• AMANDA

UNA VERDADERA CREYENTE



Esta es una traducción del artículo original, publicado el 25/8/2022 por PITT : True Believer (substack.com)


Pensé que mi hijo de 4 años era transgénero. Me equivoqué.

Yo era una verdadera creyente.


Fui organizadora y facilitadora de la justicia social antes de que la justicia social se impusiera en el mundo. Estaba en la vanguardia, introduciendo el concepto de interseccionalidad en las organizaciones progresistas, y haciendo que la gente compartiera sus pronombres. Mis amigos y yo nos sentíamos los chicos guays, la vanguardia del trabajo revolucionario para cambiar el mundo, para lograr lo que la gente del movimiento de justicia social llama "liberación colectiva". Yo estaba profundamente comprometida con el trabajo de crear otro mundo posible.


En este contexto, salí del armario como lesbiana y me identifiqué como queer. Y entonces me enamoré, inicié una relación comprometida con mi pareja y di a luz a nuestro primer hijo. Dos años después, mi pareja dio a luz a nuestro segundo hijo. Tener hijos, y experimentar el amor y la devoción que cambian absolutamente la vida por ellos, fue un cambio de juego para mí. Y fue cuando, citando el subtítulo de Helen Joyce, la ideología empezó a encontrarse con la realidad.


Tener hijos, y experimentar el amor y la devoción que cambian absolutamente la vida por ellos, fue un cambio de juego para mí. Y fue cuando, citando el subtítulo de Helen Joyce, la ideología empezó a encontrarse con la realidad.

Inmediatamente empecé a sentir las tensiones dentro de mí entre lo que sentía intuitiva e instintivamente como madre, y lo que "debería" estar haciendo como madre blanca antirracista que lucha por la justicia social. Debido a mis propias experiencias de victimismo percibido con el rechazo de mis propios padres a mi sexualidad, quería asegurarme de que honraría el "auténtico yo" de mis hijos. Estaba preparada para buscar cualquier pista que pudiera sugerir que eran transgénero.


Criamos a nuestros dos hijos de la forma más neutra posible, con ropa, juguetes y lenguaje neutros. Aunque utilizamos los pronombres él/ella y otras personas en su vida les llamaban niños, no les llamábamos niños, ni siquiera les decíamos que eran niños. Hicimos que todo el lenguaje fuera neutro en cuanto al género. En la lectura diaria de libros o en las descripciones de personas en nuestra vida, no decíamos "hombre" o "mujer", sino "personas". Pensábamos que estábamos haciendo lo correcto y lo mejor, tanto para ellos como para el mundo.


En la lectura diaria de libros o en las descripciones de personas en nuestra vida, no decíamos "hombre" o "mujer", sino "personas". Pensábamos que estábamos haciendo lo correcto y lo mejor, tanto para ellos como para el mundo.

A una edad temprana, nos dimos cuenta de que nuestro primer hijo era un poco diferente. Era muy sensible y era muy inteligente. Hacia los tres años, empezó a orientarse más hacia las mujeres de su vida que hacia los hombres. Como no tenía el lenguaje, decía: "Me gustan las mamás". Parte de esta diferencia la empezamos a atribuir a la posibilidad de ser transgénero. En lugar de orientarle hacia la realidad de su sexo biológico diciéndole que era un niño, queríamos que nos dijera si se sentía niño o niña. Como verdaderas creyentes, pensamos que podía ser transgénero y que debíamos "seguir su ejemplo" para determinar su verdadera identidad.

Como no tenía el lenguaje, decía: "Me gustan las mamás". Parte de esta diferencia la empezamos a atribuir a la posibilidad de ser transgénero.

Al mismo tiempo que esta ideología daba forma a mi visión de mi hijo, también estaba profundizando en el apego y el desarrollo infantil. Esto me abrió los ojos para comprender la naturaleza del apego como algo jerárquico, y el hecho de que los padres, y no los hijos, están destinados a llevar la voz cantante. Empecé a luchar con el conflicto entre poner a mi hijo al frente del género y mi conocimiento cada vez más profundo de mi responsabilidad de liderar y orientar a mi hijo.


Empecé a luchar con el conflicto entre poner a mi hijo al frente del género y mi conocimiento cada vez más profundo de mi responsabilidad de liderar y orientar a mi hijo.

Lamentablemente, mi compromiso con la ideología se impuso.


Alrededor de los cuatro años, mi hijo empezó a preguntarme si era niño o niña. En lugar de decirle que era un niño, le dije que podía elegir. No utilicé esas palabras: pensé que podía ser más sofisticada. Le dije: "Cuando los bebés nacen con pene, se llaman niños, y cuando nacen con vagina, se llaman niñas. Pero algunos bebés que nacen con pene pueden ser niñas, y algunos bebés que nacen con vagina pueden ser niños. Todo depende de lo que sientas en tu interior". Siguió preguntándome qué era, y yo continué repitiendo estas frases. Resolví mi conflicto interior "guiando" a mi hijo con este marco: puedes nacer con un pene, pero seguir siendo una niña por dentro. Pensé que estaba haciendo lo correcto, por él y por el mundo.


Su pregunta, y mi respuesta a ella, me persiguieron durante años, y siguen persiguiéndome ahora. Lo que sé ahora es que estaba "guiando" -estaba llevando a mi inocente y sensible hijo por un camino de mentiras que era una rampa de entrada directa al daño psicológico y a la intervención médica irreversible de por vida. Todo en nombre del amor, la aceptación y la liberación.

Lo que sé ahora es que estaba "guiando" -estaba llevando a mi inocente y sensible hijo por un camino de mentiras que era una rampa de entrada directa al daño psicológico y a la intervención médica irreversible de por vida. Todo en nombre del amor, la aceptación y la liberación.

Unos seis meses después de que mi hijo empezara a preguntarme si era niño o niña, le dijo a mi cónyuge que era una niña, y que quería que le llamaran hermana, y con pronombres femeninos. Recibí un mensaje de texto sobre esto en el trabajo. De camino a casa esa noche, decidí que tendría que dejar de lado mis propios sentimientos y apoyar a mi hijo transgénero. Y eso es lo que hice.


Con esta declaración, después de meses de negarnos a decirle a nuestro hijo que era un niño, cambiamos todo su mundo. Le dijimos que podía ser una niña. Saltó en la cama, feliz, diciendo: "¡Soy una niña, soy una niña!". (¡Qué alivio debió de suponer para él tener una identidad a la que aferrarse!). Nosotras, no él, iniciamos el cambio de nombre. Le hicimos la transición social y la reforzamos con su hermano pequeño, que entonces sólo tenía dos años y que apenas podía pronunciar el nombre real de su hermano mayor.

Nosotras, no él, iniciamos el cambio de nombre. Le hicimos la transición social y la reforzamos con su hermano pequeño

Cuando miro hacia atrás, hay casi demasiado sobre lo que escribir. El dolor y la conmoción de lo que hicimos son tan profundos, tan amplios, tan agudos y penetrantes. ¿Cómo pudo una madre hacerle esto a su hijo? ¿A sus hijos?

¿Cómo pudo una madre hacerle esto a su hijo? ¿A sus hijos?

Realmente creía que lo que estaba haciendo era puro, correcto y bueno, sólo para darme cuenta después con horror de lo que podría haber llevado a mi hijo. Este horror todavía me sacude hasta la médula.


No sorprenderá a los lectores de este sitio saber que, una vez que tomamos la decisión de realizar la transición social de nuestro hijo, recibimos elogios rotundos y la afirmación de la mayoría de nuestros compañeros. Una de mis amigas, que también había hecho la transición social de su hijo pequeño, me aseguró que la transición social era una forma sana y neutral de permitir a los niños "explorar" su identidad de género antes de la pubertad, cuando habría que tomar decisiones sobre los bloqueadores de la pubertad y las hormonas.

Una vez que tomamos la decisión de realizar la transición social de nuestro hijo, recibimos elogios rotundos y la afirmación de la mayoría de nuestros compañeros.

Buscamos grupos de apoyo para padres de niños transgénero a los que acudimos para saber si habíamos "hecho lo correcto". Después de todo, nuestro hijo no mostraba signos de disforia de género real: ¿era realmente transgénero? En estos grupos de apoyo nos dijeron lo buenos padres que éramos. Que los niños del espectro autista (que probablemente es él), simplemente "saben" que son transgénero antes que otros niños.


En uno de los grupos de apoyo a los que asistimos, también nos dijeron que la identidad transgénero tarda unos años en desarrollarse en los niños. Nos dijeron que, durante este periodo, es muy importante proteger la identidad transgénero del niño y, por lo tanto, hay que eliminar el contacto con cualquier familiar o amigo que no apoye esta identidad o no esté de acuerdo con ella. Sí, la terapeuta de género que dirigía este grupo de apoyo a los padres dijo esto, y en aquel momento la creí.


Mirando hacia atrás, ahora lo veo de una forma sorprendentemente diferente: se trataba de un proceso intencionado de concreción de la identidad transgénero en niños de tan solo 3 años, la edad del niño más pequeño de este grupo. Cuando la identidad se concreta a una edad tan temprana, los niños crecerán creyendo realmente que son del sexo opuesto. ¿Cómo no va a producirse la medicalización?

Cuando la identidad se concreta a una edad tan temprana, los niños crecerán creyendo realmente que son del sexo opuesto. ¿Cómo no va a producirse la medicalización?

La terapeuta también empleó el mismo guión que muchos adolescentes utilizan con sus padres, ayudando a los padres de niños transgénero a redactar cartas a los abuelos, tíos y tías para declarar la identidad transgénero del niño, y dejar claras las condiciones del compromiso: debe utilizar el nombre y los pronombres, y adoptar la nueva identidad, o no tendrá contacto con el niño.


Después de un año de transición social de nuestro hijo mayor, nuestro hijo menor, que sólo tenía tres años, empezó a decir que era una niña. Esto nos sorprendió por completo. Ninguna de las cosas que hacían a nuestro hijo mayor "diferente" eran ciertas para nuestro hijo pequeño. Era más bien un niño estereotipado y no mostraba la misma afinidad por las cosas femeninas o por las mujeres que su hermano mayor. Empezamos a analizar más profundamente el apego y nos dimos cuenta de que el impulso de "igualdad" es un impulso de apego primario.

Después de un año de transición social de nuestro hijo mayor, nuestro hijo menor, que sólo tenía tres años, empezó a decir que era una niña.

Pensamos que esta afirmación de ser una niña era muy probablemente un deseo de ser como su hermano mayor, para sentirse conectado a él. Esta afirmación de ser niña se hizo más insistente cuando ambos hermanos fueron a la escuela a tiempo parcial, donde el programa escolar en el que estaban incluía compartir sus pronombres. ¿Por qué el hermano mayor podía ser un "ella" cuando el hermano menor no podía?

Esta afirmación de ser niña se hizo más insistente cuando ambos hermanos fueron a la escuela a tiempo parcial, donde el programa escolar en el que estaban incluía compartir sus pronombres.

Nuestro hijo menor insistía cada vez más, y nosotras nos angustiábamos cada vez más. La ideología chocaba con la realidad y hacía temblar lo que hasta entonces había parecido tierra firme. Si nuestro hijo menor estaba impulsado por el apego a querer ser una niña, ¿podría nuestro hijo mayor también tener esto como parte de lo que lo impulsaba? ¿Un impulso de apego para ser igual que yo?


Pedimos una cita para ver a la terapeuta de género que habíamos conocido en el grupo de apoyo, para hablar de nuestro hijo menor. Realmente creíamos que ella podría ayudarnos a dilucidar si era realmente transgénero o no, a desentrañar los matices de lo que podría estar ocurriendo con él como hermano menor de una "hermana" mayor transgénero, y el único "él" en una familia de "ellas".


Para nuestra sorpresa, la terapeuta comenzó inmediatamente a referirse a él como "ella", afirmando que cualquier pronombre que un niño de tres años quiera usar son los pronombres que usará para referirse a ellos. De forma condescendiente, nos aseguró que podría llevarnos más tiempo adaptarnos, ya que a los padres les cuesta mucho este tipo de cosas.


Dijo que era transfóbico creer que había algo malo en que nuestro hijo menor quisiera ser como su hermano mayor transgénero. Cuando le contesté que aún no estaba convencida de que nuestro hijo menor fuera transgénero, me dijo que si no cambiaba sus pronombres y honraba su identidad, podría desarrollar un trastorno de apego.

La terapeuta dijo que era transfóbico creer que había algo malo en que nuestro hijo menor quisiera ser como su hermano mayor transgénero.