top of page

DE NIÑOS/AS CREÍAN QUE ERAN TRANS. YA NO.


Esta es la traducción del artículo original:

 

Opinión – Pamela Paul

2 feb 2024

 

Grace Powell tenía 12 o 13 años cuando descubrió que podía ser un chico.

 

Al crecer en una comunidad relativamente conservadora de Grand Rapids, Michigan, Powell, como muchos adolescentes, no se sentía cómoda en su propia piel. Era impopular y con frecuencia la acosaban. La llegada de la pubertad lo empeoró todo. Sufría depresión y a menudo iba y venía de terapia.

 

"Me sentía tan alejada de mi cuerpo que la forma en que se desarrollaba me parecía hostil", me dijo Powell. Era la clásica disforia de género, un sentimiento de incomodidad con tu sexo.

 

Leyendo en Internet sobre personas transgénero, Powell creyó que la razón por la que no se sentía a gusto en su cuerpo era que estaba en el cuerpo equivocado. La transición parecía la solución obvia. El discurso que había escuchado y asimilado era que si no te transformabas, te suicidarías.

 El discurso que había escuchado y asimilado era que si no te transformabas, te suicidarías.

A los 17 años, desesperada por empezar la terapia hormonal, Powell dio la noticia a sus padres. Ellos la enviaron a un especialista en género para asegurarse de que iba en serio. En otoño de su último año de instituto, empezó a tomar hormonas cruzadas. El verano anterior a la universidad se sometió a una doble mastectomía y se fue como hombre transgénero llamándose Grayson a la universidad Sarah Lawrence, donde le asignaron un compañero de piso masculino. Con su 1,70 m de estatura, se sentía como un hombre gay muy afeminado.

 

Según Powell, en ningún momento de su transición médica o quirúrgica nadie le preguntó por los motivos de su disforia de género o su depresión. En ningún momento le preguntaron por su orientación sexual. Y en ningún momento le preguntaron por traumas previos, por lo que ni los terapeutas ni los médicos se enteraron de que había sufrido abusos sexuales de niña.

 Según Powell, en ningún momento de su transición médica o quirúrgica nadie le preguntó por los motivos de su disforia de género o su depresión. En ningún momento le preguntaron por su orientación sexual. Y en ningún momento le preguntaron por traumas previos, por lo que ni los terapeutas ni los médicos se enteraron de que había sufrido abusos sexuales de niña.

"Ojalá hubiera habido conversaciones más abiertas", me dijo Powell, que ahora tiene 23 años y está liberada. "Pero me dijeron que había una cura y lo que tenía que hacer si éste era mi problema, y que esto me ayudaría".

 

Los progresistas suelen presentar el encendido debate sobre la atención a la transexualidad infantil como un enfrentamiento entre quienes intentan ayudar a un número cada vez mayor de niños a expresar lo que creen que es su "género" y los políticos conservadores que no dejan que los niños sean ellos mismos.

 

Pero los demagogos de derechas no son los únicos que han avivado este debate. Los activistas transgénero han impulsado su propio extremismo ideológico, especialmente presionando a favor de una cierta ortodoxia en el tratamiento que ha sido objeto de un creciente escrutinio en los últimos años. Según ese modelo de atención, se espera que los médicos afirmen la identidad de género de un joven e incluso le proporcionen tratamiento médico antes, o incluso sin explorar otras posibles fuentes de angustia.

 Los activistas transgénero han impulsado su propio extremismo ideológico, especialmente presionando a favor de una cierta ortodoxia en el tratamiento que ha sido objeto de un creciente escrutinio en los últimos años.
Según ese modelo de atención, se espera que los médicos afirmen la identidad de género de un joven e incluso le proporcionen tratamiento médico antes, o incluso sin explorar otras posibles fuentes de angustia.

Muchos de los que piensan que debe existir un enfoque más cauteloso -incluidos padres liberales bienintencionados, médicos y personas que se han sometido a una transición de género y posteriormente se han arrepentido de sus procedimientos- han sido atacados como tránsfobos e intimidados para que silencien sus preocupaciones.

 

Y mientras Donald Trump denuncia la "locura de género de la izquierda" y muchos activistas trans tachan de transfóbica cualquier oposición, a los padres del vasto centro ideológico de Estados Unidos les cuesta encontrar un debate desapasionado sobre los riesgos reales o las ventajas y desventajas de lo que los defensores llaman atención de afirmación de género.

 Muchos activistas trans tachan de transfóbica cualquier oposición, a los padres del vasto centro ideológico de Estados Unidos les cuesta encontrar un debate desapasionado sobre los riesgos reales o las ventajas y desventajas de lo que los defensores llaman atención de afirmación de género

La historia de Powell muestra lo fácil que es para los jóvenes dejarse llevar por la atracción de la ideología en este ambiente.

 

"Lo que debería ser una cuestión médica y psicológica se ha transformado en una cuestión política", lamentó Powell durante nuestra conversación. "Es un desastre".

 

Un nuevo y creciente grupo de pacientes

Muchos adultos transgénero están contentos con su transición y, tanto si la iniciaron de adultos como de adolescentes, sienten que les cambió la vida, incluso que les salvó la vida. El pequeño pero creciente número de niños que manifiestan disforia de género y que realizan la transición a una edad temprana, según los médicos, es un fenómeno reciente y más controvertido.

 

Laura Edwards-Leeper, psicóloga fundadora de la primera clínica pediátrica de género de Estados Unidos, dice que cuando empezó a ejercer en 2007, la mayoría de sus pacientes tenían una disforia de género antigua y muy arraigada. La transición tenía sentido para casi todos ellos, y cualquier problema de salud mental que tuvieran se resolvía generalmente con la transición de género.

 

"Pero eso ya no es así", me dijo hace poco. Aunque no se arrepiente de haber hecho la transición a la primera hornada de pacientes y se opone a las prohibiciones gubernamentales sobre la atención médica a personas transgénero, dijo: "Por lo que yo sé, no hay organizaciones profesionales que intervengan para regular lo que está pasando."

 

La mayoría de sus pacientes no tienen antecedentes de disforia de género en la infancia. Otros se refieren a este fenómeno, con cierta controversia, como disforia de género de aparición rápida, en la que los adolescentes, sobre todo las niñas preadolescentes y adolescentes, expresan disforia de género a pesar de no haberlo hecho nunca cuando eran más jóvenes. Con frecuencia, tienen problemas de salud mental no relacionados con el género. Aunque las asociaciones profesionales afirman que faltan estudios de calidad sobre la disforia de género de aparición rápida, varios investigadores han documentado el fenómeno y muchos profesionales sanitarios lo han observado en sus consultas.

 

"La población ha cambiado drásticamente", afirma Edwards-Leeper, ex responsable del Comité de Niños y Adolescentes de la Asociación Profesional Mundial de Salud Transgénero, organización encargada de establecer las directrices sobre transición de género para los profesionales médicos.

 

En el caso de estos jóvenes, me dijo, "hay que tomarse tiempo para evaluar realmente lo que está pasando, escuchar su historia y conocer la perspectiva de los padres para crear un plan de tratamiento individualizado. Muchos profesionales se saltan completamente ese paso".

 

Sin embargo, los sanitarios y científicos que no creen que los médicos deban aceptar automáticamente el autodiagnóstico de un joven suelen tener miedo de hablar. Un informe encargado por el Servicio Nacional de Salud sobre la clínica de género Tavistock de Gran Bretaña, que, hasta que se ordenó su cierre, era el único centro sanitario del país dedicado a la identidad de género, señalaba que "el personal de atención primaria y secundaria nos ha dicho que se siente presionado para adoptar un enfoque afirmativo incuestionable y que esto está reñido con el proceso estándar de evaluación y diagnóstico clínico que han sido formados para llevar a cabo en todos los demás encuentros clínicos".

 los sanitarios y científicos que no creen que los médicos deban aceptar automáticamente el autodiagnóstico de un joven suelen tener miedo de hablar.

De las docenas de estudiantes que ha formado como psicólogos, dijo Edwards-Leeper, pocos parecen seguir prestando atención relacionada con el género. Aunque sus estudiantes han abandonado el campo por diversas razones, "algunos me han dicho que no se sentían capaces de continuar debido a las críticas, las acusaciones de ser transfóbicos, por estar a favor de la evaluación y querer un proceso más exhaustivo", dijo.

 

Tienen buenas razones para desconfiar. Stephanie Winn, terapeuta matrimonial y familiar licenciada en Oregón, recibió formación en afirmación de género y trató a varios pacientes transgénero. Pero en 2020, tras ver vídeos sobre la destransición en Internet, empezó a dudar del modelo de afirmación de género. En 2021 se pronunció a favor de abordar la disforia de género de un modo más reflexivo, instando a otros profesionales del sector a prestar atención a las detransicionadoras, personas que habían dejado de considerarse transgénero tras someterse a intervenciones médicas o quirúrgicas. Desde entonces ha sido atacada por activistas transgénero. Algunos amenazaron con enviar quejas a su junta de otorgamiento de licencias diciendo que ella estaba tratando de hacer cambiar de opinión a los niños trans mediante la terapia de conversión.

 

En abril de 2022, la Junta de Consejeros y Terapeutas Profesionales Autorizados de Oregón comunicó a Winn que estaba siendo investigada. Su caso fue finalmente desestimado, pero Winn ya no trata a menores y solo ejerce en línea, donde muchos de sus pacientes son padres preocupados de niños que se identifican como trans.

 

"No me siento segura teniendo un lugar donde la gente pueda encontrarme", afirma.

 

Los destransicionadores dicen que sus historias sólo interesan a los medios de comunicación conservadores, lo que les ha dejado expuestos a ataques como herramientas desventuradas de la derecha, algo que es frustrante y consternó a todos los destransicionadores que entrevisté. Se trata de personas que en su día fueron los niños identificados trans que tantas organizaciones dicen intentar proteger, pero cuando cambian de opinión, dicen, se sienten abandonados.

 Los destransicionadores dicen que sus historias sólo interesan a los medios de comunicación conservadores, lo que les ha dejado expuestos a ataques como herramientas desventuradas de la derecha, algo que es frustrante y consternó a todos los destransicionadores que entrevisté.

La mayoría de los padres y médicos solo intentan hacer lo que creen que es mejor para sus hijos. Pero los padres que tienen dudas sobre el modelo de atención actual se sienten frustrados por lo que consideran una falta de opciones.

 

Los padres me contaron que les resultaba difícil encontrar un equilibrio entre el deseo de apoyar compasivamente a un hijo con disforia de género y la búsqueda de la mejor atención psicológica y médica. Muchos creían que sus hijos eran homosexuales o que se enfrentaban a una serie de problemas complicados. Pero todos dijeron que se sentían obligados por los médicos, las escuelas y la presión social a aceptar la identidad de género declarada por sus hijos aunque tuvieran serias dudas. Temían que su familia quedara destrozada si no apoyaban sin reservas la transición social y el tratamiento médico. Todos pidieron hablar de forma anónima, tan desesperados estaban por mantener o reparar cualquier relación con sus hijos, algunos de los cuales estaban actualmente distanciados.

 

Varios de los que cuestionaron el autodiagnóstico de su hija me dijeron que eso había arruinado su relación. Unos pocos padres dijeron simplemente: "Siento que he perdido a mi hija".

 

Una madre describió una reunión con otros 12 padres en un grupo de apoyo para familiares de jóvenes transidentificados en la que todos los participantes describieron a sus hijos como autistas o con otro tipo de neurodivergencias. A todas las preguntas, la mujer que dirigía la reunión respondió: "Déjenles hacer la transición". La madre se marchó conmocionada. ¿Cómo ayudarían las hormonas a un niño con trastorno obsesivo-compulsivo o depresión? se preguntó.

 Una madre describió una reunión con otros 12 padres en un grupo de apoyo para familiares de jóvenes transidentificados en la que todos los participantes describieron a sus hijos como autistas o con otro tipo de neurodivergencias. A todas las preguntas, la mujer que dirigía la reunión respondió: "Déjenles hacer la transición".

Algunos padres han encontrado refugio en grupos de apoyo anónimos en Internet. Allí, la gente comparte consejos para encontrar cuidadores que exploren las causas de la angustia de sus hijos o se ocupen de su salud y bienestar emocional y de desarrollo en general sin acceder automáticamente al autodiagnóstico de sus hijos.

 

Muchos padres de niños que se consideran transgénero dicen que sus hijos conocieron a personas transgénero influyentes en YouTube o TikTok, un fenómeno intensificado para algunos por el aislamiento y el uso intensivo de redes sociales durante el COVID. Otros dicen que sus hijos aprendieron estas ideas en clase, ya en la escuela primaria, a menudo de forma adaptada a los niños a través de planes de estudios suministrados por organizaciones de derechos trans, con conceptos como el unicornio de género o la persona de género de pan.

 

¿Quieres un hijo muerto o una hija viva?

Después de que el hijo de 15 años de Kathleen, al que describe como un niño obsesivo, dijera de repente a sus padres que era trans, el médico que iba a evaluar si tenía TDAH le remitió a un especialista en TDAH y género. Kathleen, que pidió ser identificada sólo por su nombre de pila para proteger la intimidad de su hijo, supuso que el especialista realizaría algún tipo de evaluación o valoración. Pero no fue así.

 

La reunión fue breve y empezó con una expresión chocante. "Delante de mi hijo, el terapeuta me dijo: "¿Quiere un hijo muerto o una hija viva?"". relató Kathleen.

 "Delante de mi hijo, el terapeuta me dijo: "¿Quiere un hijo muerto o una hija viva?"". relató Kathleen.

A los padres se les suele advertir de que seguir cualquier camino que no sea estar de acuerdo con la identidad de género autodeclarada de un hijo es poner a un joven con disforia de género en riesgo de suicidio, lo que a mucha gente le parece un chantaje emocional. Los defensores del modelo de afirmación del género han citado estudios que muestran una asociación entre ese estándar de atención y un menor riesgo de suicidio. Pero se ha descubierto que esos estudios tenían defectos metodológicos o no se han considerado del todo concluyentes. Un estudio sobre los efectos psicológicos de las hormonas cruzadas, publicado hace tres años en The Journal of the Endocrine Society, la organización profesional de los especialistas en hormonas, concluyó que "no podía extraer ninguna conclusión sobre la muerte por suicidio". En una carta enviada a The Wall Street Journal el año pasado, 21 expertos de nueve países afirmaron que ese estudio era una de las razones por las que creían que "no hay pruebas fiables que sugieran que la transición hormonal sea una medida eficaz de prevención del suicidio."

 A los padres se les suele advertir de que seguir cualquier camino que no sea estar de acuerdo con la identidad de género autodeclarada de un hijo es poner a un joven con disforia de género en riesgo de suicidio, lo que a mucha gente le parece un chantaje emocional

Además, la incidencia de pensamientos e intentos suicidas entre los jóvenes con disforia de género se complica por la alta incidencia de afecciones asociadas, como el trastorno del espectro autista. En palabras de un estudio sistemático: "Los niños con disforia de género suelen presentar una serie de comorbilidades psiquiátricas, con una alta prevalencia de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, traumas, trastornos alimentarios y trastornos del espectro autista, tendencias suicidas y autolesiones".

La incidencia de pensamientos e intentos suicidas entre los jóvenes con disforia de género se complica por la alta incidencia de afecciones asociadas, como el trastorno del espectro autista. En palabras de un estudio sistemático: "Los niños con disforia de género suelen presentar una serie de comorbilidades psiquiátricas, con una alta prevalencia de trastornos del estado de ánimo y de ansiedad, traumas, trastornos alimentarios y trastornos del espectro autista, tendencias suicidas y autolesiones".

Pero en lugar de ser tratados como pacientes que merecen ayuda profesional imparcial, los niños con disforia de género se convierten a menudo en peones políticos.

 

Los legisladores conservadores están trabajando para prohibir el acceso a la atención de género a los menores y, ocasionalmente, también a los adultos. Por otro lado, sin embargo, muchos médicos y profesionales de la salud mental se sienten atados de pies y manos por la presión de los activistas y la captura organizativa. Afirman que se ha vuelto difícil practicar una atención de salud mental o una medicina responsables para estos jóvenes.

Muchos médicos y profesionales de la salud mental se sienten atados de pies y manos por la presión de los activistas y la captura organizativa. Afirman que se ha vuelto difícil practicar una atención de salud mental o una medicina responsables para estos jóvenes.

Los pediatras, psicólogos y otros sanitarios que disienten de esta ortodoxia, por considerar que no se basa en pruebas fiables, se sienten frustrados por sus organizaciones profesionales. La Asociación Americana de Psicología, la Asociación Americana de Psiquiatría y la Academia Americana de Pediatría han respaldado incondicionalmente el modelo de afirmación de género.

 

En 2021, Aaron Kimberly, un hombre trans de 50 años y enfermero diplomado, dejó la clínica de la Columbia Británica donde su trabajo se centraba en la admisión y evaluación de jóvenes con disforia de género. Kimberly se sometió a un examen exhaustivo cuando se embarcó en su propia transición con éxito a los 33 años, que resolvió la disforia de género que experimentó desde una edad temprana.

 

Pero cuando se introdujo el modelo de afirmación de género en su clínica, se le ordenó que apoyara el inicio del tratamiento hormonal para los pacientes que llegaban, independientemente de si tenían problemas mentales complejos, experiencias traumáticas o estaban "gravemente enfermos", dijo Kimberly. Cuando derivaba a los pacientes a otros servicios de salud mental en lugar de un tratamiento hormonal inmediato, le acusaron de lo que llamaron "control de acceso" y tuvo que cambiar de trabajo.

 

"Me di cuenta de que algo se había salido completamente de madre", me dijo Kimberly, que posteriormente fundó la Gender Dysphoria Alliance y la L.G.T.B. Courage Coalition para abogar por una mejor atención en materia de género.

 

Los hombres y las mujeres homosexuales me dijeron con frecuencia que temen que los niños atraídos por personas de su mismo sexo, especialmente los niños afeminados y las niñas marimachos que no se ajustan al género, sean objeto de una transición durante una fase normal de la infancia y antes de la maduración sexual, y que la ideología de género puede enmascarar e incluso instigar la homofobia.

 Los hombres y las mujeres homosexuales me dijeron con frecuencia que temen que los niños atraídos por personas de su mismo sexo, especialmente los niños afeminados y las niñas marimachos que no se ajustan al género, sean objeto de una transición durante una fase normal de la infancia y antes de la maduración sexual, y que la ideología de género puede enmascarar e incluso instigar la homofobia.

En palabras de un hombre destransicionador, que ahora mantiene una relación gay: "Yo era un hombre gay al que hacían parecer una mujer y salía con una lesbiana a la que hacían parecer un hombre". Si eso no es terapia de conversión, no sé lo que es".

 En palabras de un hombre destransicionador, que ahora mantiene una relación gay: "Yo era un hombre gay al que hacían parecer una mujer y salía con una lesbiana a la que hacían parecer un hombre". Si eso no es terapia de conversión, no sé lo que es".

"Hice la transición porque no quería ser gay", me dijo Kasey Emerick, una mujer de 23 años de Pennsylvania. Criada en una iglesia cristiana conservadora, dijo, "creía que la homosexualidad era un pecado".

 "Hice la transición porque no quería ser gay", me dijo Kasey Emerick, una mujer de 23 años de Pennsylvania. Criada en una iglesia cristiana conservadora, dijo, "creía que la homosexualidad era un pecado".

Cuando tenía 15 años, Emerick confesó su homosexualidad a su madre. Su madre atribuyó su orientación sexual a un trauma -el padre de Emerick fue condenado por violarla y agredirla repetidamente cuando ella tenía entre 4 y 7 años-, pero tras pillar a Emerick enviándose mensajes de texto con otra chica a los 16 años, le quitó el teléfono. Cuando Emerick se derrumbó, su madre la ingresó en un hospital psiquiátrico. Mientras estaba allí, Emerick se decía a sí misma: "Si fuera un chico, nada de esto habría pasado".

 

En mayo de 2017, Emerick empezó a buscar "género" en Internet y se encontró con sitios web de defensa de las personas trans. Tras darse cuenta de que podía "elegir el otro lado", le dijo a su madre: "Estoy harta de que me llamen bollera y no ser una chica de verdad". Si fuera un hombre, sería libre de buscar relaciones con mujeres.

 

En septiembre, ella y su madre se reunieron con un consejero profesional autorizado para la primera de dos consultas de 90 minutos. Le contó que había preferido ser Boy Scout que Girl Scout. Dijo que no le gustaba ser gay ni lesbiana marimacho. También le dijo que había sufrido ansiedad, depresión e ideas suicidas. La clínica le recomendó testosterona, que le recetó una clínica de salud L.G.B.T.Q. cercana. Poco después, también le diagnosticaron TDAH. Desarrolló ataques de pánico. A los 17 años le autorizaron una doble mastectomía.

 

"Pensaba: 'Dios mío, me van a extirpar los pechos. Tengo 17 años. Soy demasiado joven para esto'", recuerda. Pero siguió adelante con la operación.

 

"La transición me parecía una forma de controlar algo cuando no podía controlar nada en mi vida", explicó Emerick. Pero después de vivir como un hombre trans durante cinco años, Emerick se dio cuenta de que sus síntomas de salud mental no hacían más que empeorar. En otoño de 2022, salió del armario como destransicionadora en Twitter e inmediatamente fue atacada. Influencers transgénero le dijeron que era calva y fea. Recibió múltiples amenazas.

 Pero después de vivir como un hombre trans durante cinco años, Emerick se dio cuenta de que sus síntomas de salud mental no hacían más que empeorar. En otoño de 2022, salió del armario como destransicionadora en Twitter e inmediatamente fue atacada. Influencers transgénero le dijeron que era calva y fea. Recibió múltiples amenazas.

"Pensé que mi vida se había acabado", dijo. "Me di cuenta de que había vivido una mentira durante más de cinco años".

  "Me di cuenta de que había vivido una mentira durante más de cinco años".

Hoy, la voz de Emerick, alterada de forma permanente por la testosterona, es la de un hombre. Cuando la gente le cuenta que es una destransicionadora, le preguntan cuándo piensa dejar de tomar Testosterona y vivir como una mujer. "Llevo un año sin tomarla", responde.

 

Una vez, después de contar su historia a un terapeuta, éste intentó tranquilizarla. "Si le sirve de consuelo, el terapeuta comentó: "Nunca me habría imaginado que usted fuera una mujer trans". Emerick replicó: "Espere, ¿de qué sexo cree que soy?".

 

A la máxima de los activistas trans de que los niños son los que mejor conocen su sexo, hay que añadir algo que todos los padres saben por experiencia: Los niños cambian de opinión constantemente. Una madre me contó que después de que su hijo adolescente desistiera -se retractara de su identidad trans antes de someterse a cualquier procedimiento médico irreversible- me explicó: "Simplemente me estaba rebelando. Lo veo como una subcultura, como ser gótico".

 A la máxima de los activistas trans de que los niños son los que mejor conocen su sexo, hay que añadir algo que todos los padres saben por experiencia: Los niños cambian de opinión constantemente.

"El trabajo de los niños y los adolescentes es experimentar y explorar dónde encajan en el mundo, y una gran parte de esa exploración, especialmente durante la adolescencia, gira en torno a su sentido de la identidad", me dijo Sasha Ayad, consejera profesional licenciada con sede en Phoenix. "Los niños de esa edad suelen presentarse con mucha certeza y urgencia sobre quiénes creen que son en ese momento y las cosas que les gustaría hacer para promulgar ese sentido de identidad".

 "El trabajo de los niños y los adolescentes es experimentar y explorar dónde encajan en el mundo, y una gran parte de esa exploración, especialmente durante la adolescencia, gira en torno a su sentido de la identidad", me dijo Sasha Ayad, consejera profesional licenciada con sede en Phoenix. "Los niños de esa edad suelen presentarse con mucha certeza y urgencia sobre quiénes creen que son en ese momento y las cosas que les gustaría hacer para promulgar ese sentido de identidad".

Ayad, coautora de "Cuando los niños dicen que son trans: Guía para padres reflexivos", aconseja a los padres que desconfíen del modelo de afirmación de género. "Siempre hemos sabido que los adolescentes son especialmente maleables en relación con sus iguales y su contexto social, y que la exploración suele ser un intento de sortear las dificultades de esa etapa, como la pubertad, la asunción de las responsabilidades y complicaciones de la edad adulta temprana, el romance y la solidificación de su orientación sexual", me dijo. Por ofrecer este tipo de enfoque exploratorio en su propia consulta con jóvenes con disforia de género, Ayad ha visto impugnada su licencia en dos ocasiones, ambas por adultos que no eran sus pacientes. En ambas ocasiones, los cargos fueron desestimados.

 Ayad, coautora de "Cuando los niños dicen que son trans: Guía para padres reflexivos", aconseja a los padres que desconfíen del modelo de afirmación de género.
Por ello, Ayad ha visto impugnada su licencia en dos ocasiones, ambas por adultos que no eran sus pacientes. En ambas ocasiones, los cargos fueron desestimados.

Los estudios demuestran que alrededor de ocho de cada diez casos de disforia de género infantil se resuelven por sí solos en la pubertad y que el 30% de las personas que reciben terapia hormonal dejan de usarla en cuatro años, aunque los efectos, incluida la infertilidad, suelen ser irreversibles.

 Los estudios demuestran que alrededor de ocho de cada diez casos de disforia de género infantil se resuelven por sí solos en la pubertad y que el 30% de las personas que reciben terapia hormonal dejan de usarla en cuatro años, aunque los efectos, incluida la infertilidad, suelen ser irreversibles.

Los defensores de la transición social precoz y de las intervenciones médicas para los jóvenes con disforia de género citan un estudio de 2022 que demuestra que el 98% de los niños que tomaron tanto bloqueadores de la pubertad como hormonas sexuales cruzadas continuaron el tratamiento durante breves periodos, y otro estudio que realizó un seguimiento de 317 niños que realizaron una transición social entre los 3 y los 12 años de edad, en el que se descubrió que el 94% de ellos seguían identificándose como transgénero cinco años después. Pero estas intervenciones tempranas pueden cimentar las ideas que los niños tienen de sí mismos sin darles tiempo a pensar o a madurar sexualmente.

 intervenciones tempranas pueden cimentar las ideas que los niños tienen de sí mismos sin darles tiempo a pensar o a madurar sexualmente.

Las intervenciones tempranas pueden cimentar las ideas que los niños tienen de sí mismos sin darles tiempo a pensar o a madurar sexualmente.

El proceso de transición no me hizo sentir mejor

Al final de su primer año de universidad, Grace Powell, terriblemente deprimida, empezó a disociarse, a sentirse separada de su cuerpo y de la realidad, algo que nunca le había ocurrido antes. Al final, dice, "el proceso de transición no me hizo sentir mejor. Magnificó lo que me parecía que estaba mal conmigo misma".

 Al final de su primer año de universidad, Grace Powell, terriblemente deprimida, empezó a disociarse, a sentirse separada de su cuerpo y de la realidad, algo que nunca le había ocurrido antes. Al final, dice, "el proceso de transición no me hizo sentir mejor. Magnificó lo que me parecía que estaba mal conmigo misma".

"Esperaba que lo cambiara todo, pero sólo era yo, con una voz un poco más grave", añadió. "Tardé dos años en empezar a detransicionar y volver a vivir como Grace".

 

Intentó en vano encontrar un terapeuta que tratara sus problemas de fondo, pero no dejaban de preguntarle: ¿Cómo quieres que te vean? ¿Quieres ser no binaria? Powell quería hablar de su trauma, no de su identidad o de su presentación de género. Acabó recibiendo terapia online de una antigua empleada de la clínica Tavistock de Gran Bretaña. Esta terapeuta, una mujer que ha roto con el modelo de afirmación de género, habló con Grace sobre lo que ella considera su fracaso en el lanzamiento y sus esfuerzos por resetearse. La terapeuta le hizo preguntas como ¿Quién es Grace? ¿Qué quieres de tu vida? Por primera vez, Powell sintió que alguien la veía y la ayudaba como persona, y no simplemente buscaba encajarla en una categoría de identidad.

 La terapeuta le hizo preguntas como ¿Quién es Grace? ¿Qué quieres de tu vida? Por primera vez, Powell sintió que alguien la veía y la ayudaba como persona, y no simplemente buscaba encajarla en una categoría de identidad.

Muchos destransicionadores dicen que se enfrentan al ostracismo y al silenciamiento debido a la política tóxica que rodea las cuestiones transgénero.

 Muchos destransicionadores dicen que se enfrentan al ostracismo y al silenciamiento debido a la política tóxica que rodea las cuestiones transgénero.

"Es muy frustrante sentir que algo que soy es intrínsecamente político", me dijo Powell. "Me han acusado muchas veces de ser una persona de derechas que está inventando una historia falsa para desacreditar a las personas transgénero, lo que es una locura".

 

Aunque cree que hay personas que se benefician de la transición, "me gustaría que más gente entendiera que no hay una solución única para todos", dijo. "Ojalá pudiéramos tener esa conversación".

 

En un estudio reciente publicado en The Archives of Sexual Behavior, unos 40 jóvenes trans de los 78 encuestados afirmaron haber sufrido disforia de género de inicio rápido. Los activistas trans han luchado mucho para suprimir cualquier debate sobre la disforia de género de inicio rápido, a pesar de las pruebas de que la afección es real. En su guía para periodistas, la organización activista GLAAD advierte a los medios de comunicación contra el uso del término, ya que no es "una condición o diagnóstico formal". Human Rights Campaign, otro grupo activista, lo califica de "teoría de derechas". Un grupo de organizaciones profesionales emitió una declaración instando a los médicos a eliminar el uso del término.

 

Nadie sabe cuántos jóvenes desisten tras una transición social, médica o quirúrgica. Los activistas trans suelen citar las bajas tasas de arrepentimiento de la transición de género, junto con las bajas cifras de destransición. Pero esos estudios, que a menudo se basan en casos declarados a las clínicas de género, probablemente subestiman las cifras reales. Ninguna de las siete personas a las que entrevisté, por ejemplo, se planteó volver a informar a las clínicas que les recetaron la medicación que ahora consideran un error. Tampoco conocían a otras personas que lo hubieran hecho.

 

Mientras los estadounidenses debaten acaloradamente los fundamentos de la atención a los transgénero, en Europa se han producido una serie de avances en la comprensión, donde los primeros estudios holandeses que se convirtieron en la base de la atención a la afirmación del género han sido ampliamente cuestionados y criticados. A diferencia de parte de la población actual de jóvenes con disforia de género, los participantes en el estudio holandés no padecían trastornos psicológicos graves. Esos estudios estaban plagados de fallos y deficiencias metodológicas. No había pruebas de que ninguna intervención salvara vidas. No se realizó un seguimiento a largo plazo de ninguno de los 55 participantes del estudio ni de los 15 que lo abandonaron. Un intento británico de replicar el estudio afirmó que "no identificó cambios en la función psicológica" y que se necesitaban más estudios.

 A diferencia de parte de la población actual de jóvenes con disforia de género, los participantes en el estudio holandés no padecían trastornos psicológicos graves. Esos estudios estaban plagados de fallos y deficiencias metodológicas.
No había pruebas de que ninguna intervención salvara vidas.
No se realizó un seguimiento a largo plazo de ninguno de los 55 participantes del estudio ni de los 15 que lo abandonaron.
Un intento británico de replicar el estudio afirmó que "no identificó cambios en la función psicológica" y que se necesitaban más estudios.

En países como Suecia, Noruega, Francia, los Países Bajos y Gran Bretaña -considerados durante mucho tiempo ejemplos de progreso en materia de género-, los profesionales de la medicina han reconocido que las primeras investigaciones sobre intervenciones médicas para la disforia de género infantil eran incorrectas o incompletas.


El mes pasado, la Organización Mundial de la Salud, al explicar por qué está elaborando "una directriz sobre la salud de las personas trans y con diversidad de género", afirmó que sólo abarcará a los adultos porque "la base de pruebas para niños y adolescentes es limitada y variable en lo que respecta a los resultados a largo plazo de la atención de afirmación de género para niños y adolescentes."

 La Organización Mundial de la Salud, al explicar por qué está elaborando "una directriz sobre la salud de las personas trans y con diversidad de género", afirmó que sólo abarcará a los adultos porque "la base de pruebas para niños y adolescentes es limitada y variable en lo que respecta a los resultados a largo plazo de la atención de afirmación de género para niños y adolescentes."

Pero en Estados Unidos y Canadá, los resultados de esos estudios holandeses tan criticados se presentan falsamente al público como ciencia probada.

 

Otros países han suspendido o limitado recientemente el tratamiento médico y quirúrgico de los jóvenes con disforia de género, a la espera de nuevos estudios. El próximo mes se ordenará el cierre de la clínica Tavistock de Gran Bretaña, después de que una investigación encargada por el Servicio Nacional de Salud descubriera deficiencias en el servicio y "una falta de consenso y debate abierto sobre la naturaleza de la disforia de género y, por tanto, sobre la respuesta clínica adecuada".

 

Mientras tanto, la clase médica estadounidense se ha atrincherado, estancada en un modelo anticuado de afirmación de género. La Academia Americana de Pediatría sólo ha accedido recientemente a llevar a cabo más investigaciones en respuesta a los esfuerzos realizados durante años por expertos disidentes, entre ellos la Dra. Julia Mason, autodenominada "liberal apasionada".

 

La mayor amenaza para las personas transgénero procede de los republicanos, que quieren negarles derechos y protecciones. Pero la rigidez doctrinal del ala progresista del Partido Demócrata es decepcionante, frustrante y contraproducente.

 

"Siempre fui una demócrata liberal", me dijo una mujer cuyo hijo desistió tras la transición social y la terapia hormonal. "Ahora me siento políticamente sin hogar".

 

Señaló que la administración Biden ha apoyado "inequívocamente" la atención de afirmación de género para menores, en los casos en que lo considera "médicamente apropiado y necesario".


Rachel Levine (mujer trans), subsecretaria de Sanidad del Departamento de Salud y Servicios Humanos de EE.UU., declaró a NPR en 2022 que "no hay discusión entre los profesionales médicos -pediatras, endocrinólogos pediátricos, médicos especialistas en medicina de la adolescencia, psiquiatras de adolescentes, psicólogos, etc.- sobre el valor y la importancia de la atención para la afirmación del género".

 

Por supuesto, la política no debería influir en la práctica médica, ya se trate del control de la natalidad, el aborto o la medicina de género. Pero, por desgracia, la política se ha interpuesto en el camino del progreso. El año pasado, The Economist publicó una exhaustiva investigación sobre el enfoque estadounidense de la medicina de género. Zanny Minton Beddoes, la editora, situó la cuestión en un contexto político. "Si nos fijamos en los países europeos, incluido el Reino Unido, sus instituciones médicas están mucho más preocupadas", dijo Beddoes en declaraciones a Vanity Fair. "Pero aquí -en parte porque esto se ha visto envuelto en las guerras culturales en las que tienes, ya sabes, extremos locos de la derecha republicana- si quieres ser un liberal honrado, sientes que no puedes decir nada".

 

Algunas personas están intentando abrir ese diálogo, o al menos proporcionar salidas para que los niños y las familias busquen un enfoque más terapéutico de la disforia de género.

 

Paul Garcia-Ryan es un psicoterapeuta de Nueva York que atiende a niños y familias que buscan atención holística y exploratoria para la disforia de género. También es un transexual que de los 15 a los 30 años creyó plenamente que era una mujer.

 

García-Ryan es homosexual, pero de niño, dice, "era mucho menos amenazador para mi psique pensar que era una chica heterosexual nacida en un cuerpo equivocado - que tenía una condición médica que podía ser atendida". Cuando visitó una clínica a los 15 años, el médico afirmó inmediatamente que era mujer y, en lugar de explorar las razones de su angustia mental, se limitó a confirmar la creencia de García-Ryan de que no estaba destinado a ser un hombre.

 

Una vez en la universidad, comenzó la transición médica y acabó operándose los genitales. Las graves complicaciones médicas derivadas tanto de la operación como de la medicación hormonal le llevaron a reconsiderar lo que había hecho y a abandonar la transición. También reconsideró la base de la afirmación de género, en la que, como trabajador social clínico licenciado en una clínica de género, había recibido formación y que ofrecía a sus clientes.

 

"Te hacen creer estos eslóganes", dijo. "Atención basada en pruebas, que salva vidas, segura y eficaz, médicamente necesaria, la ciencia está asentada... y nada de eso está basado en pruebas".

 

García-Ryan, de 32 años, es ahora presidente de la junta directiva de Therapy First, una organización que apoya a terapeutas que no están de acuerdo con el modelo de afirmación de género. Él cree que la transición puede ayudar a algunas personas a controlar los síntomas de la disforia de género, pero ya no cree que cualquier persona menor de 25 años deba realizar una transición social, médica o quirúrgica sin una psicoterapia exploratoria primero.

 

Cuando un profesional afirma la identidad de género de una persona más joven, lo que está haciendo es implementar una intervención psicológica que reduce el sentido de identidad de una persona y cierra sus opciones para considerar lo que es posible para ella”, me dijo García-Ryan.

 

En lugar de promover tratamientos no probados para niños, con los que las encuestas muestran que muchos estadounidenses se sienten incómodos, los activistas transgénero serían más eficaces si se centraran en una agenda compartida. La mayoría de los estadounidenses de todo el espectro político pueden estar de acuerdo en la necesidad de protección legal para los adultos transgénero. Probablemente también apoyarían investigaciones adicionales sobre las necesidades de los jóvenes que reportan disforia de género para que los niños puedan recibir el mejor tratamiento posible.

 

Un cambio en esta dirección modelaría la tolerancia y la aceptación. Priorizaría la compasión sobre la demonización. Sería necesario superar la política de guerra cultural y volver a la razón. Sería el camino más humano a seguir. Y sería lo correcto.


503 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page