• AMANDA

LEALTAD ACRÍTICA: LOS DAÑOS DE LA IDEOLOGÍA QUEER


Esta es una traducción del artículo original del 13/7/2021 por Annie Kia: Uncritical allegiance: the harms of queer ideology - Annie Kia


Cuando el pensamiento lineal perjudica a los niños gays


Al leer este título, algunas personas pueden tener el impulso de añadirme inmediatamente a la lista de "sospechosos". Si notan ese impulso, les pido que se enfrenten a lo que estoy diciendo aquí.


Escribo este artículo porque me preocupan los niños que sienten atracción por personas del mismo sexo y otros adolescentes vulnerables en el contexto del movimiento contemporáneo de la ideología queer.


La ideología queer es un conjunto de creencias basadas en la Teoría Queer. Esta teoría surgió en el mundo académico, y se ocupa de subvertir lo "normativo" y se empeña en "queerizar" (enrarecer) el significado de las palabras y las categorías conceptuales.


La ideología queer descarta o niega el sexo biológico, en favor de la primacía de la identidad de género. Siguiendo esta línea de pensamiento, la orientación hacia el mismo sexo se considera ahora excluyente, y el término "mismo sexo" ha desaparecido del léxico de muchas organizaciones LGBT+, para asombro de muchas personas LGB. En este artículo abordaré la forma en que estas ideas se están aplicando a los jóvenes atraídos por el mismo sexo.


Las preocupaciones que tengo son compartidas por una gran variedad de personas: hombres trans, mujeres trans, hombres gays y lesbianas, personas con diferencias en el desarrollo sexual (intersexuales), y por expertos en temas de adolescencia y género. Muchos de ellos, como yo, se sitúan en el espectro político de la izquierda. La diversidad de estas voces demuestra que la ideología queer es rebatida, sobre todo porque cada vez más gente aprecia que los daños pueden derivarse de algo bien intencionado.


Esto es complejo, y escribo desde un marco de complejidad


Nuestra biosfera está llena de sistemas complejos: el clima de la Tierra, los arrecifes de coral, las ecologías de las praderas. Con múltiples elementos que interactúan entre sí, se caracterizan por sus umbrales y puntos de inflexión.


En el ámbito social, estas dinámicas están presentes en los sistemas de control corporativo de la política climática, e igualmente en los movimientos sociales para acabar con el dominio del Gran Carbón. Estas dinámicas están presentes en todo nuestro mundo social, incluso en el aumento exponencial de jóvenes que se identifican como transgénero.


Cuando me refiero al pensamiento lineal, hablo del tipo de pensamiento que reduce la complejidad a una supuesta relación causal singular (a veces llamado reduccionismo).


En este artículo voy a argumentar que lo que les ocurre a los jóvenes atraídos por el mismo sexo es complejo, y que ellos y otros niños vulnerables están en riesgo cuando el contexto cultural asume una simple relación lineal entre no conformidad de género > disforia de género > ser trans.


El movimiento de ideología queer impulsa la opinión de que todos los niños con disforia de género son trans. De esta suposición se desprende que la terapia holística se considera irrelevante o indeseable, y que la identidad de género declarada del niño debe afirmarse inmediatamente y que la transición médica debe acelerarse. En este artículo me referiré a este modelo, ahora dominante, como el modelo de afirmación lineal, para distinguirlo de la terapia holística, que explora la disforia de género en el contexto de los complejos problemas únicos de cada niño o joven.


Describiré lo que puede salir mal cuando aplicamos el pensamiento lineal a algo tan complejo como el aumento de jóvenes que se identifican como trans, y por qué dejamos que estas cosas sucedan incluso cuando hay pruebas de daños no intencionados. Normalmente, si observamos algo que es perjudicial, somos capaces de obtener información y hablar de ello. Entonces podemos hacer ajustes en lo que estamos haciendo y cambiar la trayectoria. Otra palabra para esto es aprendizaje social. Pero hay algo que frena el aprendizaje social cuando se trata este tema. Exploraré esto en términos de la dinámica de las burbujas sociales y cómo esto da forma al pensamiento colectivo.


Quiero dejar claro que este blog no trata sobre las personas trans. Se trata de una ideología particular que es compartida o no por las personas transgénero, y que existe de forma independiente. Mi consideración positiva hacia las personas trans no se ve disminuida por mi crítica a la ideología queer.


Se trata de burbujas sociales, a las que todos somos propensos.


Esto va de una ideología, y de los daños que se acumulan cuando se ignoran las consecuencias no deseadas, y cuando la mención de éstas es suficiente para causar revuelo y silenciamiento.


Esto va de lo que ocurre cuando se cierra herméticamente una burbuja social, de modo que el único pensamiento que se ve o se oye es el que es compatible con las ideas que ya circulan. Lo hemos visto con la desestimación de la información sobre la crisis climática. Lo hemos visto con QAnon... creencias que corren por las redes, sin ser tocadas por la realidad.


Cuanto más fuerte es la membrana de la burbuja, más repele la información que no se alinea cómodamente con la narrativa compartida.



Las banderas rojas ondean para los jóvenes gays y lesbianas, y otros adolescentes vulnerables





“Cada día me levanto y me viene a la cabeza el hecho de que se me permitió hacer una orquiectomía- extracción de testículos—a solo 3 meses de mi transición. Espero que esta cirugía y los implantes/prótesis me ayuden a no tener que pensar en ello demasiado”


Tras dejarse arrastrar por la oleada de jóvenes que se someten a hormonas y cirugías que alteran su cuerpo, Detrans Gay Guy (el chico gay Detrans) se dio cuenta de que era gay y no trans. Destransicionó.


En el momento de escribir este tuit, se iba a someter a una operación de prótesis testiculares. A partir de entonces, Big Pharma le suministrará testosterona.


Detrans Gay Guy no está solo. Cada vez hay más casos de jóvenes que destransicionan (vuelven a identificarse con su sexo biológico). ¿Qué está ocurriendo?


Ha habido un crecimiento exponencial en el número de niños y adolescentes que se presentan a las clínicas de género, y un aumento dramático en niñas que se identifican como trans (Zucker 2019). En el Reino Unido, en el espacio de una década, hubo un aumento del 1.460% en las derivaciones de niños y un asombroso aumento del 5.337% en las niñas. Aunque los datos de Australia son fragmentarios, seguimos una trayectoria similar.


En Estados Unidos, en solo un año 2016/17, se produjo un fuerte aumento de personas sometidas a cirugía: un 41% de aumento de varones natales y un 289% de aumento de mujeres natales.

Entre este aumento de niños que se identifican como transgénero, hay un alto porcentaje de adolescentes que se sienten atraídos por personas del mismo sexo y niños diagnosticados con trastorno del espectro autista (TEA) (De Vries 2010).


Sorprendentemente, el 35% de los niños y adolescentes que se presentan en la Clínica Tavistock del Reino Unido por disforia de género tenían un diagnóstico de TEA (Butler 2018) . En el estudio del Hospital Westmead de Australia, el 13,9% tenía un diagnóstico de TEA, y el 16,5% tenía un diagnóstico de TDAH (Kozlowska 2021).


Junto a este aumento de los niños y adolescentes que se identifican como trans, ha surgido un repunte de las personas que destransitan. Un foro en línea de sub-reddit para personas que destransicionan o desisten tiene actualmente 23.000 participantes. Es difícil obtener datos sobre las cifras porque pocos quieren volver a las clínicas de género y se pierden en el seguimiento. En un estudio reciente, el 70% de los participantes señalaron que el motivo de su destransición era que se habían dado cuenta de que su disforia de género estaba relacionada con otros problemas.


Lisa Marchiano es una clínica estadounidense que ofrece apoyo terapéutico a personas que han dejado de serlo. Describe a sus clientes como personas de veintipocos años cuyos complejos problemas no se abordaban en las clínicas de género. En su lugar, las hormonas y/o las cirugías para cambiar de sexo crearon una nueva capa de dificultades físicas y psicológicas.


La mayoría de sus clientas llegaron a comprender que eran lesbianas butch (marimachos): "trazaron complejas historias de aceptación de su homosexualidad. Algunas se enfrentaron a un cruel acoso homófobo antes de anunciar su identidad trans". Esta descripción se repite en los relatos de otras personas que han destransicionado.


Elie, por ejemplo, al año de identificarse como trans, se sometió a una mastectomía:




“Todo lo que yo solía ver como “signos” de que era trans, ahora me doy cuenta de que en realidad eran signos de que la sociedad me rechazaba por ser una chica no conforme con el género. El hecho de que tuviera una apariencia andrógina, de que fuera muy alta, de que jugara al baloncesto, de que no me maquillara, de que me gustaran las chicas, etc nunca fue una prueba de que yo fuera transgénero.

El hecho de que se me hiciera bullying y estuviera avergonzada de todas esas cosas, sin embargo, sí fueron un gran factor que me empujó a que la transición a hombre se hiciera tan atractiva para mí”


Además de jóvenes lesbianas y gays, entre los destransicionadores hay adolescentes con rasgos de autismo, trastornos alimentarios e historias de abuso que nunca se habían abordado.

Algunos, como Sinead, sufrieron el fracaso de profesionales cuya estrechez de miras hozo que se modificara el cuerpo una persona que luchaba contra la depresión. Les invito a escuchar a Sinead, que pide mejores servicios sanitarios para todas las personas con disforia de género: Nos merecemos el derecho a hablar de nuestras experiencias.


Date cuenta de que Sinead afirma a las personas trans se han beneficiado de la transición médica. Fíjate también en su descripción de que las personas detrans que comparten sus historias son rechazadas, se burlan de ellas o se les dice que son odiosas.


Es como si los destransicionadores fueran una amenaza para el movimiento de ideología queer.


Es como si se tratara de UNA COSA U OTRA, en lugar de UNA COSA Y LA OTRA.


Esta sordera, esta desestimación de los destranscionadores es la burbuja