¿SE INTIMIDA A LA/OS NIÑA/OS PARA QUE SEAN TRANS?


Las escuelas no están cumpliendo con su obligación de cuidar a los niños vulnerables


Esta es una traducción del original escrito por Keith Jordan el 3/12/21: Are children being bullied into being trans? | Keith Jordan | The Critic Magazine



Muchas personas que han sufrido acoso escolar recordarán al profesor que les proporcionó palabras de consuelo y sabiduría después de que se burlaran de ellos -por tener sobrepeso, quizás, o ser pelirrojo, o alto, o cualquiera de las otras características con las que los niños pueden ser tan crueles. "No les hagas caso", decía el profesor, "sólo lo hacen porque eres diferente. Eres perfecta/o tal y como eres".


Los tiempos han cambiado. Los profesores de hoy en día no sólo renuncian a su papel de consoladores en jefe, sino que es muy probable que sean cómplices de este acoso.


Una afirmación tan extraordinaria requiere pruebas convincentes. Lamentablemente, las tenemos a montones. Desde que fundamos Our Duty en 2018, hemos reunido testimonios de padres que luchan con niños que están decididos a seguir un camino que termina en la mutilación, la esterilización, la pérdida de la función sexual y el arrepentimiento de por vida. Revelan cómo los niños son alentados a adoptar una identidad transgénero por otros alumnos, con la connivencia de los profesores y a menudo, deliberadamente, sin el conocimiento de sus padres.


Los niños autistas son especialmente vulnerables a la ideología transgénero

Es posible que los padres de niños en edad escolar ya sospechen que algo está podrido en el tratamiento de la Educación Sexual y de las Relaciones (ESR); puede que se sientan molestos cuando sus hijos lleguen a casa repitiendo como loros un dogma acientífico, que incluye la negación del sexo biológico y la existencia de infinitas identidades de género. Pero muchos no tienen ni idea de hasta qué punto sus escuelas han sido captadas por los grupos de presión trans, de hasta qué punto los profesores están comprometidos con esta ideología y de lo que esto significa para sus hijos. Por eso es tan importante que escuchemos a los denunciantes.


En primer lugar, está la madre de un niño con autismo, TDAH, epilepsia, problemas de salud mental (incluida la ideación suicida) y dificultades de aprendizaje, al que las chicas de su escuela animaron a llevar falda.


[Las chicas] le trajeron faldas para que se las pusiera y le animaron a que entrara en el baño y se las pusiera. Cuando salió, le animaron... También le dieron medias para que se las pusiera. Mi hijo pasó luego a su intervención de matemáticas, donde el profesor también le animó. El colegio se puso en contacto con nosotros y nos pidió que escribiéramos una carta diciendo por qué no queríamos que nuestro hijo llevara falda para ir al colegio; cuando planteamos nuestra preocupación por que las chicas le animaran, el colegio respondió que simplemente le estaban apoyando. Las chicas animaron a mi hijo a llevar un vestido para el baile de graduación y le invitaron a su casa para que se preparara. El colegio se puso en contacto conmigo para decirme que se habían ofrecido a financiarle un vestido.

Realmente no supe qué decirles en ese momento; me quedé boquiabierta.


Este es un ejemplo clásico de afirmación social, una intervención psicológica increíblemente poderosa centrada en la aceptación de la nueva identidad, el nombre y los pronombres del niño. El objetivo es cimentar la sensación de que "han nacido en el cuerpo equivocado" y de que necesitan una intervención médica para ser felices; se trata de un bloqueo que hace casi imposible una mayor exploración (y un retroceso en el camino de los bloqueadores de la pubertad, las hormonas cruzadas y la cirugía).


Pero hay un lado más siniestro en esta historia. Como han señalado la Dra. Lisa Littman, investigadora pionera en el campo de la transexualidad, la reportera de investigación Abigail Shrier y muchos otros, los niños autistas son especialmente vulnerables a la ideología transexual; los estudios han demostrado que las personas transexuales y no conformes con el género tienen seis veces más probabilidades de ser autistas. (Hay muchas más personas autistas que no están diagnosticadas, por lo que es probable que esta sea una subestimación significativa).


La madre continúa:


Hace poco nos enteramos por mi hijo menor, que asiste a la misma escuela, que hay carteles en todos los baños y pasillos que dicen que está bien ser una chica si eres un chico, y viceversa. Nos contó que una organización externa vino a dar una charla en la asamblea sobre los pronombres (mencionó "el de la Z") y sobre los cientos de sexualidades diferentes y cómo cada una tenía una bandera. En mi opinión, esto es alentar a los niños vulnerables, especialmente si son autistas o tienen otras dificultades.


Los activistas transgénero dicen que esto es pánico moral; que no se puede convencer a nadie de que sea trans, y que estas preocupaciones son simplemente un refrito del viejo y cansado tema recurrente del "reclutamiento de homosexuales" de los años 80.


Los expertos no están de acuerdo. Como dice la analista junguiana y trabajadora social Lisa Marchiano (citada en el magnífico libro de Abigail Shrier Daño irreversible): "Creo que la psique humana es muy susceptible a este tipo de epidemias psíquicas. Sucedió con las lobotomías. Ocurrió con el trastorno de personalidad múltiple. Ocurrió en Alemania en los años 30 y 40. Los seres humanos son susceptibles de contagio psíquico. Simplemente lo somos. Cualquiera de nosotros".

Lisa Marchiano: "Creo que la psique humana es muy susceptible a este tipo de epidemias psíquicas. Sucedió con las lobotomías. Ocurrió con el trastorno de personalidad múltiple. Ocurrió en Alemania en los años 30 y 40. Los seres humanos son susceptibles de contagio psíquico. Simplemente lo somos. Cualquiera de nosotros".

Este punto de vista -que la disforia de género de inicio rápido es contagiosa y se produce en grupos- está respaldado por una serie de pruebas anecdóticas y de investigación de ambos lados del Atlántico. A veces, incluso aparece en los periódicos, como en el caso de la escuela de Brighton con más de 70 “niños transgénero y no conformes con el género”.


Tal vez no sea sorprendente, dada la transmisibilidad de la disforia de género, que también tengamos el testimonio de otro padre con una hija en la misma escuela mencionada anteriormente.


Esta niña también fue diagnosticada como autista; como tantos niños que luchan con el inicio de la pubertad hoy en día, se autolesionaba y había empezado a usar un binder (faja) para aplanar sus pechos. Su creencia en su identidad transgénero se vio reforzada por otras chicas, que no sólo apoyaban su ilusión de ser un chico, sino que incluso empezaron a dirigirse a sus padres:


Me sorprendí cuando recibí un mensaje de una de sus amigas del colegio. En el mensaje decía que mi hija era un chico transgénero y que nosotros utilizábamos los pronombres él/ella y creían que deberíamos hacer lo mismo. Me sorprendió, me molestó y me enfadó. ¿Cómo podía alguien más conocer a nuestra hija como nosotros? La habían presionado para que nos lo dijera. Miré los mensajes de mi hija y estaban intentando que le dijera a todos los profesores que usara su nuevo nombre y pronombres y también decían que querían decírselo a sus padres y amigos, que estarían "de acuerdo".


La madre continúa describiendo la inmensa presión que estos amigos ejercieron sobre su hija para que siguiera con su viaje hacia la identidad transgénero. La instaron a que dijera a sus padres y profesores que era trans, le dijeron que se sentiría mejor cuando empezara a tomar testosterona y que "alguien te querrá sin importar las cirugías que te hagas". Se refirieron a su nombre de pila como su "deadname" (nombre muerto) e incluso le ofrecieron comprarle un binder. En medio de esta coacción, de este acoso, ¿dónde estaba la escuela? ¿Dónde estaban los profesores?


Tenía muchas ganas de ir a las casas de estos niños y hablar con los padres, pero me aconsejaron que la escuela debía intervenir. Informé al colegio de lo que había ocurrido y les mostré todas las capturas de pantalla de la coacción. La directora del colegio negó que se tratara de acoso escolar y dijo que había tenido una "bonita charla" con las niñas y sus padres. No se hizo nada más. Mi hija está viendo ahora a un psicólogo clínico. Durante una sesión familiar le preguntamos dónde había oído hablar por primera vez de los problemas de los transexuales; dijo que "en el colegio". Ahora me pregunto qué es lo que se enseña con respecto a la ideología de género en esa escuela.


Los padres que desafían a los profesores sobre la ideología transgénero en las escuelas están acostumbrados a ser ignorados o, peor aún, a ser tachados de transfóbicos llenos de odio que pretenden inmiscuir a sus hijos negando su nueva identidad. Mientras tanto, las escuelas difunden sus credenciales LGBTQIA+ y sus relaciones con grupos de presión como Stonewall y Gendered Intelligence, las mismas organizaciones que se apresuran a calumniar a quienes son críticos con la ideología de género como fanáticos y “racistas sexuales


Lo más frustrante del apoyo de las escuelas a la ideología de género y a los matones que la promueven es que ignoran las orientaciones del gobierno sobre las lecciones planificadas sobre relaciones, sexo y salud. Estas no pueden ser más claras, ya que aconsejan a los profesores que no refuercen los estereotipos perjudiciales sugiriendo que los niños son de un género diferente en función de su personalidad, sus intereses o su ropa, y que no deben sugerir a los niños que no se ajustan al género que su personalidad o su cuerpo son incorrectos y deben cambiar.


La única manera de acabar con el acoso es plantar cara, pero hay pocas vías obvias para desafiar las políticas escolares. En el Reino Unido, el único poder formal que tienen los padres para cuestionar el contenido de las lecciones es la objeción religiosa a través del sistema SACRE ; no hay ningún otro canal oficial que les permita pedir cuentas a las escuelas de la misma manera que en Estados Unidos.

Los palos y las piedras pueden romper los huesos, pero las palabras pueden hacer un daño que dura toda la vida.


Pero eso no significa que los padres sean impotentes. Escriba a su escuela para preguntar si conocen y siguen las directrices del gobierno; si sabe que hay profesores que defienden activamente la ideología de género, desafíelos.


Escriba a los presidentes de los consejos de administración, a su diputado, a los directores generales de las academias y a los directores de los servicios infantiles de las LEA. Lea la gran variedad de recursos prácticos y educativos disponibles en TransgenderTrend y Safe Schools Alliance, y los puntos de vista de padres en Our Duty.


Cuando los padres se unen, a menudo pueden expulsar la ideología de género. Ha habido dos historias de éxito notables: en primer lugar, Safe Schools Alliance obligó al Consejo del Condado de Oxfordshire a retirar el kit de herramientas trans después de amenazar con acciones legales; mientras tanto, los padres de una escuela en Rhondda Cynon Taf tuvieron un éxito similar.


Si usted duda de por qué debería hacer esto, imagine a su hija con barba incipiente, cicatrices de doble mastectomía e infértil; imagine a su hijo con pechos y una herida entre las piernas. Muchos de nosotros no tenemos que imaginar.


Los profesores activistas no pueden seguir aplaudiendo estas barbaridades sin ser cuestionados. Si no se toman en serio su deber de cuidado, son los padres quienes deben recordarles que los palos y las piedras pueden romper los huesos, pero las palabras pueden hacer un daño que dura para toda la vida.

312 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo