top of page
  • AMANDA

EL ESTADO DE DISFORIA PARENTAL

Este es un artículo traducido del original:



Dicen que hace falta un pueblo para criar a un niño o una niña. ¿Qué ocurre cuando ese "pueblo" intenta convencer a tu hija autista de que "nació en el cuerpo equivocado"?


6 julio 2023


Sufro disforia parental.


La disforia parental es un trastorno nuevo, cada vez más frecuente a medida que aumenta la tendencia transgénero que está adoctrinando a nuestros hijos.


Específicamente, es el malestar con el sentido de sí mismo y la visión de la realidad que resulta del repentino anuncio de su hijo/a de que es transgénero. La disforia parental suele ser el resultado de la inmensa presión social para apoyar incondicionalmente el "viaje de género" de su hijo/a, hasta, e incluyendo, la transición social al género opuesto (o identidad no binaria), las hormonas del sexo cruzado y las cirugías.

La disforia parental suele ser el resultado de la inmensa presión social para apoyar incondicionalmente el "viaje de género" de su hijo/a, hasta, e incluyendo, la transición social al género opuesto (o identidad no binaria), las hormonas del sexo cruzado y las cirugías.

La disforia parental implica el estado prolongado de tener que permanecer en silencio sobre algo que sabes que conducirá a la tragedia, porque no quieres perder a tu hijo/a, tus amigos, tu familia ampliada y tu matrimonio, todo lo que te ha costado construir.


Lo haces para conservar una pequeña posibilidad de tener un impacto, para mantener a tu hijo/a lo suficientemente cerca como para ayudarle a salir de este delirio. Es vivir con miedo: miedo a la pérdida, miedo al distanciamiento, miedo a perder la cabeza, miedo a perder la integridad negando los propios instintos. Los que padecen esta afección, entre los que me incluyo, saben que es la sensación más horrible que han experimentado en su vida.

Es vivir con miedo: miedo a la pérdida, miedo al distanciamiento, miedo a perder la cabeza, miedo a perder la integridad negando los propios instintos.

Si sufres disforia parental, desearías decir: "No 'naciste en el cuerpo equivocado', eso es imposible". Pero también sabes que tu hijo/a tiene tantas ganas de creérselo que no sabes si mentirle o decirle la verdad sobre cómo ves las cosas. Así que, en lugar de eso, dices muy poco y rezas cada día para que tu hijo/a encuentre la paz en su propio cuerpo antes de que sea demasiado tarde, antes de que niegue y destruya su propia función sexual y su fertilidad, y envenene su cuerpo con hormonas sintéticas.


Son las lágrimas en que te ahogas mientras haces todo lo posible por apoyar a tu hijo/a a pesar de sus esfuerzos por alejarte. Es contener la respiración, sin saber cómo seguir adelante. Es un sentimiento de desesperanza que nunca antes habías sentido.


Es el horror de que tu otro hijo/a, quien hace de policía de los pronombres en casa, te diga que eres tú el que no es cariñoso/a y comprensivo/a. Es la vergüenza de darte cuenta de que has perdido tu capacidad de ser el adulto en la habitación. Es sentir que los valores liberales y progresistas que inculcaste a tus hijos están siendo utilizados en tu contra de una forma que nunca hubieras visto venir. Es descorazonador, desestabilizador y destructivo.

Es sentir que los valores liberales y progresistas que inculcaste a tus hijos están siendo utilizados en tu contra de una forma que nunca hubieras visto venir. Es descorazonador, desestabilizador y destructivo.

La disforia parental es lo que sigue cuando un profesional te aconseja que llames a tu hijo/a por un nombre nuevo, que para ti representa un símbolo de su profundo dolor, un nombre que es más probable que tenga su origen en Pokémon que en la herencia familiar que intentaste transmitirle.


Es la disonancia de tener que validar en la escuela una decisión de transición tomada por un niño/a que atraviesa un momento confuso y difícil de su vida. Es la experiencia extracorpórea de oír a tu hijo/a decir: "No soy la persona que tú criaste, soy alguien totalmente distinto". Es la soledad de ser la única persona que piensa que todo esto es perjudicial para tu hijo/a, en lugar de que sea "valiente" y "liberador".

Es la experiencia extracorpórea de oír a tu hijo/a decir: "No soy la persona que tú criaste, soy alguien totalmente distinto". Es la soledad de ser la única persona que piensa que todo esto es perjudicial para tu hijo/a, en lugar de que sea "valiente" y "liberador".

En realidad, esta disforia parental es una locura. Es una locura vivir con ella y vivirla. Te hace perder gradualmente tu propio vínculo con la realidad, poco a poco, día a día.


Todos deberíamos querer saber por qué tantos niños se declaran trans. No deberíamos aceptarlo sin más como algo normal, y desde luego no deberíamos enseñarlo, ni consagrarlo en la ley, hasta que alguien pueda demostrar mediante estudios longitudinales irrefutables que algo de eso es válido en primer lugar.


Muchos de estos jóvenes están siendo llevados por el mal camino por las mismas personas que se supone que deben protegerlos. Los médicos y los psicólogos ya no son expertos en los que se pueda confiar.

Muchos de estos jóvenes están siendo llevados por el mal camino por las mismas personas que se supone que deben protegerlos. Los médicos y los psicólogos ya no son expertos en los que se pueda confiar.

Los profesores y las escuelas no sólo han traicionado a sus alumnos más vulnerables animándolos a seguir un camino de autosacrificio, sino que también han destruido el vínculo sagrado que mantienen con los padres para garantizar el crecimiento y desarrollo sano de sus hijos.

Los profesores y las escuelas no sólo han traicionado a sus alumnos más vulnerables animándolos a seguir un camino de autosacrificio, sino que también han destruido el vínculo sagrado que mantienen con los padres para garantizar el crecimiento y desarrollo sano de sus hijos.

Experimentar disforia parental es que te digan que estás equivocada cuando sabes que tus instintos proceden del lugar más profundo del que una madre puede sacar jamás: el instinto de proteger a su propio hijo/a.


Nuestros hijos, nuestros amigos y nuestra sociedad están siendo preparados para creer en una ideología dañina, y ni siquiera son conscientes de que esto está ocurriendo. Aunque es difícil, elijo tratar mi disforia parental en lugar de vivir con ella, "afirmarla" o "validarla". Eso significa que debo seguir alzando la voz. Nunca debo dejar de creer que la disforia de mi hijo/a puede curarse, como puede curarse la mía; que este fenómeno cultural pasará, como pasan todas las tendencias; y que nuestros hijos volverán a nosotros, esperemos que todos de una pieza.

Elijo tratar mi disforia parental en lugar de vivir con ella, "afirmarla" o "validarla". Eso significa que debo seguir alzando la voz.
Nunca debo dejar de creer que la disforia de mi hijo/a puede curarse, como puede curarse la mía; que este fenómeno cultural pasará, como pasan todas las tendencias; y que nuestros hijos volverán a nosotros, esperemos que todos de una pieza.

La situación es especialmente mala para los padres de niños con espectro autista, padres como yo que intentaban proteger a su hijo/a, ya de por sí vulnerable.


El trastorno del espectro autista (TEA) varía mucho de un niño a otro, pero las características comunes incluyen el pensamiento en blanco y negro, los retos sensoriales y las dificultades para interpretar las señales sociales, procesar el lenguaje, la planificación, la coordinación física y la propiocepción.


Para las niñas del espectro autista, el proceso de la menstruación puede ser extremadamente difícil de adaptar y gestionar, especialmente si sus ciclos mensuales van acompañados de cambios hormonales extremos, desequilibrios o endometriosis.


No es infrecuente que las personas con espectro autista tengan problemas digestivos y sensibilidades alimentarias que provocan molestias estomacales crónicas.


Los problemas de comunicación asociados al autismo y las deficientes conexiones mente-cuerpo pueden dificultar que los jóvenes con TEA articulen correctamente sus síntomas físicos. En resumen, hay muchas razones por las que un adolescente con autismo puede sentirse incómodo con su cuerpo, incluso antes de introducir conceptos confusos como la identidad de género.


Los niños del espectro autista son especialmente vulnerables a un concepto teórico que sugiere que una persona puede nacer en el cuerpo equivocado y que identificarse y hacer la transición al sexo opuesto podría aliviar al individuo de todo el dolor mental y las molestias físicas que ha estado experimentando.


La ideología de género evita convenientemente lo obvio, que el sexo biológico de un individuo no puede cambiarse y que las intervenciones médicas son puramente cosméticas y conllevan riesgos para la salud, muchos de los cuales aún se desconocen debido a la falta de investigación.

La ideología de género evita convenientemente lo obvio, que el sexo biológico de un individuo no puede cambiarse y que las intervenciones médicas son puramente cosméticas y conllevan riesgos para la salud, muchos de los cuales aún se desconocen debido a la falta de investigación.

Cuando era niña creciendo en Canadá, me beneficié del "pueblo". Antes de empezar la guardería, mi vecina jubilada me leía en inglés porque mis padres inmigrantes no podían. La primera vez que me puse unos patines de hielo o visité un museo fue en una excursión escolar, y fue el bibliotecario de la biblioteca pública local quien me ayudó a rellenar una solicitud para obtener el carné de la biblioteca. Estas experiencias complementaron los esfuerzos de mis padres por influir positivamente en mi desarrollo general.


Ahora las cosas son muy distintas. Mi hija y yo nos enfrentamos a un pueblo radicalmente distinto, un pueblo amenazador que trata activamente de ir en contra de mis esfuerzos por proteger y cuidar a mi hija autista en su adolescencia.


Este pueblo interpreta la disconformidad de mi hija con los estereotipos de género, su rareza y su atracción por personas del mismo sexo como cosas que hay que arreglar médicamente. Para formar parte de la comunidad, tiene que encajar en una caja específica, incluso si eso significa tomar medicamentos de por vida y someterse a múltiples cirugías. Como no pertenece a la corriente dominante, no está bien que permanezca en su estado natural. Mientras tanto, yo acepto y amo sus diferencias y quiero darle tiempo para ver si puede amar y aceptar esas diferencias en sí misma.

Este pueblo interpreta la disconformidad de mi hija con los estereotipos de género, su rareza y su atracción por personas del mismo sexo como cosas que hay que arreglar médicamente.

El "pueblo" se ha vuelto contra mí e intenta impedir que cumpla con mi responsabilidad de proteger a mi hija.


La primera parada ha sido la escuela pública de mi hija, donde la ideología de género se ha introducido en el plan de estudios de educación sexual/antiacoso, no como un concepto teórico sino como un hecho. El plan de estudios informa a mi vulnerable hija de que las personas que se sienten incómodas con su cuerpo y cuyas preferencias y rasgos de comportamiento se ajustan a los estereotipos del sexo opuesto son transgénero.

El plan de estudios informa a mi vulnerable hija de que las personas que se sienten incómodas con su cuerpo y cuyas preferencias y rasgos de comportamiento se ajustan a los estereotipos del sexo opuesto son transgénero.

La siguiente parada ha sido la comunidad médica. Cuando mi hija conoció el concepto de trans y decidió que se aplicaba a ella, buscamos ayuda profesional. Todos y cada uno de los médicos que han atendido a mi hija "afirmaron" al instante su autodiagnóstico de ser trans y su creencia de que necesitaba testosterona y una doble mastectomía para sobrevivir.

Todos y cada uno de los médicos que han atendido a mi hija "afirmaron" al instante su autodiagnóstico de ser trans y su creencia de que necesitaba testosterona y una doble mastectomía para sobrevivir.

Esto fue en 2016-2017. La comunidad médica no solo desestimó mis preocupaciones sobre los riesgos implicados y la falta de evaluación inherente al modelo de afirmación, sino que también me dijo que mis preguntas no eran de apoyo y perjudicaban la salud mental de mi hija. El "pueblo" me decía que estaba equivocada y que era negligente por intentar sopesar los beneficios frente a los riesgos y por considerar otros métodos de tratamiento menos invasivos.

El "pueblo" me decía que estaba equivocada y que era negligente por intentar sopesar los beneficios frente a los riesgos y por considerar otros métodos de tratamiento menos invasivos.

Pronto aprendí que no podía hacer preguntas sobre estos procedimientos. Tampoco podía exigir a los médicos que evaluaran las causas profundas de la angustia de mi hija y trataran primero cualquier enfermedad coexistente, sin correr el riesgo de que intervinieran los funcionarios de los servicios sociales. Al igual que el sistema escolar, el sistema sanitario y de servicios sociales inculcó a mi hija el concepto de "haber nacido en el cuerpo equivocado" y la necesidad de medicalización.

Al igual que el sistema escolar, el sistema sanitario y de servicios sociales inculcó a mi hija el concepto de "haber nacido en el cuerpo equivocado" y la necesidad de medicalización.

En aquella época, la clínica de género del hospital infantil donde atendieron a mi hija seguía reconociendo el sexo biológico en su formulario de consentimiento para la testosterona, dejando claro que cualquier intervención médica sólo podía llegar hasta cierto punto, no hasta el punto de cambiar literalmente el sexo de una persona. Incluía el siguiente texto "Aunque me considero parcial o totalmente varón, genética, biológica y físicamente soy mujer". Hoy, el lenguaje de esos formularios de consentimiento ya no incluye las palabras "masculino" y "femenino". Ahora se refieren a rasgos "masculinos" y "femeninos", lo que da lugar a una claridad aún menor y a una posibilidad menos razonable de consentimiento informado.


Incluso en la época de las visitas de mi hija, se ocultó información importante a los pacientes y sus familias antes de introducir las intervenciones médicas. Por ejemplo, ninguno de los médicos me dijo que, antes del modelo de "afirmación", con el enfoque de espera vigilante para la disforia de género, aproximadamente el 80% de los pacientes con disforia de género infantil desistían y acababan aceptando su sexo biológico; y que muchos, si no la mayoría, crecían siendo gays, lesbianas o bisexuales. Esto me lo ocultaron incluso después de que les dijera que mi hija no estaba segura de su orientación sexual.


¿Qué dice de un "pueblo" el hecho de que no se permita que esos niños se den cuenta de su orientación sexual de forma natural, sabiendo que de lo contrario muchos crecerían siendo gays, lesbianas o bisexuales?


Tampoco se me informó del solapamiento documentado de la disforia de género con el autismo y otras afecciones coexistentes, a pesar de las preocupaciones que expresé sobre el pensamiento en blanco y negro, las habilidades sociales inmaduras y los comentarios dismórficos corporales de mi hija.

Tampoco se me informó del solapamiento documentado de la disforia de género con el autismo y otras afecciones coexistentes, a pesar de las preocupaciones que expresé sobre el pensamiento en blanco y negro, las habilidades sociales inmaduras y los comentarios dismórficos corporales de mi hija.

¿Qué dice de un "pueblo" el hecho de que se acepte inmediatamente la declaración de una adolescente de que es un chico sin considerar primero si había sufrido un trauma sexual, si padecía un trastorno alimentario o dismorfia corporal, si tenía menstruaciones dolorosas o si era neuro divergente, o sin cuestionar o discutir primero cualquier otra causa potencial de su angustia?


Significa que los "habitantes" han optado por ignorar la verdad: que la homofobia existe, que los niños y las mujeres adultas son las principales víctimas de agresiones sexuales, que las redes sociales exacerban los problemas de imagen corporal, que la comunidad médica no ha dedicado suficiente tiempo y energía a investigar problemas ginecológicos como la endometriosis y que el cerebro de algunas personas funciona de forma diferente.

Los "habitantes" han optado por ignorar la verdad: que la homofobia existe, que los niños y las mujeres adultas son las principales víctimas de agresiones sexuales, que las redes sociales exacerban los problemas de imagen corporal, que la comunidad médica no ha dedicado suficiente tiempo y energía a investigar problemas ginecológicos como la endometriosis y que el cerebro de algunas personas funciona de forma diferente.

Los padres también se ven perjudicados de otras formas. Hay casos de escuelas que proceden con la transición social de los niños a pesar de las objeciones de los padres, que piensan que lo que su hijo/a necesita es un enfoque de espera vigilante.

Hay casos de escuelas que proceden con la transición social de los niños a pesar de las objeciones de los padres, que piensan que lo que su hijo/a necesita es un enfoque de espera vigilante.

A padres que no han afirmado la identidad de género de sus hijos se les ha retirado la custodia de sus hijos, y dos tribunales de la Columbia Británica fallaron en contra de padres que se oponían a la medicalización de sus hijos para afirmar su género, debido a problemas de salud mental que no se habían abordado en el modelo de atención basado en la afirmación.

A padres que no han afirmado la identidad de género de sus hijos se les ha retirado la custodia de sus hijos, y dos tribunales de la Columbia Británica fallaron en contra de padres que se oponían a la medicalización de sus hijos para afirmar su género, debido a problemas de salud mental que no se habían abordado en el modelo de atención basado en la afirmación.

Los principales medios de comunicación socavan aún más a los padres al presentar la afirmación como el único medio viable por el que un padre puede mostrar amor y apoyo, mientras que al mismo tiempo se niegan a informar sobre el creciente número de personas que abandonan la transición.

Los principales medios de comunicación socavan aún más a los padres al presentar la afirmación como el único medio viable por el que un padre puede mostrar amor y apoyo, mientras que al mismo tiempo se niegan a informar sobre el creciente número de personas que abandonan la transición.

Es difícil proteger a tu hijo cuando los demás "habitantes" te agarran los brazos por la espalda.


La disforia de género de mi hija se resolvió gradualmente sin intervenciones médicas a lo largo de dos años, cuando empezó a aceptar su bisexualidad y aprendió a afrontar mejor los retos sensoriales y sociales del autismo. No debería haber tenido que luchar contra "el pueblo" para que mi hija tuviera tiempo de hacerlo.

La disforia de género de mi hija se resolvió gradualmente sin intervenciones médicas a lo largo de dos años, cuando empezó a aceptar su bisexualidad y aprendió a afrontar mejor los retos sensoriales y sociales del autismo. No debería haber tenido que luchar contra "el pueblo" para que mi hija tuviera tiempo de hacerlo.

Este artículo se ha adaptado del libro de reciente publicación Parents with Inconvenient Truths about Trans: Tales from the Home Front in the Fight to Save Our Kids, editado por Josie A. y Dina S., con prólogo de Stella O'Malley. Publicado por Pitchstone. Copyright © 2023 por Parents with Inconvenient Truths about Trans.

736 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page