• AMANDA

SUFRO DE DISFORIA PARENTAL


Esta es la traducción del artículo original de PITT:

I suffer from parental dysphoria (substack.com)


La disforia parental es una condición nueva, que crece en frecuencia a medida que la tendencia transgénero que está adoctrinando a nuestros hijos cobra fuerza. En concreto, es el malestar sobre tu propio sentido de ti mismo y tu visión de la realidad que resulta del repentino anuncio de tu hijo de que es transgénero. La disforia parental suele ser el resultado de la inmensa presión social para apoyar sin reparos el "viaje de género" de tu hijo, incluyendo la transición social al género opuesto (o al no binario), la hormonación cruzada y las cirugías.


La disforia parental implica el estado prolongado de tener que guardar silencio sobre algo que sabes que va a llevar a la tragedia, para evitar perder a tu hijo, tus amigos, tu familia extendida y tu matrimonio, todo lo que has construido. Lo haces para preservar alguna pequeña posibilidad de tener influencia, para mantener a tu hijo lo suficientemente cerca como para eventualmente ayudarlo a encontrar su camino fuera de esta ilusión. Es vivir con miedo: miedo a la pérdida, miedo al distanciamiento, miedo a perder la cabeza, a perder la integridad negando los propios instintos. Los que sufren esta condición, yo incluido, saben que es la sensación más horrible que han experimentado en su vida.


Si sufres disforia parental, deseas decir "no has nacido en el cuerpo equivocado, ¡eso es imposible!". Pero también sabes que tu hijo tiene tantas ganas de creerlo que no sabes si mentir o decir la verdad sobre cómo ves las cosas. Así que, en lugar de eso, dices muy poco y rezas cada día para que tu hijo encuentre la paz en su propio cuerpo antes de que sea demasiado tarde, antes de que niegue y destruya su propia función sexual, su fertilidad, y envenene su propio cuerpo con hormonas sintéticas.


Es el dolor que recorre tu ser mientras rezas para que esta ideología libere a tu hijo de su engaño y te devuelva a tu hijo. Son las lágrimas que te ahogas mientras haces todo lo posible por apoyar a tu hijo a pesar de sus esfuerzos por alejarte. Es aguantar la respiración, sin saber cómo puedes seguir adelante. Es un sentimiento de desesperanza que nunca antes habías sentido.


Es el horror de lidiar con el hecho de que tu otro hijo te diga que eres tú el que no está siendo cariñoso y solidario, y que sirva de policía de los pronombres en tu propia casa. Es la vergüenza de darte cuenta de que has perdido tu capacidad de ser el adulto en la habitación. Es sentir que los valores liberales y progresistas que inculcaste a tus hijos están siendo utilizados en tu contra de una manera que nunca podrías haber visto venir. Es descorazonador, desestabilizador y destructivo.


La disforia parental es lo que ocurre cuando un profesional te aconseja que llames a tu hijo por un nuevo nombre, uno que representa para ti un símbolo de su profundo dolor, un nombre que probablemente tiene su origen en Pokémon en lugar de la herencia familiar que intentaste transmitirle. Es la disonancia de tener que validar una decisión de transición en la escuela tomada por un niño que está pasando por un momento muy confuso y difícil en sus vidas. Es la experiencia extracorpórea de escuchar a tu hijo decir "no soy la persona que criaste, soy alguien totalmente distinto". Es la soledad de ser la única persona que piensa que todo esto es perjudicial para tu hijo, en lugar de que sea valiente y liberador.


Es una locura, en realidad, esta disforia parental. Es una locura vivir con ella y vivirla. Te hace perder poco a poco tu propio vínculo con la realidad, poco a poco, día a día.

Todos deberíamos querer saber por qué tantos niños se declaran con una identidad trans, no aceptarlo simplemente como algo normal, y desde luego no enseñarlo, ni consagrarlo en la ley

Todos deberíamos querer saber por qué tantos niños se declaran con una identidad trans, no aceptarlo simplemente como algo normal, y desde luego no enseñarlo, ni consagrarlo en la ley, ¡hasta que alguien pueda demostrar que existe un estudio longitudinal que haga que algo de esto sea válido en primer lugar! ¿En qué momento nos detendremos colectivamente y cuestionaremos esto? ¡Es realmente como vivir en un universo alternativo! Muchos de estos jóvenes están siendo desviados por las mismas personas que se supone que deben protegerlos.


Los médicos y los psicólogos ya no son expertos en los que se pueda confiar. Los profesores y las escuelas no sólo han traicionado a sus alumnos más vulnerables al animarles a seguir un camino de autodestrucción, sino que han destruido el vínculo sagrado que mantienen con los padres para garantizar el crecimiento y el desarrollo saludables de sus hijos.

La disforia parental consiste en que te digan que estás equivocado, cuando sabes que tus instintos provienen del lugar más profundo del que una madre puede sacar: el instinto de proteger a tu propio hijo.

¿Qué puede hacer un padre cuando sufre de disforia parental? ¿Apoyar la mentira, en la esperanza de que facilite mantener las líneas de comunicación abiertas con nuestros hijos a medida que maduran, en la esperanza de que todas las pequeñas preguntas que les van salpicando por el camino les ayuden a utilizar su juicio y no su dolor para tomar decisiones sobre sus propias vidas? ¿O tratar de curar tu disforia con acciones dirigidas a reparar el daño y curar a tu hijo, a pesar del riesgo?


La disforia parental consiste en que te digan que estás equivocado, cuando sabes que tus instintos provienen del lugar más profundo del que una madre puede sacar: el instinto de proteger a tu propio hijo. Nuestros hijos, nuestros amigos y nuestra sociedad están siendo preparados para creer en una ideología y ni siquiera son conscientes de que esto está sucediendo. Aunque es difícil, elijo tratar mi disforia parental, en lugar de vivir con ella, afirmarla o validarla. Eso significa que debo seguir hablando. Debo creer. Nunca debo dejar de creer que la disforia de mi hijo puede curarse, y la mía también, que este fenómeno cultural pasará, como pasan todas las tendencias, y nuestros hijos volverán a nosotros, esperemos que todavía de una pieza.

365 visualizaciones1 comentario

Entradas Recientes

Ver todo