• AMANDA

HISTORIA DE MI TRANSICIÓN Y DESTRANSICIÓN

Esta es una traducción del artículo original: By Any Other Name - by Helena - prude posting (substack.com)


Mi nombre es Helena, soy mujer y escribo este artículo a la edad de 23 años.


Cuando era adolescente, creí que era transgénero. En estos años transcurridos desde la detransición, desde que dejé el tratamiento con testosterona y de verme como transgénero, me he interesado en explorar por qué, en la última década, casi todos los países de habla inglesa han visto un aumento meteórico en los adolescentes que creen ser transgénero y buscan soluciones en la medicina y la cirugía.


Me gustaría contaros cómo y por qué llegué a verme a mí misma como transgénero, el proceso de transición y qué me conduzco a mi destransición


La versión corta de esta historia de destransición, para aquellos que gustan de conocer los detalles sin adornos empieza a mis 15 años .


Desde Tumblr me introduje en la ideología de género y empecé a auto identificarme como no-binaria. Durante los siguientes años, seguí introduciéndome cada vez más profundamente en la ratonera que es todo este cuerpo teórico y, para cuando cumplí los 18 años, me veía como un hombre trans.


Poco después de cumplir los dieciocho acudí a una cita en Planned Parenthood (Planned Parenthood Federation of America es una organización sin fines de lucro que brinda atención de salud sexual en los Estados Unidos y en todo el mundo.) para comenzar el tratamiento con testosterona. Me la recetaron en la primera cita y la tomé durante año y medio. La testosterona tuvo un efecto muy negativo en mi salud mental.


Finalmente admití el desastre cuando tenía 19 años, alrededor de febrero o marzo de 2018. Cuando la desilusión se instaló por completo, detuve el tratamiento con testosterona y comencé el proceso de volver a encarrilar mi vida. No ha sido fácil, y toda la experiencia descarriló seriamente mi vida de una manera que nunca podría haber previsto cuando era esa niña de quince años que jugaba con pronombres en Tumblr.


Pero, ¿qué lleva a una chica sin antecedentes de sentir incomodidad con juguetes y ropa estereotipados de "niña", o incluso sin el más mínimo deseo de ser un niño en la infancia, a querer ser un "hombre " a través de inyecciones hormonales a medida que se acercaba a la edad adulta?


En frio , una confusión tan profunda que conduce a medidas tan drásticas suena como si fuera raro y un signo de algún tipo de trastorno mental grave. ¿Fue una casualidad? ¿Era una especie de idiota que creía erróneamente que era trans porque estoy loca o simplemente era francamente irresponsable?


El caso es que ha habido un aumento extremo de adolescentes, especialmente en chicas, que creen que son transgénero. Los datos de referencia del NHS del Reino Unido muestran un aumento del 4000% en las referencias de servicios de género pediátrico (no es un error tipográfico). La llamada "disforia de género", que una vez fue un diagnóstico muy raro que describía principalmente a niños pre púberes y a hombres adultos, ahora se diagnostica con mayor frecuencia en chicas adolescentes.


Los activistas argumentarán que estos números explosivos son el resultado de una mayor aceptación social, y que por fin las personas trans están saliendo del armario y viviendo como su auténtico yo. Si esto fuera cierto, uno podría esperar ver tasas comparables de identidad transgénero en todos los grupos de edad y entre ambos sexos, pero son desproporcionadamente las mujeres adolescentes las que sienten esa aceptación inclusiva cálida y difusa. Teniendo en cuenta que la "aceptación" ahora implica dosis suprafisiológicas de hormonas sexuales cruzadas y tener órganos corporales sanos reorganizados quirúrgicamente, vale la pena una mirada más profunda sobre qué tipo de factores están impulsando a esta población que clama por pasar por el quirófano.


Teniendo en cuenta que la "aceptación" ahora implica dosis suprafisiológicas de hormonas sexuales cruzadas y tener órganos corporales sanos reorganizados quirúrgicamente, vale la pena una mirada más profunda sobre qué tipo de factores están impulsando a esta población que clama por pasar por el quirófano.

¿Cómo sucedió?


Cuando era niña, nadie me habría visto como candidata a futura transicionadora.



Nunca fui particularmente masculina o “marimacho”. Odiaba los deportes, la rudeza y ensuciarme. Me gustaban las Barbies, jugar a disfrazarme y recibir sets de maquillaje de juguete para Navidad. Por supuesto, nadie es un estereotipo sexual andante, por lo que ciertamente hubo cosas de "chico" con las que disfruté, pero lo que quiero decir es que ni las actividades típicas de las mujeres ni ser vista como una niña me causaron ninguna angustia antes de meterme en la ideología de género.


Por otro lado, incluso a una edad temprana estuve experimentando algunas dificultades emocionales profundas no relacionadas con el género que se volverían más graves con el tiempo. Sufrí una pérdida grave cuando tenía siete años, y el resto de mi familia adoptó el enfoque de "no hables de eso", por lo que mi dolor se enconó como una herida infectada.


Mi familia también se preocupaba por la imagen, especialmente por la dieta y el peso, y esto comenzó a tener un efecto pronunciado en cómo me veía a mí misma (y también en mi hermano). A la edad de trece años, me estaba aislando, autolesionándome, y había desarrollado un trastorno alimentario.


En octavo grado, perdí el contacto con la mayoría de mis amigos de la escuela, y estaba demasiado cohibida y preocupada por mi trastorno alimentario como para volver a exponerme. Comencé a faltar al colegio, a almorzar en el baño y, en general, a mantener la cabeza baja, tratando de pasar el día desapercibida de todos.


Durante ese tiempo, desarrollé una obsesión con el rock clásico, y mientras buscaba en Internet fotos del joven Elvis Presley encontré un sitio web llamado Tumblr. Inmediatamente me di cuenta de que en Tumblr, había muchas cuentas que publicaban sobre artistas de los años 50, 60 y 70 y que lo mejor de todo, eran también adolescentes. Hice una cuenta y comencé a publicar escaneos de algunas revistas pop vintage que había comprado en eBay, y muy pronto, esas cuentas me siguieron. Además de compartir fotos, dibujos y fan-fiction, esas chicas publicaban sobre sus vidas y daban muchos detalles sobre las luchas en las que estaban metidas.


Muchas eran marginadas sociales como yo, que también luchaban con cosas como las autolesiones y los trastornos alimentarios. Encontrar una comunidad de personas de ideas afines a las mías me hizo sentir increíblemente bien, y rápidamente comencé a pasar casi todos los momentos en los que estaba despierta en Tumblr o enviando mensajes a alguna amiga que había conocido allí.


Incluso si me hubiera quedado la más mínima motivación para integrarme en la vida real, la hubiera perdido ahí. En el colegio, me sentaba en la parte trasera de la clase, metida en Tumblr y hablando con amigos de Tumblr sin participar en clase.


Cuando regresaba a casa, abría Tumblr en mi portátil o saltaba a Skype para hablar con chicas de medio mundo, ignorando todo el tiempo la tarea que tenía que hacer y los estudios en general. Como puedes imaginar, mi GPA, (Promedio de calificaciones, es un número que indica la calificación que se obtiene en promedio en tus cursos) de la escuela secundaria fue abismal. Seguí en Tumblr mientras me movía entre varios intereses, desde el rock clásico hasta Harry Potter, One Direction y Justin Bieber. Con cada interacción me metía más en una comunidad de muchísimas otras chicas intensas y obsesivas como yo. Estaba enamorada de mi nuevo mundo, e incluso ahora, miro hacia atrás con un cariño increíble ,pensando en algunos de aquellos tiempos pasados en Tumblr, y en las chicas que conocí.


Tumblr, sin embargo, no era sólo un lugar para publicar arte y hacer amigos. Al ser una plataforma tan aislada con una base de usuarios bastante homogénea no sólo demográficamente (en su mayoría adolescentes, muchas de las cuales son blancas y de clase media a medio alta), sino especialmente en términos de tipo de personalidad, había desarrollado su propia cultura, distinta de la cultura juvenil de la población general.


Uno debería pensar en Tumblr, especialmente de 2009 a 2016, como una nación insular aislada cuya gente rara vez interactúa con el mundo exterior y, por lo tanto, tiene un idioma, costumbres, jerarquía e historia que es completamente única y, al principio, incomprensible para las personas de otras “naciones” que visitan la “isla”.

Debido a que muchos de sus usuarios eran como yo, que usaban Tumblr como un escape de la realidad alternativa al mundo real, esa "cultura" debe entenderse en el sentido más literal de la palabra. Uno debería pensar en Tumblr, especialmente de 2009 a 2016, como una nación insular aislada cuya gente rara vez interactúa con el mundo exterior y, por lo tanto, tiene un idioma, costumbres, jerarquía e historia que es completamente única y, al principio, incomprensible para las personas de otras “naciones” que visitan la “isla”. Hay algo en ello, un algoritmo o algo, que selecciona a un tipo particular de persona, y he escuchado muchas veces a personas normales (a falta de una palabra mejor) que "probaron Tumblr, pero no pudieron entenderlo".


Todos hemos leído El Señor de las Moscas, ¿verdad? . Un grupo de niños preadolescentes quedan varados en una isla y todos sus impulsos más profundos y reprimidos emergen mientras intentan desesperadamente organizar y administrar la pequeña sociedad preadolescente en la que se han encontrado. La novela termina con un derramamiento de sangre, ya que el autor teoriza que la inmadurez, la ruptura de la comunicación y las dificultades para la toma de decisiones que uno encontraría en un grupo de adolescentes crearía una cámara de destrucción. ¿Cómo habría terminado de manera diferente, se han preguntado algunos, si la historia fuera la de un grupo de chicas encalladas? ¿Qué pasaría si cada adolescente que tiene problemas, aislada, auto despreciada, deprimida y emocionalmente sobrecargada del mundo terminara sola en una isla?
Tumblr. Tumblr es lo que pasaría.

~ Una cita de esta serie que comencé hace mucho tiempo, y desafortunadamente aún no la he terminado.


Un aspecto importante de la cultura de Tumblr siempre ha sido la ideología de la justicia social. Cosas que ahora están siendo desarrolladas y vistas por el público en general en plataformas como Twitter y TikTok, como el trastorno de identidad disociativo LARPers, demisexuales,los neopronoyos, otherkin y todo lo que se ve en @LibsOfTikTok, han existido durante mucho tiempo en una forma extrañamente idéntica en tumblr.com.


La jerarquía de opresión de las identidades raciales y de género que ahora se está convirtiendo en ley en muchas de nuestras naciones, una vez serias, era la religión estatal de la República Popular de Tumblr mucho antes de que su” tío adicto a la política” conociera el término CRT (La teoría crítica de la raza (CRT) es un movimiento intelectual y social interdisciplinario de académicos y activistas de los derechos civiles que buscan examinar la intersección de la raza y la ley en los Estados Unidos y desafiar los principales enfoques liberales estadounidenses sobre la justicia racial).


Operaba como las religiones de culto tienden a operar, la devoción abierta a la religión es obligatoria. Tal vez los forasteros más propensos a entender la forma en que la dinámica social funcionó en ese sitio web serían los supervivientes de La Cienciología o Los testigos de Jehová.


En Tumblr, la situación era tal que cualquier afirmación de ser "oprimido" acumularía credibilidad social, mientras que cualquier desafortunado estatus "privilegiado" era justificación para el abuso verbal. Como persona "privilegiada", se esperaba que constantemente te arrodillaras y te disculparas, no tenías derecho a hablar sobre ningún tema relacionado con el grupo que estabas "oprimiendo", y no podías objetar de ninguna manera ningún maltrato lanzado contra ti debido a tu raza, género o sexualidad.


Como persona "privilegiada", se esperaba que constantemente te arrodillaras y te disculparas, no tenías derecho a hablar sobre ningún tema relacionado con el grupo que estabas "oprimiendo", y no podías objetar de ninguna manera ningún maltrato lanzado contra ti debido a tu raza, género o sexualidad.

Me encontré en un doble aprieto. Por un lado, había encontrado lo que parecía como el grupo perfecto de amigos que me entendían a un nivel intuitivo, con quienes podía hablar abiertamente sobre las cosas que me gustaban y me hacían "rara" en la vida real, pero por otro lado era una "chica blanca cishet" en un entorno donde esa era una de las peores cosas.


En este clima, te hacen sentir culpable y responsable de todos los horrores y atrocidades del mundo. Ninguna de las dificultades por las que podrías pasar podría ser tan mala como el prejuicio y el genocidio al que se enfrentan las personas POC y LGBT cada día. Las personas LGBT y POC ni siquiera pueden salir de sus casas sin ser asesinadas por personas blancas cishet como tú.


Es comprensible que cualquier joven expuesto a este tipo de sistema de creencias llegue a sentir un profundo resentimiento por ser blanco, "cis", heterosexual o (biológicamente) masculino. La belleza de la ideología de género es que proporciona una forma de jugar con este sistema, de modo que puedes quitarte algunos de esos objetivos de encima y disfrutar de la camaradería de jóvenes con ideas afines.


No puedes cambiar tu raza, fingir que tienes una sexualidad diferente sería muy incómodo en la práctica, pero puedes cambiar absolutamente tu género, y es tan fácil como poner un "ella/ellos" en tu biografía. Al instante, pasas de ser una escoria blanca cishet opresora, con derechos, malvada, intolerante, egoísta y asquerosa a ser una persona trans válida que merece una celebración y mimos especiales para compensar la marginación y la opresión a la que supuestamente te enfrentas ahora. Ahora que no se espera que te rebajes y reafirmes ante todo el mundo lo mucho que te gusta comprobar tu privilegio, puedes relajarte un poco y hablar de tu vida sin preguntarte si estás distrayendo de las luchas de los grupos marginados o hablando por encima de ellos, porque tú también estás marginado. Con los nuevos pronombres suele llegar una oleada de afirmaciones positivas por parte de amigos y seguidores, y el subconsciente capta rápidamente que hay una forma de hacer aún más dulce el trato de estar en Tumblr. Este es el incentivo.


No puedes cambiar tu raza, fingir que tienes una sexualidad diferente sería muy incómodo en la práctica, pero puedes cambiar absolutamente tu género, y es tan fácil como poner un "ella/ellos" en tu biografía.
Al instante, pasas de ser una escoria blanca cishet opresora, con derechos, malvada, intolerante, egoísta y asquerosa a ser una persona trans válida que merece una celebración y mimos especiales para compensar la marginación y la opresión a la que supuestamente te enfrentas ahora.
Ahora que no se espera que te rebajes y reafirmes ante todo el mundo lo mucho que te gusta comprobar tu privilegio, puedes relajarte un poco y hablar de tu vida sin preguntarte si estás distrayendo de las luchas de los grupos marginados o hablando por encima de ellos, porque tú también estás marginado. Con los nuevos pronombres suele llegar una oleada de afirmaciones positivas por parte de amigos y seguidores, y el subconsciente capta rápidamente que hay una forma de hacer aún más dulce el trato de estar en Tumblr.

Me puse a revisar mis pensamientos y recuerdos en busca de cosas que podrían ser una prueba más de que, en el fondo, no era realmente una niña.


Odiaba mi cuerpo; debía ser porque no me gustaba ser femenina. Los chicos no se habían interesado en mí como lo estaban con otras chicas; bueno, tal vez sería atractiva como chico, y entonces podría ser como todos esos guapos "chicos trans gay" que salían juntos por internet.


No tenía muchos amigos, debía ser porque ser una chica no era mi "yo auténtico", y eso se estaba interponiendo en mi vida social. Además, la gente era más amable conmigo desde que dije que era trans, así que eso debía ser una indicación de que ser trans era lo correcto para hacer amigos.


La sexualidad femenina está hipersexualizada y pornificada, sin embargo, se supone que es "empoderador" que las mujeres hagan pornografía, sean prostitutas o tengan relaciones sexuales peligrosas, pervertidas y aterradoras con muchos hombres diferentes.


Escuché que mi incomodidad con eso me hacía "vainilla" (si se describe a una persona o cosa como vainilla, quiere decir que son ordinarias, sin características especiales o adicionales), y una chica que es “vainilla” no tiene ninguna posibilidad de complacer realmente a ningún hombre cuando compite con mujeres "empoderadas". Realmente no debía haber estado destinada a ser una niña, porque si lo fuera, no me parecería tan aterrador y confuso. Sentí que mi familia no se preocupaba por mí ni me prestaba atención, debía ser porque inconscientemente siempre había sabido que era trans y que ellos eran transfóbicos. Quiero decir, se burlaron de Caitlyn Jenner aquella vez. ¡Me odian! Espera cuando les diga que voy a comenzar con la testosterona; tendrán que prestarme atención entonces.


Realmente no debía haber estado destinada a ser una niña, porque si lo fuera, no me parecería tan aterrador y confuso.

También tenía fama de que me gustaban muchos los chicos, pero en la extraña forma de acosadora nerd, no en la forma de salir con chicos. Siempre estaba enamorada de algún chico con el que nunca hablaría, ya fuera una celebridad, un personaje ficticio o alguien que acababa de ver en el colegio. Cuando estaba enamorada, dominaba por completo mi mente. Me enamoraba de cada pequeño detalle de cómo se veían, hablaban, reían y se movían. Tenía elaborados mundos de fantasía en mi cabeza hasta las minucias de lo que nos hablaríamos en el camino de regreso del parto de nuestro tercer bebé en el hospital.


Tenía una mente de una sola pista y ansiaba un elemento de fantasía intenso. Esto me llevó al mundo de la fan-fiction, en su mayoría parejas masculinas/ masculinas. ¿Qué podría ser mejor que un chico? ¡Dos chicos! Pero están escritas por chicas para que tengan sentido y se sientan familiares en lugar de diferentes e intimidantes. Me encantó la cantidad ilimitada de contenido creativo y emocionante que otras chicas escribían sobre mis personajes favoritos. No me gustaba mucho el fan-fiction erótico, y si lo leía, siempre estaba dentro del contexto de una historia más larga y orientada a las relaciones, pero el erotismo puro también era popular (a menudo con temas pesados y pervertidos...).


Comencé a identificarme con esas representaciones de chicos escritas por otras mujeres jóvenes, y los temas dentro de la fan-fiction masculina / masculina eran mucho más excitantes que cualquier otra cosa en la corriente principal, los medios de comunicación producidos profesionalmente o incluso la fan-fiction heterosexual. Una pareja del mismo sexo parecía dar a los escritores y lectores la libertad de explorar esos personajes y sus relaciones sin verse constreñidos por las normas que vienen con las dinámicas. Se convirtió en ese espacio donde podía explorar lo que me interesaba sobre los chicos y las fantasías sobre las relaciones, conectándolo con lo que fuera mi obsesión mediática en ese momento, sin la presión de interactuar con chicos reales, ya que ante los chicos reales me mostraba dolorosamente tímida.


No era la única con aquellos rasgos mentales y emocionales que me llevaron al “shipping” y la fan-fiction, y ciertamente no era la única en querer ser un chico después de sumergirme en ese tipo de contenido. "Shipping" es la palabra utilizada cuando se está interesado en un emparejamiento entre dos personajes o personas, y cada "barco" tiene una comunidad compuesta por “transportistas devotos”, así como personas con un interés casual en el emparejamiento.


Estar involucrados en estas comunidades, compuestas principalmente por otras adolescentes identificadas como trans, creó un ciclo de retroalimentación en el que nos obsesionábamos con esos personajes masculinos o celebridades, compartíamos fantasías, arte y escritura, y nos afirmábamos e involucrábamos mutuamente sobre esos intereses.


Un último aspecto que merece discusión es el concepto de "cánones de cabecera" (headcanon: rasgos, eventos y acciones que se dan a un personaje de ficción para darle más personalidad) . En una historia, el "canon" es la línea de tiempo y los hechos de la historia como el autor oficial o la evidencia histórica transmite. Un "canon de cabecera" es cualquier lugar donde la percepción personal o las preferencias de uno por la historia se desvían del canon oficial. Por ejemplo, si en la historia canónica de Harry Potter, Harry es un adolescente inglés que asiste a la escuela de magos, uno podría tener un canon principal de que Harry es, en realidad, negro, no binario y abandona Hogwarts para convertirse en un chef profesional. El concepto de cánones de cabecera abre todo un mundo de posibilidades para proyectar sobre un personaje y confundir la fantasía de la propia identidad personal o la realidad deseada con la fantasía de la identidad y la vida de un personaje completamente ficticio en un universo ficticio.


En mi canon de cabecera, Harry Potter, con quien me relacioné y fue un personaje significativo para mí, nació mujer y era un hombre no binario o trans, dependiendo del momento de mi vida en el que me hubieras preguntado. Cuando veía las películas de Harry Potter, donde Harry obviamente es interpretado por un actor masculino, o leía los libros, donde en ninguna parte del texto J.K. Rowling afirma que Harry es transgénero, todavía interpretaba la historia a través de mi propia lente en la que estaba, y me identificaba más con él.


El cerebro adolescente se encuentra en una etapa de desarrollo preparada para incorporar experiencias en el proceso de formación de la identidad, y pasar tanto tiempo en la fantasía sin construir mucha identidad a través de experiencias sociales y de vida reales puede llevar a que la identidad y los elementos de fantasía se vuelvan indistinguibles.


Mi percepción de mí misma como trans se formó en la intersección entre luchas emocionales abrumadoras, mucha fantasía, enamoramiento emocional e intelectual con hombres (personas reales, personajes ficticios y la idea de los hombres en general), fan-fiction, incentivos sociales e ideológicos para ser trans, y aislamiento de experiencias y perspectivas que podrían haber desafiado los puntos de vista que estaba desarrollando sobre mí y el mundo.


La historia de cada niña variará, quita o pon algún factor, pero en el sentido más amplio estos son los factores básicos que comprenden el "contagio social" trans descrito por personas como la investigadora Lisa Littman y Abigail Shrier en su libro Daño irreversible, particularmente cuando estamos hablando de niñas atraídas por hombres. Lo que he dicho aquí apenas araña la superficie.



De la fantasía a la realidad


Durante los tres años en que me identifiqué como trans antes de llegar a la edad adulta legal, mantuve este enorme aspecto de mi autopercepción en los confines de Tumblr y las pocas personas de la escuela que conocí después de cambiar de escuela secundaria, también ávidos usuarios de Tumblr, y todos menos uno también identificados como trans.


Me corté el pelo, usé ropa holgada para ocultar mi cuerpo y un amigo de Tumblr me regaló un binder para los pechos, pero no hablé con mis padres sobre nada de esto hasta el final de mi último año de secundaria. En ese momento, me identifiqué completamente como un "chico trans", deseaba tener un cuerpo masculino y quería hacer la transición médica.


Algunos ejemplos de cómo me veía en la escuela secundaria después de comenzar a identificarme como trans. Alternaba entre usar mucho maquillaje, uñas largas y falsas y otras cosas muy "femeninas" y hacer intentos incómodos de parecer más juvenil.


Cuando le conté a mi madre sobre todo esto fue por impulso. Tenía toda una perorata planeada donde le contaría todo sobre cómo siempre fui trans, simplemente que no lo sabía, y le entregaría una carpeta de artículos impresos de organizaciones pro-trans sobre lo que significaban las diferentes palabras y por qué necesitaba hacer la transición.


Por alguna razón que todavía no entiendo del todo, en un día sombrío estábamos conduciendo de regreso del supermercado y simplemente se lo solté en medio de la conversación, diciéndole que usaba un nombre masculino, pronombres masculinos, e iba a hacer la transición. Inmediatamente deseé no haber abierto la boca, pero ya era demasiado tarde y un silencio incómodo se instaló entre nosotras. Durante lo que pareció una eternidad, condujo en silencio. Yo miraba fijamente a la carretera, con los ojos muy abiertos y el corazón latiendo. Finalmente, ella respondió con una palabra: "No". "No, no te voy a llamar así. Eres Helena y eres una chica", dijo, manteniendo su mirada en la carretera.


Desinflada y evitando conflictos, recuerdo haber dicho algo manso y pasivo agresivo como "si te sientes así, supongo..." y terminamos nuestro viaje en silencio.


Al día siguiente, fui a la biblioteca del colegio e imprimí todos los artículos que había guardado para mi planeada "salida del armario". Cuando llegué a casa, garabateé una carta larga en papel de hoja suelta con lo que iba a ser mi rollo , lo grapé todo, esperé a que llegara tarde a casa y se fuera a la cama, luego la deslicé debajo de la puerta de su habitación por la noche mientras dormía. Al día siguiente, esperé ansiosamente para hablar con ella, preguntándome qué pensaba de todos los artículos. ¿La habían convencido? Tenían que hacerlo, ¿verdad? Le estaba mostrando que los expertos claramente estaban de acuerdo en que las personas trans como yo eran válidas. Cuando regresé de la escuela ese día, la carta estaba en la basura de la cocina.


Angustiada, estaba muy asustada de cómo reaccionaría cuando llegara a casa. ¿Me gritaría? ¿Qué pensó ella de la carta? Me pregunté si ya había leído algún material "transfóbico" que contrarrestara los artículos que le envié. Esperaba que ella leyera mi carta y pudiera ver más allá de cualquier transfobia y darse cuenta de que este era mi verdadero yo. Sin embargo, ella no me gritó. En cambio, la mayor parte del tiempo nos evitamos la una a la otra durante unos días y luego ambas actuamos como si nada hubiera pasado.


Esto continuó durante meses hasta otro enfrentamiento fatídico, Irónicamente en la misma tienda de comestibles de la que estábamos conduciendo a casa la primera vez. No recuerdo cómo comenzó la discusión, pero de alguna manera, nos metimos en ella por mi convicción de que era transgénero. "No entiendo por qué no puedes ser una mujer masculina", dijo.

Le respondí: "¡Porque no soy una mujer masculina! ¡Soy un chico trans!"


"No entiendo por qué no puedes ser una mujer masculina", dijo.

Ella no entendía que el problema no era la masculinidad reprimida con ganas de liberarse, era una convicción de que yo era parte del grupo de identidad transgénero, y cualquier masculinidad en la que me involucraba era un suplemento consciente para ese fin. Se produjeron gritos y llantos entre nosotras, en medio del pasillo de lácteos en el supermercado. Me dijo que había perdido la cabeza y que necesitaba ver a un psiquiatra. Le dije que era una persona odiosa que quería que las personas trans murieran. Volvimos a no hablar durante mucho tiempo después de eso.


Estaba desconsolada. Ahora que soy mayor y estoy de vuelta de esto, entiendo por qué mi madre estaba luchando tanto contra lo que le estaba exigiendo. Nunca tuvimos una relación en la que confiáramos la una en la otra a menudo, y ella puede ser algo distante emocionalmente. Ya no la demonizo por ello, pero en ese momento interpreté su falta de voluntad para entender mi identidad como un desprecio por lo que estaba sintiendo y un rechazo de quién era. Para mí en ese momento, ser trans y querer hacer la transición era un intento desesperado de hacer algo por salir de mi miseria, y cuando ella rechazó mi identidad trans, sentí que me estaba diciendo que no merecía sentirme mejor, y quería que siguiera sintiéndome como me sentía , suicida, solitaria y sin ninguna autoestima. Ojalá ella hubiera respondido con más compasión y curiosidad, pero lo estaba haciendo lo mejor que podía con las habilidades que tenía. Es una expectativa irrazonable para la mayoría de los padres responder perfectamente a algo tan extravagante como una identidad transgénero inesperada y la posibilidad de intervenciones médicas irreversibles. Especialmente cuando los adolescentes, como yo lo fui una vez, están bajo la influencia de una ideología nociva que hace que la comunicación auténtica sea casi imposible.


Es una expectativa irrazonable para la mayoría de los padres responder perfectamente a algo tan extravagante como una identidad transgénero inesperada y la posibilidad de intervenciones médicas irreversibles. Especialmente cuando los adolescentes, como yo lo fui una vez, están bajo la influencia de una ideología nociva que hace que la comunicación auténtica sea casi imposible.

Para echar más leña al fuego, fui a mi consejera escolar y le dije que estaba muy deprimida (cierto) porque mis padres no me aceptaban como trans (no tan cierto). Ella afirmó completamente mi percepción y me dijo como sentía que mis padres no me apoyaran más. Buscó conmigo online la clínica de género del hospital infantil local y dijo que llamaría para ver lo larga que era su lista de espera.


También se nos ocurrió preparar un plan de presupuesto para ver cómo pagaría la testosterona usando una clínica que tuviera consentimiento informado si esperaba hasta que cumpliera dieciocho años. Mientras tanto, esta consejera me sugirió que debería hablar con el psicólogo de la escuela para que me ayudara a lidiar con mi familia que era tan transfóbica. Le pedí a mi madre si podía dejar de ver al terapeuta que había estado viendo ocasionalmente y cambiar al psicólogo de la escuela. Mi madre, que no tenía idea de que la escuela me estaba reafirmando y ayudándome a hacer planes para la transición a sus espaldas, estuvo de acuerdo.


El psicólogo también fue muy reafirmativo, y nuevamente me dijo lo triste que era que mis padres no me apoyaran y también dijo que yo era un chico de verdad y válido. Después de años de autolesiones, depresión y lucha contra un trastorno alimentario en silencio, me sentía bien cuando todos aquellos adultos de repente se interesaban tanto por mi "salud mental".


Fue una prueba más para mí de que ser trans era mi billete a la felicidad, cualquiera que lo negara solo quería lastimarme y retenerme. La psicóloga planteó la idea de una sesión familiar para resolver las cosas entre mi madre y yo, y una vez que me sentí segura de que ella estaría de mi lado en el asunto, acepté. .


Esperaba encontrarme cara a cara con un psicólogo que finalmente convencería a mi madre a que tomara en serio el hecho de que yo era transgénero. En nuestra sesión, el terapeuta y yo casi nos unimos contra mi madre, diciéndole que necesitaba hacer la transición para ser feliz, y que los jóvenes trans corren un alto riesgo de suicidio si no se les da "acceso" a hormonas y cirugías. Como era de esperar, mi madre no respondió bien y ambas salimos de la sesión muy amargadas.


En algún momento durante el verano, mi madre le contó a mi padre sobre mi "cosa trans" y él me dijo con calma que no creía que yo fuera un chico, pero que tampoco iba a pelear conmigo porque podía ver que aquello no era bueno para mi madre. Incluso me llevó a conducir su coche pensando que me gustaría hacer algo "varonil". Nunca había conducido un coche con marchas y no pude entender cómo hacerlo. Me molestó mucho no poder hacer fácilmente algo que él consideraba "varonil". Creo que estaba tratando de mostrarme que no necesitaba ser trans para disfrutar de las "cosas de chicos", pero lamentablemente su idea no estaba funcionando. Fue ese extraño sistema de creencias que encontré en Internet lo que me hizo querer ser trans, no un anhelo reprimido de hacer "cosas de chicos". Nunca había estado interesada en las "cosas de chicos". Mi padre y yo no volvimos a hablar mucho más de eso.


Poco después, cumplí dieciocho años. Mi cumpleaños es en julio, y durante ese verano después de la graduación comencé a poner más esfuerzo en hacer el "passing" (buscar el parecido con el sexo buscado) como hombre en preparación para la testosterona y mi plan de "vivir como hombre" en la universidad. Salí y compré lo que pensaba que era ropa de "chico" que se ajustaría a mi cuerpo femenino curvilíneo y ligeramente con sobrepeso. Joggers, pantalones cortos de baloncesto y sudaderas con capucha. ¡Uff! , me estremezco solo de pensarlo. No es mi estilo, pero quería que la gente pensara que era un chico. Creía que una vez que la testosterona transformara mi cuerpo, podría ser más creativa con mis atuendos.


Voy explicar cuáles eran mis expectativas sobre cómo la testosterona cambiaría mi cuerpo. Soy una mujer, mido 1.60 m, y en ese momento probablemente pesaba alrededor de 68 kg. No tengo el cuerpo más curvilíneo, pero claramente mucho de mi peso está en mis piernas y brazos y casi nada en mi cintura. Incluso con la redistribución de grasa causada por la testosterona, no hay forma de que un régimen de testosterona pueda darme lo que quería: un físico masculino alto, lánguido y huesudo.


Durante la pubertad de los hombres biológicos, la testosterona es capaz de esculpir el cuerpo masculino mientras los huesos todavía están creciendo, lo que es parte de la razón por la cual este tipo de físico no era realista. La testosterona tampoco puede cambiar la altura de una mujer, o alargar los huesos de las piernas, por lo que no importa lo que hiciera, nunca sería alto ni tendría extremidades largas y delgadas.


También he luchado durante mucho tiempo con mi peso, por lo que mi expectativa de verme huesuda no era realista en ese sentido tampoco.


Miraba el "thinspo" masculino (término pro-anorexia para imágenes de personas muy delgadas que se usa como inspiración para restringir la comida) y los "objetivos de transición" (un concepto similar en los círculos trans donde las personas miran fotos del sexo opuesto que quieren emular a través del estilo, las hormonas y las cirugías), lo que causó una desconexión masiva entre cómo era realmente mi cuerpo y lo que pensé que podría suceder por arte de magia en el futuro. Este tipo de obsesión de fantasía poco realista sobre los cambios corporales es una de las muchas formas en que la identidad trans se asemeja a la anorexia, que también implica una obsesión poco saludable con objetivos corporales poco realistas y cambios en los objetivos. Pasé gran parte de mi tiempo antes de ser trans mirando el contenido pro-anorexia y persiguiendo el ideal de un cuerpo ultra delgado y andrógino. Mi dieta restrictiva me llevó a comer en exceso, y me convencí de que la testosterona haría lo que nunca podría hacer a través de la inanición.


Este tipo de obsesión de fantasía poco realista sobre los cambios corporales es una de las muchas formas en que la identidad trans se asemeja a la anorexia, que también implica una obsesión poco saludable con objetivos corporales poco realistas y cambios en los objetivos.


Estos son ejemplos de los tipos de imágenes que veía a diario y que formaban mis "objetivos de transición".Notad las caras recortadas en cada imagen; las imágenes son objetivadoras de manera similar a las imágenes de anorexia "thinspo". Esto permite al espectador enredar su autopercepción con los cuerpos en las imágenes.


El anime y el arte de Tumblr también fueron enormemente influyentes. Los términos de búsqueda como "tumblr boy aesthetic outfits" o "tumblr soft boy art" te mostrarán innumerables ejemplos adicionales de esta estética que es popular entre las jóvenes identificadas como trans. Por cierto, estos tipos de chicos andróginos y guapos también son los tipos de hombres jóvenes por los que las adolescentes tienden a sentirse atraídas.


Como adulta legal, podría conseguir la testosterona sin que mis padres o las leyes me detuvieran. Busqué en mi área, pero en 2016 no había clínicas de género con un modelo de consentimiento informado alrededor. El consentimiento informado es el modelo de tratamiento por el cual alguien mayor de edad según su estado (en los Estados Unidos hay todavia estados donde la mayoría de edad es de 21 años ) que desea una intervención sólo debe firmar su nombre descargando de responsabilidad legal al que le informa de ciertos riesgos si tiene esas intervenciones, el hospital o cirujano. No hay terapia, detección psicológica o, en mi caso, ni siquiera evaluación de salud física involucrada en el modelo de consentimiento informado. A lo sumo, un proveedor podría rechazar a un candidato por alguna razón a su discreción personal.


El consentimiento informado es el modelo de tratamiento por el cual alguien mayor de edad que desea una intervención sólo debe firmar su nombre descargando de responsabilidad legal al que le informa de ciertos riesgos si tiene esas intervenciones, el hospital o cirujano. No hay terapia, detección psicológica o, en mi caso, ni siquiera evaluación de salud física involucrada en el modelo de consentimiento informado. A lo sumo, un proveedor podría rechazar a un candidato por alguna razón a su discreción personal.

Mientras que en el pasado, las personas que querían hacer la transición a menudo tenían que estar en tratamiento con especialistas durante años antes de que les recetaran hormonas u operaran, el consentimiento informado es ahora el método más popular para distribuir hormonas sexuales cruzadas y cirugías a personas lo suficientemente mayores como para dar su consentimiento médico en los Estados Unidos. Incluso hay servicios de telesalud online que le enviarán hormonas para que ni siquiera tenga que salir de casa para obtenerlas. ¿Qué te parece la innovación?


Dado que no había clínicas de consentimiento informado en mi área que pudiera encontrar en una búsqueda rápida en Google, decidí ver lo que Planned Parenthoods ofrecía, ya que había escuchado cosas delirantes sobre Planned Parenthood de personas en Tumblr. La ubicación más cercana a mí que ofrecía TRH (terapia de reemplazo hormonal) de consentimiento informado estaba en Chicago, a seis horas en coche de mi Pueblo natal. Pensé que podía decirles a mis padres que estaba con amigos y que haría los viajes de ida y vuelta a Chicago en un solo día. Acababa de sacar el carnet de conducir y nunca había hecho un viaje tan largo. En el viaje de regreso, quedé atrapada en una aterradora tormenta eléctrica tan fuerte que no podía ver 3 metros por delante de mí y el viento sacudía mi coche. Ahora que soy mayor y he hecho muchos viajes largos, reconozco que eso que hice fue estúpido. Pero entonces estaba haciendo muchas cosas estúpidas.


Mi cita, y la primera inyección de testosterona, fue el 15 de agosto de 2016. Acababa de cumplir dieciocho años.



Yo a los 18, poniendo mucho esfuerzo en "pasar" como hombre. Usaba ese gorro todo el tiempo porque no tenía ni idea de cómo cortarme el cabello de una manera que se pareciera a la de un típico hombre. Estaba demasiado asustada para ir a un peluquero o estilista de hombres. ¡Por cierto!, ya que la gente ha hecho ese comentario antes, la cosa en mi camiseta no es una bandera confederada, es el logotipo de un lugar local de etiquetas láser con temática pirata al que mi hermano solía ir y yo le robé la camiseta.


Me desperté temprano la mañana de la cita, que creo que era al mediodía, reuní mis doscientos dólares en efectivo, me puse mi uniforme de pantalones cortos de baloncesto y sudadera con capucha, y me subí al coche. Confiaba en que mis padres se despertaran y se fueran a trabajar sin venir a mi habitación y les enviaría mensajes de texto diciendo que me dirigía a la casa de un amigo en algún momento del día. Mi madre me llamó durante mi viaje, momento en el que recordé que en realidad se suponía que debía asistir a una cita con el dentista ese día, e inventé una historia sobre cómo me iba a la cita del dentista y me dirigiría a la casa de un amigo después. Ella me deseó suerte en el dentista, y nos despedimos. He estado demasiado asustada para admitirle durante un tiempo vergonzosamente largo lo que realmente estaba haciendo ese día, y que no me miraron esa caries.


Era mi segunda visita a Chicago (la primera fue mi viaje de último año de secundaria), y cuando me metí en Lake Shore Drive, el paisaje urbano me emocionó. Sentí cariño hacia la ciudad, creyendo que ese lugar con su estilo de vida ultramoderno y valores progresistas me iba a llevar a una vida completamente nueva. Cuando salí a La Salle, me encontré con varios carteles y letreros relacionados con LGBT, y sentí que mi cariño se reafirmaba. Este lugar me daba la bienvenida. Validándome . Tenía muchas ganas de llegar a mi cita.


Probablemente llegué tarde porque no tuve en cuenta todo el tema de encontrar aparcamiento, y si alguna vez has estado en Chicago, siempre es un desastre.


Directamente a través de la puerta vi que había una mujer detrás de un plexiglás junto a una puerta cerrada. Ella me pidió la identificación, y recuerdo haber pensado lo genial que era que Planned Parenthood mantuviera a las mujeres y las personas trans a salvo de los odiadores violentos que podrían intentar ingresar en la clínica.


Al confirmar mi identidad y cita, ella me llamó y me dirigí al área de recepción. Mientras completaba mis formularios de admisión, miré a mi alrededor a las personas que estaban en la habitación conmigo, en su mayoría eran mujeres y también algunas parejas, la mayor parte negras e hispanas. Recuerdo haber pensado lo genial que era ver tanta diversidad en un lugar tan grande y útil como Planned Parenthood. Siendo un SJW (un guerrero de la justicia social) de Tumblr de un área en su mayoría blanca, estaba eufórica al pensar en un lugar que afirma a las personas trans y atiende a un pueblo negro y mestizo pobre. Creo que estaba sintiendo que esa conexión confirmaba mi condición de "marginada", ya que eso seguía siendo muy importante para mí.


En poco tiempo, oí mi nombre (trans) y miré hacia arriba para encontrarme con una mujer alta y corpulenta con cabello castaño hasta los hombros y un portapapeles. Mientras caminábamos de regreso por los pasillos de la clínica, ella se presentó como trabajadora social y me dijo que haríamos una breve admisión para entender lo que estaba buscando obtener de los servicios de Planned Parenthood. Le dije que había conducido seis horas desde mi ciudad natal, y creo que ella respondió con algún comentario sobre lo muy decidida que debía estar. Cuando llegamos a nuestra habitación, ella me indicó que me sentara y comenzó el proceso de admisión. Ese proceso consistió en un puñado de preguntas básicas, que se puede ver a continuación, junto con sus notas sobre mis respuestas.


En la mayoría de los registros que comparto aquí, cierta información está redactada, porque en el momento en que tomé esas fotos estaba hablando con un abogado que me aconsejó que no nombrara a Planned Parenthood públicamente o divulgara otra información. Nada salió de esas actividades, y ahora soy más abierta sobre estas cosas. Mi nombre real, Helena, también se usó en los registros de Planned Parenthood porque su política era usar mi nombre legal en los registros oficiales, pero mis médicos me llamaron por mi nombre masculino, y en algunos de los registros también aparecí con ese nombre.


Recuerdo que el proceso de admisión llevó unos 20 minutos, momento en el cual la trabajadora social me dijo que hablaría sobre mi hormonación con la enfermera practicante, y ellas decidirían si yo era una buena candidata para la testosterona.

Esperé ansiosamente sola durante un par de minutos, y luego la trabajadora social regresó. Me dijo que yo era una candidata perfecta para la testosterona, y como había viajado desde tan lejos, y parecía "tan segura" iba a hacer una excepción en su política normal de hacer análisis de sangre y tener que esperar los resultados de las pruebas para recetar hormonas, y me darían mi receta ese mismo día.


Recuerdo que el proceso de admisión llevó unos 20 minutos, momento en el cual la trabajadora social me dijo que hablaría sobre mi hormonación con la enfermera practicante, y ellas decidirían si yo era una buena candidata para la testosterona.
Esperé ansiosamente sola durante un par de minutos, y luego la trabajadora social regresó. Me dijo que yo era una candidata perfecta para la testosterona, y como había viajado desde tan lejos, y parecía "tan segura" iba a hacer una excepción en su política normal de hacer análisis de sangre y tener que esperar los resultados de las pruebas para recetar hormonas, y me darían mi receta ese mismo día.

Extasiada, rompí a llorar de alegría y llamé a mi amiga que también era trans (en este momento, ahora tampoco lo es) que me iban a dar mi primera inyección ese día. Mi amiga y yo chillamos excitadas en el teléfono y cuando nos calmamos, colgamos y el trabajador social me indicó que entrara en una nueva habitación.


Allí, conocí a la enfermera practicante que me entregó el documento de consentimiento informado y me pidió que lo leyera. Le eché un vistazo, sabiendo que ya había tomado mi decisión y que alguna formalidad tonta no me detendría. Yo y los profesionales ya sabíamos lo que era mejor para mí. Firmé el documento.



Mi documento de consentimiento informado completo. Mi principal crítica es que la testosterona como hormona y la testosterona como tratamiento se presentan como algo principalmente cosmético, cuando en realidad la testosterona está implicada en muchos procesos fisiológicos, y es saludable en diferentes cantidades para hombres y mujeres. En este hilo he analizado con más detalle el contenido de este documento.

Mi clínica de prescripción de TRH en Planned Parenthood no hizo nada para asegurarse de que entendiera por qué una función hormonal saludable es importante para mi salud y las consecuencias de interrumpirla

Veamos mi documento de consentimiento "informado": primero, definen incorrectamente "testosterona"


Sí, la testosterona alta resulta en características sexuales secundarias asociadas a los hombres, son un signo de estado hormonal anormal y poco saludable cuando están presentes en las mujeres. Pero la función primaria de la testosterona no es cosmética. La naturaleza no le dio a las mujeres menos testosterona porque pensó que nos veíamos mejor sin barba. La función principal de esta hormona es desarrollar y regular las funciones reproductivas masculinas, pero también juega un papel importante en otros procesos fisiológicos: la formación ósea, el metabolismo energético, la producción de glóbulos rojos, entre muchas otras cosas, hace que las mujeres sanas tengan una pequeña cantidad de testosterona de forma natural.


Yo, siendo una adolescente que en ese momento nunca había investigado endocrinología, no entendía esto, mi percepción de la testosterona era que era la "hormona masculina" y tomarla me haría parecer más masculina. Eso era todo. No entendía por qué la naturaleza le dio a mi cuerpo femenino las hormonas que tenía, y por qué la salud hormonal es vital para la función de cada parte de mi mente y cuerpo.


Esto no es una especie de conocimiento oculto esotérico, cualquier persona con algún grado de educación médica sabe que las hormonas tienen un propósito. Pero mis proveedores no me informaron de esto ni se aseguraron de que estuviera dando mi consentimiento debidamente informado a lo que realmente estaba haciendo con mis delicados sistemas corporales.


Hablemos de los "beneficios" y riesgos que se me describen.


Es simplemente impactante para mí, ahora, ver cómo los profesionales médicos presentan esto sin discusión sobre * por qué * dejaría de tener un período, me crecería vello corporal anormal y aumentaría la grasa abdominal. Una vez más, las mujeres no tienen testosterona más baja porque la naturaleza piensa que nos vemos mejor sin barba.


Cada "beneficio" es un *efecto secundario* de la disfunción hormonal que afectó a todos los sistemas de órganos de mi cuerpo, la amenorrea no es saludable. La testosterona alta en una mujer no es saludable.