top of page
  • AMANDA

NO HABRÁ HÉROES

¿Las clínicas, y los medios de comunicación, están enderezando el barco? ¿Es este el ajuste de cuentas?




La semana pasada, una madre me contó que había llevado a su hijo a una clínica de género que, en el pasado, había apremiado a niños con problemas de género a recibir bloqueadores de la pubertad y hormonas de sexo cruzado. Se sorprendió gratamente cuando el encargado de admisiones le aseguró que ahora adoptaban un enfoque "conservador" y evaluaban cuidadosamente a los niños antes de enviarlos por el camino médico. Se sintió aliviada: tal vez su hijo recibiría una atención sanitaria decente después de todo.


Otro padre me escribió que había pedido a la consejera escolar de su escuela secundaria de un estado ultra azul [ultra demócrata] que no cambiara el nombre y los pronombres de su hijo sin su conocimiento o consentimiento, a pesar de que las directrices de la escuela obligan al personal escolar a hacerlo. La consejera estuvo de acuerdo, y parecía comprender por qué esto podía ser importante, es decir, reconocía que la triangulación entre los padres y los hijos podía no ser lo mejor para el niño.


¿Podría ser que, ahora que dos detransicionadoras han presentado demandas, las clínicas de género empiecen a actuar con cuidado? ¿Podría ser que los médicos y consejeros escolares, viendo la reacción apoyada en la cobertura de la derecha sobre el tema, se aseguren de proceder de forma más responsable, lo que se conoce como CYA [cover your ass, protege tu trasero]? ¿O puede ser que estén observando lo que ocurre en otros países y cambiando porque creen que es la mejor práctica clínica? ¿Podría ser que las escuelas dejaran de tratar a los padres como enemigos a los que hay que mantener a raya? ¿Los niños que realmente puedan beneficiarse de la transición recibirán por fin la información completa para otorgar un consentimiento informado, de modo que ellos y sus padres puedan tomar mejores decisiones?


¿Estamos viendo signos de autorreforma?


Un artículo del New York Times que se publicó recientemente [14 nov 2022], podría ayudar a algunos profesionales a entender por qué es importante, y a sentirse seguros para dar marcha atrás en el modelo de sólo afirmación. Para sorpresa de muchos, era un artículo realmente equilibrado que admitía las muchas cosas sobre las que yo y otros pocos periodistas selectos hemos estado presionando, e informando, durante bastante tiempo.


Los bloqueadores de la pubertad "se han convertido en la primera línea de intervención", admiten, pero no se ha demostrado su seguridad y eficacia debido a la "escasa documentación de los resultados y a la falta de aprobación gubernamental de los fármacos para ese uso, incluso por parte de la FDA (Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos)". No sabemos cómo sopesar los riesgos y los beneficios porque no disponemos de suficientes investigaciones de calidad ni de datos a largo plazo. Para algunos jóvenes, los inconvenientes físicos han merecido la pena por los cambios físicos cosméticos y los cambios psicológicos. Para otros, han sido un grave error.

No sabemos cómo sopesar los riesgos y los beneficios porque no disponemos de suficientes investigaciones de calidad ni de datos a largo plazo.

Los periodistas citaban lo jóvenes que son quienes empiezan las intervenciones médicas: "Muchos médicos de Estados Unidos y de otros países están recetando bloqueadores a los pacientes en la primera fase de la pubertad -ya a los 8 años- y permitiendo que progresen a las hormonas sexuales a partir de los 12 o 13 años". Esto es importante, porque a menudo oímos que no se está medicando a los niños. Creo que con 8 años se consideran niños.

"Muchos médicos de Estados Unidos y de otros países están recetando bloqueadores a los pacientes en la primera fase de la pubertad -ya a los 8 años- y permitiendo que progresen a las hormonas sexuales a partir de los 12 o 13 años".

Hay muchos problemas con el artículo, incluyendo el enfoque de que "los adolescentes transgénero presentan tasas desproporcionadamente altas de depresión y otros problemas de salud mental". No sabemos si los adolescentes con altas tasas de depresión tienden a desarrollar disforia de género, o si la disforia de género causa altas tasas de depresión, y es importante ser claros al respecto.

No sabemos si los adolescentes con altas tasas de depresión tienden a desarrollar disforia de género, o si la disforia de género causa altas tasas de depresión, y es importante ser claros al respecto.

Señalan que "los estudios muestran que los fármacos han aliviado la disforia de género de algunos pacientes, es decir, la angustia por la falta de correspondencia entre su sexo de nacimiento y su identidad de género". Pero esos son los estudios que las revisiones sistemáticas de la evidencia han considerado de baja o muy baja calidad, es decir, los resultados pueden no mantenerse más allá de los límites de esos estudios.


Señalan que el aumento de adolescentes que se identifican como trans ha "alimentado las revisiones gubernamentales en Europa". Pero no mencionan que esas "revisiones gubernamentales" incluyen el tipo de revisiones sistemáticas de pruebas que la Academia Americana de Pediatría y la Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero se han negado a hacer.


Mi otra crítica es más difícil de articular. Se trata de la forma en que los medios de comunicación y las instituciones médicas utilizan la palabra transgénero cuando se trata de niños. "La pubertad puede ayudar a clarificar el género, dicen los médicos, para algunos adolescentes que refuerzan su sexo de nacimiento, y para otros que confirman que son transgénero", escriben los autores del artículo del New York Times. Es importante reconocer, como casi lo hacen en este artículo, que la pubertad ha sido históricamente el momento en que la mayoría de los jóvenes se reconcilian con su sexo, y eventualmente superan la disforia de género; es decir, la pubertad ha sido el mejor camino para la resolución de la DG, y los bloqueadores de la pubertad pueden interrumpir esa resolución natural.

La pubertad ha sido el mejor camino para la resolución de la DG, y los bloqueadores de la pubertad pueden interrumpir esa resolución natural.

Hoy en día, transgénero puede significar diferentes cosas, desde alguien que tiene una identidad de género diferente al sexo hasta alguien que no se ajusta a los estereotipos. Muchas personas se identifican como trans sin desear intervenciones médicas, y no todas las personas con disforia de género realizan la transición para convertirse en trans. Tenemos un problema terminológico fundamental. Así que creo que deberíamos utilizar la palabra transgénero para referirnos a los niños que realizan una transición, psicológica o médica. Si ese fuera el caso, los autores dirían que la pubertad podría aclarar a alguien que realmente quiere hacer la transición. Es un punto pequeño, pero creo que importante, porque muestra que la transición es una estrategia, una elección, una respuesta a cualquier cosa, desde la disforia de género hasta el trauma o la orientación sexual. Todavía hay una falta de comprensión, o de curiosidad, sobre el origen de la disforia de género y la mejor manera de tratarla.

La transición es una estrategia, una elección, una respuesta a cualquier cosa, desde la disforia de género hasta el trauma o la orientación sexual

Lo sorprendente del artículo es que no hace referencia a artículos anteriores del periódico que consideraban a los bloqueadores de la pubertad como seguros y totalmente reversibles, afirmando que sólo los republicanos se oponían a su uso, mientras que los expertos médicos estaban de acuerdo en que eran apropiados. Si los redactores de esos artículos hubieran entrevistado a los numerosos profesionales de la medicina que se manifiestan en contra desde hace años, en lugar de tacharlos de intolerantes, podríamos haber llegado a este artículo hace mucho tiempo.


Para los que hemos estado tratando de transmitir este mensaje a través de los canales principales -algunos durante años, y en mi caso, un año y medio- es un poco frustrante ver esta información presentada como una especie de nueva revelación. Pero sobre todo es un alivio. Indica a otros medios que pueden presentar la disidencia como algo basado en la ciencia, no en el odio. Así que tal vez este sea el momento que muchos hemos estado esperando, cuando los medios de comunicación adopten la misión de informar honestamente, incluso cuando sea políticamente inconveniente hacerlo.


Varias personas me enviaron el artículo y sugirieron que los que hemos tratado de contar este lado de la historia seríamos exonerados. ¿Los que han dado la voz de alarma y han intentado contar una historia más complicada durante mucho más tiempo que yo van a poder finalmente arrancar las letras escarlatas de sus solapas y decir que nos lo dijeron? ¿O los medios de comunicación simplemente empezarán a informar de una nueva historia, sin hacer un guiño a la realidad que antes no hacían, sin un mea culpa, sin reconocer la desinformación anterior y sin reconocer los costes: los cuerpos y las psiques verdaderamente dañados por una práctica médica abrumada por la ideología sobre la ciencia, sin querer ver los costes, sólo los beneficios?


Corinna Cohn, una transexual (como se llama a sí misma) que cofundó la Red de Defensa del Consumidor de Atención al Género para abogar por una mejor atención sanitaria para las personas con problemas de género, piensa lo segundo.


Me escribió:


"En algún momento, la percepción pública de la medicalización de los niños se estabilizará en torno a la idea de que las hormonas y la cirugía deberían estar prohibidas para los niños. Cuando eso ocurra, se deberá a los esfuerzos de periodistas, académicos, padres y activistas que habrán perdido amigos, habrán sido despedidos de sus trabajos y habrán perdido oportunidades de desarrollo profesional por haber tenido la audacia de hablar sobre este tema. No habrá celebraciones y no habrá héroes del movimiento. Las personas que apoyaban silenciosamente la medicalización de los niños cambiarán silenciosamente sus posiciones, y todos seguiremos como si siempre hubiera sido así. Los que están haciendo sacrificios ahora lo están haciendo desinteresadamente, porque no hay recompensas personales por este trabajo."


Es decir: No habrá un ajuste de cuentas público, ni una reivindicación de los defenestrados por el estrechamiento de la ventana de Overton. Los que han sufrido daños en sus relaciones y reputación no serán recompensados.


Por supuesto, es mucho más importante que se evalúe adecuadamente la atención médica sobre el género de los afectados que el hecho de que los que hemos perdido algo -amigos, trabajo, posición social- recuperemos nuestra posición. Pero sigue siendo una triste predicción.


Cuando el Pánico Satánico resultó ser una histeria masiva, tampoco hubo mea culpas en los medios de comunicación. Simplemente giraron para contar una nueva versión de la historia. Tal vez no es de extrañar que la confianza en los medios de comunicación esté en su punto más bajo. Pero supongo que la pregunta es: si no nos hacemos cargo de lo que ha pasado, si la reforma es discreta, ¿cómo les irá a los que se han visto perjudicados? ¿Cómo evitaremos que se repitan estos errores?


Esta semana escuché otra cosa de unos padres que realmente me impactó. Una pareja de Carolina del Sur me dijo que su estado está tratando de aprobar copias de lo que se suele llamar proyectos de ley "antitrans" en otros estados, que exigen que los niños practiquen deportes de acuerdo con su sexo, no con su identidad de género, o que impiden que los profesores hablen de cuestiones de género y sexualidad a los niños pequeños, además de restringir la medicina de género para los mayores de 18 años.


Me opongo a las prohibiciones porque, a) no quiero que el gobierno tome esas decisiones, y b) creo que se interponen en el camino de una reforma desesperadamente necesaria. Pero hay otra razón: Consolidan el miedo y el odio hacia los niños que se identifican como trans, convirtiendo un sentimiento en una política. La madre me dijo que muchos adultos de su estado, que no tienen ninguna experiencia con las personas trans, las consideran el demonio, y harán cualquier cosa para mantener la identificación trans fuera del ámbito de posibilidades de sus hijos. Eso es absolutamente espantoso.


Como he dicho muchas veces, este movimiento, esta idea sobre la identidad de género, no creo que esté creando una mayor comprensión de la diversidad de género. Cada uno de los bandos es tan extremo que estos niños que están realmente en el medio, que son realmente diversos en cuanto al género, no son aceptados como tales por ninguno de ellos.


Pero los republicanos, que son fuertes, están reaccionando a la exageración de los demócratas. Así que les corresponde a los liberales enderezar el barco, moderar, modificar. ¿Lo están haciendo? Si lo hacen a escondidas y no lo vemos, ¿cuenta? Lo sé, es un gran "si". Mientras tanto, me alegra ver que los medios de comunicación dominantes están haciendo un mejor trabajo.


¿Preguntas? ¿Comentarios? ¿Sugerencias? ¿Elogios?

232 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page