• AMANDA

LOS DATOS SOBRE BLOQUEADORES DE PUBERTAD SON ”MUY ESCASOS”, DICE NICE


Esta es la traducción del artículo original escrito por Deborah Cohen y Hannah Barnes para BBC: Evidence for puberty blockers use very low, says NICE - BBC News


Informe NICE (original)


Una revisión oficial ha revelado que los datos sobre el uso de fármacos bloqueadores de la pubertad para tratar a los jóvenes que luchan contra su identidad de género son "muy escasos".


El Instituto Nacional de Excelencia Sanitaria y Asistencial (NICE) afirmó que los estudios existentes sobre los fármacos eran escasos y estaban "sujetos a sesgos y confusiones".


La evaluación de las pruebas sobre los fármacos fue encargada por el NHS England. Forma parte de una revisión de los servicios de identidad de género para niños y jóvenes. El NHS England afirmó que el consejo sería considerado para la revisión y que no haría más comentarios.


Los bloqueadores de la pubertad, conocidos científicamente como análogos de la hormona liberadora de gonadotrofina (GnRH), se prescriben a algunos jóvenes con disforia de género, esto es, la angustia causada por la discrepancia entre la identidad de género de una persona (cómo se ve a sí misma con respecto a su género) y su sexo de nacimiento.


Actúan en el cerebro para detener el aumento de las hormonas sexuales -estrógenos y testosterona- que acompañan a la pubertad. Estas son las hormonas que provocan cambios en el cuerpo, como el inicio de la menstruación, la formación de los pechos o, en los chicos, la aparición de la voz.


La revisión de las pruebas del NICE analizó el impacto de los bloqueadores de la pubertad en la disforia de género, la salud mental -como la depresión, la ira y la ansiedad- y la calidad de vida.


El NICE, que proporciona orientación y asesoramiento a nivel nacional para mejorar la atención sanitaria y social, afirmó: "La calidad de las pruebas para estos resultados se evaluó como de muy baja certeza".


La revisión trató de averiguar cómo se comparaba el tratamiento con análogos de la GnRH en términos de efectividad clínica con otras intervenciones que pueden ofrecerse a los jóvenes con disforia de género.


Éstas incluyen el apoyo psicológico, la transición social al género deseado -en la que un joven se identifica como otro género cambiando quizás sus pronombres y su ropa, pero no toma la medicación- o ninguna intervención.


Pocos datos

El NICE consideró que era difícil sacar conclusiones de los estudios existentes debido a la forma en que habían sido diseñados.


Eran "todos pequeños" y no tenían grupos de control, que se utilizan para comparar directamente el efecto de diferentes tratamientos.


También había otros problemas con los estudios, como que no describían qué otros problemas de salud física y mental podía tener un joven junto con la disforia de género.


La revisión señaló que había "muy pocos datos" sobre cualquier intervención adicional -como asesoramiento u otros tratamientos farmacológicos- que los jóvenes pudieran haber tenido junto con la toma de bloqueadores de la pubertad, y esto podría sesgar los resultados.


El impacto de los bloqueadores de la pubertad en la densidad ósea ha sido planteado anteriormente por algunos expertos como una posible preocupación.


Sin embargo, el NICE consideró que, sin un "grupo de comparación", no se sabía si los cambios observados en la densidad ósea "están asociados a los análogos de la GnRH o se deben a cambios en el tiempo".


Algunos sostienen que la realización de un ensayo controlado -que proporcionaría pruebas de mayor calidad- podría ser difícil debido al posible impacto en la salud mental si se suspende el tratamiento en un grupo.


El NICE aceptó esto, pero dijo que ofrecer apoyo psicológico para comparar los bloqueadores de la pubertad "puede reducir las preocupaciones éticas en futuros ensayos". La revisión no encontró pruebas de la rentabilidad del tratamiento.



Hormonas cruzadas


El NICE también revisó la base de pruebas de las hormonas de afirmación del género, a veces conocidas como hormonas mixtas. Pueden administrarse a jóvenes con disforia de género a partir de los 16 años en el SNS.


Pueden administrarse estrógenos a las personas registradas o asignadas como hombres al nacer, y testosterona a las mujeres, para iniciar el desarrollo de las características sexuales físicas del género con el que se identifican. El objetivo es mejorar la salud mental, la calidad de vida y la imagen corporal.


La revisión encontró que la evidencia de la efectividad clínica y la seguridad de las hormonas de afirmación del género era también de calidad "muy baja".


"Cualquier beneficio potencial de las hormonas de afirmación del género debe sopesarse con el perfil de seguridad a largo plazo, en gran medida desconocido, de estos tratamientos en niños y adolescentes con disforia de género", dijo el NICE.


Ambos documentos fueron preparados por el NICE en octubre de 2020 y ahora ayudarán a informar la revisión independiente del Dr. Hilary Cass sobre los servicios de identidad de género del NHS para niños y jóvenes.


Ninguna de las dos revisiones incluye recomendaciones y ambas constituyen consejos, más que orientaciones formales del NICE.


141 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo