top of page
  • AMANDA

HISTORIA DE MI TRANSICIÓN Y DESTRANSICIÓN

Esta es una traducción del artículo original: By Any Other Name - by Helena - prude posting (substack.com)


Mi nombre es Helena, soy mujer y escribo este artículo a la edad de 23 años.


Cuando era adolescente, creí que era transgénero. En estos años transcurridos desde la detransición, desde que dejé el tratamiento con testosterona y de verme como transgénero, me he interesado en explorar por qué, en la última década, casi todos los países de habla inglesa han visto un aumento meteórico en los adolescentes que creen ser transgénero y buscan soluciones en la medicina y la cirugía.


Me gustaría contaros cómo y por qué llegué a verme a mí misma como transgénero, el proceso de transición y qué me conduzco a mi destransición


La versión corta de esta historia de destransición, para aquellos que gustan de conocer los detalles sin adornos empieza a mis 15 años .


Desde Tumblr me introduje en la ideología de género y empecé a auto identificarme como no-binaria. Durante los siguientes años, seguí introduciéndome cada vez más profundamente en la ratonera que es todo este cuerpo teórico y, para cuando cumplí los 18 años, me veía como un hombre trans.


Poco después de cumplir los dieciocho acudí a una cita en Planned Parenthood (Planned Parenthood Federation of America es una organización sin fines de lucro que brinda atención de salud sexual en los Estados Unidos y en todo el mundo.) para comenzar el tratamiento con testosterona. Me la recetaron en la primera cita y la tomé durante año y medio. La testosterona tuvo un efecto muy negativo en mi salud mental.


Finalmente admití el desastre cuando tenía 19 años, alrededor de febrero o marzo de 2018. Cuando la desilusión se instaló por completo, detuve el tratamiento con testosterona y comencé el proceso de volver a encarrilar mi vida. No ha sido fácil, y toda la experiencia descarriló seriamente mi vida de una manera que nunca podría haber previsto cuando era esa niña de quince años que jugaba con pronombres en Tumblr.


Pero, ¿qué lleva a una chica sin antecedentes de sentir incomodidad con juguetes y ropa estereotipados de "niña", o incluso sin el más mínimo deseo de ser un niño en la infancia, a querer ser un "hombre " a través de inyecciones hormonales a medida que se acercaba a la edad adulta?


En frio , una confusión tan profunda que conduce a medidas tan drásticas suena como si fuera raro y un signo de algún tipo de trastorno mental grave. ¿Fue una casualidad? ¿Era una especie de idiota que creía erróneamente que era trans porque estoy loca o simplemente era francamente irresponsable?


El caso es que ha habido un aumento extremo de adolescentes, especialmente en chicas, que creen que son transgénero. Los datos de referencia del NHS del Reino Unido muestran un aumento del 4000% en las referencias de servicios de género pediátrico (no es un error tipográfico). La llamada "disforia de género", que una vez fue un diagnóstico muy raro que describía principalmente a niños pre púberes y a hombres adultos, ahora se diagnostica con mayor frecuencia en chicas adolescentes.


Los activistas argumentarán que estos números explosivos son el resultado de una mayor aceptación social, y que por fin las personas trans están saliendo del armario y viviendo como su auténtico yo. Si esto fuera cierto, uno podría esperar ver tasas comparables de identidad transgénero en todos los grupos de edad y entre ambos sexos, pero son desproporcionadamente las mujeres adolescentes las que sienten esa aceptación inclusiva cálida y difusa. Teniendo en cuenta que la "aceptación" ahora implica dosis suprafisiológicas de hormonas sexuales cruzadas y tener órganos corporales sanos reorganizados quirúrgicamente, vale la pena una mirada más profunda sobre qué tipo de factores están impulsando a esta población que clama por pasar por el quirófano.


Teniendo en cuenta que la "aceptación" ahora implica dosis suprafisiológicas de hormonas sexuales cruzadas y tener órganos corporales sanos reorganizados quirúrgicamente, vale la pena una mirada más profunda sobre qué tipo de factores están impulsando a esta población que clama por pasar por el quirófano.

¿Cómo sucedió?


Cuando era niña, nadie me habría visto como candidata a futura transicionadora.



Nunca fui particularmente masculina o “marimacho”. Odiaba los deportes, la rudeza y ensuciarme. Me gustaban las Barbies, jugar a disfrazarme y recibir sets de maquillaje de juguete para Navidad. Por supuesto, nadie es un estereotipo sexual andante, por lo que ciertamente hubo cosas de "chico" con las que disfruté, pero lo que quiero decir es que ni las actividades típicas de las mujeres ni ser vista como una niña me causaron ninguna angustia antes de meterme en la ideología de género.


Por otro lado, incluso a una edad temprana estuve experimentando algunas dificultades emocionales profundas no relacionadas con el género que se volverían más graves con el tiempo. Sufrí una pérdida grave cuando tenía siete años, y el resto de mi familia adoptó el enfoque de "no hables de eso", por lo que mi dolor se enconó como una herida infectada.


Mi familia también se preocupaba por la imagen, especialmente por la dieta y el peso, y esto comenzó a tener un efecto pronunciado en cómo me veía a mí misma (y también en mi hermano). A la edad de trece años, me estaba aislando, autolesionándome, y había desarrollado un trastorno alimentario.


En octavo grado, perdí el contacto con la mayoría de mis amigos de la escuela, y estaba demasiado cohibida y preocupada por mi trastorno alimentario como para volver a exponerme. Comencé a faltar al colegio, a almorzar en el baño y, en general, a mantener la cabeza baja, tratando de pasar el día desapercibida de todos.


Durante ese tiempo, desarrollé una obsesión con el rock clásico, y mientras buscaba en Internet fotos del joven Elvis Presley encontré un sitio web llamado Tumblr. Inmediatamente me di cuenta de que en Tumblr, había muchas cuentas que publicaban sobre artistas de los años 50, 60 y 70 y que lo mejor de todo, eran también adolescentes. Hice una cuenta y comencé a publicar escaneos de algunas revistas pop vintage que había comprado en eBay, y muy pronto, esas cuentas me siguieron. Además de compartir fotos, dibujos y fan-fiction, esas chicas publicaban sobre sus vidas y daban muchos detalles sobre las luchas en las que estaban metidas.


Muchas eran marginadas sociales como yo, que también luchaban con cosas como las autolesiones y los trastornos alimentarios. Encontrar una comunidad de personas de ideas afines a las mías me hizo sentir increíblemente bien, y rápidamente comencé a pasar casi todos los momentos en los que estaba despierta en Tumblr o enviando mensajes a alguna amiga que había conocido allí.


Incluso si me hubiera quedado la más mínima motivación para integrarme en la vida real, la hubiera perdido ahí. En el colegio, me sentaba en la parte trasera de la clase, metida en Tumblr y hablando con amigos de Tumblr sin participar en clase.


Cuando regresaba a casa, abría Tumblr en mi portátil o saltaba a Skype para hablar con chicas de medio mundo, ignorando todo el tiempo la tarea que tenía que hacer y los estudios en general. Como puedes imaginar, mi GPA, (Promedio de calificaciones, es un número que indica la calificación que se obtiene en promedio en tus cursos) de la escuela secundaria fue abismal. Seguí en Tumblr mientras me movía entre varios intereses, desde el rock clásico hasta Harry Potter, One Direction y Justin Bieber. Con cada interacción me metía más en una comunidad de muchísimas otras chicas intensas y obsesivas como yo. Estaba enamorada de mi nuevo mundo, e incluso ahora, miro hacia atrás con un cariño increíble ,pensando en algunos de aquellos tiempos pasados en Tumblr, y en las chicas que conocí.


Tumblr, sin embargo, no era sólo un lugar para publicar arte y hacer amigos. Al ser una plataforma tan aislada con una base de usuarios bastante homogénea no sólo demográficamente (en su mayoría adolescentes, muchas de las cuales son blancas y de clase media a medio alta), sino especialmente en términos de tipo de personalidad, había desarrollado su propia cultura, distinta de la cultura juvenil de la población general.


Uno debería pensar en Tumblr, especialmente de 2009 a 2016, como una nación insular aislada cuya gente rara vez interactúa con el mundo exterior y, por lo tanto, tiene un idioma, costumbres, jerarquía e historia que es completamente única y, al principio, incomprensible para las personas de otras “naciones” que visitan la “isla”.

Debido a que muchos de sus usuarios eran como yo, que usaban Tumblr como un escape de la realidad alternativa al mundo real, esa "cultura" debe entenderse en el sentido más literal de la palabra. Uno debería pensar en Tumblr, especialmente de 2009 a 2016, como una nación insular aislada cuya gente rara vez interactúa con el mundo exterior y, por lo tanto, tiene un idioma, costumbres, jerarquía e historia que es completamente única y, al principio, incomprensible para las personas de otras “naciones” que visitan la “isla”. Hay algo en ello, un algoritmo o algo, que selecciona a un tipo particular de persona, y he escuchado muchas veces a personas normales (a falta de una palabra mejor) que "probaron Tumblr, pero no pudieron entenderlo".


Todos hemos leído El Señor de las Moscas, ¿verdad? . Un grupo de niños preadolescentes quedan varados en una isla y todos sus impulsos más profundos y reprimidos emergen mientras intentan desesperadamente organizar y administrar la pequeña sociedad preadolescente en la que se han encontrado. La novela termina con un derramamiento de sangre, ya que el autor teoriza que la inmadurez, la ruptura de la comunicación y las dificultades para la toma de decisiones que uno encontraría en un grupo de adolescentes crearía una cámara de destrucción. ¿Cómo habría terminado de manera diferente, se han preguntado algunos, si la historia fuera la de un grupo de chicas encalladas? ¿Qué pasaría si cada adolescente que tiene problemas, aislada, auto despreciada, deprimida y emocionalmente sobrecargada del mundo terminara sola en una isla?
Tumblr. Tumblr es lo que pasaría.

~ Una cita de esta serie que comencé hace mucho tiempo, y desafortunadamente aún no la he terminado.


Un aspecto importante de la cultura de Tumblr siempre ha sido la ideología de la justicia social. Cosas que ahora están siendo desarrolladas y vistas por el público en general en plataformas como Twitter y TikTok, como el trastorno de identidad disociativo LARPers, demisexuales,los neopronoyos, otherkin y todo lo que se ve en @LibsOfTikTok, han existido durante mucho tiempo en una forma extrañamente idéntica en tumblr.com.


La jerarquía de opresión de las identidades raciales y de género que ahora se está convirtiendo en ley en muchas de nuestras naciones, una vez serias, era la religión estatal de la República Popular de Tumblr mucho antes de que su” tío adicto a la política” conociera el término CRT (La teoría crítica de la raza (CRT) es un movimiento intelectual y social interdisciplinario de académicos y activistas de los derechos civiles que buscan examinar la intersección de la raza y la ley en los Estados Unidos y desafiar los principales enfoques liberales estadounidenses sobre la justicia racial).


Operaba como las religiones de culto tienden a operar, la devoción abierta a la religión es obligatoria. Tal vez los forasteros más propensos a entender la forma en que la dinámica social funcionó en ese sitio web serían los supervivientes de La Cienciología o Los testigos de Jehová.


En Tumblr, la situación era tal que cualquier afirmación de ser "oprimido" acumularía credibilidad social, mientras que cualquier desafortunado estatus "privilegiado" era justificación para el abuso verbal. Como persona "privilegiada", se esperaba que constantemente te arrodillaras y te disculparas, no tenías derecho a hablar sobre ningún tema relacionado con el grupo que estabas "oprimiendo", y no podías objetar de ninguna manera ningún maltrato lanzado contra ti debido a tu raza, género o sexualidad.


Como persona "privilegiada", se esperaba que constantemente te arrodillaras y te disculparas, no tenías derecho a hablar sobre ningún tema relacionado con el grupo que estabas "oprimiendo", y no podías objetar de ninguna manera ningún maltrato lanzado contra ti debido a tu raza, género o sexualidad.

Me encontré en un doble aprieto. Por un lado, había encontrado lo que parecía como el grupo perfecto de amigos que me entendían a un nivel intuitivo, con quienes podía hablar abiertamente sobre las cosas que me gustaban y me hacían "rara" en la vida real, pero por otro lado era una "chica blanca cishet" en un entorno donde esa era una de las peores cosas.


En este clima, te hacen sentir culpable y responsable de todos los horrores y atrocidades del mundo. Ninguna de las dificultades por las que podrías pasar podría ser tan mala como el prejuicio y el genocidio al que se enfrentan las personas POC y LGBT cada día. Las personas LGBT y POC ni siquiera pueden salir de sus casas sin ser asesinadas por personas blancas cishet como tú.


Es comprensible que cualquier joven expuesto a este tipo de sistema de creencias llegue a sentir un profundo resentimiento por ser blanco, "cis", heterosexual o (biológicamente) masculino. La belleza de la ideología de género es que proporciona una forma de jugar con este sistema, de modo que puedes quitarte algunos de esos objetivos de encima y disfrutar de la camaradería de jóvenes con ideas afines.


No puedes cambiar tu raza, fingir que tienes una sexualidad diferente sería muy incómodo en la práctica, pero puedes cambiar absolutamente tu género, y es tan fácil como poner un "ella/ellos" en tu biografía. Al instante, pasas de ser una escoria blanca cishet opresora, con derechos, malvada, intolerante, egoísta y asquerosa a ser una persona trans válida que merece una celebración y mimos especiales para compensar la marginación y la opresión a la que supuestamente te enfrentas ahora. Ahora que no se espera que te rebajes y reafirmes ante todo el mundo lo mucho que te gusta comprobar tu privilegio, puedes relajarte un poco y hablar de tu vida sin preguntarte si estás distrayendo de las luchas de los grupos marginados o hablando por encima de ellos, porque tú también estás marginado. Con los nuevos pronombres suele llegar una oleada de afirmaciones positivas por parte de amigos y seguidores, y el subconsciente capta rápidamente que hay una forma de hacer aún más dulce el trato de estar en Tumblr. Este es el incentivo.


No puedes cambiar tu raza, fingir que tienes una sexualidad diferente sería muy incómodo en la práctica, pero puedes cambiar absolutamente tu género, y es tan fácil como poner un "ella/ellos" en tu biografía.
Al instante, pasas de ser una escoria blanca cishet opresora, con derechos, malvada, intolerante, egoísta y asquerosa a ser una persona trans válida que merece una celebración y mimos especiales para compensar la marginación y la opresión a la que supuestamente te enfrentas ahora.
Ahora que no se espera que te rebajes y reafirmes ante todo el mundo lo mucho que te gusta comprobar tu privilegio, puedes relajarte un poco y hablar de tu vida sin preguntarte si estás distrayendo de las luchas de los grupos marginados o hablando por encima de ellos, porque tú también estás marginado. Con los nuevos pronombres suele llegar una oleada de afirmaciones positivas por parte de amigos y seguidores, y el subconsciente capta rápidamente que hay una forma de hacer aún más dulce el trato de estar en Tumblr.

Me puse a revisar mis pensamientos y recuerdos en busca de cosas que podrían ser una prueba más de que, en el fondo, no era realmente una niña.


Odiaba mi cuerpo; debía ser porque no me gustaba ser femenina. Los chicos no se habían interesado en mí como lo estaban con otras chicas; bueno, tal vez sería atractiva como chico, y entonces podría ser como todos esos guapos "chicos trans gay" que salían juntos por internet.


No tenía muchos amigos, debía ser porque ser una chica no era mi "yo auténtico", y eso se estaba interponiendo en mi vida social. Además, la gente era más amable conmigo desde que dije que era trans, así que eso debía ser una indicación de que ser trans era lo correcto para hacer amigos.


La sexualidad femenina está hipersexualizada y pornificada, sin embargo, se supone que es "empoderador" que las mujeres hagan pornografía, sean prostitutas o tengan relaciones sexuales peligrosas, pervertidas y aterradoras con muchos hombres diferentes.


Escuché que mi incomodidad con eso me hacía "vainilla" (si se describe a una persona o cosa como vainilla, quiere decir que son ordinarias, sin características especiales o adicionales), y una chica que es “vainilla” no tiene ninguna posibilidad de complacer realmente a ningún hombre cuando compite con mujeres "empoderadas". Realmente no debía haber estado destinada a ser una niña, porque si lo fuera, no me parecería tan aterrador y confuso. Sentí que mi familia no se preocupaba por mí ni me prestaba atención, debía ser porque inconscientemente siempre había sabido que era trans y que ellos eran transfóbicos. Quiero decir, se burlaron de Caitlyn Jenner aquella vez. ¡Me odian! Espera cuando les diga que voy a comenzar con la testosterona; tendrán que prestarme atención entonces.


Realmente no debía haber estado destinada a ser una niña, porque si lo fuera, no me parecería tan aterrador y confuso.

También tenía fama de que me gustaban muchos los chicos, pero en la extraña forma de acosadora nerd, no en la forma de salir con chicos. Siempre estaba enamorada de algún chico con el que nunca hablaría, ya fuera una celebridad, un personaje ficticio o alguien que acababa de ver en el colegio. Cuando estaba enamorada, dominaba por completo mi mente. Me enamoraba de cada pequeño detalle de cómo se veían, hablaban, reían y se movían. Tenía elaborados mundos de fantasía en mi cabeza hasta las minucias de lo que nos hablaríamos en el camino de regreso del parto de nuestro tercer bebé en el hospital.


Tenía una mente de una sola pista y ansiaba un elemento de fantasía intenso. Esto me llevó al mundo de la fan-fiction, en su mayoría parejas masculinas/ masculinas. ¿Qué podría ser mejor que un chico? ¡Dos chicos! Pero están escritas por chicas para que tengan sentido y se sientan familiares en lugar de diferentes e intimidantes. Me encantó la cantidad ilimitada de contenido creativo y emocionante que otras chicas escribían sobre mis personajes favoritos. No me gustaba mucho el fan-fiction erótico, y si lo leía, siempre estaba dentro del contexto de una historia más larga y orientada a las relaciones, pero el erotismo puro también era popular (a menudo con temas pesados y pervertidos...).


Comencé a identificarme con esas representaciones de chicos escritas por otras mujeres jóvenes, y los temas dentro de la fan-fiction masculina / masculina eran mucho más excitantes que cualquier otra cosa en la corriente principal, los medios de comunicación producidos profesionalmente o incluso la fan-fiction heterosexual. Una pareja del mismo sexo parecía dar a los escritores y lectores la libertad de explorar esos personajes y sus relaciones sin verse constreñidos por las normas que vienen con las dinámicas. Se convirtió en ese espacio donde podía explorar lo que me interesaba sobre los chicos y las fantasías sobre las relaciones, conectándolo con lo que fuera mi obsesión mediática en ese momento, sin la presión de interactuar con chicos reales, ya que ante los chicos reales me mostraba dolorosamente tímida.


No era la única con aquellos rasgos mentales y emocionales que me llevaron al “shipping” y la fan-fiction, y ciertamente no era la única en querer ser un chico después de sumergirme en ese tipo de contenido. "Shipping" es la palabra utilizada cuando se está interesado en un emparejamiento entre dos personajes o personas, y cada "barco" tiene una comunidad compuesta por “transportistas devotos”, así como personas con un interés casual en el emparejamiento.


Estar involucrados en estas comunidades, compuestas principalmente por otras adolescentes identificadas como trans, creó un ciclo de retroalimentación en el que nos obsesionábamos con esos personajes masculinos o celebridades, compartíamos fantasías, arte y escritura, y nos afirmábamos e involucrábamos mutuamente sobre esos intereses.


Un último aspecto que merece discusión es el concepto de "cánones de cabecera" (headcanon: rasgos, eventos y acciones que se dan a un personaje de ficción para darle más personalidad) . En una historia, el "canon" es la línea de tiempo y los hechos de la historia como el autor oficial o la evidencia histórica transmite. Un "canon de cabecera" es cualquier lugar donde la percepción personal o las preferencias de uno por la historia se desvían del canon oficial. Por ejemplo, si en la historia canónica de Harry Potter, Harry es un adolescente inglés que asiste a la escuela de magos, uno podría tener un canon principal de que Harry es, en realidad, negro, no binario y abandona Hogwarts para convertirse en un chef profesional. El concepto de cánones de cabecera abre todo un mundo de posibilidades para proyectar sobre un personaje y confundir la fantasía de la propia identidad personal o la realidad deseada con la fantasía de la identidad y la vida de un personaje completamente ficticio en un universo ficticio.


En mi canon de cabecera, Harry Potter, con quien me relacioné y fue un personaje significativo para mí, nació mujer y era un hombre no binario o trans, dependiendo del momento de mi vida en el que me hubieras preguntado. Cuando veía las películas de Harry Potter, donde Harry obviamente es interpretado por un actor masculino, o leía los libros, donde en ninguna parte del texto J.K. Rowling afirma que Harry es transgénero, todavía interpretaba la historia a través de mi propia lente en la que estaba, y me identificaba más con él.


El cerebro adolescente se encuentra en una etapa de desarrollo preparada para incorporar experiencias en el proceso de formación de la identidad, y pasar tanto tiempo en la fantasía sin construir mucha identidad a través de experiencias sociales y de vida reales puede llevar a que la identidad y los elementos de fantasía se vuelvan indistinguibles.


Mi percepción de mí misma como trans se formó en la intersección entre luchas emocionales abrumadoras, mucha fantasía, enamoramiento emocional e intelectual con hombres (personas reales, personajes ficticios y la idea de los hombres en general), fan-fiction, incentivos sociales e ideológicos para ser trans, y aislamiento de experiencias y perspectivas que podrían haber desafiado los puntos de vista que estaba desarrollando sobre mí y el mundo.


La historia de cada niña variará, quita o pon algún factor, pero en el sentido más amplio estos son los factores básicos que comprenden el "contagio social" trans descrito por personas como la investigadora Lisa Littman y Abigail Shrier en su libro Daño irreversible, particularmente cuando estamos hablando de niñas atraídas por hombres. Lo que he dicho aquí apenas araña la superficie.



De la fantasía a la realidad


Durante los tres años en que me identifiqué como trans antes de llegar a la edad adulta legal, mantuve este enorme aspecto de mi autopercepción en los confines de Tumblr y las pocas personas de la escuela que conocí después de cambiar de escuela secundaria, también ávidos usuarios de Tumblr, y todos menos uno también identificados como trans.


Me corté el pelo, usé ropa holgada para ocultar mi cuerpo y un amigo de Tumblr me regaló un binder para los pechos, pero no hablé con mis padres sobre nada de esto hasta el final de mi último año de secundaria. En ese momento, me identifiqué completamente como un "chico trans", deseaba tener un cuerpo masculino y quería hacer la transición médica.


Algunos ejemplos de cómo me veía en la escuela secundaria después de comenzar a identificarme como trans. Alternaba entre usar mucho maquillaje, uñas largas y falsas y otras cosas muy "femeninas" y hacer intentos incómodos de parecer más juvenil.


Cuando le conté a mi madre sobre todo esto fue por impulso. Tenía toda una perorata planeada donde le contaría todo sobre cómo siempre fui trans, simplemente que no lo sabía, y le entregaría una carpeta de artículos impresos de organizaciones pro-trans sobre lo que significaban las diferentes palabras y por qué necesitaba hacer la transición.


Por alguna razón que todavía no entiendo del todo, en un día sombrío estábamos conduciendo de regreso del supermercado y simplemente se lo solté en medio de la conversación, diciéndole que usaba un nombre masculino, pronombres masculinos, e iba a hacer la transición. Inmediatamente deseé no haber abierto la boca, pero ya era demasiado tarde y un silencio incómodo se instaló entre nosotras. Durante lo que pareció una eternidad, condujo en silencio. Yo miraba fijamente a la carretera, con los ojos muy abiertos y el corazón latiendo. Finalmente, ella respondió con una palabra: "No". "No, no te voy a llamar así. Eres Helena y eres una chica", dijo, manteniendo su mirada en la carretera.


Desinflada y evitando conflictos, recuerdo haber dicho algo manso y pasivo agresivo como "si te sientes así, supongo..." y terminamos nuestro viaje en silencio.


Al día siguiente, fui a la biblioteca del colegio e imprimí todos los artículos que había guardado para mi planeada "salida del armario". Cuando llegué a casa, garabateé una carta larga en papel de hoja suelta con lo que iba a ser mi rollo , lo grapé todo, esperé a que llegara tarde a casa y se fuera a la cama, luego la deslicé debajo de la puerta de su habitación por la noche mientras dormía. Al día siguiente, esperé ansiosamente para hablar con ella, preguntándome qué pensaba de todos los artículos. ¿La habían convencido? Tenían que hacerlo, ¿verdad? Le estaba mostrando que los expertos claramente estaban de acuerdo en que las personas trans como yo eran válidas. Cuando regresé de la escuela ese día, la carta estaba en la basura de la cocina.


Angustiada, estaba muy asustada de cómo reaccionaría cuando llegara a casa. ¿Me gritaría? ¿Qué pensó ella de la carta? Me pregunté si ya había leído algún material "transfóbico" que contrarrestara los artículos que le envié. Esperaba que ella leyera mi carta y pudiera ver más allá de cualquier transfobia y darse cuenta de que este era mi verdadero yo. Sin embargo, ella no me gritó. En cambio, la mayor parte del tiempo nos evitamos la una a la otra durante unos días y luego ambas actuamos como si nada hubiera pasado.


Esto continuó durante meses hasta otro enfrentamiento fatídico, Irónicamente en la misma tienda de comestibles de la que estábamos conduciendo a casa la primera vez. No recuerdo cómo comenzó la discusión, pero de alguna manera, nos metimos en ella por mi convicción de que era transgénero. "No entiendo por qué no puedes ser una mujer masculina", dijo.

Le respondí: "¡Porque no soy una mujer masculina! ¡Soy un chico trans!"


"No entiendo por qué no puedes ser una mujer masculina", dijo.

Ella no entendía que el problema no era la masculinidad reprimida con ganas de liberarse, era una convicción de que yo era parte del grupo de identidad transgénero, y cualquier masculinidad en la que me involucraba era un suplemento consciente para ese fin. Se produjeron gritos y llantos entre nosotras, en medio del pasillo de lácteos en el supermercado. Me dijo que había perdido la cabeza y que necesitaba ver a un psiquiatra. Le dije que era una persona odiosa que quería que las personas trans murieran. Volvimos a no hablar durante mucho tiempo después de eso.


Estaba desconsolada. Ahora que soy mayor y estoy de vuelta de esto, entiendo por qué mi madre estaba luchando tanto contra lo que le estaba exigiendo. Nunca tuvimos una relación en la que confiáramos la una en la otra a menudo, y ella puede ser algo distante emocionalmente. Ya no la demonizo por ello, pero en ese momento interpreté su falta de voluntad para entender mi identidad como un desprecio por lo que estaba sintiendo y un rechazo de quién era. Para mí en ese momento, ser trans y querer hacer la transición era un intento desesperado de hacer algo por salir de mi miseria, y cuando ella rechazó mi identidad trans, sentí que me estaba diciendo que no merecía sentirme mejor, y quería que siguiera sintiéndome como me sentía , suicida, solitaria y sin ninguna autoestima. Ojalá ella hubiera respondido con más compasión y curiosidad, pero lo estaba haciendo lo mejor que podía con las habilidades que tenía. Es una expectativa irrazonable para la mayoría de los padres responder perfectamente a algo tan extravagante como una identidad transgénero inesperada y la posibilidad de intervenciones médicas irreversibles. Especialmente cuando los adolescentes, como yo lo fui una vez, están bajo la influencia de una ideología nociva que hace que la comunicación auténtica sea casi imposible.


Es una expectativa irrazonable para la mayoría de los padres responder perfectamente a algo tan extravagante como una identidad transgénero inesperada y la posibilidad de intervenciones médicas irreversibles. Especialmente cuando los adolescentes, como yo lo fui una vez, están bajo la influencia de una ideología nociva que hace que la comunicación auténtica sea casi imposible.

Para echar más leña al fuego, fui a mi consejera escolar y le dije que estaba muy deprimida (cierto) porque mis padres no me aceptaban como trans (no tan cierto). Ella afirmó completamente mi percepción y me dijo como sentía que mis padres no me apoyaran más. Buscó conmigo online la clínica de género del hospital infantil local y dijo que llamaría para ver lo larga que era su lista de espera.


También se nos ocurrió preparar un plan de presupuesto para ver cómo pagaría la testosterona usando una clínica que tuviera consentimiento informado si esperaba hasta que cumpliera dieciocho años. Mientras tanto, esta consejera me sugirió que debería hablar con el psicólogo de la escuela para que me ayudara a lidiar con mi familia que era tan transfóbica. Le pedí a mi madre si podía dejar de ver al terapeuta que había estado viendo ocasionalmente y cambiar al psicólogo de la escuela. Mi madre, que no tenía idea de que la escuela me estaba reafirmando y ayudándome a hacer planes para la transición a sus espaldas, estuvo de acuerdo.


El psicólogo también fue muy reafirmativo, y nuevamente me dijo lo triste que era que mis padres no me apoyaran y también dijo que yo era un chico de verdad y válido. Después de años de autolesiones, depresión y lucha contra un trastorno alimentario en silencio, me sentía bien cuando todos aquellos adultos de repente se interesaban tanto por mi "salud mental".


Fue una prueba más para mí de que ser trans era mi billete a la felicidad, cualquiera que lo negara solo quería lastimarme y retenerme. La psicóloga planteó la idea de una sesión familiar para resolver las cosas entre mi madre y yo, y una vez que me sentí segura de que ella estaría de mi lado en el asunto, acepté. .


Esperaba encontrarme cara a cara con un psicólogo que finalmente convencería a mi madre a que tomara en serio el hecho de que yo era transgénero. En nuestra sesión, el terapeuta y yo casi nos unimos contra mi madre, diciéndole que necesitaba hacer la transición para ser feliz, y que los jóvenes trans corren un alto riesgo de suicidio si no se les da "acceso" a hormonas y cirugías. Como era de esperar, mi madre no respondió bien y ambas salimos de la sesión muy amargadas.


En algún momento durante el verano, mi madre le contó a mi padre sobre mi "cosa trans" y él me dijo con calma que no creía que yo fuera un chico, pero que tampoco iba a pelear conmigo porque podía ver que aquello no era bueno para mi madre. Incluso me llevó a conducir su coche pensando que me gustaría hacer algo "varonil". Nunca había conducido un coche con marchas y no pude entender cómo hacerlo. Me molestó mucho no poder hacer fácilmente algo que él consideraba "varonil". Creo que estaba tratando de mostrarme que no necesitaba ser trans para disfrutar de las "cosas de chicos", pero lamentablemente su idea no estaba funcionando. Fue ese extraño sistema de creencias que encontré en Internet lo que me hizo querer ser trans, no un anhelo reprimido de hacer "cosas de chicos". Nunca había estado interesada en las "cosas de chicos". Mi padre y yo no volvimos a hablar mucho más de eso.


Poco después, cumplí dieciocho años. Mi cumpleaños es en julio, y durante ese verano después de la graduación comencé a poner más esfuerzo en hacer el "passing" (buscar el parecido con el sexo buscado) como hombre en preparación para la testosterona y mi plan de "vivir como hombre" en la universidad. Salí y compré lo que pensaba que era ropa de "chico" que se ajustaría a mi cuerpo femenino curvilíneo y ligeramente con sobrepeso. Joggers, pantalones cortos de baloncesto y sudaderas con capucha. ¡Uff! , me estremezco solo de pensarlo. No es mi estilo, pero quería que la gente pensara que era un chico. Creía que una vez que la testosterona transformara mi cuerpo, podría ser más creativa con mis atuendos.


Voy explicar cuáles eran mis expectativas sobre cómo la testosterona cambiaría mi cuerpo. Soy una mujer, mido 1.60 m, y en ese momento probablemente pesaba alrededor de 68 kg. No tengo el cuerpo más curvilíneo, pero claramente mucho de mi peso está en mis piernas y brazos y casi nada en mi cintura. Incluso con la redistribución de grasa causada por la testosterona, no hay forma de que un régimen de testosterona pueda darme lo que quería: un físico masculino alto, lánguido y huesudo.


Durante la pubertad de los hombres biológicos, la testosterona es capaz de esculpir el cuerpo masculino mientras los huesos todavía están creciendo, lo que es parte de la razón por la cual este tipo de físico no era realista. La testosterona tampoco puede cambiar la altura de una mujer, o alargar los huesos de las piernas, por lo que no importa lo que hiciera, nunca sería alto ni tendría extremidades largas y delgadas.


También he luchado durante mucho tiempo con mi peso, por lo que mi expectativa de verme huesuda no era realista en ese sentido tampoco.


Miraba el "thinspo" masculino (término pro-anorexia para imágenes de personas muy delgadas que se usa como inspiración para restringir la comida) y los "objetivos de transición" (un concepto similar en los círculos trans donde las personas miran fotos del sexo opuesto que quieren emular a través del estilo, las hormonas y las cirugías), lo que causó una desconexión masiva entre cómo era realmente mi cuerpo y lo que pensé que podría suceder por arte de magia en el futuro. Este tipo de obsesión de fantasía poco realista sobre los cambios corporales es una de las muchas formas en que la identidad trans se asemeja a la anorexia, que también implica una obsesión poco saludable con objetivos corporales poco realistas y cambios en los objetivos. Pasé gran parte de mi tiempo antes de ser trans mirando el contenido pro-anorexia y persiguiendo el ideal de un cuerpo ultra delgado y andrógino. Mi dieta restrictiva me llevó a comer en exceso, y me convencí de que la testosterona haría lo que nunca podría hacer a través de la inanición.


Este tipo de obsesión de fantasía poco realista sobre los cambios corporales es una de las muchas formas en que la identidad trans se asemeja a la anorexia, que también implica una obsesión poco saludable con objetivos corporales poco realistas y cambios en los objetivos.


Estos son ejemplos de los tipos de imágenes que veía a diario y que formaban mis "objetivos de transición".Notad las caras recortadas en cada imagen; las imágenes son objetivadoras de manera similar a las imágenes de anorexia "thinspo". Esto permite al espectador enredar su autopercepción con los cuerpos en las imágenes.


El anime y el arte de Tumblr también fueron enormemente influyentes. Los términos de búsqueda como "tumblr boy aesthetic outfits" o "tumblr soft boy art" te mostrarán innumerables ejemplos adicionales de esta estética que es popular entre las jóvenes identificadas como trans. Por cierto, estos tipos de chicos andróginos y guapos también son los tipos de hombres jóvenes por los que las adolescentes tienden a sentirse atraídas.


Como adulta legal, podría conseguir la testosterona sin que mis padres o las leyes me detuvieran. Busqué en mi área, pero en 2016 no había clínicas de género con un modelo de consentimiento informado alrededor. El consentimiento informado es el modelo de tratamiento por el cual alguien mayor de edad según su estado (en los Estados Unidos hay todavia estados donde la mayoría de edad es de 21 años ) que desea una intervención sólo debe firmar su nombre descargando de responsabilidad legal al que le informa de ciertos riesgos si tiene esas intervenciones, el hospital o cirujano. No hay terapia, detección psicológica o, en mi caso, ni siquiera evaluación de salud física involucrada en el modelo de consentimiento informado. A lo sumo, un proveedor podría rechazar a un candidato por alguna razón a su discreción personal.


El consentimiento informado es el modelo de tratamiento por el cual alguien mayor de edad que desea una intervención sólo debe firmar su nombre descargando de responsabilidad legal al que le informa de ciertos riesgos si tiene esas intervenciones, el hospital o cirujano. No hay terapia, detección psicológica o, en mi caso, ni siquiera evaluación de salud física involucrada en el modelo de consentimiento informado. A lo sumo, un proveedor podría rechazar a un candidato por alguna razón a su discreción personal.

Mientras que en el pasado, las personas que querían hacer la transición a menudo tenían que estar en tratamiento con especialistas durante años antes de que les recetaran hormonas u operaran, el consentimiento informado es ahora el método más popular para distribuir hormonas sexuales cruzadas y cirugías a personas lo suficientemente mayores como para dar su consentimiento médico en los Estados Unidos. Incluso hay servicios de telesalud online que le enviarán hormonas para que ni siquiera tenga que salir de casa para obtenerlas. ¿Qué te parece la innovación?


Dado que no había clínicas de consentimiento informado en mi área que pudiera encontrar en una búsqueda rápida en Google, decidí ver lo que Planned Parenthoods ofrecía, ya que había escuchado cosas delirantes sobre Planned Parenthood de personas en Tumblr. La ubicación más cercana a mí que ofrecía TRH (terapia de reemplazo hormonal) de consentimiento informado estaba en Chicago, a seis horas en coche de mi Pueblo natal. Pensé que podía decirles a mis padres que estaba con amigos y que haría los viajes de ida y vuelta a Chicago en un solo día. Acababa de sacar el carnet de conducir y nunca había hecho un viaje tan largo. En el viaje de regreso, quedé atrapada en una aterradora tormenta eléctrica tan fuerte que no podía ver 3 metros por delante de mí y el viento sacudía mi coche. Ahora que soy mayor y he hecho muchos viajes largos, reconozco que eso que hice fue estúpido. Pero entonces estaba haciendo muchas cosas estúpidas.


Mi cita, y la primera inyección de testosterona, fue el 15 de agosto de 2016. Acababa de cumplir dieciocho años.



Yo a los 18, poniendo mucho esfuerzo en "pasar" como hombre. Usaba ese gorro todo el tiempo porque no tenía ni idea de cómo cortarme el cabello de una manera que se pareciera a la de un típico hombre. Estaba demasiado asustada para ir a un peluquero o estilista de hombres. ¡Por cierto!, ya que la gente ha hecho ese comentario antes, la cosa en mi camiseta no es una bandera confederada, es el logotipo de un lugar local de etiquetas láser con temática pirata al que mi hermano solía ir y yo le robé la camiseta.


Me desperté temprano la mañana de la cita, que creo que era al mediodía, reuní mis doscientos dólares en efectivo, me puse mi uniforme de pantalones cortos de baloncesto y sudadera con capucha, y me subí al coche. Confiaba en que mis padres se despertaran y se fueran a trabajar sin venir a mi habitación y les enviaría mensajes de texto diciendo que me dirigía a la casa de un amigo en algún momento del día. Mi madre me llamó durante mi viaje, momento en el que recordé que en realidad se suponía que debía asistir a una cita con el dentista ese día, e inventé una historia sobre cómo me iba a la cita del dentista y me dirigiría a la casa de un amigo después. Ella me deseó suerte en el dentista, y nos despedimos. He estado demasiado asustada para admitirle durante un tiempo vergonzosamente largo lo que realmente estaba haciendo ese día, y que no me miraron esa caries.


Era mi segunda visita a Chicago (la primera fue mi viaje de último año de secundaria), y cuando me metí en Lake Shore Drive, el paisaje urbano me emocionó. Sentí cariño hacia la ciudad, creyendo que ese lugar con su estilo de vida ultramoderno y valores progresistas me iba a llevar a una vida completamente nueva. Cuando salí a La Salle, me encontré con varios carteles y letreros relacionados con LGBT, y sentí que mi cariño se reafirmaba. Este lugar me daba la bienvenida. Validándome . Tenía muchas ganas de llegar a mi cita.


Probablemente llegué tarde porque no tuve en cuenta todo el tema de encontrar aparcamiento, y si alguna vez has estado en Chicago, siempre es un desastre.


Directamente a través de la puerta vi que había una mujer detrás de un plexiglás junto a una puerta cerrada. Ella me pidió la identificación, y recuerdo haber pensado lo genial que era que Planned Parenthood mantuviera a las mujeres y las personas trans a salvo de los odiadores violentos que podrían intentar ingresar en la clínica.


Al confirmar mi identidad y cita, ella me llamó y me dirigí al área de recepción. Mientras completaba mis formularios de admisión, miré a mi alrededor a las personas que estaban en la habitación conmigo, en su mayoría eran mujeres y también algunas parejas, la mayor parte negras e hispanas. Recuerdo haber pensado lo genial que era ver tanta diversidad en un lugar tan grande y útil como Planned Parenthood. Siendo un SJW (un guerrero de la justicia social) de Tumblr de un área en su mayoría blanca, estaba eufórica al pensar en un lugar que afirma a las personas trans y atiende a un pueblo negro y mestizo pobre. Creo que estaba sintiendo que esa conexión confirmaba mi condición de "marginada", ya que eso seguía siendo muy importante para mí.


En poco tiempo, oí mi nombre (trans) y miré hacia arriba para encontrarme con una mujer alta y corpulenta con cabello castaño hasta los hombros y un portapapeles. Mientras caminábamos de regreso por los pasillos de la clínica, ella se presentó como trabajadora social y me dijo que haríamos una breve admisión para entender lo que estaba buscando obtener de los servicios de Planned Parenthood. Le dije que había conducido seis horas desde mi ciudad natal, y creo que ella respondió con algún comentario sobre lo muy decidida que debía estar. Cuando llegamos a nuestra habitación, ella me indicó que me sentara y comenzó el proceso de admisión. Ese proceso consistió en un puñado de preguntas básicas, que se puede ver a continuación, junto con sus notas sobre mis respuestas.


En la mayoría de los registros que comparto aquí, cierta información está redactada, porque en el momento en que tomé esas fotos estaba hablando con un abogado que me aconsejó que no nombrara a Planned Parenthood públicamente o divulgara otra información. Nada salió de esas actividades, y ahora soy más abierta sobre estas cosas. Mi nombre real, Helena, también se usó en los registros de Planned Parenthood porque su política era usar mi nombre legal en los registros oficiales, pero mis médicos me llamaron por mi nombre masculino, y en algunos de los registros también aparecí con ese nombre.


Recuerdo que el proceso de admisión llevó unos 20 minutos, momento en el cual la trabajadora social me dijo que hablaría sobre mi hormonación con la enfermera practicante, y ellas decidirían si yo era una buena candidata para la testosterona.

Esperé ansiosamente sola durante un par de minutos, y luego la trabajadora social regresó. Me dijo que yo era una candidata perfecta para la testosterona, y como había viajado desde tan lejos, y parecía "tan segura" iba a hacer una excepción en su política normal de hacer análisis de sangre y tener que esperar los resultados de las pruebas para recetar hormonas, y me darían mi receta ese mismo día.


Recuerdo que el proceso de admisión llevó unos 20 minutos, momento en el cual la trabajadora social me dijo que hablaría sobre mi hormonación con la enfermera practicante, y ellas decidirían si yo era una buena candidata para la testosterona.
Esperé ansiosamente sola durante un par de minutos, y luego la trabajadora social regresó. Me dijo que yo era una candidata perfecta para la testosterona, y como había viajado desde tan lejos, y parecía "tan segura" iba a hacer una excepción en su política normal de hacer análisis de sangre y tener que esperar los resultados de las pruebas para recetar hormonas, y me darían mi receta ese mismo día.

Extasiada, rompí a llorar de alegría y llamé a mi amiga que también era trans (en este momento, ahora tampoco lo es) que me iban a dar mi primera inyección ese día. Mi amiga y yo chillamos excitadas en el teléfono y cuando nos calmamos, colgamos y el trabajador social me indicó que entrara en una nueva habitación.


Allí, conocí a la enfermera practicante que me entregó el documento de consentimiento informado y me pidió que lo leyera. Le eché un vistazo, sabiendo que ya había tomado mi decisión y que alguna formalidad tonta no me detendría. Yo y los profesionales ya sabíamos lo que era mejor para mí. Firmé el documento.



Mi documento de consentimiento informado completo. Mi principal crítica es que la testosterona como hormona y la testosterona como tratamiento se presentan como algo principalmente cosmético, cuando en realidad la testosterona está implicada en muchos procesos fisiológicos, y es saludable en diferentes cantidades para hombres y mujeres. En este hilo he analizado con más detalle el contenido de este documento.

Mi clínica de prescripción de TRH en Planned Parenthood no hizo nada para asegurarse de que entendiera por qué una función hormonal saludable es importante para mi salud y las consecuencias de interrumpirla

Veamos mi documento de consentimiento "informado": primero, definen incorrectamente "testosterona"


Sí, la testosterona alta resulta en características sexuales secundarias asociadas a los hombres, son un signo de estado hormonal anormal y poco saludable cuando están presentes en las mujeres. Pero la función primaria de la testosterona no es cosmética. La naturaleza no le dio a las mujeres menos testosterona porque pensó que nos veíamos mejor sin barba. La función principal de esta hormona es desarrollar y regular las funciones reproductivas masculinas, pero también juega un papel importante en otros procesos fisiológicos: la formación ósea, el metabolismo energético, la producción de glóbulos rojos, entre muchas otras cosas, hace que las mujeres sanas tengan una pequeña cantidad de testosterona de forma natural.


Yo, siendo una adolescente que en ese momento nunca había investigado endocrinología, no entendía esto, mi percepción de la testosterona era que era la "hormona masculina" y tomarla me haría parecer más masculina. Eso era todo. No entendía por qué la naturaleza le dio a mi cuerpo femenino las hormonas que tenía, y por qué la salud hormonal es vital para la función de cada parte de mi mente y cuerpo.


Esto no es una especie de conocimiento oculto esotérico, cualquier persona con algún grado de educación médica sabe que las hormonas tienen un propósito. Pero mis proveedores no me informaron de esto ni se aseguraron de que estuviera dando mi consentimiento debidamente informado a lo que realmente estaba haciendo con mis delicados sistemas corporales.


Hablemos de los "beneficios" y riesgos que se me describen.


Es simplemente impactante para mí, ahora, ver cómo los profesionales médicos presentan esto sin discusión sobre * por qué * dejaría de tener un período, me crecería vello corporal anormal y aumentaría la grasa abdominal. Una vez más, las mujeres no tienen testosterona más baja porque la naturaleza piensa que nos vemos mejor sin barba.


Cada "beneficio" es un *efecto secundario* de la disfunción hormonal que afectó a todos los sistemas de órganos de mi cuerpo, la amenorrea no es saludable. La testosterona alta en una mujer no es saludable.


Pero estos efectos secundarios poco saludables se me presentaron como los principales "beneficios" de un "medicamento". Esta es una falsa tergiversación de lo que la disfunción hormonal inducida artificialmente realmente le hace a un cuerpo humano. Es mentir por omisión. Es mala praxis.


En cuanto a los riesgos


Una vez más, era una ignorante total respecto a biología, endocrinología y salud humana en general. Lo que "sabía" sobre la testosterona era que se suponía que me haría verme diferente.


ja, ja, ya no.


Pero no sólo sufrí estos “riesgos” aquí enumerados,y experimenté múltiples mas que no están en esa lista, incluidas las primeras etapas de la atrofia vaginal y la psicosis diagnosticada en el hospital psiquiátrico, sino que no hubo ningún esfuerzo para garantizar que realmente entendiera los que si estaban en la lista.


Mi nivel de comprensión en ese momento:


Riesgo: "aumentar el recuento de glóbulos rojos" (yo: "eso es genial, supongo")


Riesgo: "aumentar el colesterol en la sangre" (yo: "supongo que me preocuparé por eso cuando tenga 60 años, como todos los hombres"

Riesgo: "aumentar las posibilidades de diabetes" "azúcar" (jajaja, ¿qué?)


yo: "He tenido un trastorno alimentario desde que tenía 12 años, eso probablemente no sea un problema para mí"


Riesgo: "dañar el hígado (raro)" (¿cómo? ¿Cómo, qué daña el hígado? ¡merecía saberlo!) (yo: "eeeh, es raro")


Por supuesto, no se menciona que las mujeres con hormonas sexuales cruzadas tienen 2 veces el riesgo de tener una enfermedad cardíaca comparando con hombres, y 4 veces el riesgo de que las mujeres no toman hormonas.

Mi prescriptor no me explicó ni una mierda. Por supuesto, quería los efectos cosméticos, y el tratamiento se presentó como completamente cosmético, y yo ignoraba la salud hormonal, por lo que no veía esos riesgos como graves.

Pero era su responsabilidad asegurarse de que estaba tomando una decisión informada. Por eso se llama consentimiento INFORMADO.


Echando la mirada atrás, parece que hicieron todo lo posible para oscurecer la realidad de lo que estaban haciendo (inducir trastornos hormonales en pacientes físicamente sanos pero mentalmente vulnerables), y minimizar los riesgos para la salud de la testosterona tanto como fuera posible.


Echando la mirada atrás, parece que hicieron todo lo posible para oscurecer la realidad de lo que estaban haciendo (inducir trastornos hormonales en pacientes físicamente sanos pero mentalmente vulnerables), y minimizar los riesgos para la salud de la testosterona tanto como fuera posible.

No hubo ninguna educación, sino que hubo una traición absoluta a mi confianza como paciente. Me mintieron a quemarropa.


Estas no son buenas personas con el mejor interés por los pacientes , y NO es responsabilidad del paciente estar sobreeducado en la atención médica (¡para eso están las escuelas a las que estas personas pagaron para asistir para obtener sus credenciales!) y estar en guardia contra las mentiras de sus proveedores.


Estas no son buenas personas con el mejor interés por los pacientes , y NO es responsabilidad del paciente estar sobreeducado en la atención médica (¡para eso están las escuelas a las que estas personas pagaron para asistir para obtener sus credenciales!) y estar en guardia contra las mentiras de sus proveedores.

¿Desearía haber sabido lo que sé ahora? Sí, no habría confiado a esas personas mi salud y me habría evitado mucho sufrimiento. Pero la responsabilidad recae en el proveedor de atención médica para proporcionar la atención médica.


Cuando se arregló el papeleo de toda esa tontería de responsabilidad legal, era hora de llegar a la parte emocionante: la dosis. Por lo general, las mujeres que comienzan un tratamiento de testosterona masculinizante se inician con una dosis relativamente baja y se controlan durante unas semanas o meses, momento en el cual la dosis puede aumentarse.


Teniendo en cuenta que ni siquiera me había hecho un análisis de sangre, en retrospectiva, esta habría sido la forma más responsable de hacerlo. Sin embargo, eso no es lo que sucedió en mi caso.


Cuando la enfermera practicante sugirió una dosis más baja para comenzar, me opuse diciendo que creía que tenía "estrógeno más alto que la mayoría de los AFAB" (personas "asignadas mujer al nacer"), citando el tamaño de mis muslos y senos como evidencia. Esto fue aceptable para la enfermera practicante, y ella me preguntó con qué dosis me gustaría comenzar. Nerviosamente, dije algo como "bueno, ¿cuál es lo más alto a lo que podemos llegar?"


La mayoría de las mujeres en transición que he conocido me han dicho que comenzaron con 25 mg, o incluso menos. Algunas de mis amigas que todavía están tomando testosterona y se parecen notablemente a los hombres biológicos, solo toman 50 mg. Me recetaron 100 mg de testosterona, para autoinyectarme en el muslo semanalmente, a partir de ese mismo día. No había palabras que pudieran haberme preparado para lo que estaba por venir.



Mi registro médico que muestra que me recetaron cipionato de testosterona en mi primera cita, sin análisis de sangre (los resultados llevan al menos unos días), y que mi dosis fue la dosis máxima recomendada según las pautas de dosificación de la escuela de la Universidad de California .


Empiezan los problemas


Dos días después de comenzar con la testosterona fue mi primer día de universidad. El fin de semana anterior, le dije a mi madre que había solicitado que la universidad me incluyera con el nombre masculino que había elegido, y que para evitar confusiones debería usar ese nombre aunque solo fuera cuando interactuara con la escuela. Ella aceptó usar el nombre y los pronombres masculinos cuando ella y mi padre me dejaron en mi dormitorio para que al menos pudiera comenzar mi primer día de universidad de buena manera, aunque ella no estaba por la labor. Yo estaba contenta con eso, y sentí que finalmente estaba haciendo que ella lo entendiera.


El 17 de agosto de 2016, mis padres y mi hermano me dejaron en la universidad y me ayudaron a llevar todas mis cosas nuevas de la universidad a mi dormitorio, sin darse cuenta del tema de la testosterona. Escondí mis viales y agujas en lo profundo de los huecos de una bolsa de ropa, que insistí en que mis padres me dejaran a mí desempacar más tarde. Mis sábanas eran rojas estándar y azul marino a cuadros de Walmart, mis útiles escolares eran una mezcla de gris y azul marino, y mi única decoración en el dormitorio era un póster de Star Wars. Mi ropa consistía en un puñado de pantalones de chándal, sudaderas con capucha y camisetas, todos en su mayoría de Walmart o la sección de hombres de TJ Maxx. Atrás quedaron los días de los bolígrafos de gel de purpurina, los cuadernos cubiertos con pegatinas para gatos, mi acogedora habitación con un edredón floral de felpa, una alfombra esponjosa y un póster de One Direction. Ahora era el momento de "actuar como un chico", porque si actuaba como yo era de verdad, nadie creería que era trans.


Mi compañero de cuarto era otro chico trans (a quien llamaré "él", porque así es como lo recuerdo), que más tarde supe que era una de las personas más jóvenes en mi estado que había tomado bloqueadores de la pubertad y testosterona. Mi facultad tenía una política de "auto identificación", y originalmente se suponía que debía compartir mi habitación con un hombre de verdad, pero cuando lo busqué en Facebook, vi que era un tipo deportivo, musculoso y la idea de dormir a su lado me asustó. Estoy segura de que él tampoco habría apreciado venir a la universidad y descubrir que iba a estar en la habitación con una chica. Salí de la habitación con él y le pregunté a un administrador si podían encontrarme a otra persona trans con la que vivir. Ese primer día, me sentí intimidada al mismo tiempo de conocer a otro chico trans y me sentí increíblemente incómoda al introducir a mis padres en este nuevo mundo trans cuando hacía solo unos meses no tenían ni idea de que quería ser trans en absoluto.


Todos pasamos por la situación de fingir que todo era normal hasta que mi madre accidentalmente me llamó "ella" delante de mi compañero de cuarto y él cerró los ojos disculpándose, indicándome que había sido testigo de la increíble violencia que acababa de ocurrir. Mi estado de ánimo se agrió durante el resto de la visita de mis padres, y les di a ambos un mal día hasta que se fueron de regreso a casa. Esa noche, mi compañero de cuarto y yo nos pusimos a hablar, y él dijo que lamentaba que mis padres fueran tan transfóbicos y poco receptivos. Me dijo que su madre lo apoyaba mucho siendo trans, y que luchó con uñas y dientes para que tuviera "acceso" a la transición a una edad récord. Yo estaba muriéndome de celos.


Esa semana fue agitada, e hice un montón de nuevos amigos trans. Mi compañero de cuarto me presentó a su ex con la que todavía era amigo, que en ese momento también era trans y que al final se convirtió en mi relación más cercana durante casi cuatro años (la llamaré "Jamie" y "ella", porque así es como la conozco ahora). Ella y yo hicimos clic de inmediato y fuimos inseparables durante años, incluso mucho después de que cualquier parecido con una relación romántica se desvaneciera. Me considero heterosexual y no saldría con un hombre trans ahora, pero en ese momento como un "hombre trans gay" bajo la influencia de la ideología de género, que te dice que el sexo biológico no es real, y experimentando oleadas de testosterona, me convencí de que me sentía atraída por esa chica que parecía un chico en ese momento y se había convertido rápidamente en mi amiga más cercana. Como en el fondo de mi mente sabía que era una mujer biológica, no me intimidaba tanto como los hombres reales.


En algo típico viniendo de mí, me había olvidado uno de los elementos más importantes: mi portátil. La primera semana fue solo la semana de orientación, así que no la necesitaba, pero tendría que conducir de regreso a mi ciudad natal para recuperar mi portátil antes del lunes. El viernes o el sábado, me despedí de mis amigos y conduje las dos horas de regreso a la casa de mis padres. Cuando me detuve en la casa, vi que mi madre acababa de llegar a casa del trabajo, nos saludamos fríamente y entramos a la casa por el garaje. Yo me preguntaba agitada si alguno de mis padres sería capaz de adivinar que había comenzado a tomar testosterona, a pesar de que una semana apenas es suficiente para que haya efectos visibles.


Mientras caminaba de la cocina a las escaleras, mi madre me llamó "Helena" y le contesté, diciéndole que necesitaba respetarme ahora y usar mi "nombre real" (mi nombre trans). Ella me gritó mientras subía las escaleras a mi habitación, y mientras recogía mi portátil y el cable del cargador, ella irrumpió detrás de mí. Seis meses de frustración y rabia reprimidas se derrumbaron , y ella se desgarró conmigo en una diatriba que pareció eterna mientras duró. No digo estos detalles para demonizarla, entiendo por qué las cosas sucedieron de la manera en que sucedieron, pero es una parte importante de la historia. La diatriba llegó a algunos lugares oscuros, y ella dijo cosas que no repetiré aquí, pero me lastimaron profundamente. Mientras gritaba, me senté en mi cama mirando al suelo y susurrando "está bien, está bien" una y otra vez. Una de las últimas cosas que dijo fue que no debería volver hasta que me diera cuenta de que era una chica. No se si ella se refiriera a eso literalmente o no, pero yo ya tenía una narrativa en mi cabeza de que los padres transfóbicos repudiaban a sus hijos trans, así que así es como lo tomé. Además, pensé que nunca dejaría de ser trans.


Ella salió de la habitación y comencé a entrar en pánico. Hiperventilando, agarré mi portátil, algunas cosas adicionales que quería recuperar, y me dirigí a la puerta. Cuando salí, mi dulce gato viejo, Puff, estaba parado en la puerta como siempre lo hacía cuando subía las escaleras a la hora en que me iba a la cama. Era mi pequeño amigo, y siempre dormía a mi lado. La noche antes de irme a la universidad lloré y le dije que volvería a dormir junto a él todo el tiempo, pero nunca volví a hacerlo. Con lágrimas en los ojos, le di unas palmaditas en la cabeza a Puff y un pequeño beso de despedida.


Estaba temblando cuando arranqué el coche y lo conduje a una gasolinera cercana. Allí, me derrumbé y llamé a una amiga mía [trans] de Tumblr. Le lloré y le dije que mi madre acababa de repudiarme y que no sabía qué hacer. Ella me ayudó a recordar que había dejado dinero en una caja en mi habitación, y me dijo que llamara a un amigo de la familia para recuperarlo por mí, lo cual hice. Una vez que tuve el dinero, comencé el viaje de regreso a mi universidad, entré a la una de la mañana, tiré mis pertenencias al suelo y me dormí en mi litera superior.


Los días oscuros


Todo lo que siguió a ese altercado con mi madre fue oscuro, y las cosas estuvieron mal durante mucho tiempo. No te aburriré con cada historia, pero digamos que hubo una sucesión de eventos desmotivadores, estresantes y dolorosos que pasaron uno detrás de otro. Hubo mucho drama, perdí a casi todos mis nuevos amigos y comencé a sentirme muy, muy deprimida de nuevo.


En un mes, me mudé a la casa LGBT del campus debido a problemas con la compañera de habitación y las otras tres personas que vivían allí conmigo eran todo mi círculo social. En su mayoría nos sentábamos a fumar marihuana y a beber, y mi rendimiento académico se resintió. También me aconsejó emanciparme financieramente uno de los profesores de estudios de género del campus que me estaba "ayudando" a navegar ya que había sido "repudiada" por mis padres, lo que simplemente creó problemas financieros para mí en el futuro que se sumaron al estrés . Recuerdo sentirme entumecida durante meses, y cuando no estaba entumecida y hecha polvo, estaba enojada.


Todavía no estoy segura de cuánto de eso se debió a la testosterona o al estado general de mi vida.


La ira comenzó como una ira ardiente al principio. Me encontré sintiéndome más irritable, menos capaz de soportar las pequeñas cosas que me molestaban de otras personas. Me sentía incómoda con mi nueva tendencia a perder el control ante todos, así que comencé a aislarme, tratando de ocultar a esta horrible persona que pensé que estaba resultando ser. No hice la conexión entre esto y la testosterona, solo pensé que era una mala persona. No tenía ganas de estar cerca de la gente, y cuando lo estaba, me sentía tan diferente a mí misma que no sabía cómo relacionarme con ellos. Incluso cinco años después de los hechos, todavía siento que esta experiencia ha dañado mi autoestima y capacidades sociales de una manera importante. Definitivamente me cambió como persona.


Los siguientes años de mi vida siguen siendo increíblemente difíciles de recordar para mí, y mucho menos escribir para que todos los demás los vean. La única cualidad redentora de este terrible período de tiempo es que adopté a mi gato, Corndog (sí ,ese es su nombre) a principios de 2017, y él ha estado a mi lado durante todo esto.


Me recuerdo a mí misma como una concha de una persona, un monstruo, alguien que ya no reconocía los sentimientos en su propio cuerpo. Para empeorar las cosas, las inyecciones de testosterona en sí mismas estaban causando una angustia significativa tanto para mí como para Jamie; nos llevaría horas de llanto e hiperventilación introducir las agujas en nuestra carne una vez a la semana.


Siempre había tenido problemas emocionales, pero esto era diferente. En la escuela secundaria, siempre había apostado por el futuro en el que estaría en la universidad, en transición, y parte de mí realmente pensó que la testosterona de alguna manera me convertiría en ese arquetipo de deportista masculino extrovertido y sería guapo, tendría muchos amigos y amaría la vida. Eso no estaba siendo así . Estaba sola, enredada en relaciones tóxicas y estresantes, en libertad condicional, con problemas legales debido al uso de sustancias, y recuerdo sentirme poseída por algún tipo de demonio que ahora reconozco que fue al menos parcialmente el empeoramiento del control de la testosterona en mi mente. Con la realidad de mi vieja fantasía futura que se había deteriorado rápidamente, pero aún sin darme cuenta de los problemas fundamentales de mi vida, puse mi mirada en otra ruta de escape.


Jamie, que estaba en una posición similar a la mía con su estado mental deteriorado, todavía lidiando des adaptativamente con el trauma de crecer en una familia severamente disfuncional, una noche sugirió que huyéramos. Y sin más, tomé las pequeñas cosas que podían caber en el automóvil y nos mudamos a una ciudad completamente nueva, una que abrazara nuestra transición y nos permitiera lograr nuestro verdadero potencial. Le dije que conocía el lugar...


Chicago


Y así, no mucho antes del final de ese año académico, les dijimos a los pocos conocidos que teníamos que nos mudábamos y nos desearon suerte, emocionados de escuchar que salíamos de los suburbios y pasando a cosas mejores. Recuerdo que me sentí incómoda diciéndoles, como si hubiera cierta disonancia cognitiva entre el hecho de que perseguir a las personas trans sólo había empeorado mi vida, y el hecho de que estaba tomando otra decisión drástica en la vida para ir detrás de las personas trans una vez más.


Dejé mi trabajo de mierda en un lugar de comida rápida, abandoné la universidad, que me iba a echar de todos modos, visité a mi madre para informarle de mis planes (en ese momento estábamos en términos tensos en nuestra relación), y me dirigí a Chicago. Habíamos logrado alquilar un pequeño estudio, y ambas nos inscribimos en las universidades de la ciudad. Sin embargo, no asistí a la universidad, porque no mucho después de instalarme en el nuevo apartamento, mi salud mental empeoró aún más.


Lo que pensé que sería un nuevo comienzo resultó ser más de lo mismo. Me aislé, demasiado incómoda conmigo misma como para incluso hacer contacto visual con otras personas. No conseguí trabajo, no fui a la facultad, no conocí a ninguna persona y, la mayor parte del tiempo, ni siquiera me levanté de la cama. Fue alrededor de ese tiempo que algo realmente extraño comenzó a sucederme, y eso fue en gran medida a la testosterona.


Cuando te hablan de la testosterona, en su mayoría la enmarcan como algo cosmético. Claro, es posible que se sienta uno más irritable, probablemente tendrás un mayor deseo sexual, y existe todo eso sobre un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer, pero en su mayor parte se trata de la redistribución de la grasa y obtener una voz profunda y dominante. Mi documento de consentimiento informado incluso generosamente me advirtió sobre "cambios de humor". Pero no sé si algo me habría preparado para lo que realmente se sentía.


Durante los primeros meses después de mi primera inyección, recuerdo una sensación general de entumecimiento sofocante e incapacidad para identificar mis emociones, con episodios de ira que eran fáciles de desencadenar dispersos por todas partes. Algo que antes me habría puesto mayormente triste, o incluso frustrada, hacía que cada célula de mi cuerpo se desbordara de rabia.


La ira también era de una forma diferente a la del tipo de ira que experimentaba antes. Anteriormente, podría haberme enojado tanto que lloraba, o gritaba, o muy ocasionalmente cerraba una puerta, pero rara vez, había sentido el impulso de exteriorizar físicamente más allá de eso. Mientras tomé testosterona, la ira exigía ser exteriorizada. Sentí que mi cuerpo explotaría si no podía golpear o lanzar algo, y esto me asustó. Llorar ya no era una opción, al menos al principio, ya que llorar era casi imposible de lograr. Cuando estaba emocionalmente abrumada, en lugar de llorar fácilmente como antes empecé a sentirme extremadamente enojada, y en lugar de golpear a los demás o cualquier cosa en mi entorno, recurrí a golpearme a mí misma. Luchaba contra la ira dándome puñetazos y, finalmente, después de que había suficiente dolor, podía llorar y cuando lloraba lloraba, lloraba durante horas, a menudo quedándome dormida y sin recordar mucho cuando me despertaba. Tuve este tipo de crisis aproximadamente una vez a la semana más o menos, y regularmente tenía moretones en la cabeza y el cuerpo donde me golpeaba.


Un día, tuve un colapso y en lugar de golpearme a mí misma me corté seriamente con un cuchillo de cocina, y cuando me calmé lo suficiente como para que me hablaran, Jamie me convenció para que fuera a la sala de emergencias. Solo puedo imaginar lo traumático que fue para ella estar cerca de mí durante ese tiempo. Todavía, en ese punto, no lo relacioné con la testosterona. Ambas pensamos que yo era una persona gravemente enferma mentalmente; aunque nunca había experimentado nada remotamente como eso antes de la testosterona (¡y nunca más lo he experimentado desde entonces!).


Me ingresaron en la sala de psiquiatría del hospital esa noche y permanecí durante siete días. Allí, no se hizo ninguna investigación sobre mi alta dosis de testosterona o si podría haber tenido un impacto en mi comportamiento. En cambio, me diagnosticaron trastorno límite de la personalidad, depresión y psicosis aguda, para lo cual me recetaron cuatro medicamentos psiquiátricos diferentes.


Tras mi alta, tomé obedientemente mis medicamentos recetados e incluso me sentí validada por la prescripción de un "antipsicótico". Estaba agradecida de que finalmente me hubieran diagnosticado una enfermedad mental grave y me hubieran dado medicamentos fuertes que arreglarían mi química cerebral defectuosa y me permitirían vivir una vida mejor. Durante las siguientes semanas, tuve que asistir a un programa de terapia grupal ambulatoria tres veces por semana que duraba tres horas al día. En esa terapia intensiva de grupo, hablamos sobre la atención plena y cómo manejar las demandas del trabajo mientras vivía con una "enfermedad mental", pero el trabajo psicológico más profundo estaba ausente, y una vez más el hecho de que yo era una joven mujer biológica en una dosis supra fisiológica de testosterona sintética permaneció completamente ignorado.


A lo largo de cada experiencia en cualquier tratamiento de salud mental durante mi identificación trans, mi tratamiento con testosterona nunca fue identificado como una fuente potencial de síntomas de salud mental, y mi deseo de ser un "chico" nunca fue cuestionado como una posibilidad como resultado de problemas emocionales preexistentes. Mi "nombre y pronombres preferidos" siempre se usaron sin dudarlo ni cuestionarme, y fui "afirmada" por todos los profesionales que vi durante ese tiempo. Todavía no había desarrollado el escepticismo de las industrias de salud mental y medicina que tengo ahora, así que vi eso como una razón aún más para no cuestionar mi identidad como trans.


A lo largo de cada experiencia en cualquier tratamiento de salud mental durante mi identificación trans, mi tratamiento con testosterona nunca fue identificado como una fuente potencial de síntomas de salud mental, y mi deseo de ser un "chico" nunca fue cuestionado como una posibilidad como resultado de problemas emocionales preexistentes.

Todavía no había desarrollado el escepticismo de las industrias de salud mental y medicina que tengo ahora, así que vi eso como una razón aún más para no cuestionar mi identidad como trans.

Mientras estaba inscrita en el programa ambulatorio, no mejoré. Todavía estaba desempleada, utilizando sustancias (incluidos algunos de mis medicamentos recetados), incapaz de levantarme de la cama la mayoría de los días, hablando sobre el suicidio en grupo y teniendo "episodios". Al final, los psiquiatras y terapeutas del programa ambulatorio me sentaron y me dijeron que necesitaba volver a ser una paciente hospitalizada. Lo hice, y esa vez me quedé durante aproximadamente media semana. Cuando salí, decidí que esos programas no me estaban ayudando y que una vez que me diera de baja de ellos, iba a conseguir un terapeuta diferente (en el centro LGBT local), conseguir un trabajo e intentar hacer algunos amigos, lo último de lo cual no sucedió hasta después de que destransicionara.


Durante los siguientes seis meses más o menos, trabajé en una pequeña tienda de galletas donde a menudo trabajaba largas jornadas, incluidos turnos nocturnos solitarios de 10 horas relativamente frecuentes, sin regresar a casa hasta casi las 5 de la mañana. No hace falta decir que eso tampoco fue fantástico para mi bienestar mental, pero es donde comenzaron a tener lugar algunos cambios.


Comencé a interactuar con la gente regularmente, y aunque no hice amigos a largo plazo, fue útil conocer algunos nombres y caras y ser una mosca en la pared escuchando el drama en la vida de mis compañeros de trabajo. Un compañero de trabajo trans me dio pistas sobre una organización que daba subvenciones que pagaban cirugías trans, ya que mi seguro en ese momento no las cubría. Mi compañero de trabajo me mostró el sitio web para aplicar, pero siempre lo postergué. Extraño, teniendo en cuenta que hablaba públicamente sobre lo mucho que quería la cirugía. Así que nunca me sometí a ninguna cirugía, algo por lo que estoy extremadamente agradecida.


Durante algunos de los turnos nocturnos y solitarios, tuve mucho tiempo para reflexionar. De alguna manera, fue un poco enloquecedor, pero dispersos dentro del neuroticismo general hubo momentos de claridad. Recuerdo que decidí quitarme el binder en el trabajo por primera vez, porque éramos solo yo y otra trabajadora las que siempre estábamos sentadas en la parte de atrás, y esa maldita cosa me hacía daño. Me sentía mucho más natural al no tener nada constreñido mi pecho debajo de mi camisa de trabajo. Comencé a saltarme las inyecciones de testosterona porque me ponían muy ansiosa, así que solo me inyectaba una o dos veces al mes. Con eso, mis "episodios" disminuyeron dramáticamente.


Recuerdo haber navegado por subreddits trans con la esperanza de obtener algunas respuestas sobre qué hacer si la transición no estaba mejorando mi salud mental. Había muchas publicaciones que hacían esa pregunta, y con mucho, la respuesta más común era "simplemente seguir adelante" y que un día, cuando pasaras lo suficientemente bien, todo valdría la pena. Hubo momentos en que me senté y cuestioné casi todas las opciones en mi vida, como la relación en la que estaba y porqué me había mudado a Chicago. Pensé en cómo todas estas cosas a las que me lanzaba desesperadamente pensando que me salvarían no habían hecho nada de eso. Lo único que no cuestioné abiertamente fue mi elección de ser transgénero. Eso requeriría una verificación de la realidad más directa.


La llamada viene del interior de la casa


No todos tienen un momento de "¡a-ha!" cuando se dan cuenta de que quieren destransicionar, pero yo lo hice. La mía fue después de unas semanas de pensar ocasionalmente en el tiempo antes de la transición, la ropa cómoda que solía usar y cómo no me preocupaba si las cosas "femeninas" que me gustaban hacían que la gente "dudara de que era trans". Pensé en lo mucho que detestaba la forma en cómo me quedaba la ropa de los hombres y los estilos masculinos en general, y recuerdo desear que la sociedad aceptara más a los "hombres no conformes con el género como yo".


También deseé "no ser trans", e incluso recuerdo haber hecho una publicación en reddit en ese sentido, lamentando cómo a pesar de que "ser trans" me estaba haciendo desgraciada, sabía que era quien realmente era y después de que me operaran sería lo correcto para mí.


Ese tipo de pensamiento, ahora me doy cuenta después de hablar con tantos destransicionadores es común en las semanas o meses previos a la detransición.

Mi momento "¡a-ha!" ocurrió en febrero de 2018, cuando Jamie hizo un montaje de video con música que consistía en fotos de nosotras cronológicamente desde el día en que nos conocimos (2 días después de que comenzara con la testosterona) hasta hacía poco. Mientras veía el video, vi la forma en que mi rostro había cambiado de tan joven, esperanzada y, sobre todo, reconocible, a cansado, inexpresivo y extraño.



Fila superior: Fotos mías del primer mes de mi transición.

Fila inferior: Fotos mías de los últimos meses antes de la detransición.


Comencé a sollozar incontrolablemente. Al principio, Jamie pensó que estaba llorando porque me encantaba el video, pero rápidamente le dije que era otra cosa, pero no dije el qué. Lloré, y lloré, y lloré. Cada recuerdo que evocaban esas fotos brillaba ante mis ojos, todo el dolor que sabía que estaba detrás de mis ojos estaba emergiendo vívidamente. Vi que la inocencia se convertía en angustia y sabía que había estado en el camino equivocado durante mucho, mucho tiempo. No sabía. No sabía que sería así. Yo era solo una chica..


Vi que la inocencia se convertía en angustia y sabía que había estado en el camino equivocado durante mucho, mucho tiempo. No sabía. No sabía que sería así. Yo era solo una chica.

¿Cómo podía haber sido tan estúpida?


No podía decirle a Jamie lo que realmente estaba pensando. Sabía que probablemente se asustaría y trataría de hacerme racionalizar esos sentimientos, pero ya era demasiado tarde para eso. La presa se había roto. En cambio, me regañé en silencio y me aislé internamente hasta que reuní el coraje para decirle a mi terapeuta muy pro-LGBT que ser trans había sido un gran error.


Recuerdo su respuesta clara como el día: "¡Pero siempre me hablas de tu terrible disforia!"


"Lo sé, pero yo ... No creo que eso sea lo que es", respondí, y comencé a contarle mis pensamientos aún en desarrollo sobre cómo había desarrollado la "disforia" después de enterarme de las identidades de género online cuando era adolescente, como había estado luchando con tantos otros problemas emocionales durante mucho tiempo, y que en retrospectiva me había dejado llevar, pensando que ser trans era la explicación y la solución para todos mis problemas.


Ella realmente no me estaba escuchando, y cuestionó las cosas que dije desde el ángulo de "estás tratando de convencerte de que no eres trans porque la transfobia te está haciendo odiarte a ti misma". Irónico que nadie haya cuestionado mi deseo de ser trans de esa manera. Ese fue el primer momento en que comencé a darme cuenta de que algo estaba mal sobre el movimiento trans y las instituciones en general. Había experimentado esa realización masiva, y fue agonizante, pero al menos finalmente fue algo real, y


Ahí me encontré con todas esas racionalizaciones de por qué eso de todas las cosas era un síntoma psicológico. No los efectos de la testosterona, no mi creencia de que todos mis problemas se resolverían mediante la transición, no mi aversión a ser mujer, sino el hecho de que ahora sabía que la transición había sido un error.

Salí de esa sesión sintiéndome frustrada, y no creo que haya regresado nunca. Sentada en el coche fuera del edificio, le dije a Jamie que me arrepentía de mi transición y cuestionaba mi identidad trans en general, y como era de esperar, ella estuvo extremadamente molesta, reaccionó enojada, diciendo que debía estar confundida y, al igual que mi terapeuta, acusándome de tener esos pensamientos debido a algún problema psicológico subyacente, que sólo una persona demente se arrepentiría de ser trans.


Ella no fue especialmente dura ahí, eso es algo común en la comunidad trans. Por un lado , hay un deseo de fomentar el cuestionamiento de género en otros que aún no han cuestionado su género (algunas personas llaman a eso "romper un huevo"). Por otro lado, hay un intenso temor de que otros cambien de opinión acerca de ser trans o querer hacer la transición.


Una vez que alguien cuestiona su género, hay un empuje para alentarlos a tomar medidas hacia la transición social y médica, lo que, una vez iniciado, hace que cambiar de opinión sea más complicado y volver a vivir como lo hicieron antes más difícil.

Personalmente, me he enojado y desesperado mucho cuando amigos del pasado expresaban dudas sobre la identificación como transgénero, y también he alentado el cuestionamiento de género y la identidad trans en amigos míos que aún no se identificaban como trans. Lamento mucho eso ahora, ya que algunos de esos amigos han pasado por la transición médica, y ya no creo que eso fuera remotamente en su mejor interés. Pero en la comunidad trans, las personas hacen frente a las dudas inherentes y la disonancia cognitiva de fingir ser alguien que no son alentando a otros a hacer lo mismo.


Esa es también la razón por la que tantas personas trans adultas abogan por la transición infantil. Si un niño inocente y puro puede "ser trans", eso también valida su identidad y sistema de creencias. Una enorme cantidad de energía mental se dedica al crowdsourcing de validación y extinción de incendios de cualquier cosa que desencadene un conflicto interno, que siempre está molestando en el fondo de la mente.


Esa es también la razón por la que tantas personas trans adultas abogan por la transición infantil. Si un niño inocente y puro puede "ser trans", eso también valida su identidad y sistema de creencias.

Cuando una persona está en paz consigo misma y expresándose naturalmente, no microgestiona desesperadamente todo y a todos los que la rodean.


Alrededor de ese tiempo, Jamie y yo nos preparamos para un viaje al que mi madre nos había invitado con ella y mi hermano. Ahora, por fin , teníamos una relación cordial, acordamos ir, nuestra dramática conversación en el automóvil había ocurrido la semana anterior. Ambas sentimos la presión de actuar como si todo estuviera bien porque había trabajado muy duro para que mi madre tolerara mi transición, y me sentía culpable y humillada. Estar en otro lugar se sentía como un terreno neutral donde podíamos tener conversaciones más libremente con menos juicio. Dimos muchos largos paseos para hablar sobre nuestras transiciones, identidades trans, y reflexionar sobre nuestras vidas hasta ese punto. Durante esas caminatas, Jamie también admitió a sí misma y a mí que ya no quería ser trans. Nos sentimos aplastadas, asustadas, confundidas y arrepentidas, pero mucho más libres.


De vuelta en Chicago, tuvimos que averiguar qué hacer a continuación. Ninguna de nuestras familias sabía lo que estábamos pensando, y ambas teníamos miedo de decírselo. Hay una enorme cantidad de vergüenza al darse cuenta uno de cuánto daño y caos se ha infligido a otros en la búsqueda de ideas que ahora piensas que eran ridículas y destructivas. Piensas en todas las decisiones que tomaste que no estaban directamente relacionadas con tu transición, sino que se tomaron en el esfuerzo de perseguir la fantasía de manera más amplia, y sientes que acabas de despertarte en un pozo hecho por ti, demasiado profundo para salir. Te sientes atrapada, acorralada, en pánico y profundamente avergonzada. El arrepentimiento viene con mucha autoflagelación, y en ese momento, no existía la gran comunidad de detransicionadores que hay hoy en día para hacernos saber que no estábamos solas. Recuerdo que busqué arrepentimiento de transición online, y encontré un ensayo de una lesbiana mayor. Si bien teníamos la detransición en común, todo lo demás sobre sus experiencias era diferente y no pude identificarme con su historia. Sentí un latigazo emocional increíble, como si acabara de despertar de un período de cinco años y estuviera sufriendo amnesia sobre cómo había llegado a donde estaba. Tenía hambre de pistas que me ayudaran a dar sentido a mi posición.

Hay una enorme cantidad de vergüenza al darse cuenta uno de cuánto daño y caos se ha infligido a otros en la búsqueda de ideas que ahora piensas que eran ridículas y destructivas.
Piensas en todas las decisiones que tomaste que no estaban directamente relacionadas con tu transición, sino que se tomaron en el esfuerzo de perseguir la fantasía de manera más amplia, y sientes que acabas de despertarte en un pozo hecho por ti, demasiado profundo para salir. Te sientes atrapada, acorralada, en pánico y profundamente avergonzada.
El arrepentimiento viene con mucha autoflagelación, y en ese momento, no existía la gran comunidad de detransicionadores que hay hoy en día para hacernos saber que no estábamos solas

Comencé a buscar en línea con palabras clave como "arrepentimiento", buscando cualquier cosa que pudiera resonar con lo que estaba experimentando. Sabía que la narrativa trans estándar estaba equivocada, al menos en mi caso, pero mirar otras perspectivas todavía me asustaba.


De hecho, me llamé a mí misma no binaria, y elegí un nombre "neutral en cuanto al género", porque todavía era reflexivamente reacia a ser yo misma, una sucia "chica cis". Me sentía increíblemente incómoda, y lo dejé caer bastante rápido. Una vez que la presa se rompió, los mismos viejos trucos de autoengaño ya no eran tolerables para mí. Recuerdo haber encontrado el foro reddit r/detrans, que en ese momento solo tenía alrededor de 100 suscriptores, si la memoria no me falla(ahora tiene decenas de miles). Eso me dio una pista sobre el hecho de que al menos un puñado de personas también sentían arrepentimiento.


Cuando me di cuenta de mi destransición, inmediatamente quise volver a parecer una chica. La ropa de los hombres, el cabello corto y mi pequeño bigote de testosterona me enfermaban al mirarme en el espejo. Compré algo de ropa básica, como leggings y camisas de manga larga, de corte de mujer, cosas simples que me gustaba usar antes de la transición. También compré un poco de maquillaje barato y una peluca. Aunque eso hizo que mi reflejo en el espejo fuera menos discordante, me sentí como un hombre arrastrado. Fue una sensación realmente asquerosa e incómoda. No sabía si alguna vez me sentiría normal. La comprensión de que mi fantasía escapista que esperaba que me salvara de mi miseria adolescente era un fraude me succionó de nuevo en esa vieja miseria. Las consecuencias de mis decisiones lo agravaron aún más. Me sentí totalmente, irremediablemente atrapada.


La comprensión de que mi fantasía escapista que esperaba que me salvara de mi miseria adolescente era un fraude me succionó de nuevo en esa vieja miseria. Las consecuencias de mis decisiones lo agravaron aún más. Me sentí totalmente, irremediablemente atrapada.

De alguna manera, seguí eligiendo trabajos en los que terminaría haciendo turnos enteros sola, lo que una vez más hizo las cosas más difíciles de alguna manera, pero también me permitió hacer muchas búsquedas en Internet, y fue durante esos turnos solitarios que encontré un subreddit llamado r / GenderCritical. Al principio, el lenguaje "transfóbico" (como llamar a las mujeres trans "hombres") me horrorizó.


Me sentí increíblemente culpable incluso por leer las palabras frente a mí, pero no podía mirar hacia otro lado. Fue mi primera exposición a una perspectiva hacia los problemas trans que no era la narrativa principal, lo que ahora sabía que al menos no era cierta para mí. Busqué en el subreddit temas de destransición y arrepentimiento, y vi a otras mujeres jóvenes publicando historias similares a la mía.


Hice una publicación y me encontré con una oleada de comentarios positivos y alentadores. Alguien me recomendó el libro Female Erasure de Ruth Barrett, lo que me presentó tanto hechos esclarecedores que contradecían la narrativa trans como una imagen alternativa y positiva de la feminidad. Todavía recuerdo el momento exacto, de pie agachada sobre el iPad del trabajo, sola en mi tienda de batidos, cuando me di cuenta de que no solo no era la única que estaba pasando por eso, sino que era un fenómeno en toda regla. Había sido manipulada, aprovechada e involucrada en una comunidad de culto.


Durante un corto tiempo, me entusiasmó el feminismo radical, y la perspectiva feminista crítica de género me atrajo mucho. Todavía estaba muy confundida y acostumbrada a recibir validación externa, así que traté de encajar en la narrativa de "lesbiana que hace la transición debido a la homofobia internalizada y la misoginia" que encontré que era común en los círculos críticos de género. Con el tiempo, crecería para formar mis propias creencias y entendimientos de mí misma y poco a poco me distancié del feminismo radical, pero fue un trampolín lejos de la ideología de género.


Gracias a r/GenderCritical, me enteré de grupos de padres y defensores como 4thWaveNow y Lily Maynard (para quien escribí este ensayo al principio de mi detransición).


Aquí, pude leer mucha información científica sobre el activismo trans, la corrupción, la captura regulatoria e institucional, y más críticas no ideológicas del movimiento trans que no eran desde un fuerte ángulo feminista. Me enteré de la "disforia de género de inicio rápido" (DGIR), que es un término acuñado por la investigadora Lisa Littman. Describe ciertos patrones que los padres han reportado que precedieron a la declaración repentina de sus hijos adolescentes de que son transgénero, especialmente en adolescentes que no mostraron una incongruencia de género pronunciada en la infancia. Leí su estudio, y casi marqué todas las casillas.


  • Problemas de salud mental preexistentes, constaté que así era .

  • Un grupo de amigos donde varias personas comenzaron a identificarse como trans al mismo tiempo, también.

  • Peor salud mental y en la relación padre-hijo desde que se identificaron como trans, verifique.

  • Expresar desconfianza / aversión a las personas no transgénero y pasar menos tiempo con amigos no transgénero, verifique.

  • Aislarse de la familia, comprobado.

  • Solo confiando en la información sobre el género de fuentes pro-transgénero, también.

  • Aumento del uso de las redes sociales directamente antes de la identificación como trans, lo marqué.


Estaba en estado de shock. Eso era.... Quizás lo más importante es que eso era para ... ¡TODOS! Todas esas jóvenes mujeres biológicas con las que había sido amiga online y fuera de Internet que se identificaron como trans también encajaban en esa descripción exacta.


Mientras investigaba ese fenómeno, también aprendí que en los años en que comencé a identificarme como trans, la demografía de las personas que buscaban la transición había cambiado drásticamente. Aprendí que la disforia de género se había observado principalmente en niños prepúberes y hombres adultos. Aprendí que ya había habido investigaciones sobre esos hombres, y que tenían historias y motivaciones completamente diferentes a las mías y a las otras chicas que encajaban en la descripción de DGIR-.


Finalmente... Vi que la Dra. Littman había sido atacada por su investigación. Atacada por activistas enfurecidos por su evidencia que contradecía la narrativa trans de la que dependían tan emocionalmente, su institución le dio la espalda, no dispuesta a enfrentare a los activistas.


Estaba cabreada.


Estaba enojada por tener ese tipo de información ocultada por la comunidad, que ahora entendía que exhibe una dinámica de control de la información similar a la de los cultos o sectas religiosas extremas.


Estaba enojada porque los médicos no entendían o no hacían el esfuerzo por leer esa información sobre demografía y disforia de género.


Estaba enojada porque me habían afirmado en cada paso del camino, y solo me cuestionaron cuando estaba empezando a expresar arrepentimiento.


Estaba enojada porque las personas que parecían estar haciendo un intento genuino de entender ese nuevo fenómeno estaban siendo atacadas, y estaba enojada porque también los habría atacado si hubiera sabido de eso no hacía mucho tiempo.


Eso me inspiró a continuar con esa vieja cuenta de Twitter de 25 seguidores que había hecho en la universidad y posteriormente abandoné.


Furiosamente, comencé a escribir un hilo defendiendo la idea de DGIR y ofreciendo detalles de mi propia trayectoria de vida para respaldarla. No sabía si alguien vería mi publicación, pero quería sacar esos pensamientos. Sin embargo, la gente lo vio, y comencé a interactuar con otros destransicionadores, padres y personas críticas de género. Escuchar cuán profundamente tantas personas estaban siendo afectadas por ese fenómeno que también había sido tan dañino para mí fue estimulante, y me apasioné por entenderlo tan a fondo como pude e intercambiar ideas con otros que estaban perdidos en la confusión conmigo.


Cuando comencé a sentirme fortalecida por el conocimiento de que eso era un fenómeno y no un fracaso personal, decidí que se lo diría a mis padres cuando los viera la próxima vez.


En algún momento de la primavera de 2018, me invitaron a visitarlos en mi ciudad natal. Me sentía cada vez más nerviosa a medida que se acercaba el día de mi vuelo, y ese día, estaba como en un naufragio. El aeropuerto de mi ciudad natal tiene un largo pasillo que requiere tal vez 10 minutos para atravesarlo desde la terminal hasta la recogida de equipaje. Recuerdo claramente mi paseo por ese pasillo y ver a mis padres como dos pequeños puntos al final. Los puntos crecieron y su imagen se enfocó, y con cada paso sentí más miedo, mi corazón latiendo con fuerza en mi pecho, el estómago revuelto y un mareo que superaba mi cuerpo.¡A unos 50 metros de distancia, mi visión se oscureció durante unos segundos! ¡Así de aterrorizada estaba de admitir a mis padres lo que me había dado cuenta!


Cuando se lo dije, fue esa noche en la cena cuando me preguntaron "¿qué hay de nuevo?" Fue una conversación incómoda, pero al menos no dijeron "te lo dije". No dijeron mucho; tal vez no sabían qué decir. Sin embargo, dijeron que estaban contentos de escucharlo y que pensaban que la destransición era la decisión correcta. Mi hermano estuvo bastante silencioso en todo momento, y más tarde esa noche lo escuché decir a sus amigos jugadores en Discord: "Así que, mi hermana ya no es trans".


Lo más difícil de la destransición en mi caso afortunadamente no ha sido vivir con daños permanentes en mi cuerpo, algo de lo que muchos otros jóvenes con historias similares a la mía no pueden decir. He estado aceptando las malas decisiones que tomé que hicieron que mis luchas emocionales fueran mucho más dolorosas, mi capacidad para adaptarme socialmente y tener relaciones saludables mucho más difícil, y en general me llevó la vida en una dirección inesperada de la que ha sido muy difícil salir.


En muchos sentidos, todavía estoy saliendo de ella. Los años posteriores a mi decisión inicial de destransicionar han estado plagados de desafíos que, con cada superación, me han obligado a madurar más allá de mi edad. Estoy muy agradecida por eso, y estoy creciendo para disfrutar y respetarme de verdad, pero también ha hecho que encontrar mi lugar en el mundo sea difícil.


He seguido luchando con muchos de los problemas originales que me llevaron a identificarme como trans en primer lugar, como debilidades sociales, ansiedades por no encajar, mala imagen corporal, dolor infantil no resuelto, vergüenza y conflictos en mi familia.


Vivir la vida por engaño e ir a extremos tan extremos para perseguir una falsedad aleja a uno de la verdadera resolución de tales problemas humanos naturales.


Incluso si la testosterona en sí misma no hubiera tenido un efecto tan dañino en mi mente y mi vida, el acto mismo de identidad y transición trans fue, para mí, un acto de inmensa autolesión.


Las emociones son una forma para que el inconsciente, todo el cuerpo sensible se comunique con la parte de nosotros que experimenta información de pensamiento consciente sobre cómo nuestro entorno y las personas que nos rodean nos afectan. Para avanzar y superar las emociones dolorosas, primero debemos reconocer la emoción central que está ocurriendo y tener compasión hacia nosotros mismos por sentir la emoción en el contexto en el que está ocurriendo. La identidad trans me alejó de esto para culpar y castigar a mi cuerpo por las emociones que estaba sintiendo. Resultó en una desconexión aún más amplia de la comprensión de las condiciones que me llevaban a sentir tanta tristeza, miedo y dolor. La transición hizo que mi salud mental fuera mucho, mucho peor. No mejor. Fue un "fuck you" (que te jodan) para la chica herida dentro de mí. Le estaba diciendo que no importaba. Le estaba diciendo que la odiaba y quería aniquilarla. Fue un acto de guerra contra mí misma.


La guerra contra ti mismo tiene un precio. Después, hay incendios que apagar, cenizas y escombros que limpiar, ciudades que reconstruir y tierra que fertilizar para que la vida pueda existir una vez más. Habiendo estado en guerra, estas necesidades de las secuelas se sienten insuperables; el cuerpo y la mente están demasiado agotados. Tuve que comenzar no con la acción, sino volviéndome hacia adentro y finalmente respetando las emociones que había tratado de desechar y sofocar. Con cada nivel de profundidad en la compasión conmigo misma, podría recurrir a un paso de acción que me llevaría hacia adelante en el mundo exterior. Ese ha sido mi proceso de curación y recuperación de años que no solo se desperdiciaron, sino que me llevaron a un lugar tan profundo que casi me ahogo.


A menudo sentía que al despertar del “hechizo", me transportaban hacia atrás en el tiempo a la conciencia de mi yo de quince años. Cómo todos los años de ser trans no eran realmente yo, y el verdadero yo yacía latente debajo de todo, finalmente capaz de presentarse una vez que la falsa persona se desintegró.


Siendo el "verdadero yo" de nuevo, a años de la destransición en ese punto, todavía no puedo llegar a entender cómo fui consumida por esa falsa persona. Realmente no la siento como si fuera yo. Y me entristece que haya sentido la necesidad de rechazarme a mí misma de tal manera que me disocié por completo de lo que era, porque ahora me gusto bastante, la verdad. Reconozco que muchas de mis cualidades que han hecho que ciertos aspectos de la vida sean más difíciles también me hacen única de una manera muy poderosa.




Foto 1: aproximadamente 6 meses después de dejar la testosterona.

Foto 2: Aproximadamente un año después de la destransición.

Foto 3: Aproximadamente 2 años después de la destransición.

Foto 4: Aproximadamente 2.5 años después de la destransición, todavía no estaba realmente bien hasta el momento de la siguiente foto.

Foto 5: Unos 3 años después de la destransición 2021 fue un gran año para mí porque hice algunos avances importantes en mi bienestar emocional y comencé a tener una nutrición mucho mejor.

Foto 6: Unos 3,5 años después de la destransición. Mi salud mental y física es mejor que nunca, ¡pero todavía hay mucho trabajo por hacer!


Creo, firmemente, ahora, que superar la adversidad es la única forma en que un ser humano puede realmente llegar a disfrutar y sentirse orgulloso consigo mismo, pero existe tal cosa como un daño innecesario. Estoy indecisa sobre si mis experiencias constituyen esto, y supongo que solo espero que la recompensa sea dulce cuando supere más plenamente los desafíos a los que me he enfrentado.


Mi historia no es una excepción y no soy excepcionalmente problemática o irresponsable. Sin embargo, lo que soy es afortunada, porque hay otros para quienes el daño ha sido exponencialmente peor.


Aunque hay mucha fuerza en la superación, el hecho es que hoy en día, cualquier joven que batalla con su autoestima, haciendo amigos, encajar en los roles comunes de género, o la imagen corporal, es ahora vulnerable de ser sometido a lo que equivale a experimentos médicos que pueden destruir permanentemente el funcionamiento previo de sus cuerpos antes de que hayan tenido la oportunidad de construir su identidad y fuerza a través de los medios normales para superar los desafíos de la vida.


He visto de primera mano que para algunas personas, el daño médico y psicológico está mucho más allá de lo que podría considerarse una cantidad saludable de adversidad.

4196 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo

1 Comment


Sora Fernández
Sora Fernández
Apr 18, 2023

Desvalidar con experiencia personal todo un estudio de profesionales avtivistas que no has conocido, y que no se basan en su experiencia personal únicamente está un poco regulinchi.

La detransición no es sólo la poca gente cn experiencias similares a las tuyas. También es:

- Falta de educación (en los entornos que acompañan a peques) no sesgada por la unificación de macho/hembra (ignorando intersex) y hombre/mujer/no binarie.

- No binaries que tenían bloqueada por sesho su fluidez en el género.

- Personas que no aguantan la presión social.

- Y la falta de educación en que las hormonas y las cirugías no son un paso prioritario para aprender a vivir con la disforia de género, son una opción demás a…


Like
bottom of page