top of page
  • AMANDA

NUEVO: NIÑO/AS CON BLOQUEADORES DE PUBERTAD VIERON MODIFICADA SU SALUD


Por Hannah Barnes



Un nuevo análisis sugiere que la mayoría de los niños que participaron en un estudio histórico sobre bloqueadores de la pubertad experimentaron cambios positivos o negativos en su salud mental. El estudio original de 44 niños, que tomaron los controvertidos medicamentos durante un año o más, no encontró ningún impacto en la salud mental: ni beneficios ni daños.


Una revisión de esos datos sugiere ahora que el 34% vio deteriorarse su salud mental, mientras que el 29% mejoró. Los autores del informe original han acogido con satisfacción la nueva evidencia. El nuevo análisis, visto por BBC Newsnight, cuestiona algunas de las conclusiones del estudio de 2021 sobre el posible impacto en la salud mental de los bloqueadores de la pubertad en menores de 16 años.

Una revisión de esos datos sugiere ahora que entre el 15% y el 34% de lo/as niño/as de 12 a 15 años que participaron en el estudio, vio deteriorarse su salud tras la toma de bloqueadores de pubertad

También arroja algo de luz sobre esta área de la medicina infantil, tan debatida como poco entendida. El nuevo estudio aún no ha aparecido en una revista revisada por pares. Los autores comentan que sintieron la urgencia de poner esta nueva información a disposición del público.


El estudio original

En 2011, un equipo del Servicio de Desarrollo de Identidad de Género (GIDS) de Tavistock, la única clínica especializada en género para niños del Servicio público de salud (NHS) de Inglaterra, y los Hospitales del University College London (UCLH) se embarcaron en lo que se conoció como el estudio de intervención temprana.


Participaron 44 niños, de entre 12 y 15 años, a lo largo de los siguientes tres años. El estudio analizó el impacto que estaba teniendo la toma de bloqueadores de pubertad (medicamentos utilizados para posponer la pubertad en los niños). Esto dio como resultado que se redujera la edad a la que se podían ofrecer bloqueadores de la pubertad en el NHS.


Cuando se publicaron los resultados se publicaron en 2021, se puso de manifiesto que los bloqueadores no producían "ningún cambio en la función psicológica" de quienes los tomaban.


Esto difería de hallazgos anteriores de investigadores holandeses, que habían sido pioneros en este enfoque para tratar la disforia de género. Éstos informaban de un impacto positivo en la salud mental y el bienestar de los jóvenes.


El estudio de intervención precoz utilizó las puntuaciones de los cuestionarios de padres e hijos, que evaluaban los problemas conductuales y emocionales de lo/as niño/as. Estos cuestionarios se utilizan ampliamente y de forma fiable en psicología en muchos países e incluyen más de 100 preguntas sobre aspectos como la escuela, los sentimientos y las relaciones.


La conclusión general de "sin cambios" se basó en una media de grupo de esas puntuaciones, dadas en distintos momentos.


"Es una forma muy habitual de hacer las cosas", afirmó a Newsnight el profesor Chris Evans, psiquiatra y psicoterapeuta jubilado. "El problema es que no presta atención a cuánta variación había entre los participantes".


Por ejemplo, una cuarta parte podía obtener una puntuación muy alta, otra bastante alta, otra bastante mala y otra extremadamente mala. Sin embargo, la media del grupo estaría en algún punto intermedio.


Revisión de los datos

La profesora Susan McPherson, de la Universidad de Essex, y David Freedman, científico social jubilado, han vuelto a analizar los datos. En esta ocasión, analizaron las trayectorias individuales de cada uno de los jóvenes del estudio de intervención temprana.


Descubrieron que, tras 12 meses de inyecciones de bloqueadores de la pubertad, el 34% de los niños había empeorado de forma fiable, el 29% había mejorado de forma fiable y el 37% no mostraba ningún cambio, según sus respuestas autodeclaradas.


Las proporciones fueron un poco más bajas en las puntuaciones de los padres, pero en tres cuartas partes de los casos, hubo un amplio acuerdo entre los padres y sus hijos.


El impacto en cada uno de los niños varió.


Para un niño que "empeora", puede significar pasar de estar bien psicológicamente y no necesitar tratamiento para su salud mental, a cumplir los criterios de un diagnóstico psiquiátrico como depresión o ansiedad. Mientras que un niño que "mejoró" podría pasar de necesitar tratamiento de salud mental a ser considerado mentalmente sano.


Sin embargo, ni el trabajo de investigación original ni el nuevo análisis pueden explicarnos por qué estos jóvenes obtuvieron resultados tan diferentes.


El estudio es pequeño: sólo 44 jóvenes. Y debido a la forma en que se diseñó el estudio original -sin un grupo de control-, los expertos no pueden inferir causa y efecto ni afirmar que estos cambios en el bienestar se debieran al uso de bloqueadores de la pubertad.


Pero a pesar de estas limitaciones, el nuevo análisis sugiere la necesidad de más investigación, tanto en este grupo específico como en el impacto de los bloqueadores de la pubertad en general.

A pesar de estas limitaciones, el nuevo análisis sugiere la necesidad de más investigación, tanto en este grupo específico como en el impacto de los bloqueadores de la pubertad en general.

El Sr. Freedman sostiene que es vital que los jóvenes y sus familias dispongan de la "mejor información posible" a la hora de tomar decisiones sobre tratamientos médicos.


Lagunas en las pruebas

En junio, el Servicio Nacional de Salud de Inglaterra (NHS) anunció que los bloqueadores de la pubertad sólo se pondrán a disposición de los jóvenes que participen en ensayos clínicos.


El informe provisional de la Dra. Hilary Cass sobre los servicios de género infantil puso de manifiesto "lagunas en la evidencia" en torno a los fármacos, y una revisión sistemática llevada a cabo por el NICE concluyó que la calidad de la evidencia sobre el uso de bloqueadores de la pubertad en este contexto era "muy baja".


Se han realizado revisiones similares en Suecia y Finlandia, y ambas han llegado a la misma conclusión. Otros países europeos han empezado a adoptar un enfoque más prudente y menos médico para ayudar a los jóvenes que cuestionan su identidad de género.


Tanto el Tavistock and Portman Trust como el UCLH acogieron con satisfacción las nuevas aportaciones a la base de pruebas sobre cómo ayudar a los jóvenes con incongruencia de género.


Un portavoz del Tavistock and Portman [NHS Foundation] Trust dijo que los datos del estudio original se habían publicado para permitir a otros investigadores realizar "análisis adicionales". El plan de análisis del estudio original fue elaborado de forma independiente por expertos en estadística médica.


Un portavoz del UCLH dijo que apoyaba la recomendación del Dr. Cass de que "la investigación debe estar plenamente integrada en el desarrollo de nuevos servicios para niños y jóvenes que expresan incongruencia de género".


Y añadió: "Trabajaremos estrechamente con la nueva junta nacional de supervisión de la investigación [sobre la disforia de género en niños y jóvenes] para apoyar la recopilación y el análisis de datos sólidos en este ámbito".


La junta supervisará el diseño y realización del nuevo ensayo de investigación sobre bloqueadores de pubertad y garantizará que la investigación se integre en el núcleo de los nuevos servicios para niños y jóvenes con disforia de género.


El equipo de revisión de Cass informó a la BBC de que había encargado una "revisión sistemática actualizada" de las publicaciones académicas sobre los bloqueadores de la pubertad.


Esta revisión, junto con este nuevo análisis, se tendrá en cuenta en sus recomendaciones finales, que se esperan para finales de año.

240 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page