PODRÍA CONVERTIRSE EN EL MAYOR ESCÁNDALO MÉDICO DEL SIGLO




Esta es una traducción del artículo original:

This could become the biggest medical scandal of the century, argues SUE REID | Daily Mail Online


La cordura empieza por fin a imponerse en el mundo del tratamiento médico de los niños que cuestionan su género.


El cierre, la próxima primavera, de la única clínica de identidad de género para niños del Servicio Nacional de Salud (NHS) es un paso vital y largamente esperado para corregir los errores de lo que podría ser el mayor escándalo médico de este siglo: el uso rutinario de medicamentos que bloquean la pubertad en los niños.


Estos potentes fármacos pueden poner en peligro la fertilidad y abrir la posibilidad de una cirugía brutal para reasignar los órganos sexuales. Sin embargo, en este país se han administrado a niños de tan sólo diez años.


Estos potentes fármacos pueden poner en peligro la fertilidad y abrir la posibilidad de una cirugía brutal para reasignar los órganos sexuales. Sin embargo, en este país se han administrado a niños de tan sólo diez años.

Otros países han prohibido su uso en niños. Suecia restringió el año pasado el uso de bloqueadores entre los menores de 18 años, ya que un destacado pediatra de Estocolmo afirmó que "castran químicamente" a los niños, causando problemas de salud mental.


Francia también ha dejado de utilizarlos. Su principal academia de medicina culpa al frenesí de las redes sociales de alimentar la demanda de estos fármacos por parte de los médicos entre los adolescentes, especialmente las chicas.


¿Por qué el Reino Unido ha tardado tanto en actuar? Nadie sabe cuántos centenares de niños se han visto perjudicados en el Reino Unido como consecuencia de su consumo. Empecé a investigar el Servicio de Identidad de Género (GIDS) de la Clínica Tavistock de Londres hace cuatro años, tras recibir un aviso de médicos preocupados que trabajaban allí o lo habían hecho. Lo que descubrí fue espeluznante.


La ex enfermera Susan Evans me decía: "Los niños con problemas de identidad de género esperan que los bloqueadores hormonales [fármacos para retrasar la pubertad] se distribuyan rápidamente. Piensan que estos fármacos resolverán todas sus preocupaciones: su aspecto, la falta de amigos, los cambios físicos y la típica angustia adolescente".


Advertía: "Creo que los riesgos de los bloqueadores son a largo plazo, incluida la pérdida de fertilidad. Me preocupa que interfieran en el pleno desarrollo del cerebro de los adolescentes".


La decisión del NHS de desmantelar el Tavistock se produce después de que una revisión independiente de la clínica realizada por la Dra. Hillary Cass dijera que su trabajo "no era una opción segura y viable" para los jóvenes.


La decisión del NHS de desmantelar el Tavistock se produce después de que una revisión independiente de la clínica realizada por la Dra. Hillary Cass dijera que su trabajo "no era una opción segura y viable" para los jóvenes.


Sus problemas de salud mental quedan "eclipsados" en favor de los problemas de identidad de género, según el informe, en medio de acusaciones de que la clínica se apresura a darles bloqueadores.


Ya nos habían advertido de asuntos preocupantes en la clínica.


El Dr. David Bell, psiquiatra consultor, que trabajaba en el Tavistock y era el director de personal, escribió un informe demoledor en el que afirmaba que el GIDS "no era adecuado para su propósito".


Afirmaba que "las necesidades de los niños se están satisfaciendo de manera lamentable e inadecuada y algunos vivirán con las consecuencias perjudiciales".


También está Keira Bell, que contó su desgarradora historia al Daily Mail en enero de 2020. Me explicó que, cuando tenía 16 años, ya no quería ser una niña y le recetaron bloqueadores de la pubertad después de tres consultas de una hora de GIDS.


Tres años más tarde le extirparon los pechos en una operación del NHS, pero luego se arrepintió de su decisión de convertirse en un hombre y dejó la transición, aunque teme que su fertilidad se haya visto irremediablemente dañada.


Keira compareció valientemente ante el Tribunal Superior, rogando a los jueces que controlaran a los médicos que daban bloqueadores de la pubertad tan fácilmente a los niños.


El año pasado, el organismo de control sanitario Care Quality Commission calificó la clínica de género infantil de "inadecuada", y exigió actualizaciones periódicas sobre el creciente número de listas de espera (sobre todo entre las niñas que quieren pasar a ser niños).


Sajid Javid, como secretario de Sanidad, también hizo saltar las alarmas. Afirmó que el miedo de los médicos a ser etiquetados como "transfóbicos" había impedido un debate adecuado, o la investigación, sobre los tratamientos médicos de los jóvenes trans.


A principios de este mes, antes de su dimisión, anunció un cambio en la legislación para permitir la inspección de los registros confidenciales del NHS de pacientes trans, muchos de ellos ahora adultos, que recibieron bloqueadores cuando eran niños o adolescentes.