top of page
  • AMANDA

CUANTOS MÁS NIÑO/AS TRANSGÉNERO BUSCAN ATENCIÓN MÉDICA, MÁS INCOGNITAS ENFRENTAN LAS FAMILIAS

INFORME ESPECIAL DE REUTERS



Este es un extracto y una traducción del artículo original publicado por Reuters:


Por CHAD TERHUNE, ROBIN RESPAUT y MICHELLE CONLIN

Archivado el 6 de octubre de 2022, 11 a.m. GMT

BELPRE, Ohio


En todo Estados Unidos, miles de jóvenes hacen cola para recibir atención médica de afirmación de género. Pero cuando las familias se deciden por la vía médica, deben tomar decisiones sobre tratamientos que alteran la vida y que tienen pocas pruebas científicas sobre su seguridad y eficacia a largo plazo.


En Estados Unidos se ha producido una explosión en los últimos años del número de niños que se identifican como un género diferente al que se les designó al nacer. Miles de familias están sopesando profundas opciones en un campo emergente de la medicina al buscar lo que se denomina atención de afirmación de género para sus hijos.


La atención de afirmación del género abarca un espectro de intervenciones. Puede consistir en adoptar el nombre y los pronombres preferidos de un niño y dejar que se vista de acuerdo con su identidad de género, lo que se denomina transición social. Puede incorporar terapia u otras formas de tratamiento psicológico. Y, a partir del inicio de la adolescencia, puede incluir intervenciones médicas como bloqueadores de la pubertad, hormonas y, en algunos casos, cirugía. En todo ello, el objetivo es apoyar y afirmar la identidad de género del niño.

La atención de afirmación del género abarca un espectro de intervenciones.
Puede consistir en adoptar el nombre y los pronombres preferidos de un niño y dejar que se vista de acuerdo con su identidad de género, lo que se denomina transición social. Puede incorporar terapia u otras formas de tratamiento psicológico.
Y, a partir del inicio de la adolescencia, puede incluir intervenciones médicas como bloqueadores de la pubertad, hormonas y, en algunos casos, cirugía. En todo ello, el objetivo es apoyar y afirmar la identidad de género del niño.

Pero las familias que optan por la vía médica se aventuran en un terreno incierto, en el que la ciencia aún no se ha alineado con la práctica. Aunque el número de clínicas de género que tratan a niños en Estados Unidos ha pasado de cero a más de 100 en los últimos 15 años -y las listas de espera son largas-, las pruebas sólidas sobre la eficacia y las posibles consecuencias a largo plazo de ese tratamiento siguen siendo escasas.

Aunque el número de clínicas de género que tratan a niños en Estados Unidos ha pasado de cero a más de 100 en los últimos 15 años -y las listas de espera son largas-, las pruebas sólidas sobre la eficacia y las posibles consecuencias a largo plazo de ese tratamiento siguen siendo escasas.

Los bloqueadores de la pubertad y las hormonas sexuales no cuentan con la aprobación de la Agencia Estadounidense del Medicamento (FDA) para el tratamiento de género en niños. Ningún ensayo clínico ha establecido su seguridad para este uso no autorizado. Los efectos a largo plazo de estos fármacos sobre la fertilidad y la función sexual siguen sin estar claros. Y en 2016, la FDA ordenó a los fabricantes de bloqueadores de la pubertad que añadieran una advertencia sobre problemas psiquiátricos al prospecto de estos fármacos, después de que la agencia recibiera varios informes sobre pensamientos suicidas en niños que los estaban tomando.

Los efectos a largo plazo de estos fármacos sobre la fertilidad y la función sexual siguen sin estar claros.

En términos más generales, ningún estudio a gran escala ha realizado un seguimiento de las personas que recibieron atención médica relacionada con el género cuando eran niños para determinar cuántos seguían satisfechos con su tratamiento a medida que envejecían y cuántos finalmente se arrepentían de la transición. La misma falta de claridad es válida para el polémico tema de la detransición, que ocurre cuando un paciente interrumpe o revierte el proceso de transición.

Ningún estudio a gran escala ha realizado un seguimiento de las personas que recibieron atención médica relacionada con el género cuando eran niños para determinar cuántos seguían satisfechos con su tratamiento a medida que envejecían y cuántos finalmente se arrepentían de la transición

El Instituto Nacional de Salud, la agencia gubernamental estadounidense responsable de la investigación médica y de salud pública, declaró a Reuters que "las pruebas son limitadas en cuanto a si estos tratamientos suponen riesgos para la salud a corto o largo plazo para los adolescentes transgénero y de otros géneros".



121,882 : Niños estadounidenses de 6 a 17 años diagnosticados con disforia de género entre 2017 y 2021

17,683: Niños estadounidenses que comienzan a tomar bloqueadores de la pubertad u hormonas durante ese período de cinco años


En sus últimos Protocolos, publicados en septiembre, el WPATH señala la escasez de investigaciones que respalden la eficacia a largo plazo del tratamiento médico para los adolescentes con disforia de género. Como resultado, según las normas, "no es posible realizar una revisión sistemática sobre los resultados del tratamiento en adolescentes". La Sociedad de Endocrinología, en sus propias directrices, reconoce la "baja" o "muy baja" certeza de las pruebas que apoyan sus recomendaciones.

En sus últimos Protocolos, publicados en septiembre, el WPATH señala la escasez de investigaciones que respalden la eficacia a largo plazo del tratamiento médico para los adolescentes con disforia de género

El gobierno federal facilitó el camino hacia el tratamiento en 2016, cuando la administración del presidente Barack Obama prohibió a las aseguradoras de salud y a los proveedores médicos limitar la atención debido a la identidad de género de una persona. Eso impulsó una expansión de la cobertura de los seguros públicos y privados para la atención de afirmación de género, incluso para los niños – algo que puede costar decenas de miles de dólares al año solo para los bloqueadores de la pubertad.


En la actualidad, más de la mitad de los estados pagan el tratamiento de transición de género a través de Medicaid, el programa gubernamental de seguro médico para millones de familias con bajos ingresos. Nueve estados excluyen de la cobertura de Medicaid la atención al género infantil y juvenil. Florida, en su prohibición de Medicaid, dice que los tratamientos para la disforia de género "no cumplen la definición de necesidad médica".

En la actualidad, más de la mitad de los estados pagan el tratamiento de transición de género a través de Medicaid, el programa gubernamental de seguro médico para millones de familias con bajos ingresos.

Esa disparidad entre estados es sintomática de cómo la atención para la afirmación del género se ha convertido en un punto candente en la muy polarizada política de la nación.


Muchos conservadores lo consideran una forma de abuso infantil. "No se desfigura a niños de 10, 12, 13 años de edad sobre la base de la disforia de género", dijo el gobernador de Florida, Ron DeSantis, un republicano, en una conferencia de prensa en agosto, pocos días antes de que su estado prohibiera la cobertura de Medicaid de la atención de género para los niños. Alabama, Arkansas y Texas han promulgado leyes o políticas para limitar ampliamente el acceso de los niños a la atención, todas ellas bloqueadas desde entonces por los tribunales. En más de una docena de otros estados, incluido Ohio, los legisladores han presentado proyectos de ley que prohibirían la atención o penalizarían a los proveedores por tratar a los niños.


Al mismo tiempo, al menos una docena de estados, entre ellos Nueva York, California y Massachusetts, se han alineado con los defensores de los transexuales y con muchos proveedores de servicios médicos asegurando que los niños tengan garantizado el acceso a la atención. Y en julio, el gobierno de Biden propuso una ampliación de las protecciones de la era Obama.


Un número creciente de profesionales del tratamiento de género dicen que, en la carrera por satisfacer la creciente demanda, demasiados compañeros están empujando a demasiadas familias a iniciar un tratamiento para sus hijos sin antes someterlos a las evaluaciones exhaustivas recomendadas en las directrices profesionales.

Un número creciente de profesionales del tratamiento de género dicen que, en la carrera por satisfacer la creciente demanda, demasiados compañeros están empujando a demasiadas familias a iniciar un tratamiento para sus hijos sin antes someterlos a las evaluaciones exhaustivas recomendadas en las directrices profesionales.

Estas evaluaciones son cruciales, dicen estos profesionales médicos, porque a medida que el número de pacientes pediátricos ha aumentado, también lo ha hecho el número de aquellos cuya principal fuente de angustia puede no ser la disforia de género persistente. Algunos pueden ser de género fluido, con una identidad de género que cambia con el tiempo. Algunos pueden tener problemas de salud mental que complican sus casos. Para estos niños, dicen algunos profesionales, el tratamiento médico puede suponer riesgos innecesarios cuando el asesoramiento u otras intervenciones no médicas serían la mejor opción.


"Me temo que lo que estamos obteniendo son falsos positivos y los hemos sometido a cambios físicos irreversibles", afirma la doctora Erica Anderson, psicóloga clínica que trabajó anteriormente en la clínica de género de la Universidad de California en San Francisco. "Estos errores de apreciación son el alimento de los detractores: la gente que quiere erradicar esta atención".


Anderson, una mujer transgénero que sigue tratando a niños con disforia de género en su consulta privada, dimitió como presidenta de la sección estadounidense de WPATH el año pasado después de que sus comentarios públicos sobre la atención "descuidada" hicieran que la organización emitiera una moratoria temporal para que los miembros de la junta directiva hablaran con la prensa.

"Me temo que lo que estamos obteniendo son falsos positivos y los hemos sometido a cambios físicos irreversibles", afirma la doctora Erica Anderson, psicóloga clínica que trabajó anteriormente en la clínica de género de la Universidad de California en San Francisco.

En Europa, la preocupación de que demasiados niños corran un riesgo innecesario ha llevado a países como Finlandia y Suecia, que fueron los primeros en adoptar la atención de género para los niños, a limitar ahora el acceso a la atención. El Reino Unido está cerrando su principal clínica de atención al género infantil y revisando el sistema después de que una revisión independiente descubriera que parte del personal se sentía "presionado para adoptar un enfoque afirmativo incuestionable".


Los países europeos y Estados Unidos adoptaron el modelo holandés para el nuevo campo de la atención a los menores para la afirmación del género. El WPATH y otros grupos profesionales publicaron directrices que recomendaban la realización de evaluaciones psicológicas exhaustivas antes de remitir a cualquier niño a un tratamiento médico.


Sin embargo, recientemente, muchos de los pacientes que llegan a las clínicas no cumplen los criterios de los investigadores holandeses. Algunos tienen problemas psiquiátricos importantes, como depresión, ansiedad y trastornos alimentarios. Algunos han expresado sentimientos de disforia de género relativamente tarde, alrededor del inicio de la pubertad o después, según se desprende de los estudios publicados y manifiestan especialistas en género y directores de clínicas. Estos casos requieren una evaluación más exhaustiva para descartar otras posibles causas de la angustia del paciente.

Recientemente, muchos de los pacientes que llegan a las clínicas no cumplen los criterios de los investigadores holandeses.
Algunos tienen problemas psiquiátricos importantes, como depresión, ansiedad y trastornos alimentarios.
Algunos han expresado sentimientos de disforia de género relativamente tarde, alrededor del inicio de la pubertad o después, según se desprende de los estudios publicados y manifiestan especialistas en género y directores de clínicas. Estos casos requieren una evaluación más exhaustiva para descartar otras posibles causas de la angustia del paciente.

Y, por razones que no se entienden, un número desproporcionado son pacientes a los que se les asignó el sexo femenino al nacer. En el estudio del Instituto Nacional de Salud sobre los resultados del tratamiento infantil que se está llevando a cabo, los menores designados como mujeres al nacer constituían el 61% de los inscritos. La clínica de género del hospital infantil de Wisconsin, en Milwaukee, afirma que el 65% de sus pacientes fueron asignadas mujeres al nacer. Los críticos de la atención al género infantil culpan a la presión de grupo, reforzada por las redes sociales, de aumentar el número de mujeres que buscan atención.

En el estudio del Instituto Nacional de Salud sobre los resultados del tratamiento infantil que se está llevando a cabo, los menores designados como mujeres al nacer constituían el 61% de los inscritos.
Los críticos de la atención al género infantil culpan a la presión de grupo, reforzada por las redes sociales, de aumentar el número de mujeres que buscan atención.

La Dra. Annelou de Vries, especialista en psiquiatría infantil y adolescente, es una de las investigadoras holandesas cuyos primeros trabajos establecieron la importancia de realizar evaluaciones rigurosas de los pacientes antes de iniciar el tratamiento médico. Afirmó que, aunque le preocupa el creciente número de niños en espera de tratamiento, el pecado más grave es ir demasiado rápido cuando los bloqueadores de la pubertad y las hormonas pueden no ser apropiados.


"El dilema ético existencial en la atención a los transexuales está entre, por un lado, el derecho (del niño) a la autodeterminación", dijo de Vries. "Por otro lado, el principio de no dañar de la intervención médica. ¿No estamos interviniendo médicamente en un cuerpo en desarrollo del que no conocemos los resultados de esas intervenciones?". En Estados Unidos, en particular, dijo, "el derecho de los transexuales o del niño parece plantearse con más fuerza". De Vries ayudó a redactar la sección sobre adolescentes en los Protocolos actualizados de WPATH. Dijo que le complacía que se mantuviera el lenguaje que subraya la importancia de las evaluaciones rigurosas de los pacientes.


En entrevistas con Reuters, los médicos y el resto del personal de 18 clínicas de género de todo el país describieron sus procesos de evaluación de los pacientes. Ninguno describió nada parecido a las evaluaciones de meses de duración que de Vries y sus colegas adoptaron en su investigación.


En la mayoría de las clínicas, un equipo de profesionales -normalmente un trabajador social, un psicólogo y un médico especializado en medicina del adolescente o endocrinología- se reúne inicialmente con los padres y el niño durante dos horas o más para conocer a la familia, su historial médico y sus objetivos de tratamiento. También discuten los beneficios y los riesgos de las opciones de tratamiento. Siete de las clínicas dijeron que si no ven ninguna bandera roja y el niño y los padres están de acuerdo, se sienten cómodos prescribiendo bloqueadores de la pubertad u hormonas en base a la primera visita, dependiendo de la edad del niño.

Siete de las clínicas dijeron que si no ven ninguna bandera roja y el niño y los padres están de acuerdo, se sienten cómodos prescribiendo bloqueadores de la pubertad u hormonas en base a la primera visita, dependiendo de la edad del niño.

"Para esos niños, no vale la pena alargarlo seis meses para hacer evaluaciones", dijo el doctor Eric Meininger, médico jefe del programa de salud de género del Hospital Riley para Niños de Indianápolis. "Han investigado y entienden realmente el riesgo".


"No tenemos suficientes terapeutas y psicólogos que hayan recibido la formación adecuada en este ámbito para seguir el ritmo de más pacientes con diversidad de género que han salido del armario recientemente".


A muchos médicos les molestan las sugerencias de que pueden ir demasiado deprisa, tratando a los niños antes de examinarlos adecuadamente. Afirman que las evaluaciones y el asesoramiento que duran meses en lugar del tratamiento médico ponen a los niños en peligro, los patologizan y les niegan su identidad fundamental. En el caso de los menores con problemas psiquiátricos, dicen, el tratamiento médico suele aliviar la angustia de la disforia de género y permite a los profesionales abordar luego esas otras condiciones.


"Ser trans es una identidad, no un diagnóstico, y las personas transgénero sólo quieren una atención que afirme lo que son", dijo Ducar, el proveedor de salud trans de Massachusetts.


Ducar y otras personas se mostraron decepcionadas por el hecho de que, en sus Protocolos actualizados, el WPATH señalara que la "influencia social" puede afectar a la identidad de género de algunos adolescentes. Dijeron que la idea de un "contagio social" que infecta a los niños perpetúa una idea errónea y ofensiva de que ser transgénero es una moda que se propaga entre los adolescentes impresionables a través de los amigos y las redes sociales, y no reconoce el estigma, el acoso y la discriminación que sufren las personas transgénero.


El Dr. Eli Coleman, director del Instituto de Salud Sexual y de Género de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, que supervisó la actualización de los Protocolos del WPATH, dijo: "Un clínico entendido y competente puede discernir entre la identidad de género de una persona que está marcada y sostenida y una identidad que podría estar influenciada socialmente".


La cuestión de las evaluaciones se complica por la escasez crónica de profesionales de la salud mental para niños, que no ha hecho más que empeorar en medio de las crecientes tasas de depresión, ansiedad, trastornos del estado de ánimo y autolesiones en todo el país.

La cuestión de las evaluaciones se complica por la escasez crónica de profesionales de la salud mental para niños, que no ha hecho más que empeorar en medio de las crecientes tasas de depresión, ansiedad, trastornos del estado de ánimo y autolesiones en todo el país.

"No tenemos suficientes terapeutas y psicólogos con la formación adecuada en este campo para seguir el ritmo de los pacientes de género diverso que han salido del armario recientemente", afirma el Dr. Michael Irwig, profesor asociado de la Facultad de Medicina de Harvard y director de medicina transgénero del Centro Médico Beth Israel Deaconess. "Vamos a pasar por alto a algunas personas que no han sido investigadas adecuadamente o que no han recibido la atención de salud mental que necesitan". Eso, dijo, puede aumentar el número de personas que más tarde se desvinculan.


Reuters entrevistó a los padres de 39 menores que habían solicitado tratamiento afirmativo de género. Los padres de 28 de esos niños dijeron que se sintieron presionados o apresurados para empezar el tratamiento.

Reuters entrevistó a los padres de 39 menores que habían solicitado tratamiento afirmativo de género. Los padres de 28 de esos niños dijeron que se sintieron presionados o apresurados para empezar el tratamiento.

Los expertos en atención de género afirman que se necesita una investigación más específica para determinar si la transición médica cuando se es menor de edad reduce los pensamientos suicidas y los suicidios en comparación con aquellos que hacen la transición socialmente o esperan antes de comenzar el tratamiento.


Algunos profesionales de la atención al género se quejan de que el riesgo de suicidio se utiliza con demasiada frecuencia para presionar e incluso asustar a los padres para que consientan al tratamiento. "Creo que es irresponsable que los clínicos hagan eso", dijo Anderson, ex presidenta de la sección estadounidense de WPATH. "Como psicóloga clínica, no generalizo el riesgo del suicidio por la pertenencia a un grupo. El nivel de riesgo varía enormemente entre los individuos".

Algunos profesionales de la atención al género se quejan de que el riesgo de suicidio se utiliza con demasiada frecuencia para presionar e incluso asustar a los padres para que consientan al tratamiento

De Vries, el investigador holandés, dijo a Reuters que no hay pruebas de que "el facilitar atención inmediata conduzca a una disminución de las autolesiones o prevenga el suicidio".

De Vries, el investigador holandés, dijo a Reuters que no hay pruebas de que "el facilitar atención inmediata conduzca a una disminución de las autolesiones o prevenga el suicidio".

DeChants, del Proyecto Trevor, dijo que no querría que los datos de la organización se utilizaran para presionar a las personas en sus decisiones de tratamiento. "Nunca diríamos que la atención sanitaria de afirmación de género es la única manera de abordar el riesgo de suicidio, pero es una opción importante que los jóvenes, sus médicos y sus familias deben considerar", dijo.


Endo International plc y AbbVie Inc dominan el mercado estadounidense de bloqueadores de la pubertad. El único uso aprobado por la FDA para estos fármacos en niños es para la pubertad precoz central, una condición en la que los niños comienzan a madurar sexualmente antes de los 8 o 9 años debido a una disfunción de la glándula pituitaria.


Un efecto secundario en los niños que toman estos fármacos puede ser la disminución de la densidad ósea, que suele tratarse con suplementos de vitamina D o calcio. Los estudios han demostrado que la densidad ósea puede volver a la normalidad una vez finalizada la terapia, pero también que en el caso de algunas niñas transgénero puede no ser así.


En septiembre, la FDA publicó un estudio que no encontró "ninguna evidencia de un mayor riesgo de fractura" para los pacientes con pubertad precoz que toman leuprolida, el nombre genérico de Lupron de AbbVie y medicamentos similares. Sin embargo, el estudio de la FDA no revisó los casos de niños que tomaron el medicamento por disforia de género.


En un estudio de 2018 publicado en la revista médica Clinical Pediatrics, los investigadores de la Universidad de Yale observaron un fuerte aumento en el uso fuera de etiqueta de los bloqueadores de la pubertad y dijeron que estos medicamentos "no han sido investigados a fondo en poblaciones con pubertad normalmente programada."


En Texas, a principios de este año, los escáneres óseos indicaron que un niño, de 15 años de edad en ese momento, tenía osteoporosis después de 15 meses de tomar bloqueadores de la pubertad. La madre de la adolescente, que pidió no ser identificada porque trabaja en el hospital donde se trató a su hija, dijo que pensaba que lo había hecho todo bien cuando su hija salió del armario como chica transgénero. Pero después de los resultados de la gammagrafía ósea, reseñados por Reuters, dijo que se arrepentía de haber puesto a su hijo en tratamiento con bloqueadores de la pubertad. Dejó las inyecciones de Lupron y no aceptó la terapia hormonal.

En Texas, a principios de este año, los escáneres óseos indicaron que un niño, de 15 años de edad en ese momento, tenía osteoporosis después de 15 meses de tomar bloqueadores de la pubertad

La niña, que ha transicionado socialmente, al principio estaba furiosa con ella y amenazó con dejar el instituto, dijo. Su relación es mejor ahora, dijo, aunque "no hablamos de género".


Otra preocupación sobre los bloqueadores de la pubertad surgió en 2016, cuando la FDA ordenó a los fabricantes de estos medicamentos que añadieran una advertencia sobre los problemas psiquiátricos al prospecto cuando se utilizan como tratamiento para los niños con pubertad precoz. En su etiqueta para Lupron, AbbVie dice: "Se han reportado eventos psiquiátricos en pacientes" que toman bloqueadores de la pubertad. Los eventos incluyen síntomas emocionales "como llanto, irritabilidad, impaciencia, ira y agresión".

En su etiqueta para Lupron, AbbVie dice: "Se han reportado eventos psiquiátricos en pacientes" que toman bloqueadores de la pubertad. Los eventos incluyen síntomas emocionales "como llanto, irritabilidad, impaciencia, ira y agresión".
La FDA obligó al cambio en el prospecto después de recibir 10 informes a través de su sistema de notificación de eventos adversos de niños que tenían pensamientos suicidas, incluyendo un intento de suicidio, según un informe de la agencia del 5 de diciembre de 2016 revisado por Reuters.
En el informe, la FDA dijo que la ideación suicida y la depresión son "eventos graves", y hay "suficiente evidencia para justificar la información a los prescriptores, incluso ante la incertidumbre sobre la causalidad."

La FDA obligó al cambio en el prospecto después de recibir 10 informes a través de su sistema de notificación de eventos adversos de niños que tenían pensamientos suicidas, incluyendo un intento de suicidio, según un informe de la agencia del 5 de diciembre de 2016 revisado por Reuters. Uno de los casos involucró a un paciente de 14 años que tomaba Lupron para la disforia de género, muestran los registros. En el informe, la FDA dijo que la ideación suicida y la depresión son "eventos graves", y hay "suficiente evidencia para justificar la información a los prescriptores, incluso ante la incertidumbre sobre la causalidad."


La agencia también pidió a los fabricantes de medicamentos que vigilaran de cerca estos acontecimientos adversos y presentaran informes más detallados a la agencia. "La FDA sigue vigilando los acontecimientos psiquiátricos asociados a los medicamentos indicados para el tratamiento de pacientes pediátricos con pubertad precoz central", dijo la agencia.


Los informes de acontecimientos adversos de los profesionales médicos, los consumidores y los fabricantes de medicamentos ayudan a la FDA a detectar posibles problemas de seguridad de un medicamento que puedan justificar una investigación. Sin embargo, la agencia no recibe informes de todos los acontecimientos adversos, y no hay certeza de que un acontecimiento notificado haya sido causado por un medicamento. Los informes pueden contener errores, datos parciales o información duplicada.


Reuters encontró 72 informes de eventos adversos enviados a la FDA desde 2013 hasta 2021 de niños que tomaban bloqueadores de la pubertad que mostraron un comportamiento suicida, autolesivo o depresivo. Los niños estaban tomando el medicamento para la pubertad precoz central o la disforia de género o simplemente se identificaron como menores de 18 años.

Reuters encontró 72 informes de eventos adversos enviados a la FDA desde 2013 hasta 2021 de niños que tomaban bloqueadores de la pubertad que mostraron un comportamiento suicida, autolesivo o depresivo.

Un informe de eventos adversos enviado a la FDA el 17 de diciembre de 2020 describe a un paciente de 15 años que tomaba Lupron para terapia de género. El paciente tenía un historial de "trastorno depresivo mayor" y un historial familiar de depresión. El paciente experimentó un "deterioro de la salud mental" mientras tomaba Lupron e intentó suicidarse dos veces. AbbVie escribió en el informe a la FDA que "no hay ninguna posibilidad razonable" de que los acontecimientos adversos estuvieran relacionados con Lupron. La empresa no dio más detalles.


El Dr. Brad Miller, director de la división de endocrinología pediátrica de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota y del Hospital Infantil Masónico de M Health, expresó su sorpresa por el número de informes de acontecimientos adversos que encontró Reuters. Dijo que estaba especialmente preocupado porque los médicos prescriben bloqueadores de la pubertad a los niños transgénero, que ya tienen un mayor riesgo de sufrir problemas de salud mental.


Miller y varios otros médicos dijeron a Reuters que habían pedido repetidamente a AbbVie, Endo y otros fabricantes de bloqueadores de la pubertad que solicitaran la aprobación de la FDA para los medicamentos en el tratamiento de la disforia de género en los niños y para llevar a cabo ensayos clínicos para establecer la seguridad de los medicamentos para tal uso. Dijeron que las empresas siempre se negaron. "Decían que costaría mucho dinero conseguir la aprobación", dijo Miller. "Y no les interesaba porque (el tratamiento para transexuales) era una patata caliente política".


AbbVie no quiso hacer comentarios para este artículo. Una portavoz de Endo dijo que la compañía no tiene planes de buscar la aprobación regulatoria para el uso de su medicamento para cualquier nueva indicación. La empresa no respondió a las solicitudes de comentarios adicionales para este artículo.


A medida que aumentan las prescripciones de bloqueadores de la pubertad para el tratamiento de género “fuera de la etiqueta”, los fabricantes de medicamentos están haciendo que las alternativas más baratas sean más difíciles de conseguir.


El bloqueador de la pubertad de Endo es un implante en la parte superior del brazo que libera la medicación hasta dos años. Hace aproximadamente un año, la empresa comunicó a la FDA que había suspendido un implante llamado Vantas que costaba unos 4.600 dólares. De este modo, los médicos y los pacientes tuvieron que utilizar un implante similar de Endo llamado Supprelin LA. Cuesta unos 45.000 dólares, según los datos de precios de los medicamentos analizados por Reuters. Algunas familias con planes de seguro de alto deducible podrían tener que pagar varios miles de dólares de su bolsillo.

El bloqueador de la pubertad de Endo es un implante en la parte superior del brazo que libera la medicación hasta dos años. Cuesta unos 45.000 dólares.

AbbVie vende fórmulas de Lupron para adultos y para niños, que se administran por inyección cada varios meses. Los médicos afirman que no hay una diferencia significativa entre ambas, pero que prefieren utilizar la versión para adultos, más barata, que cuesta unos 4.700 dólares por una dosis de tres meses. Dijeron que las aseguradoras a veces insisten en la versión pediátrica, cuyo precio supera los 10.000 dólares, cuando la reclamación especifica que el paciente es un niño.

AbbVie vende fórmulas de Lupron para adultos y para niños, que se administran por inyección cada varios meses. Los médicos afirman que no hay una diferencia significativa entre ambas, pero que prefieren utilizar la versión para adultos, más barata, que cuesta unos 4.700 dólares por una dosis de tres meses. Dijeron que las aseguradoras a veces insisten en la versión pediátrica, cuyo precio supera los 10.000 dólares, cuando la reclamación especifica que el paciente es un niño.

Algunos científicos y médicos también dicen que se preguntan sobre los posibles efectos neurológicos de los bloqueadores de la pubertad. La cuestión: Las hormonas que se liberan durante la pubertad desempeñan un papel importante en el desarrollo del cerebro, por lo que cuando se suprime la pubertad, ¿puede eso dar lugar a una reducción de la función cognitiva, como la resolución de problemas y la toma de decisiones?

Las hormonas que se liberan durante la pubertad desempeñan un papel importante en el desarrollo del cerebro, por lo que cuando se suprime la pubertad, ¿puede eso dar lugar a una reducción de la función cognitiva, como la resolución de problemas y la toma de decisiones?

El Dr. John Strang, director de investigación del programa de desarrollo de género del Hospital Nacional de Niños de Washington, D.C., y otros investigadores escribieron en un artículo de 2020 que "la supresión de la pubertad puede impedir aspectos clave del desarrollo durante un período importante para la organización del cerebro".


Strang dijo en ese momento que "necesitamos una investigación de alta calidad para comprender los impactos de este tratamiento, impactos que pueden ser positivos en algunos aspectos y potencialmente negativos en otros." No quiso comentar si estaban llevando a cabo dicha investigación o de dónde provendría la financiación para ella.


Durante décadas, la terapia hormonal ha sido el componente central del tratamiento para ayudar a los adultos a realizar la transición: estrógeno para las mujeres transgénero y testosterona para los hombres transgénero.


Pero para los niños, la elección de tomar hormonas es más complicada. Al igual que ocurre con gran parte de la medicina transgénero, la investigación sobre el impacto de las hormonas en la fertilidad consiste en pequeños estudios de observación o en encuestas a adultos que tienen importantes limitaciones, dicen los expertos.


Muchos médicos reconocen que la terapia hormonal a largo plazo puede reducir la fertilidad, y dicen que los niños que reciben bloqueadores de la pubertad seguidos de hormonas corren el mayor riesgo. Pero al no haber una ciencia definitiva en la que basarse, los médicos suelen dejar la cuestión abierta cuando hablan con los niños y sus padres.

Muchos médicos reconocen que la terapia hormonal a largo plazo puede reducir la fertilidad, y dicen que los niños que reciben bloqueadores de la pubertad seguidos de hormonas corren el mayor riesgo.

Pocos niños optan por conservar sus óvulos o esperma antes del tratamiento de género como seguro en caso de que decidan que quieren intentar tener hijos más adelante. En concreto, la extracción de óvulos puede ser cara e invasiva. Y para ambos sexos, puede aumentar el malestar que experimentan con su cuerpo.


La Dra. Angela Kade Goepferd, pediatra y directora médica del programa de salud de género del hospital infantil de Minnesota, a veces pide a los padres que escriban una carta a su futuro hijo adulto sobre la decisión de empezar a tomar medicamentos que puedan afectar a su fertilidad. Los puntos de vista de un adolescente sobre la formación de una familia pueden cambiar con el tiempo, por lo que el objetivo es que el niño recuerde las conversaciones y las decisiones tomadas cuando era más joven, dijo Goepferd, y añadió: "No creo que sean decisiones fáciles para las familias".


Los autores de las nuevas normas del WPATH consideraron aconsejar que la cirugía genital no se realizara en general hasta al menos los 17 años, pero finalmente no hicieron ninguna recomendación relacionada con la edad. La Sociedad de Endocrinología la sitúa en los 18 años. En su reciente declaración de política, el gobierno de Biden dijo que las cirugías de afirmación de género "se utilizan normalmente en la edad adulta o, en su caso, en la adolescencia".

Los autores de las nuevas normas del WPATH consideraron aconsejar que la cirugía genital no se realizara en general hasta al menos los 17 años, pero finalmente no hicieron ninguna recomendación relacionada con la edad.
La Sociedad de Endocrinología la sitúa en los 18 años

Las cirugías genitales realizadas en menores son poco frecuentes, pero los cirujanos dicen que el interés está creciendo. El análisis de Komodo de las reclamaciones de seguros encontró 56 cirugías genitales, incluida la vaginoplastia y otros procedimientos, entre pacientes de 13 a 17 años con un diagnóstico previo de disforia de género de 2019 a 2021. Eso no incluye las cirugías no cubiertas por el seguro. En un artículo de investigación de 2017 que encuestó a 20 cirujanos estadounidenses afiliados a WPATH, los médicos dijeron que había habido "un aumento definitivo en el número de menores" que solicitaban información sobre la vaginoplastia o que eran derivados para la cirugía por sus proveedores de salud mental.

Las cirugías genitales realizadas en menores son poco frecuentes, pero los cirujanos dicen que el interés está creciendo

Las complicaciones de las cirugías genitales son frecuentes. Un estudio realizado en California reveló que una cuarta parte de las 869 pacientes de vaginoplastia, con una edad media de 39 años, tuvieron una complicación quirúrgica tan grave que tuvieron que ser hospitalizadas de nuevo. Entre esas pacientes, el 44% necesitó una intervención quirúrgica adicional para solucionar la complicación, que incluía hemorragias y lesiones intestinales.

Las complicaciones de las cirugías genitales son frecuentes
Una cuarta parte de las 869 pacientes de vaginoplastia, con una edad media de 39 años, tuvieron una complicación quirúrgica tan grave que tuvieron que ser hospitalizadas de nuevo. Entre esas pacientes, el 44% necesitó una intervención quirúrgica adicional para solucionar la complicación, que incluía hemorragias y lesiones intestinales.

En el caso de los adolescentes en transición hacia la mujer, los bloqueadores de la pubertad y las hormonas pueden complicar la eventual cirugía genital. Esto se debe a que los medicamentos pueden impedir el desarrollo de los genitales masculinos a partir de los cuales se construyen la vagina y la vulva. En 2020, de Vries y otros investigadores holandeses instaron a los médicos a que informaran a los jóvenes transexuales y a sus padres sobre este riesgo a la hora de iniciar los bloqueadores de la pubertad.

En el caso de los adolescentes en transición hacia la mujer, los bloqueadores de la pubertad y las hormonas pueden complicar la eventual cirugía genital.

Bowers, la nueva presidenta de WPATH y una mujer transgénero, dijo que le preocupaba que algunos pacientes que empezaban a tomar bloqueadores de la pubertad a una edad temprana no podrían tener nunca un orgasmo porque nunca lo han experimentado antes de la pausa de la pubertad, independientemente de que se sometieran a la cirugía.

Bowers, la nueva presidenta de WPATH y mujer transgénero, dijo que le preocupaba que algunos pacientes que empezaban a tomar bloqueadores de la pubertad a una edad temprana no podrían tener nunca un orgasmo porque nunca lo han experimentado antes de la pausa de la pubertad.

Dijo que las investigaciones en curso habían disipado muchas de sus preocupaciones, y "parece que es probable que haya retención de la función orgásmica". Dijo que había animado a los médicos a hablar de este riesgo con los adolescentes antes de que empezaran a tomar la medicación.

Entradas Recientes

Ver todo

Comentarios


bottom of page