top of page
  • AMANDA

A UNO DE CADA DIEZ ADOLESCENTES MAYORES LE GUSTARÍA "CAMBIAR DE SEXO". UK.



El grupo de expertos Civitas realizó encuestas en Inglaterra a 1.100 jóvenes en edad de sexto grado y a un número similar de padres de adolescentes más jóvenes.


Un informe sugiere que uno de cada diez niños de entre 16 y 18 años quieren "cambiar de sexo" o ya lo han hecho.


El grupo de expertos Civitas también descubrió que más de las tres cuartas partes de los padres quieren tener el derecho legal de ver todos los materiales de educación sexual y sobre relaciones que se usan en las clases escolares.

Más del 75% de los padres quieren tener el derecho legal de ver todos los materiales de educación sexual y sobre relaciones que se usan en las clases escolares.

Realizó una encuesta en Inglaterra a 1.100 jóvenes en edad de sexto grado y otra en un número similar de padres de adolescentes más jóvenes.


A los adolescentes mayores se les preguntó qué habían aprendido en las escuelas. Casi un tercio dijo que le habían enseñado que una mujer puede tener un pene, mientras que uno de cada cinco dijo que había aprendido que un hombre puede quedar embarazado. Dos tercios dijeron que conocían a alguien que quería, o que ya había cambiado de género.

Casi un 33% de adolescentes dijo que en las escuelas les habían enseñado que una mujer puede tener un pene, y un 20% dijo que había aprendido que un hombre puede quedar embarazado

Casi una cuarta parte dijo que en las clases de educación sexual habían incluido bondage [esclavitud y ataduras], dominación y sadomasoquismo. Cuatro décimas partes dijeron que habían aprendido que los hombres jóvenes eran un problema en la sociedad, y a un número similar, se les dijo que Gran Bretaña era un país estructuralmente racista.

Casi un 25% dijo que en las clases de educación sexual habían incluido bondage [esclavitud y ataduras], dominación y sadomasoquismo.

Cuando se les preguntó qué habían celebrado o conmemorado en la escuela, las respuestas más populares fueron Navidad, Semana Santa y Día del Recuerdo, seguido del Mes de la Historia Negra, el Orgullo o el Día Internacional de la Mujer. La encuesta también preguntó a los adolescentes si les habían enseñado sobre la descolonización, el privilegio blanco, los prejuicios inconscientes, las micro agresiones, la masculinidad tóxica o el racismo estructural. Menos de la mitad, respondió que sí.


Casi la mitad de los alumnos dijeron que sus escuelas fomentaban una variedad de puntos de vista al discutir temas polémicos sobre género y sexualidad, y se sentían cómodos expresando esos puntos de vista. Otro tercio dijo que la escuela fomentaba diferentes puntos de vista, pero que no se sentían seguros de compartir los propios. Una sexta parte dijo que su escuela enseñaba un solo punto de vista.


Más de la mitad de los alumnos apoyaron la reducción de la edad para la obtención de un certificado de reconocimiento de género desde los 18 a 16 años.

Casi cuatro décimas partes de los padres pensaban que las escuelas pasaban demasiado tiempo enseñando sobre raza, sexualidad y género, pero más de la mitad dijeron que las escuelas dedicaban la cantidad adecuada, o no el tiempo suficiente a estos temas.

Más del 50% de los alumnos apoyaron la reducción de la edad para la obtención de un certificado de reconocimiento de género desde los 18 a 16 años.

Dos tercios de los padres querían poder sacar a sus hijos de las clases sobre sexo y relaciones afectivas. Tres cuartas partes dijeron que deberían tener derecho ilimitado a ver los materiales que se enseñan, mientras que un número similar, dijo que los grupos externos que van a enseñar sobre sexo deberían estar acreditados.

Dos tercios de los padres querían poder sacar a sus hijos de las clases sobre sexo y relaciones afectivas

La mayoría estuvo de acuerdo en que los niños estaban más ansiosos que antes.


Jo Anne Nadler, la ex asesora y concejala conservadora que escribió el informe, solicitó una unión nacional de padres para apoyar a quienes se preocupan por la enseñanza de los problemas y las relaciones sociales. “Los padres deben estar atentos a lo que se les enseña exactamente a los niños y por quién”, dijo.


Nadler dijo en el informe que una escuela independiente para niños “con reputación de rigor académico” a la que asistían sus hijos había introducido frases como privilegio blanco, prejuicio inconsciente, masculinidad tóxica y micro agresiones en los boletines. Ella dijo que la escolarización era vulnerable a la manipulación política.


Los defensores de este movimiento tienen las mejores intenciones, pero sus peligros son múltiples”, dijo. “Enseñar a los niños cómo pensar está siendo reemplazado por una visión, dirigida por activistas, diseñada para enseñar a los niños qué pensar”.

Enseñar a los niños cómo pensar está siendo reemplazado por una visión, dirigida por activistas, diseñada para enseñar a los niños qué pensar” dijo Jo Anne Nadler, ex asesora y concejala

Miriam Cates, la parlamentaria conservadora que publicó un dossier sobre el material que se enseña en las escuelas, dijo que el informe era una "lectura preocupante para cualquier padre". Dijo: “Ningún niño puede ‘nacer en el cuerpo equivocado’, así que cuando uno de cada diez adolescentes dice que tiene o quiere ‘cambiar de género’, sabemos que algo va muy mal. Este es un gran experimento social que se lleva a cabo a puerta cerrada”.

“Ningún niño puede ‘nacer en el cuerpo equivocado’, así que cuando uno de cada diez adolescentes dice que tiene o quiere ‘cambiar de sexo’, sabemos que algo va muy mal. Este es un gran experimento social que se lleva a cabo a puerta cerrada” dijo Miriam Cates, parlamentaria conservadora

Una portavoz del Departamento de Educación dijo:

“El secretario de educación ha presentado una revisión urgente del plan de estudios, que será informada por un panel independiente. El secretario está trabajando en estrecha colaboración con el ministerio de igualdad de la mujer para apoyar a las escuelas en relación con los niños que cuestionan su "sexo", siguiendo las llamadas de las escuelas, los maestros y los padres. Esta guía aclarará la posición legal de las escuelas, y la importancia de involucrar a los padres, al tomar cualquier decisión relacionada con sus hijos”.


Detrás de la historia

La educación sexual y de relaciones afectivas solía ser criticada como irrelevante para los adolescentes de hoy. Algunos temen ahora que se haya vuelto demasiado gráfica y no regulada (escribe Nicola Woolcock).


El plan de estudios, que no se había actualizado durante 20 años, no enseñaba a los alumnos nada sobre pornografía, sexting o el impacto de las redes sociales en las relaciones. Se introdujo una renovación, retrasada ligeramente por la pandemia, y ahora todos los niños de primaria deben aprender sobre las relaciones afectivas, mientras que los alumnos de secundaria tienen lecciones obligatorias sobre sexo y relaciones.


El plan de estudios se renovó y el gobierno escribió el verano pasado a Dame Rachel de Souza, la comisionada de los niños de Inglaterra, pidiéndole que investigara sobre, cómo de bien, se estaba implementando. Le dijeron: “La calidad de la enseñanza de RSE es inconsistente, particularmente cuando se trata de enseñar a los alumnos sobre el abuso y el acoso sexual”.


En cambio, descubrió que algunas lecciones trataban sobre "una galaxia de géneros" y el "planeta no binario".


A los padres que se quejaron se les dijo que los materiales no podían compartirse por razones de derechos de autor, o que solo podían verlos en las instalaciones de la escuela.

A los padres que se quejaron se les dijo que los materiales no podían compartirse por razones de derechos de autor, o que solo podían verlos en las instalaciones de la escuela.

Un informe de Policy Exchange encontró que más de la mitad de las escuelas delegaban en agencias externas. No existe una acreditación formal o un registro de tales empresas.

Un informe de Policy Exchange encontró que más de la mitad de las escuelas delegaban en agencias externas. No existe una acreditación formal o un registro de tales empresas.

Los directores sugieren que ha habido alarmismo y han expresado su decepción porque el gobierno sugiriese que se necesita una revisión, que ya está en marcha, para restaurar la confianza de los padres. Dicen que los ministros elaboran políticas de baja calidad, citando la falta de apoyo de capacitación para que los maestros impartan lecciones sobre relaciones y educación sexual.


El informe sugiere una pluralidad de opiniones. Algunos padres sienten que se dedica demasiado tiempo a enseñar sobre género y raza, pero otros quieren más lecciones. Las escuelas agradecerán la orientación oficial.

Commentaires


bottom of page