Señalan que los resultados a largo plazo son muy inciertos y que muchas niñas tienen problemas de salud mental sin tratar.

Explican por qué las pruebas que apoyan las mastectomías en menores son de baja calidad y poco fiables.


Según la SEGM, las mastectomías en menores son un "procedimiento experimental en jóvenes vulnerables" cuyos cerebros e identidades aún se están desarrollando. Las principales clínicas de género y asociaciones psiquiátricas de todo el mundo rechazan estos procedimientos. Dicen que las chicas que quieren quitarse los pechos necesitan una psicoterapia en profundidad, no el bisturí de un cirujano.


Según la SEGM, las mastectomías en menores son un "procedimiento experimental en jóvenes vulnerables" cuyos cerebros e identidades aún se están desarrollando. Las principales clínicas de género y asociaciones psiquiátricas de todo el mundo rechazan estos procedimientos. Dicen que las chicas que quieren quitarse los pechos necesitan una psicoterapia en profundidad, no el bisturí de un cirujano.

Conozco a muchas chicas como Mia, y soy consciente de que no tolera hablar de su menstruación, y mucho menos de un posible embarazo, porque huye de la feminidad. Pero su identidad aún está evolucionando; si es como otras chicas con confusión de género, hace menos de un año llevaba sujetadores push-up de encaje. En la próxima década, pasará por muchos más cambios, y uno de ellos, espero, será la reaceptación de su biología femenina.


Puede que siga el mismo camino que Daisy Chadra, una joven que vivió como un hombre durante cinco años y a la que se le "amputaron" los pechos (palabra suya). Lo que perdió es insustituible, pero Daisy ha vuelto a estar en paz con su biología femenina. Parece que hay miles como ella, que se arrepienten de las intervenciones médicas y quirúrgicas que creyeron que resolverían sus problemas emocionales. Los activistas transexuales afirman que el arrepentimiento es poco frecuente, pero sólo en un sub-redit, un sitio de detransicionadores, tiene 26.000 miembros. Si algún día Mia se une a sus crecientes filas, es posible que experimente su pecho plano y lleno de cicatrices como una pérdida.


Los activistas transexuales afirman que el arrepentimiento es poco frecuente, pero sólo en un sub-redit, un sitio de detransicionadores, tiene 26.000 miembros. Si algún día Mia se une a sus crecientes filas, es posible que experimente su pecho plano y lleno de cicatrices como una pérdida.

¿Y si decide un día tener un hijo? El cirujano estaba obligado a discutir con la madre las consecuencias de la extirpación del pecho de Mia, no sólo para su hija sino también para sus nietos. Porque en este caso, la extirpación del órgano puede tener consecuencias negativas para dos generaciones.


La lactancia es la piedra angular del vínculo materno-infantil, y cuando firmó en la línea de puntos, la madre de Mia aceptó privar a su hija y a sus nietos de la oportunidad de amamantar. En ese momento, pudo parecer irrelevante, pero para que el consentimiento fuera informado, la cirujana estaba obligada a considerar las consecuencias a largo plazo. Ningún biberón, chupete, peluche, hamaca, columpio, balancín, máquina de sonido, móvil, espectáculo de luces o alfombra vibratoria calmará a un bebé infeliz como la lactancia. Los pediatras y la Organización Mundial de la Salud consideran que la leche materna es el estándar de oro. Proporciona beneficios duraderos para la salud tanto de la madre como del niño.


Mia no puede comprender la magia del vínculo madre-hijo, ni las muchas otras maravillas de su biología femenina. Si es como la mayoría de los niños, su educación sexual, en lugar de inspirar un sentimiento de asombro por su fisiología femenina, le enseñó que las diferencias entre ella y un chico se deben a la socialización, no a la biología, y que es normal que rechace la realidad y se identifique como un chico. Pero su cirujano, y su madre, deberían haberlo sabido. ¿Es realmente necesario señalar que los adultos tienen más sabiduría que los niños, y que deben resistir sus impulsos de ceder a las demandas de una niña sólo porque está angustiada y se siente insegura?


¿Es realmente necesario señalar que los adultos tienen más sabiduría que los niños, y que deben resistir sus impulsos de ceder a las demandas de una niña sólo porque está angustiada y se siente insegura?

Los cirujanos y "especialistas en género" que apoyan o realizan estos procedimientos en niños tendrán que rendir cuentas. Por ejemplo, Johanna Olson-Kennedy, del Hospital Infantil de Los Ángeles, una pediatra que cree que no debería haber una edad mínima para una doble mastectomía. ¿Y si una chica se arrepiente? Olson-Kennedy dice: "Si quiere pechos en un momento posterior de su vida, puede ir a buscarlos".


Se está victimizando a los niños en el altar de una ideología que pretende borrar una verdad fundamental de la civilización: la realidad de lo masculino y lo femenino.

Por fin empiezan las investigaciones. Que salga a la luz la verdad: las agendas sociales disfrazadas de progresistas que animan la educación sexual que se da en los colegios; la captura de las profesiones médicas, de salud mental, de trabajo social y educativa; el debilitamiento y silenciamiento de los padres. Oigamos a los testigos expertos explicar la negación de las verdades biológicas, las falsas y peligrosas promesas hechas a niños vulnerables y los consentimientos informados para intervenciones médicas irreversibles que apenas fueron informadas.


Demos una plataforma pública a las víctimas, a los que han sido esterilizados y marcados, y a sus familias, que han sido traumatizadas y traicionadas. Cuando un número suficiente de personas conozca la verdad y se levante, cuando el dogma sea desafiado con éxito, y cuando las escuelas, los médicos y los terapeutas que promueven el dogma sean expuestos, podremos empezar a escribir el fin de esta calamidad médica.


Cuando un número suficiente de personas conozca la verdad y se levante, cuando el dogma sea desafiado con éxito, y cuando las escuelas, los médicos y los terapeutas que promueven el dogma sean expuestos, podremos empezar a escribir el fin de esta calamidad médica.

* Este y otros nombres han sido cambiados para este artículo.


366 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo