• AMANDA

MACHO, HEMBRA... ¿CUÁL ES LA DIFERENCIA?


Esta es una traducción del artículo original: https://theconversation.com/male-female-ah-whats-the-difference-12786


¿Qué es un hombre? ¿Qué es una mujer?


Si se hiciera una encuesta, probablemente la mayoría de la gente no tendría mucha dificultad para expresar algunas diferencias fundamentales. Al fin y al cabo, aprendemos a distinguir a los niños de las niñas en la primera infancia.


Las respuestas de la encuesta podrían girar en gran medida en torno a las diferencias entre los sexos en cuanto a la anatomía (incluidos los genitales, por supuesto), o incluso podrían extenderse a las funciones específicas de cada sexo en la reproducción (qué sexo da a luz, amamanta, suele ser el cuidador principal, etc.).


Aunque podría decirse que son adecuados para definir los sexos en los seres humanos, estos criterios son en gran medida inadecuados para utilizarlos en una definición más amplia de lo que es macho y lo que es hembra en todo el reino animal.


La mayoría de las aves no tienen genitales evidentes. ¿Cuántas personas podrían distinguir el sexo de un erizo de mar o de una almeja simplemente mirándolos?


En muchas especies animales, los machos no tienen nada remotamente parecido a un órgano inseminador. También hay muchos ejemplos de animales en los que los machos y las hembras no se ajustan a lo que percibimos como roles sexuales tradicionales, como en el caso de algunas especies de peces y aves, en las que sólo el macho se ocupa de los huevos. En el caso de los caballitos de mar, los machos se encargan de la incubación de las crías.


Cromosomas


Entonces, si no se basa en las características anatómicas, ¿se puede rastrear el sexo a nivel de los cromosomas? El sistema de determinación del sexo XY es bien conocido porque se da en los seres humanos, en muchos vertebrados y en algunos insectos.


En este sistema, los machos tienen dos tipos de cromosomas sexuales (XY), mientras que las hembras tienen dos copias del mismo cromosoma sexual (XX). Pero en las aves, y en algunos reptiles y mariposas, lo normal es el patrón inverso (ZW para las hembras, ZZ para los machos).


Los machos humanos tienen dos tipos de cromosomas sexuales (XY), mientras que las hembras humanas tienen dos copias del mismo cromosoma sexual (XX).

Los cromosomas sexuales también son primordiales para controlar las hormonas que desencadenan profundos cambios en el desarrollo que, en muchos casos, son fácilmente identificables. Sin duda, todos utilizamos a diario una serie de indicadores de este tipo, inducidos por las hormonas, para determinar quién es un hombre y quién una mujer, al menos cuando se trata de seres humanos (por ejemplo, los hombres tienen más vello facial que las mujeres).


Por eso, a primera vista, los cromosomas sexuales pueden parecer el camino a seguir para definir el sexo. Sin embargo, si se profundiza un poco más, este criterio también está lejos de ser infalible.


En muchos reptiles, la determinación del sexo se produce a través de la temperatura experimentada por los embriones. Y también hay especies en las que los individuos pasan una parte de su vida como un sexo y otra parte como el otro.


Algunas incluso viven su vida como machos y hembras simultáneamente (los llamados hermafroditas), como los caracoles comunes que causan daños a nuestros cultivos de hortalizas cada primavera.


Cuestiones de tamaño


Entonces, ¿hay alguna característica que podamos destacar para definir adecuadamente los sexos? Pues sí, la hay.


La respuesta está relacionada con el tamaño de las células que se fusionarán para producir la siguiente generación (las células sexuales o gametos). El individuo que produce el gameto relativamente más pequeño se llama universalmente "macho" y el que produce el gameto relativamente más grande "hembra".


El individuo que produce el gameto relativamente más pequeño se llama universalmente "macho" y el que produce el gameto relativamente más grande "hembra".

De ahí que, por definición, el origen evolutivo de los machos y las hembras se encuentre en la transición de la isogamia (cuando los gametos de todos los individuos son de igual tamaño) a la anisogamia (reproducción sexual con células sexuales de distinto tamaño).


Pero, pero...


Puede que oigas una vocecita que te molesta, señalando que los machos y las hembras son diferentes en muchos aspectos más allá del tamaño de sus gametos: ¿acaso esto no tiene importancia?


Por supuesto que sí, pero nosotros sostenemos que una cosa lleva a la otra.


Los machos producen esperma (el nombre de las células sexuales más pequeñas) y las hembras producen óvulos/huevos (el nombre de las células sexuales más grandes), pero estos son sólo los nombres que hemos elegido para dar a los sexos y sus células sexuales - podríamos llamarlos de otra manera.


Por tanto, el punto crucial no es la terminología. Lo que importa es que la anisogamia está en el centro de muchas de las otras diferencias que surgen entre los sexos, incluidas las diferencias de comportamiento y las preferencias sexuales.


Podemos ver por qué es así diseccionando los siguientes puntos:


1) Números. Imagina que tienes 1 kg de harina para hacer magdalenas. Si quieres magdalenas grandes, sólo puedes hacer unas pocas, pero si las magdalenas son muy pequeñas, puedes hacer muchas más. Así pues, la primera implicación de la asimetría sexual en el tamaño de los gametos es que también hay asimetría en el número de gametos producidos. Las hembras suelen producir unos pocos gametos grandes, mientras que los machos suelen producir un número astronómico de gametos diminutos.


2) Participación. La disparidad en el tamaño de los gametos prepara el terreno para las diferencias de sexo en la participación a lo largo de todo el ciclo reproductivo. El óvulo suele aportar la mitad del material genético de la descendencia, pero también la maquinaria y los nutrientes necesarios para alimentar a los embriones en desarrollo.


Tomemos un huevo de gallina (es decir, el óvulo). Contiene toda la yema nutritiva de la que depende un embrión en desarrollo, y estos recursos están disponibles gracias a la participación materna. Por el contrario, en las especies animales típicas, el espermatozoide rara vez aporta algo más que la mitad del material genético.


Esta asimetría inicial en el esfuerzo se extiende con frecuencia a las etapas posteriores del desarrollo de la descendencia. Pensemos en el embarazo y la lactancia en una hembra típica de mamífero: de nuevo, el esfuerzo está fuertemente sesgado hacia la madre.


3) Competencia. La asimetría sexual en el número y el tamaño de los gametos significa que los huevos son el recurso limitante para las fecundaciones. La gran proporción de células sexuales masculinas con respecto a las femeninas significa que numerosos espermatozoides deben competir por el acceso a los óvulos, mucho más raros.


Las consecuencias de esto son de gran alcance, en particular porque la poliandria (las hembras que se aparean con múltiples machos dentro del mismo ciclo reproductivo) es bastante común en la naturaleza. Eso significa que la competencia no es tanto entre los espermatozoides de un eyaculado como entre los espermatozoides de los eyaculados de varios machos.


4) Tasas reproductivas potenciales. Resumiendo todo lo anterior podemos deducir que las tasas reproductivas potenciales de los machos son típicamente más altas que las de las hembras.


Es energéticamente más barato producir un gameto masculino que uno femenino. En general, las reservas de esperma de los machos se reponen continuamente; las hembras, por el contrario, nacen normalmente con un número fijo de óvulos que no puede aumentarse, sólo gestionarse (por ejemplo, produciendo un óvulo periódicamente).


Los burros producen miles de millones de espermatozoides por eyaculación. Por tanto, un burro macho podría engendrar teóricamente cientos o miles de descendientes a lo largo de su vida.


El éxito reproductivo de una burra está limitado por el número de óvulos que produce y el mayor esfuerzo que realiza para criar a las crías.


Añade la selección sexual y todo cobra sentido


El sexo que produce gametos pequeños y numerosos (es decir, el macho) tendrá, en la mayoría de los casos, tasas reproductivas potenciales más altas. La principal consecuencia de la anisogamia es, por tanto, que la competencia reproductiva (por las parejas, es decir, la selección sexual) será generalmente mayor entre los machos.


La selección sexual da forma a los rasgos de los machos que les ayudan a conseguir pareja y a fecundar tantos óvulos como puedan, ya sea porque estos rasgos (por ejemplo, la cola del pavo real) son preferidos por las hembras o porque los rasgos dan a los machos una ventaja que les ayuda a competir por el acceso a las hembras reproductoras y a sus óvulos (por ejemplo, la cornamenta de los ciervos o un esperma más rápido).


Por eso los machos de muchas especies presentan rasgos extravagantes, tamaños más grandes o comportamientos que les permiten aumentar o asegurar las fecundaciones. También ayuda a explicar por qué, en todas las especies, las hembras son a menudo el sexo que tiende a ser más exigente en su elección de pareja.


Por supuesto, nada de esto es nuevo. La conexión entre el esfuerzo parental y la selección sexual se formalizó hace años, y todo lo que hemos dicho hasta ahora resume la base de lo que los biólogos evolutivos conocen como el principio de Bateman.


La respuesta a nuestra hipotética encuesta es sencilla: los gametos son la diferencia entre machos y hembras. Pero si se mira desde un punto de vista más holístico, no es tan sencillo.


El aspecto exacto de un macho y una hembra, a fin de cuentas, y el comportamiento de cada uno (sus roles sexuales) dependen en gran medida del teatro ecológico en el que se ha desarrollado su historia evolutiva.



121 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo