top of page

SINEAD WATSON: POR QUÉ EL ANUNCIO DE COSTA ES TAN PELIGROSO


El lobby trans me empujó a hacerme una doble masectomía y me arrepiento amargamente. Por eso el anuncio de Costa es tan peligroso, escribe la mujer destransicionadora SINEAD WATSON


Esta es la traducción del artículo original:

The trans lobby pushed me to have a double masectomy and I bitterly regret it. That's why Costa's advert is so dangerous, writes detransitioned woman SINEAD WATSON | Daily Mail Online

3 August 2023


¿Cuándo va a parar esta locura? Me refiero al último intento de fingir que es normal que a las mujeres jóvenes como yo nos extirpen quirúrgicamente los pechos sanos.

No lo es. Nunca lo ha sido y nunca debería serlo, por mucho que luchen los grupos de presión transgenerista.


Cuando esta semana vi fotos de la nueva imagen en las furgonetas de Café Costa, me sentí profundamente preocupada. También me sentí inmensamente triste.



La simpática caricatura de un personaje andrógino con unos coloridos pantalones cortos amarillos, una gran sonrisa y dos cicatrices de mastectomía promociona la cirugía transgénero más que la propia marca.


El mensaje es claro: tú también puedes vivir tu mejor vida como este hombre trans si te cortas los pechos. Y no puede ser más falso.

El mensaje es claro: tú también puedes vivir tu mejor vida como este hombre trans si te cortas los pechos. Y no puede ser más falso.

No hay absolutamente nada de glamour en extirparse los pechos. Yo lo sé. Sólo tengo que mirarme en el espejo para ver cómo es un pecho en transición. Y, créanme, no se parece en nada a la imagen aparentemente tomada de un mural diseñado por la mayor cadena de cafés del Reino Unido para el Orgullo de Brighton y Hove el año pasado.


De hecho, prefiero no mirarme al espejo porque mi pecho es un feo campo de batalla de cicatrices. En lugar de parecerse al de un hombre, parece el pecho de una mujer que ha sido rebanado con un bisturí.

Prefiero no mirarme al espejo porque mi pecho es un feo campo de batalla de cicatrices. En lugar de parecerse al de un hombre, parece el pecho de una mujer que ha sido rebanado con un bisturí.

Y eso es precisamente lo que es: un pecho mutilado y desfigurado. Me sometí a esta operación hace seis años, cuando me “convertí” en hombre. Fue un error catastrófico del que me arrepiento todos los días de mi vida.


Mientras tanto, mi pecho muestra dos llagas rojas debajo de donde estaban mis pechos y dos cicatrices un poco más pequeñas debajo de mi caja torácica.

Tengo la piel fea y arrugada bajo las axilas, donde me han arrancado la carne. Esa es la cruda verdad.

Mi pecho muestra dos llagas rojas debajo de donde estaban mis pechos y dos cicatrices un poco más pequeñas debajo de mi caja torácica.
Tengo la piel fea y arrugada bajo las axilas, donde me han arrancado la carne. Esa es la cruda verdad.

Tengo la piel fea y arrugada bajo las axilas, donde me han arrancado la carne. Esa es la cruda verdad.


Tengo todo el pecho totalmente entumecido, sin ninguna sensibilidad. Los pezones -que se recolocaron durante la operación- están mucho más altos que los de una mujer normal, pero siguen sin ser los de un hombre.

Tengo todo el pecho totalmente entumecido, sin ninguna sensibilidad. Los pezones -que se recolocaron durante la operación- están mucho más altos que los de una mujer normal, pero siguen sin ser los de un hombre.

Tengo una pareja desde hace tres años y lo acepta de maravilla. Pero odio el hecho de que si quiero llevar ropa femenina me vea obligada a llevar un sujetador con relleno porque no tengo pechos.


En lugar de eso, me limito a llevar camisetas holgadas. Nunca podré dar el pecho. Es un gran motivo de dolor porque quizá algún día quiera tener hijos.

Nunca podré dar el pecho. Es un gran motivo de dolor porque quizá algún día quiera tener hijos.

Aparte de mi propia furia, lo que más me aterroriza es que otras chicas, como yo, se vean abocadas a este mismo camino.


Realmente ha llegado a un punto aterrador si una cadena de cafeterías convencional piensa que esto es una moda a la que hay que subirse.

Debería darles vergüenza complacer al lobby trans sin pensar en las posibles consecuencias.

Realmente ha llegado a un punto aterrador si una cadena de cafeterías convencional piensa que esto es una moda a la que hay que subirse.
Debería darles vergüenza complacer al lobby trans sin pensar en las posibles consecuencias.

Las evidencias demuestran que la mayoría de los niños que quieren hacer la transición tienen problemas como depresión, ansiedad o trastornos alimentarios.

Muchos han sufrido abusos sexuales o padecen una soledad aguda. Intentan encontrar una comunidad a la que pertenecer. Y la encuentran en grupos de transexuales como Mermaids.

Las evidencias demuestran que la mayoría de los niños que quieren hacer la transición tienen problemas como depresión, ansiedad o trastornos alimentarios.
Muchos han sufrido abusos sexuales o padecen una soledad aguda. Intentan encontrar una comunidad a la que pertenecer.

Como tantas niñas, me horroricé cuando llegué a la pubertad a los 11 años y descubrí que me estaban creciendo los pechos.


De la noche a la mañana, pasé de ser una niña inocente y despreocupada a ser un objeto sexual.


De repente, los hombres se fijaban en mí y yo era demasiado joven e ingenua para saber cómo afrontarlo.


Por desgracia, mis padres -que trabajaban muchas horas- no se daban cuenta del dolor y la angustia que me causaba. Y a mí me daba vergüenza explicarlo.

A los 13 años, ya tenía un busto 34DD. Sólo mido 1,70, así que mis pechos brillaban como faros.


Las cosas empeoraron con los años. Cuando empecé a trabajar los sábados, a los 16 años, el jefe me agarraba y me abrazaba cada vez que podía.


Yo era demasiado tímida para impedírselo. Empecé a odiar mi cuerpo y a desear haber nacido varón para que todo eso se acabara.


Cuando empecé la carrera de Historia y Arqueología en la Universidad de Glasgow, debería haber estado en mi elemento, conociendo a otros estudiantes, disfrutando de una rica vida social.


Pero el daño ya estaba hecho; estaba llena de odio hacia mí misma y no quería mezclarme. Solitaria y fuera de mí, entré en Internet y escribí: Odio ser mujer.


¿Qué podía hacer? Buscaba estrategias para afrontarlo e historias emocionales. Pero me encontré con un bombardeo de información sobre la transición.


Era una veinteañera solitaria e ingenua que ni siquiera sabía que era posible cambiar de cuerpo. Rápidamente me dejé llevar.


En pocas semanas me convencí de que era la respuesta a todos mis problemas. Es una forma de bombardeo de amor.


Los evangelistas de la transición en los foros dicen a las jóvenes como yo que todo irá bien. A partir de ese momento, “me convertí” en un hombre.


Después de cortarme el pelo largo y llevar ropa de hombre durante un año, me pusieron en una lista de espera de 12 meses para recibir tratamiento en una clínica de género de Glasgow.


No podía creer lo fácil que era. Lo que necesitaba era asesoramiento para descubrir por qué había llegado a aborrecer mi cuerpo.


En cambio, los profesionales parecían tomarse al pie de la letra lo que yo decía. Cuando les dije que me había equivocado de sexo y que quería ser un hombre, me dieron la razón y me recetaron testosterona.


Nadie me dijo nunca la verdad: 'Tú no eres un hombre. Es imposible des sexualizarte'. En unos meses mi cuerpo cambió por completo. Viviendo como Sean, me creció la barba, la nuez de Adán -todo el mundo tiene una, pero la testosterona que tomaba la agrandó como la de un hombre-, mi voz se hizo más grave y mi grasa corporal se redistribuyó.


Mis pechos perdieron su turgencia. Ahora eran dos sacos que se agitaban sobre mi pecho y eran tan feos que me moría de ganas de perderlos.


Así que me emocioné cuando me citaron para lo que eufemísticamente se llama "cirugía superior", en un hospital de Mánchester en junio de 2017.


Fue justo dos años después de mi primera cita en la clínica de género. El día antes de la operación me enseñaron fotos del antes y el después de otros pacientes.

Estaba tan concentrada en mi misión que, si había cicatrices feas que ver, no las asimilaba. Con impaciencia -y sin un ápice de asesoramiento- accedí a una doble mastectomía bilateral.


Es una operación compleja con resultados muy variables, pero no tuve ni una pizca de duda. Me veía sin camiseta en la playa, como en los dibujos animados de Costa, mostrando mi pecho varonil.


Estaba convencida de que así demostraría al mundo que era el hombre que estaba destinado a ser. En lugar de eso, me desperté con un dolor atroz y, cuando me quitaron las vendas, vi un pecho plagado de cicatrices que no se parecía en nada al de un hombre normal y que nunca se parecería.


Estaba destrozada. Me daba vergüenza quitarme la camiseta en público. Me veía como lo que era: una mujer que había tomado testosterona y se había sometido a una doble mastectomía.


Mi decepción fue tan profunda que sufrí un colapso total. Dejé la carrera dos meses antes de licenciarme e intenté quitarme la vida.


Me salvó mi familia y un pequeño grupo de mujeres que fueron lo suficientemente valientes como para entrar en Internet y admitir que también se arrepentían de la transición.


Justo un año después de hacerme la mastectomía -en octubre de 2019- dejé de tomar testosterona y empecé a destransicionar por completo.

Sé que el lobby trans me castigará por mis opiniones. Me dirán que tengo sangre de niños trans en mis manos.


Pero es hora de ser honestos sobre el aspecto real de un cuerpo después de la transición.


Y tenemos que abordar las razones por las que tantas mujeres jóvenes optan por extirparse los pechos.


Tenemos que reconocer que la pubertad es difícil. Tenemos que ayudar a las chicas a negociar el cambio.


Tenemos que decirles que es muy común pasar por fases en las que odias tu cuerpo.


Y tenemos que educar a los hombres para que dejen de sexualizar a las chicas jóvenes. Sencillamente, es hora de que nos despertemos, olamos el café y nos demos cuenta del terrible daño que se puede hacer a las jóvenes.

484 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page