¿UN PEQUEÑO SUSPIRO DE ALIVIO?


Esta es una traducción del original: A small sigh of relief? | MercatorNet


Una madre se muestra cautelosamente esperanzada mientras su hijo se despoja poco a poco del delirio transgénero.


Finalmente tomé un respiro... pero sólo uno pequeño.


Han pasado dos años muy largos desde que mi hijo empezó a identificarse como "trans" - dos años en los que he vivido con el temor de que mi hijo decidiera hacerse daño médicamente en nombre de una identidad.


Pero finalmente, después de dos años en los que le he amado incondicionalmente, aunque nunca le he "afirmado", mi hijo me ha dicho que ya no se siente así, que es varón y heterosexual, no una lesbiana transgénero, como había creído que era.


Miedo persistente


Por toda la preocupación y la angustia que esto me ha causado, el estrés, la ansiedad incesante, habría pensado que el día de su anuncio revisado sería el mejor día de mi vida. Pero, ahora que estoy aquí, no me siento tan bien como imaginaba, porque temo que no haya terminado. Mientras el delirio trans se apodere de nuestra sociedad, tendré que preocuparme de que mi hijo no pueda liberarse realmente de las garras de la religión trans.


Mi hijo me dijo que no era trans en una conversación de corazón a corazón entre nosotros dos, madre e hijo. Creo que una gran parte de su comprensión surgió del final de una relación con una novia que había sido su mayor animadora trans. Una vez que dejaron de estar juntos, tuvo el espacio para descubrir quién era realmente. Y, aparentemente, su verdadero yo no es trans. Lo sabía desde el principio, pero hay cosas que los adolescentes tienen que descubrir por sí mismos.



Falsa identidad


Sin embargo, no ha "salido del armario" ante sus amigos o su escuela como no trans. Sigue usando el nombre de chica que se puso a sí mismo cuando estaba inmerso en la fantasía adolescente trans. Estos vínculos persistentes con la identidad de la que dice estar dispuesto a desprenderse me preocupan.


Puedo adivinar por qué se aferra a lo trans: debe ser extraordinariamente difícil admitir que estaba equivocado sobre su identidad. ¿Cómo puede hacerlo y salvar la cara ante sus amigos?

Mi hijo se siente solo. Está en las afueras de su grupo de amigos en el instituto y quiere encajar, pero no sabe cómo. Necesita un buen amigo, pero, si no lo encuentra, ¿la soledad le arrastrará de nuevo?



Desde la infancia


El nuevo nombre siempre ha sido especialmente doloroso para mí, arrancado, como lo fue, de la nada. Mi marido y yo pasamos nueve meses pensando en su nombre; desde el principio supimos que íbamos a tener un niño.


Queríamos un nombre celta que reflejara nuestra herencia común, con dos sílabas para que fluyera bien con su apellido y, finalmente, redujimos la lista a cuatro nombres de dos sílabas.


El día del parto, llegó el momento de elegir. Cuando le leímos los nombres finalistas a mi hijo recién nacido, cuando dijimos el nombre especial que sería el suyo, hizo un arrullo. Era una señal y tenía razón, el nombre que eligió le sentaba de maravilla.



Ruptura


Este nuevo nombre, en cambio, nunca ha encajado. Es un nombre con connotaciones étnicas/religiosas que sé con certeza que él ignora, siendo el adolescente que es. Ese estúpido nombre nuevo, ¿es su forma de mantener un pie dentro y otro fuera de esta identidad trans en decadencia?


Me entristece que mi hijo aún no tenga la confianza necesaria para ser plenamente él mismo, para ser lo que nació, y abrazarlo - aunque entiendo que puede ser demasiado esperar ese nivel de seguridad y confianza en sí mismo de un niño de su edad, especialmente uno cuya torpeza social lo puso en el camino trans para empezar.



Vestigios


Aparte del nombre, dice que, aunque es heterosexual, quiere que se le considere marica, para poder seguir formando parte de la comunidad LGBTQ. Parece que no puede dejar de lado esa última parte, a pesar de que la pertenencia a esta "comunidad" no le ha servido para nada.


El año que viene irá a la universidad. ¿No encontrará un nuevo grupo y se sentirá obligado a volver a caer en la ideología trans uniéndose a esa comunidad LGBTQ?


¿Será como un ex-adicto que se junta con adictos pensando que no volverá a ser adicto? Todos sabemos cómo acaba esa historia.



Abrazarse a sí mismo


Hablé con mi hijo de que podía ser cualquier tipo de hombre: que la virilidad estereotipada no era el único camino, que había otros ejemplos, como David Bowie, que allanaba el camino para los que rechazaban los estereotipos de género. O los tipos metrosexuales, que suelen ser muy atractivos para las mujeres. O como su padre, un hombre muy amable que se implica plenamente en la crianza de nuestro hijo, y que no es ejemplo, en absoluto, de la masculinidad tóxica.


Creo que mi hijo está empezando a entenderlo. Quiere reinventarse en un papel nuevo, fresco. Quiere encontrar un estilo propio. Pero veo que sigue luchando, mientras trata de asimilar esta nueva forma de pensar, después de pasar tanto tiempo y energía rechazando su verdadero yo.


Ahora puedo respirar, por fin. Pero es una respiración superficial e incierta. Le faltan ocho años para que su cerebro sea lo suficientemente maduro como para tomar buenas decisiones. Hasta entonces, dormiré con un ojo abierto y esperaré ese profundo suspiro de alivio que, con suerte, me espera.

351 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo