ES TIEMPO DE CAMBIAR EL MUNDO, NO EL CUERPO DE LAS CHICAS


En lugar de una organización benéfica que empuje a las adolescentes inseguras a operarse los pechos, necesitamos un movimiento que celebre a las mujeres jóvenes


Esta es la traducción del artículo original:


Time to change the world, not girls’ bodies | Comment | The Times (archive.ph)


La pubertad femenina es como estar metida en un coche desbocado. Dejemos de lado la menstruación, el choque de la sangre, el tsunami de emociones.


Concentrémonos en una niña de unos 12 años, que hasta ahora ha vagado por el mundo pensando poco en su cuerpo, que de repente adquiere pechos. La posesión de estos órganos tan fetichizados lo cambia todo. Trae consigo dudas sobre una misma: ¿cómo me comparo con las chicas de mi clase? (O en TikTok o Pornhub.) Atrae una atención nueva y lobuna: los coches frenan, los niños se ríen, los hombres adultos miran. Puede ser un sentimiento poderoso pero también aterrador, y no se puede escapar de esas cosas del pecho, que se agitan durante los juegos, provocan bromas obscenas, pueden dar dolor de espalda o una sensación de incapacidad de la que no se puede escapar.


Por supuesto, generaciones de chicas lo han intentado. Llevaban ropa holgada o se convertían en góticas, se mataban de hambre hasta que su pecho volvía a ser hueso. Pero ahora hay otro camino, uno que se aplaude como noble, progresista y valiente, aunque es irreversible, doloroso, arriesgado y -si te paras a pensarlo un segundo- totalmente obsceno. A las niñas se les pueden cortar los pechos.


Ahora hay otro camino, uno que se aplaude como noble, progresista y valiente, aunque es irreversible, doloroso, arriesgado y -si te paras a pensarlo un segundo- totalmente obsceno. A las niñas se les pueden cortar los pechos.

Hay una organización benéfica para niños que está normalizando esto ahora mismo: una que recibió 500.000 libras del Fondo de la Lotería, tiene asociaciones rentables con Starbucks y Wagamama, y el respaldo del Príncipe Harry y Emma Watson. Puede que Mermaids no introduzca el bisturí, pero pone a las chicas en camino hacia la clínica.

Puede que Mermaids no introduzca el bisturí, pero pone a las chicas en camino hacia la clínica.

Esta semana, por fin, la comisión de organizaciones benéficas ha anunciado que investigará el "enfoque de protección de los jóvenes" de Mermaids por su práctica de enviar de forma encubierta binders a niñas de hasta 13 años sin el consentimiento de sus padres.


la comisión de organizaciones benéficas ha anunciado que investigará el "enfoque de protección de los jóvenes" de Mermaids por su práctica de enviar de forma encubierta binders a niñas de hasta 13 años sin el consentimiento de sus padres.

Un binder es una faja de spandex que comprime los pechos junto con las costillas y los pulmones. Es difícil respirar con un binder: te sientes mareada, te duele la cabeza. No deberías llevarla durante el ejercicio: de hecho, los grupos de presión trans aconsejan a los colegios que excusen de los juegos a las chicas que se atan.


Los binders dañan el tejido mamario en desarrollo, provocan rozaduras, infecciones cutáneas, pérdida de masa muscular e incluso fracturas de costillas. Sin embargo, en el chat de Mermaids, una madre habla de comprar uno para su ansiosa niña de 11 años que sólo tiene brotes de pecho.

Los binders dañan el tejido mamario en desarrollo, provocan rozaduras, infecciones cutáneas, pérdida de masa muscular e incluso fracturas de costillas.

El planchado de senos, que se realiza en algunos países africanos para que una niña parezca demasiado joven para casarse, está clasificado como abuso infantil en Gran Bretaña y es un acto criminal. Sin embargo, el atado de senos con binder, que da una silueta andrógina y prepubescente similar, no lo está.


Para muchas chicas el atado de senos es una moda pasajera, descubierta a través de amigos o influencers de YouTube. (Recuerda a la moda victoriana de las ataduras, en la que las chicas que competían por tener la cintura más pequeña tenían que reclinarse en "sofás de desmayo").


Pero si se usan durante largos periodos, los binders destrozan los pechos, por lo que los odias aún más; te cansas de sentirte sin aliento, constreñida y sudorosa en verano. Entonces los grupos LGBT promueven un camino hacia la libertad, no arrancándote el binder, sino los pechos.


Si se usan durante largos periodos, los binders destrozan los pechos, por lo que los odias aún más; te cansas de sentirte sin aliento, constreñida y sudorosa en verano. Entonces los grupos LGBT promueven un camino hacia la libertad, no arrancándote el binder, sino los pechos.

En 2019, una grave filtración de datos de Mermaids, por la que fue multada con 25.000 libras, dejó entrever sus fines de semana residenciales para padres e hijos. "Enorme respeto a los chicos que nos mostraron (a petición) sus cicatrices de cirugía superior", decía un post, "salvó un montón de búsquedas dudosas en Google". Las niñas, a las que se les enseña en estos campamentos a usar el binder, conocen a las que se han graduado en mastectomías dobles; incluso se les regala los viejos binder.


De hecho, no se necesitan "búsquedas dudosas en Google" para ser testigo de este horror. Basta con buscar #topsurgery en Instagram para encontrar miles de muchachas jóvenes de pelo corto que muestran cicatrices laterales lívidas, sus pezones cortados para ser cosidos o tatuados más tarde. Algunas posan con cirujanos sonrientes. Un médico aparece con frascos de tejido mamario en formol, un Frankenstein de bandera arcoíris. Otra, en Miami, se jacta de cortar 40 pares de pechos a la semana o, como ella misma dice, de "borrar las tetas".

Basta con buscar #topsurgery en Instagram para encontrar miles de muchachas jóvenes de pelo corto que muestran cicatrices laterales lívidas, sus pezones cortados para ser cosidos o tatuados más tarde

La mayoría se encuentra en EE.UU., donde la extirpación de pechos cuesta mucho dinero y los hospitales infantiles de buena fe, por vergüenza, realizan mastectomías a niños de 13 años. La Dra. Johanna Olson-Kennedy, pediatra de Los Ángeles, afirma que no es necesaria una edad mínima porque una paciente que se arrepienta de la operación puede "ir a buscar [los pechos] más tarde".

La Dra. Johanna Olson-Kennedy, pediatra de Los Ángeles, afirma que no es necesaria una edad mínima porque una paciente que se arrepienta de la operación puede "ir a buscar [los pechos] más tarde".

Pero las chicas británicas, que deben esperar hasta los 18 años, ven esos vídeos de pacientes postoperados que hablan de "tomar el primer aliento adecuado que he tenido en años". Envían tarjetas de felicitación para felicitar a sus amigas por "quitarse un peso de encima" o contribuyen a crowdfunding "para poner mis tetas en la papelera en Navidad". Con el pecho desnudo, las que no tienen pecho se tumban al sol, sin que les molesten los bikinis ni los ojos que las juzgan. Libres, como los hombres.


La idea de que los pechos sean una carga no sólo procede de los activistas trans. Tanto la operación de senos como la "cirugía superior" son respuestas a la mercantilización del cuerpo femenino: la primera trata de ganar la partida, la segunda opta por salir permanentemente.


¿Dónde están las voces sobre educación sexual que expliquen que entrar en la feminidad puede ser como caminar a través del fuego, que la incomodidad corporal es una respuesta lógica tanto a los extraños ritmos de la biología como a las desalentadoras expectativas? Los estudios demuestran que la confianza de las niñas, en comparación con los niños, cae en picado alrededor de los 12 años. El libro de Rachel Rooney ¡Mi cuerpo soy yo!, que animaba a los niños pequeños a deleitarse con su gloriosa forma humana, fue cancelado por transfóbico, pero se necesita urgentemente una versión para adolescentes.