• AMANDA

SOMOS LESBIANAS EN EL ESPECTRO AUTISTA. DEJAD DE DECIRNOS QUE NOS CONVIRTAMOS EN HOMBRES.


Esta es una traducción del artículo original:

We’re Lesbians on the Autism Spectrum. Stop Telling Us to Become Men (quillette.com)


Si alguna vez hubo un caso de niño trans, fui yo. Echemos un vistazo a las directrices del DSM-5 y a su definición diagnóstica de la disforia de género, seguidas de las descripciones de mi propia experiencia:


  • Un fuerte deseo de ser del otro género o la insistencia en que uno es del otro género.

Cuando estaba en el jardín de infancia, mi profesora llamó a casa para expresar su seria preocupación por mi confusión en el desarrollo, debido a mi insistencia en alinearme con los chicos para ir al baño. Hasta bien entrada la adolescencia, me esforzaba por "pasar" como un chico e incluso me reprendían por entrar en los baños de mujeres. Esto me gustaba, pues lo consideraba una señal de mi éxito.


  • Una fuerte preferencia por llevar la ropa típica del sexo opuesto.

Cuando estaba en primer curso, empecé a negarme a llevar el pelo largo o a vestirme con algo que no fueran vaqueros y polos de chico, o un atuendo similar. Esta "fase" duró hasta mi primer año de instituto, cuando finalmente acepté (tras una larga y ardua pubertad) que no volvería a hacer el "passing" (buscar parecer del sexo deseado).


  • Una fuerte preferencia por los roles de género cruzado en los juegos de fantasía.

Yo tenía un rico mundo de fantasía interna en el que fingía ser personajes masculinos de mis libros y películas favoritos. Me vestía de personajes masculinos en Halloween todos los años entre los seis y los 16 años. Cuando me imaginaba interactuando con mis amigos o con los niños del colegio, siempre me veía como un chico. Incluso ahora, cuando me imagino a mí misma, a menudo veo involuntariamente a un hombre.


  • Una marcada preferencia por los juguetes, juegos o actividades estereotipadas que utiliza o practica el otro sexo.

Mis juguetes favoritos eran los muñecos de acción, las figuras de dinosaurios, el material deportivo y las armas de mentira.


  • Una fuerte preferencia por los compañeros de juego del otro género.

Todos mis amigos elegidos eran niños. Las chicas me asustaban, siempre parecían comunicarse en algún tipo de lenguaje secreto.


  • Un fuerte rechazo por los juguetes, juegos y actividades típicos del género asignado.

La única vez que tuve una muñeca Barbie, la desmembré al estilo Dexter a la hora de sacarla de su embalaje, una señal para mis padres de que los juguetes clásicamente femeninos eran inaceptables para mí.


  • Una fuerte aversión a la propia anatomía sexual.

Cuando me empezaron a crecer los pechos, empecé a usar sujetadores deportivos de varias tallas menos, en un doloroso intento de aplanar mi pecho. Esta "fase" duró hasta que me gradué en la universidad.


  • Un fuerte deseo de tener las características sexuales físicas que coinciden con el género experimentado.

Desde que tengo uso de razón, he mirado fijamente a los hombres bien vestidos y he visitado con detenimiento las páginas de moda masculina, no porque estos hombres me resulten sexualmente atractivos, sino porque deseo desesperadamente ser como ellos.


Tener un pecho bonito y plano, caderas estrechas y una mandíbula fuerte. Brazos y piernas largos y poderosos, y una barba oscura en la cara. Desearía haber nacido en un cuerpo mejor, uno que nunca se volviera contra mí y sangrara en el peor momento. Uno que me permitiera moverme por el mundo con más elegancia, sin el peso de la atención masculina o de mi propia ineptitud física. Uno que fuera más atractivo para otras mujeres. Todavía no he superado esta "fase". Dudo que alguna vez lo haga.


Probablemente muchas de vosotras estéis leyendo esto, asintiendo con la cabeza.

Probablemente, muchas de vosotras seáis chicas adolescentes o mujeres jóvenes de mi edad. Otros, probablemente chicos adolescentes u hombres jóvenes de 20 años, probablemente sintáis que esta lista se aplicaría perfectamente a vosotros, si sólo se invirtieran los roles de sexo y género involucrados. Tal vez te identifiques como trans, o no binario, o al menos con dudas de género.


Y no te culpo. Cuando descubrí por primera vez las directrices del DSM-5, me quedé con la boca abierta, hasta el punto de que fue uno de esos momentos que se imprimen en tu mente para siempre. Todavía recuerdo dónde estaba, qué llevaba puesto y la textura exacta de la piedra que se me clavó en el zapato.


Es probable que aquí comiencen a divergir mis relatos personales y los de mis lectores. Mientras que sus reacciones al leer estas directrices, o al descubrir un foro trans en Internet, o al tropezar con un grupo trans en la escuela, pudieron ser, probablemente, de alivio al encontrar por fin una "respuesta", la mía no fue tan sencilla. Las ruedas analíticas de mi cerebro empezaron a girar, preguntándose cómo algo tan común como ser marimacho podía convertirse en un diagnóstico psiquiátrico.


Por supuesto, como el lector astuto señalará, yo era mucho más que una simple marimacho. Pero dejemos de lado eso por un momento. Prometo que volveremos a ello.


Las ruedas analíticas de mi cerebro empezaron a girar, preguntándose cómo algo tan común como ser marimacho podía convertirse en un diagnóstico psiquiátrico.

La cuestión es la siguiente: me salvé gracias a que descubrí este fenómeno demasiado tarde. Para entonces, tenía 20 años y ya había encontrado formas de lidiar con mi supuesta disforia de género que no implicaban convertirme en una paciente farmacéutica de por vida, ni someter mi ya frágil cuerpo a más y más cirugías innecesarias.


Verás, incluso a los 20 años sabía lo que eso significaba de una manera que la mayoría de la gente no sabe. Ya era una paciente farmacológica de por vida, que había pasado por múltiples cirugías invasivas y dañinas (no relacionadas) debido a factores que escapaban a mi control. La idea de que alguien se hiciera esto a sí mismo -o peor, a su hijo- por el simple pecado de no ajustarse a las normas de género en el Año de Nuestro Señor 2016 estaba más allá de mi comprensión. (Si creen que esto me perturbó, pueden imaginar mi consternación cuando descubrí el "Trastorno de Identidad de la Integridad Corporal” no mucho después).


Así que empecé a reflexionar en silencio sobre todo esto, sumergiéndome suavemente en estas aguas con aquellos que consideraba afines en la escuela. Me alegró saber pronto que a la comunidad trans no le gustaban las directrices del DSM-5 y que ser trans era "mucho más complicado que eso", según uno de mis amigos más despiertos de la época. Pensé que ellos debían ver lo mismo que yo, y que los psiquiatras eran los que se equivocaban.


Esa fantasía fue breve: Pronto me di cuenta de que la razón por la que la comunidad trans del campus no estaba de acuerdo con las directrices no era porque fueran demasiado amplias, sino porque aparentemente eran opresivamente estrechas, negando intervenciones médicas que salvaban la vida de una población ya vulnerable. Y el énfasis estaba en las intervenciones médicas, es decir, los bloqueadores de la pubertad, las hormonas y las cirugías. Me llamó la atención que estos individuos no parecían preocupados por el tratamiento psicológico real.


Pronto me di cuenta de que la razón por la que la comunidad trans del campus no estaba de acuerdo con las directrices no era porque fueran demasiado amplias, sino porque aparentemente eran opresivamente estrechas

Durante los dos años siguientes, me dediqué a investigar el tema. Como no me gustan las redes sociales, nunca me dirigí a fuentes o foros de "género crítico" o "TERF" (de hecho, durante la mayor parte de este tiempo, no habría sido capaz de decir lo que significaban esos términos), ya que nunca me los ofrecieron los algoritmos de Google.


En su lugar, leí estudios sobre personas trans, asistí a charlas académicas de apoyo a las personas trans, estudié más pautas psiquiátricas y leí páginas web de activistas LGBT+ y testimonios de las propias personas trans.


En resumen, hice exactamente lo que la comunidad trans me decía que hiciera: Me informé, utilizando sus fuentes preferidas y sus informes de primera mano sobre sus experiencias. El resultado, sin embargo, no fue el que pretendían. Cuantas más fuentes leía, más preguntas me planteaba, sin que ninguna de mis preguntas anteriores recibiera respuesta en el proceso. Nadie parecía ser capaz de definir términos como trans, disforia de género, no binario o alma de género sin utilizar lo que me pareció un estereotipo de género obvio. Tampoco nadie podía definir la palabra mujer. De hecho, empezaron a reprenderme por atreverme a utilizar la palabra mujer o hacer cualquier referencia a la biología femenina en un contexto político en la escuela.


Nadie parecía ser capaz de definir términos como trans, disforia de género, no binario o alma de género sin utilizar lo que me pareció un estereotipo de género obvio. Tampoco nadie podía definir la palabra mujer.

Soy el tipo de persona que tarda una eternidad en decidirse por algo. La ira justificada en nombre de un punto de vista no es mi fuerte; de hecho, la encuentro irritante, y normalmente indica una falta de pensamiento imparcial sobre cualquier tema. Así que seguí asumiendo que debía estar perdiéndome algo. Que todo este asunto no era homofóbico o sexista, que sólo era un fenómeno mal entendido, y que, si me quedaba con mi buena y anticuada humildad epistémica, las respuestas que quería llegarían a su debido tiempo.


No lo hicieron. Y entonces mi mejor amigo del mundo, un clásico y heterosexual friki de la informática, obsesionado con la ciencia ficción y los videojuegos, me dijo que él era lesbiana. Después de eso, se mudó de nuevo a su habitación de la infancia, dejó los estudios y de buscar empleo, y comenzó una serie de intervenciones médicas invasivas, todo ello mientras participaba en un juego de rol bastante perturbador en el que él era una niña de anime de 12 años. Al parecer, este fue mi punto de ruptura.


Hay un par de cosas que he dejado fuera de este capítulo de mi vida, y ya es hora de que volvamos a desentrañar esa parte de " mucho más que una simple marimacho" de antes, porque creo que aquellas niñas y mujeres que éramos realmente disconformes con el género de una manera socialmente inaceptable durante nuestra infancia (e incluso seguimos experimentando cierta disforia en la edad adulta, rechazando la premisa de que todo esto era una "fase") a menudo nos perdemos -o peor, somos sacrificadas- en este debate.


Creo que aquellas niñas y mujeres que éramos realmente disconformes con el género de una manera socialmente inaceptable durante nuestra infancia (e incluso seguimos experimentando cierta disforia en la edad adulta, rechazando la premisa de que todo esto era una "fase") a menudo nos perdemos -o peor, somos sacrificadas- en este debate

Al mismo tiempo que realizaba toda esta investigación sobre el movimiento trans, estaba luchando mucho con dos cuestiones personales distintas pero relacionadas: el funcionamiento inusual de mi cerebro y mi orientación sexual. Empezaré por lo primero.


No me identifico mucho con los relatos de las niñas y jóvenes en transición que aparecen en el libro de Abigail Shrier (de impecable investigación) Un daño irreversible, aunque siento una profunda preocupación por ellas, y por la cohorte de niñas que sin duda las seguirán. En el caso de las niñas, estas historias a menudo implican un contagio social.


Por irónico que sea, me identifico mucho más con las historias de los chicos solitarios, introvertidos y encerrados en sí mismos, documentadas en la serie de siete partes de Angus Fox en Quillette 2021, "Cuando los hijos se convierten en hijas". Tal vez esto se deba a que soy un caso bastante de manual de lo que solía llamarse síndrome de Asperger, aunque no se me diagnosticó hasta la universidad debido a la insistencia de un psicólogo de adolescentes de que en realidad tenía TOC.


Los trastornos del espectro autista (TEA) tienden a presentarse de forma diferente en niñas, y algo de esto se explora en el libro de Shrier. Dado que el TEA es un fenómeno mayoritariamente masculino, los psicólogos a menudo no saben qué síntomas buscar en sus pacientes femeninas. De hecho, muchos psicólogos simplemente no buscan ningún síntoma de TEA en las mujeres y las niñas, y atribuyen incluso los síntomas clásicos a otras condiciones médicas, incluso cuando esas condiciones médicas no cuadran tanto.


De hecho, muchos psicólogos simplemente no buscan ningún síntoma de TEA en las mujeres y las niñas, y atribuyen incluso los síntomas clásicos a otras condiciones médicas, incluso cuando esas condiciones médicas no cuadran tanto.

Sin embargo, cuando finalmente encontré un especialista que me evaluó de TEA en la edad adulta, todo cobró sentido. De repente, las horribles rabietas que duraron hasta bien entrada la adolescencia, la obsesión por el orden (junto con la falta de habilidades organizativas básicas), mi falta de éxito social tanto en la amistad como en el romance, mi superdotación académica, las sensibilidades sensoriales y la torpeza física con las que había lidiado toda mi vida, se unieron en torno a una única explicación. En algún momento, había visto al menos a un médico por cada uno de estos problemas en mi infancia, pero nunca, nadie, sugirió que todos ellos pudieran estar relacionados.


Así que cuando leí sobre esos chicos jóvenes en la serie de artículos de Fox, excluidos de los eventos sociales y de los hitos por razones que no entienden, capaces de lograr altas puntuaciones en los exámenes y el éxito académico, mientras que al mismo tiempo eran incapaces de entregar las tareas o llegar a clase a tiempo, y mirando a las chicas como una especie alienígena mística e inalcanzable que habla un idioma totalmente diferente y participa en una cultura totalmente diferente a la suya, me vi a mí misma en ellos. No sólo a mí, sino también a mis amigos más cercanos, todos ellos varones y con un nivel académico similar, y muchos de ellos identificados como trans.


Esto es lo que ocurre con el TEA: Uno de sus síntomas distintivos es la incomodidad con el propio cuerpo y con el mundo físico en general.


Especialmente en esta época de autodiagnóstico, y el mar de memes engañosos sobre el "autismo" en las redes sociales, es difícil darse cuenta de que hay más cuestiones involucradas que la ansiedad social. De hecho, yo diría que, si eres hiperconsciente de tu propia ineptitud social, especialmente en la infancia, probablemente no estés en el espectro. El problema es la falta de atención social, no la ansiedad social. Por supuesto, la ansiedad suele aparecer más tarde, cuando finalmente te das cuenta de que estás haciendo algo mal, pero no es el origen del problema.


Para personas como ésta, que no se sienten a gusto con su propio cuerpo y que son incapaces de captar las señales sociales y la socialización que rodean las cuestiones de género, sexualidad y romance, es fácil ver cómo se identifican con el movimiento trans. Si a esto le añadimos un pensamiento en blanco y negro y una obsesión por la categorización (también características comunes del TEA), en Houston tenemos un problema. Para estos niños, una identidad transgénero presenta una solución directa y tratable a su dolor de por vida, ¿y quién no querría eso? Incluso muchos activistas trans reconocen ahora el elevado número de personas con TEA que hacen la transición.

Para personas como ésta, que no se sienten a gusto con su propio cuerpo y que son incapaces de captar las señales sociales y la socialización que rodean las cuestiones de género, sexualidad y romance, es fácil ver cómo se identifican con el movimiento trans.
Para estos niños, una identidad transgénero presenta una solución directa y tratable a su dolor de por vida, ¿y quién no querría eso? Incluso muchos activistas trans reconocen ahora el elevado número de personas con TEA que hacen la transición.

Entonces, ¿por qué importa esto? ¿Por qué no dejar que estos niños hagan la transición si creen que eso aliviará su dolor? Porque, y hay que repetirlo, la identidad de género no es el origen del problema. El origen del problema son las normas sociales de género que no deberían existir, junto con niños que tienen una condición neurológica legítima, una condición neurológica que no desaparecerá después de la transición.


Remítase a mis comentarios sobre la última directriz del DSM, sobre el deseo de convertirse en un miembro del sexo opuesto. ¿En qué quiero convertirme? No sólo quiero convertirme en un hombre per se. Después de todo, "hombre" es una categoría bastante grande. Quiero convertirme en un hombre convencionalmente atractivo, con éxito social y romántico y con mucha gracia física. Y esta es a menudo la imagen que se nos vende en el discurso transafirmativo. Los modelos trans que se presentan como más deseables suelen ser los que hacen el "passing" (parecen realmente del sexo deseado) y parecen tener bastante éxito sexual y profesional.


Esta es una subcategoría muy pequeña. Aceptémoslo: si fuera un hombre, no sería Chris Evans en Los Vengadores; sería Steve Carrell en La virgen de cuarenta años. Todo esto suponiendo que pudiera llegar a ser un hombre, una premisa que se basa en un dualismo cartesiano particularmente defectuoso que rivaliza con los peores impulsos históricos de la Iglesia Católica Romana (¿alguien "intrínsecamente desordenado"?).


Pero estoy divagando. Lo que quiero decir es que lo que se está vendiendo a estos jóvenes es una mentira, la mentira de que la mente y el cuerpo son separables, y que hay una solución mágica para un problema de toda la vida. Y no es una mentira blanca, tampoco; es una mentira que trae consigo una vida de medicalización, posiblemente una vida acortada, y el descuido de los problemas de raíz en juego, sin mencionar un grupo de citas permanentemente hiperlimitado.

Lo que se está vendiendo a estos jóvenes es una mentira, la mentira de que la mente y el cuerpo son separables, y que hay una solución mágica para un problema de toda la vida.

El lector, siempre astuto, notará que todavía no he hablado del otro gran tema que se planteaba en mi vida mientras investigaba el movimiento trans: mi orientación sexual. Gracias por mantenerme honesta, lector siempre astuto, porque sería negligente si no te diera un cierre a ese punto.


El Asperger no es la única área de mi vida en la que encuentro atractiva la idea de una solución rápida. Cuando el candidato presidencial demócrata Pete Buttigieg declaró en un discurso de 2019 que si hubiera habido una píldora para volverse hetero cuando era adolescente en los años 90, la habría tomado, recuerdo a mi madre progresista murmurando con asombro y horror. Me encogí en mi silla junto a ella, pensando que me tomaría esa píldora en ese momento, en 2019. Pero no podía decirlo en voz alta, ni siquiera a mí misma, porque estaba tan metida en el armario que casi podía ver Narnia.


Aquí están, sin ningún orden en particular, las razones por las que tomaría la píldora Buttigieg:


  • A menudo, parece que "lesbiana" es más una categoría porno para los hombres que otra cosa en estos días;

  • un número significativo de hombres tratan a esas pocas mujeres que se llaman a sí mismas lesbianas como si fueran ellas mismas categorías porno andantes;

  • muchas de las mujeres reales con las que salgo se inyectan testosterona o tienen una relación con un hombre y buscan una compañera o un trío;

  • algunas de las pocas mujeres que también son lesbianas y están de acuerdo conmigo en la cuestión trans son autodenominadas "feministas radicales" que probablemente me echarían en cara que no soy también una feminista radical;

  • me disgustan los gatos (que al parecer son un requisito para ser una lesbiana con carné);

  • me resulta mucho más difícil comunicarme con las mujeres que con los hombres (y eso es mucho decir);

  • me resulta mucho más difícil relacionarme con las mujeres que con los hombres (ídem);

  • el resto de mi grupo de citas parece consistir en tíos con ropa fetichista que se hacen pasar por mujeres, o tíos emocionalmente necesitados y atrofiados que se creen mujeres;

  • y si me atrevo a decir algo de todo esto en voz alta, o con mi nombre real, me mandarán al paro a cañonazos.


Así que el día en que mi mejor amigo del mundo me dijo que él era lesbiana fue el día en que me resigné a quedarme en el armario para siempre, porque fue cuando me di cuenta de una vez por todas de que ser yo misma no estaba bien en el mundo occidental moderno, y que salir del armario tampoco serviría de nada porque esa lista gigante del párrafo anterior significaba que yo iba a estar soltera el resto de mi vida de todos modos. Narnia llama.


Después de leer todo esto, pregúntate: ¿Es de extrañar que cualquier joven gay prefiera las inyecciones de testosterona o las píldoras de estrógeno a vivir su vida de forma auténtica?


Teniendo en cuenta lo que sabemos sobre el autismo, ¿es realmente sorprendente que este movimiento se extienda como un reguero de pólvora?


Por otra parte, teniendo en cuenta lo que sabemos sobre la naturaleza polifacética del ser humano, ¿es de extrañar que, si definimos las categorías de "hombre" y "mujer" utilizando roles de género absurdamente estrictos, la mayoría de las personas que se adhieren a esas definiciones dejen de considerarse hombres o mujeres?


¿es de extrañar que, si definimos las categorías de "hombre" y "mujer" utilizando roles de género absurdamente estrictos, la mayoría de las personas que se adhieren a esas definiciones dejen de considerarse hombres o mujeres?

Lo que realmente quiero hacer aquí es decirle a cualquier adolescente o adulto joven que esté lidiando con la disforia, o que esté cuestionando su género, que no está solo. No pasa nada. Si tienes disforia, probablemente desaparezca, o al menos ser alivie con el tiempo. Incluso si no lo hace, hay estrategias no medicalizadas para afrontarlo. Si no eres disfórico y sólo quieres pertenecer, lo entiendo. Me duele el corazón por ti igual que me duele a mí. Quiero lo que tú quieres, y seré honesta contigo de una manera en que tus padres no pueden: No estoy segura de si alguna vez lo encontraré. Pero una manzana de plástico no te va a alimentar.


Si ya estás en transición, no tienes por qué seguir adelante. Hay miles de personas como tú, y su número crece cada día. Si no quieres desistir todavía, tampoco pasa nada. No estoy aquí para llevarte la contraria (bueno, no estoy aquí únicamente para llevarte la contraria). Sólo quiero que sepas que hay otras opciones, y que cualquiera que te diga que no pienses o leas algo por ti mismo no tiene las mejores intenciones.


Si ya estás en transición, no tienes por qué seguir adelante. Hay miles de personas como tú, y su número crece cada día. Si no quieres desistir todavía, tampoco pasa nada.
Sólo quiero que sepas que hay otras opciones, y que cualquiera que te diga que no pienses o leas algo por ti mismo no tiene las mejores intenciones.

Espero que algo de mi experiencia le haya servido a alguien más; eso habrá hecho que todo valga la pena. Mi peor temor es que a los niños que vengan después de mí no les vaya mejor que a mí. Tenemos la responsabilidad de la verdad por su bien, si no por el nuestro.


J. Peters es el seudónimo de una escritora que vive en Estados Unidos. Se puede contactar con ella en jpeters7781@gmail.com.

357 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo