• AMANDA

AUTISMO, PUBERTAD Y DISFORIA DE GÉNERO


Esta es una traducción del artículo original escrito por Elizabeth Hawker:

https://4w.pub/autism-puberty-gender-dysphoria-view-from-an-autistic-desisted-woman/


Después de seis años de identificarme como hombre trans cuando era adolescente, desistí (dejé de identificarme como trans) a los 21 años. Desde que recuperé mi condición de mujer, he estado pensando largo y tendido sobre qué ocurrió exactamente en mi cerebro de 15 años que me hizo sentir que sólo estaría estable y realizada si tomaba testosterona, cambiaba mi nombre y mis pronombres y me convertía socialmente en un hombre. La conclusión a la que he llegado es que pensar que era trans era completamente inseparable de mi autismo.


Durante la mayor parte del tiempo en que me identifiqué como transgénero, aún no me habían diagnosticado TEA (Trastorno del Espectro Autista). Mirando hacia atrás, con el conocimiento que me ha dado mi diagnóstico, es obvio que estaba vistiendo, sin querer, mi autismo con la ropa de moda de la Disforia de Género.


La disforia de género se define como "la condición de sentir que la identidad emocional y psicológica de uno como hombre o mujer es opuesta a su sexo biológico"; es el diagnóstico clínico que reciben las personas transgénero.


El autismo es una discapacidad del desarrollo que dura toda la vida y que provoca un pensamiento restrictivo y repetitivo y dificultades de comunicación e interacción social. Si se padece un Trastorno del Espectro Autista (TEA) se suelen desarrollar obsesiones muy estrechas que son difíciles de ver fuera de ellas. En la comunidad de TEA, estos intereses/fascinaciones/obsesiones se denominan "intereses especiales".


"Pensar que era trans era completamente inseparable de mi autismo".


El activismo trans fue definitivamente uno de mis intereses especiales desde los 16 a los 19 años. Mi interés por las cuestiones trans se convirtió en mi principal interés especial en el que estaba completamente absorbido; realmente no pensaba en nada más.


Descubrí las comunidades trans online cuando tenía 15 años y escribía con muchos nervios en Google algo como "Me siento mitad chico y mitad chica", lo que me llevaba a la definición de no binaria. Inmediatamente seguí todos los blogs que pude encontrar que publicaban sobre ser no binario y me involucré mucho en la comunidad trans, especialmente en Tumblr. Después de eso, nada me gustaba más que pasar horas investigando y debatiendo sobre temas trans, y en Internet me rodeé de todo lo trans y no binario.


Estaba tan segura de que tenía que "educar" a la gente, que me rodeaba sobre este amplio mundo del género que había descubierto en Internet. Hablé tanto de ello que las personas que habían disfrutado de mi compañía hasta ese momento me bloquearon en las redes sociales porque estaban hartas de oír hablar de ello.


La dificultad para adaptarse al cambio es otro rasgo autista clásico. En mi vida cotidiana, esto se manifiesta sobre todo en forma de excentricidades triviales, como seguir usando la ropa que llevaba a los 14 años porque estoy muy apegada a ella. Sin embargo, mientras atravesaba la pubertad, este aspecto del TEA significaba que realmente tenía problemas con el cambio de mi cuerpo. La situación empeoró porque no entendía por qué estaba luchando. Sencillamente, no podía manejar la forma en que mi cuerpo cambiaba durante la pubertad y la velocidad a la que lo hacía. Los cambios no tenían sentido para mí. No quería mirar mi cuerpo, ni cuidarlo adecuadamente, ni, Dios no lo quiera, mostrárselo a nadie más.


"Era fácil concluir que debía tener un cerebro masculino porque tenía patrones de pensamiento típicamente masculinos".


Cuando eres mujer y autista (diagnosticada o no), eres consciente desde muy joven de que tu cerebro parece estar conectado de forma diferente respecto a las chicas que te rodean. En el actual clima de fijación de la identidad de género en los medios de comunicación, era fácil para mí malinterpretar esto como si tuviera un cerebro conectado como el de un niño. El autismo te hace bueno para sistematizar pero malo para empatizar, que son rasgos que normalmente asociamos con los hombres. Las mujeres autistas tienden a carecer de la profundidad emocional que se espera de las mujeres, y esto puede dar lugar a que les cueste vincularse socialmente con otras mujeres, sintiéndose más cerca de los hombres.


Cuando tenía 15 años, era autista sin diagnosticar y estaba rodeada de la cultura trans en Internet, era fácil llegar a la conclusión de que debía tener un cerebro masculino porque tenía patrones de pensamiento típicamente masculinos. También luchaba con problemas de imagen corporal y me sentía totalmente a gusto en la insular comunidad trans que había encontrado en Internet. Si a esto le añadimos mi infancia de marimacho, el hecho de que crecí con grupos de amigos totalmente masculinos y que me habían confundido con un chico durante toda mi vida (incluso con el pelo hasta la cintura), tenía todas las pruebas que necesitaba para saber que era un chico en un cuerpo de chica. Me declaré trans a los 16 años y seguí siéndolo hasta los 21.


No hice una transición médica, a no ser que se cuente el medicamento que compré por Internet y que me hizo crecer el vello facial, cosa que ya no tengo porque sus efectos eran fácilmente reversibles. Mi transición social consistió en cambiar legalmente mi nombre, cambiar los pronombres e intentar de todas las maneras posibles pasar como un chico adolescente. Como no podía comprarme un binder (faja muy apretada que se usa para aplanar los senos), me até el pecho de formas extremadamente inseguras, incluso (para horror de mi yo actual) con cinta adhesiva y cinta gaffer.


"Mi diagnóstico de TEA explicó los comportamientos no normativos que había estado mostrando toda mi vida de una manera que el diagnóstico de disforia de género nunca pudo".


Fue mi diagnóstico de TEA en 2017 el que me hizo empezar a juntar todas las piezas y darme cuenta de que había tomado la decisión equivocada sobre la transición.


Mi diagnóstico de TEA explicó los comportamientos no normativos que había estado mostrando toda mi vida de una manera que el diagnóstico de disforia de género nunca pudo. Realmente cambió mi vida y me salvó de hacer algo de lo que seguramente me habría arrepentido. Después de que me diagnosticaran, empecé a investigar sobre el autismo en las mujeres, lo que abrió toda una caja de Pandora de dudas y segundos pensamientos sobre la transición, que finalmente me llevaron a desistir.


Empecé, por primera vez, a cuestionar toda la base filosófica de la ideología de género, y a examinar críticamente a la comunidad transgénero. Antes de eso, nunca me había cuestionado de verdad nada de lo que leía en Internet sobre el género, probablemente porque estaba muy consumida por ello. Una vez que salí de esa burbuja, empecé a darme cuenta de que me habían vendido una falsa guía paso a paso para la autorrealización, y creo que eso es lo que me resultaba tan embriagador de la transición. Me ofrecía la oportunidad de pasar de ser una chica autista torpe y que se odiaba a sí misma a un hombre genial y seguro de sí mismo, y no pude resistirme. No es que me presionaran para modificar mi cuerpo exactamente, pero siempre estaba deseando dar el "siguiente paso" para convertirme en ese hombre guay y seguro de sí mismo que quería ser.


Después de haber cambiado tu vestuario, tu corte de pelo, tu nombre y tus pronombres, y luego, después de haber empezado a fajarte los senos, a marcar paquete y entrenar la voz, el siguiente paso natural son las hormonas y luego la cirugía. Creo que nunca sentí que necesitara esas intervenciones médicas, sino que me parecían los siguientes pasos lógicos en este proceso que estaba emprendiendo para hacerme sentir finalmente "normal". Aquí me gustaría señalar que a los autistas les encanta seguir un proceso claramente establecido paso a paso. Es lógico y lineal, y hace que el mundo sea más fácil de entender para nosotros. ¿Podría este pensamiento lineal, y el hecho de que se nos presente un camino paso a paso hacia la felicidad, ser otro aspecto que impulsa a las personas autistas a la transición en la adolescencia?


"Mi diagnóstico de TEA explicaba los comportamientos no normativos que había mostrado toda mi vida de una manera que el diagnóstico de disforia de género nunca pudo".

Entre los 15 y los 16 años, buscaba respuestas a por qué tenía todos estos problemas, por qué mi mente parecía computar de forma tan diferente, y la respuesta que me llegaba de los espacios online que habitaba era "eres un chico en un cuerpo de chica, esto es lo que hay que hacer al respecto", y yo pensaba "¡esa es la respuesta a mis problemas!" y procedía a hacer todas las cosas que se suponía que me harían sentir como mi verdadero yo: cambiar mi nombre, pronombres, manierismos y el baño público que utilizaba.


Sin embargo, nada de esto hizo que brillara mi "verdadero yo", aunque me dijera a mí misma y a todos los demás que así era. Siempre había algo que no encajaba; sentía que no estaba destinado a ser una mujer por mis diferencias, pero tampoco me sentía un hombre de verdad. Si me hubieran diagnosticado el TEA a los 15 años o antes, imagino que mi adolescencia habría sido muy diferente: más auténtica, más libre y mucho más en sintonía conmigo misma. Ser consciente de las dificultades que tengo bien podría haber evitado que me pasara 6 años pensando que estaba destinado a ser un chico.


Ser transgénero era la única explicación que tenía cuando era más joven para problemas que en realidad tenían su origen en el autismo. Pensaba que la testosterona me "arreglaría" y haría que mi cuerpo fuera tan masculino como parecía serlo mi cerebro.


De hecho, mi cerebro no era "masculino" en absoluto, era autista.


Gran parte de la razón por la que estaba tan convencido de que era trans fue que no me diagnosticaron TEA hasta la edad adulta. No ser diagnosticada es bastante común para las chicas del espectro. Las chicas del espectro pueden pasar por neurotípicas mucho mejor y durante más tiempo que los chicos. Podemos camuflarnos socialmente hasta cierto punto, copiando los comportamientos sociales de los que nos rodean aunque no entendamos esos comportamientos. Esto significa que las niñas autistas pasan desapercibidas, pero siguen experimentando todas las luchas internas del autismo.


"Los niños con TEA eran 7,59 veces más propensos a ser inconformistas de género o a "expresar una varianza de género".


Las niñas autistas también pasan desapercibidas porque son diagnosticadas erróneamente con otras condiciones. Los diagnósticos erróneos más comunes para las niñas autistas incluyen ansiedad, depresión y TDAH. Mi hipótesis es que estamos asistiendo a la aparición de un nuevo tipo de diagnóstico erróneo común para las niñas con TEA: La disforia de género. Este diagnóstico erróneo es muy diferente a los demás; mientras que el tratamiento de estas enfermedades mentales implica una terapia cognitivo-conductual (TCC), cambios en la vida cotidiana, como una alimentación más saludable, y a veces medicación, el tratamiento de la disforia de género es físico, con inyecciones hormonales y cirugías irreversibles que alteran el cuerpo.


Los estudios sobre la concurrencia entre el autismo, la variación de género y la disforia de género han arrojado algunas cifras sorprendentes. Un estudio realizado por John Strang en 2014 descubrió que los niños con TEA tenían 7,59 veces más probabilidades de no ser conformes con el género o de "expresar varianza de género".


Un estudio de 2012 sobre adultos trans y adultos con TEA puso a prueba las puntuaciones AQ (Cociente de Autismo, una prueba común para los rasgos del TEA) de los dos grupos. El estudio descubrió que los hombres trans tenían una media de AQ más alta que las mujeres típicas, los hombres típicos y las mujeres trans, pero más baja que los individuos con TEA. Esto sugiere que las personas trans biológicamente femeninas muestran más rasgos autistas en promedio que la mayoría de las personas.


Más recientemente, en 2019, la Universidad Anglia Ruskin evaluó a 177 personas, incluyendo un grupo trans y no binario y un grupo cisgénero, sobre AQ y empatía, sistematizando la tarea de lectura de la mente en los ojos. En este estudio, el 14% del grupo trans y no binario tenía un diagnóstico de TEA, mientras que otro 28% alcanzó el punto de corte del AQ, lo que sugiere que el grupo de personas trans encuestadas contenía más casos de TEA no diagnosticados. Los investigadores afirmaron que estas cifras se debían principalmente a la alta puntuación de los participantes biológicamente femeninos. En la conclusión del estudio, los autores aconsejan a los clínicos de género que "consideren si los clientes, especialmente los que fueron asignados como mujeres al nacer, tienen un TEA no diagnosticado" y el autor principal sugiere que las clínicas de género examinen rutinariamente a los pacientes en busca de autismo.


No me sorprendió leer las cifras de estos estudios, ya que consolidan mis propias experiencias anecdóticas de los espacios transgénero, es decir, contienen muchas personas autistas. La comunidad trans está actualmente repleta de personas jóvenes, en su mayoría biológicamente femeninas, muchas de las cuales presentan rasgos de autismo bastante marcados. Sin embargo, parece que se ignora. Al ignorar esta coexistencia de TEA e identidad trans en mujeres jóvenes, nos arriesgamos a poner en peligro la salud mental y física de toda una generación de chicas autistas.

229 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo