top of page
  • AMANDA

LA VIOLENTA PURGA DE LA MUJER: EL BORRADO MEDIEVAL DE ELLEN PAGE POR UNA SOCIEDAD ENFERMA

9 de julio, 2023

Autor: Brendan O’Neill principal redactor político de Spiked y el presentador del podcast, The Brendan O’Neill Show.



Artículo original:


Las santas de la época medieval eran expertas en automutilación.


Santa Juana de Valois se clavó clavos de plata en los pechos. Santa Margarita María Alacoque se cortó el pecho con un cuchillo y cauterizó las heridas con fuego. Santa Ángela de Foligno bebió agua contaminada con trozos de carne de un leproso. La joven que anhelaba una relación más perfecta con Cristo “se cortaría el cabello, se azotaría la cara y usaría harapos”, escribió el historiador Rudolph Bell en su estudio clásico, Holy Anorexia. Dejaría de comer, caminaría con piedras afiladas en los zapatos, se golpearía a sí mismas con sus propios puños. Todo para que ella pudiera llegar a ser "más hermosa a los ojos de Dios".


El objetivo principal de la auto mortificación de estas santas histéricas era su propio cuerpo de mujer. Temían y detestaban la llegada de la madurez sexual. Se rapaban la cabeza, se aplastaban los pechos con camisas de pelo que las dañaban, se escaldaban las vaginas con grasa de cerdo. Estaban decididas a convertirse, se dice en el libro de Jane Tibbetts Schulenburg Forgetful of Their Sex [El Olvido de su sexo] de 1998 sobre la santidad femenina en la era premoderna. El "riguroso repudio de su propia sexualidad" tenía un objetivo, escribe Schulenburg: empujarlas hacia la "masculinidad perfecta".


Vírgenes, sin senos por inanición, con los cabellos rapados y con los rostros cortados se parecían más a los hombres, los verdaderos santos, que las mujeres fecundas, rollizas y pecadoras. Al “amputar de la naturaleza y el espíritu lo que las hacía femeninas, incluso destruyendo sus características físicas identitarias a través de la automutilación y la abnegación”, se volvían más “masculinas” y, por lo tanto, más piadosas, escribió Lisa Bitel en su estudio de 1996 sobre los primeros santos de Irlanda. Es esta mujer, la mujer que se desgarra, violentamente si es necesario, de su propio cuerpo de mujer, la que será llamada santa, dijo San Jerónimo en el siglo V: “[Ella] dejará de ser mujer y se llamará hombre”.

Al “amputar de la naturaleza y el espíritu lo que las hacía femeninas, incluso destruyendo sus características físicas identitarias a través de la automutilación y la abnegación”, se volvían más “masculinas” y, por lo tanto, más piadosas, escribió Lisa Bitel en su estudio de 1996 sobre los primeros santos de Irlanda
Es esta mujer, la mujer que se desgarra, violentamente si es necesario, de su propio cuerpo de mujer, la que será llamada santa, dijo San Jerónimo en el siglo V: “[Ella] dejará de ser mujer y se llamará hombre”.

No pude evitar pensar en estas novias de Cristo que se castigan a sí mismas mientras leía la inquietante autobiografía de Elliot Page, Pageboy. La que una vez fue Ellen, una actriz conocida por sus papeles en Juno, Inception y otras muchas películas. Elliot Page, por supuesto, parece completamente diferente a las antiguas buscadoras de Cristo que se autoflagelaban. Sí, Page también ha “amputado de su naturaleza y espíritu lo que la hacía mujer”, incluidos sus senos, pero él no es “religioso en absoluto”, dice de pasada en su biografía de transición de mujer a hombre. Y, sin embargo, el autodesprecio y las autolesiones de los santos enloquecidos de la Iglesia primitiva encuentran un eco espeluznante en este tomo, en casi todas las páginas. Es escalofriante, y tenemos que hablar de ello.

El autodesprecio y las autolesiones de los santos enloquecidos de la Iglesia primitiva encuentran un eco espeluznante en este tomo (de Elliot Page), en casi todas las páginas. Es escalofriante, y tenemos que hablar de ello.

Al igual que esas mujeres, Elliot escribe sobre su temor a su cuerpo de mujer. Habla de la fisiología femenina con un desprecio que sería condenado como misoginia si viniera de un hombre. Su primer período la horroriza: “Ese olor a sangre metálica, como un robot goteando”. La pubertad, y en particular el crecimiento de sus senos, la enferma. "Siempre sentiría este asco y castigaría a mi cuerpo por ello", escribe.


Ella hace todo lo que puede para ocultar sus senos, no, no debajo de una camisa de pelo tachonada de clavos, como nuestras pobres santas, sino debajo de "camisetas de gran tamaño para ocultarlo". Y también a través de la contorsión de su cuerpo: “Mi postura comenzó a doblarse, los hombros se hundieron”. "El peso insoportable de... la repugnancia hacia sí misma" es cómo describe su respuesta emocional del paso de mujer masculina, que a menudo se confundía con un niño, a una mujer. Ya no me se sentía “presente en mi carne”. En cambio, sintió una "compulsión para desgarrar mi carne, una especie de regaño" (mi énfasis).


Como las santas, Page se cortó, se mató de hambre, se reprimió. “La gente se corta, lo intentaré”, escribe. “Llevaría un pequeño cuchillo a mi habitación... presionando hacia abajo, arrastrándolo ligeramente, lo suficiente para ver ese rojo, lo suficiente para ese alivio”. Como Santa Margarita María Alacoque, usó un cuchillo para mortificar su carne de mujer. “La gente deja de comer, lo intentaré”, escribe. En respuesta a su cuerpo en desarrollo, come cada vez menos. Le encanta la oportunidad de interpretar a "un personaje que casi murió de hambre" en la película de 2007 An American Crime, porque significa que puede "apoyarse en mi deseo de desaparecer, de castigarme". Mientras que las santas se morían de hambre “al servicio de la santidad”, en palabras de Rudolph Bell, Page se muere de hambre al servicio de aliviar el “redondeo” de su cuerpo, de “sus pechos en crecimiento”. Su estómago se siente como "un paño viejo y sucio", que no merece comida, escribe.


Y como las santas, oye voces. Esta parte del libro es increíblemente inquietante. Es innegablemente religioso. Una voz le dice que deje de comer. "Le habló con un tono siniestro", dice ella. “Eso no puede entrar dentro de mí”, exige la voz con relación a los pedidos de Page a una pizzería. Esta “voz amenazante” regresa. Le dice: “Te mereces la humillación. Eres una abominación”. Más tarde, sin embargo, “esa voz de mierda” trae la salvación: le revela la trans resurrección que debe atravesar para liberarse del odio a sí misma. “No tienes que sentirte así”, dice. ¿Qué es esto? ¿Dios? ¿El mismo ser que ordenó a Catalina de Siena que no comiera nada más que la Sagrada Eucaristía? Nunca nos enteraremos. Pero, supongo que si Dios puede decirle a Santa Catalina que no consuma alimentos, puede decirle a Elliot Page que no coma pizza.


Angustiosamente, como los viejos delirantes devotos de Cristo, Page se autoflagela. Se golpea a sí misma. “Duro y afilado, me golpeé con los nudillos... ¡WHAM! De nuevo. Y otra vez. Más fuerte. Más afilado. Me golpeé en la cara, cerca de mi ojo derecho”. Toda esta violencia contra sí misma no es realmente de ella, dice, es “alguna otra fuerza” que interviene para “noquearla”. ¿Qué es esta locura? Es después del acto de auto mortificación, una representación física de su deseo anterior de "desgarrar mi carne", que tiene una visión de lo que debe hacerse: debe convertirse en hombre. Dejará de ser mujer y se llamará hombre.


Este es el acto final de la mortificación secular de Elliot Page, de su castigo a la carne por su pecado de feminidad: ella avanza hacia la masculinidad. Aquí, la conexión entre la vida de esta celebridad moderna y las vidas de la santas muertas hace mucho tiempo es tan clara como desconcertante. Como ellas, Page “repudia rigurosamente” su sexo y aspira a la “masculinidad perfecta”. No, ella no se clavó clavos de plata en sus senos, como lo hizo Santa Juana de Valois como parte de su lucha por la masculinidad y la piedad. En cambio, le extirpan los senos. Conozco el capítulo sobre su doble mastectomía (“cirugía superior”, como se la llama eufemísticamente para hacernos sentir amables y confusos. Pero para mí es una pura tragedia.

Page “repudia rigurosamente” su sexo y aspira a la “masculinidad perfecta”. No, ella no se clavó clavos de plata en sus senos, como lo hizo Santa Juana de Valois como parte de su lucha por la masculinidad y la piedad. En cambio, le extirpan los senos.

"Me acaban de recolocar los pezones", dice sobre su nuevo pecho plano y "masculinizado". La sangre "goteaba a través de dos tubos de drenaje que salían de un pequeño orificio debajo de cada axila", dice: "En la parte inferior colgaban pequeños círculos translúcidos parcialmente rojos a cada lado de mi cintura". Lo siento, pero para mí esto suena como una versión más estéril del autodesprecio femenino de la época medieval; como una ejecución más segura del corte y escaldado de los senos que llevaban a cabo las mujeres santas para convertirse en “seres asexuados, de género neutro”, y posiblemente incluso en “iguales espirituales” a los hombres, como escribió Jane Tibbetts Schulenburg en su libro de 1998. No celebraré ni el sacrificio de los cuerpos de las mujeres para Dios, ni el sacrificio de los cuerpos de las mujeres para la ideología de género.


¿Cómo explicamos el regreso del desprecio por la carne femenina? ¿Es la resurrección de ese impulso histérico de neutralizar la feminidad que se apoderó de las mujeres de Cristo en la era medieval? Después de todo, no se trata solo de Elliot Page.


La autonegación femenina está decididamente de moda. Las niñas se vendan los senos, las nuevas camisas de pelo, a veces bajo la guía de organizaciones benéficas y de sus propias escuelas. Ahora es moderno ser posfemenino. Ser no binario. Ser trans. Ser de género fluido. Los cuerpos de las mujeres son tan del siglo XX. Algunas mujeres más jóvenes se distancian de sus cuerpos cambiando sus pronombres, pero otras lo hacen todo. No se puede abrir una aplicación de redes sociales en estos días sin ver una imagen sombría de una chica encantadora a la que le han amputado los senos, como una Santa Juana de Valois moderna, castigando su carne por el dios del transgenerismo.

La autonegación femenina está decididamente de moda. Las niñas se vendan los senos, las nuevas camisas de pelo, a veces bajo la guía de organizaciones benéficas y de sus propias escuelas
No se puede abrir una aplicación de redes sociales en estos días sin ver una imagen sombría de una chica encantadora a la que le han amputado los senos, como una Santa Juana de Valois moderna, castigando su carne por el dios del transgenerismo.

En todo caso, la purga de los cuerpos femeninos es peor hoy día. Las viejas santas con su inanición y automutilación ganaron poco favor en su tiempo. Sus familias les rogaban que comieran, que dejaran sus cuerpos en paz. Los sacerdotes también lo hicieron.


Cuando, en 1380, Catalina de Siena perdió la capacidad de tragar hasta el agua, y el uso de sus piernas también, la Iglesia supo que estaba gravemente enferma, no santa. Con frecuencia, estas mujeres inestables tardaron siglos en ser canonizadas (la santidad de Catalina, la más rápida: fue canonizada 80 años después de su muerte).


Hoy, en contraste, las instituciones de renombre animan y celebran la autonegación de la sexualidad de mujeres jóvenes. Son beatificadas en los medios de forma inmediata. Los médicos les amputan los senos con alegría. La cultura popular adora la "felicidad" de Elliot Page al dejar atrás su cuerpo de mujer. Las familias tienen prácticamente prohibido intervenir para salvar a sus queridas hijas de los castigos carnales de la ideología transgénero. Serán tildados de "transfóbicos"; podrían hacer que les quitaran a sus hijas. Incluso el lenguaje de la feminidad está destripado ahora, junto con su carne. La purga de mujeres se ha institucionalizado.

Los médicos les amputan los senos con alegría. La cultura popular adora la "felicidad" de Elliot Page al dejar atrás su cuerpo de mujer. Las familias tienen prácticamente prohibido intervenir para salvar a sus queridas hijas de los castigos carnales de la ideología transgénero. Serán tildados de "transfóbicos"; podrían hacer que les quitaran a sus hijas. Incluso el lenguaje de la feminidad está destripado ahora, junto con su carne. La purga de mujeres se ha institucionalizado.

Rudolph Bell hizo una observación llamativa sobre el autocastigo de las mujeres santas. Argumentó que había una "distinción importante entre santos masculinos y santas femeninas, especialmente con respecto a sus prácticas ascéticas".


Para las mujeres, escribió, "el mal era interno... el diablo era una fuerza parasitaria doméstica". Para los hombres, en cambio, “el pecado era una respuesta impura a un estímulo externo, que dejaba el cuerpo inviolado”. Es decir, las mujeres eran innatamente pecaminosas, en sus cuerpos, mientras que los hombres eran más propensos a pecar en el mundo, en sus acciones. Por lo tanto, las batallas de las mujeres santas contra el mal se desarrollaron enteramente dentro de su propia carne, mientras que las de los hombres ocurrieron en el mundo de las cosas, de las ideas y de las elecciones. Privadas del acceso a los reinos terrenales del sacerdocio y el aprendizaje, las mujeres no tenían más remedio que demostrar su virtud en el único reino donde tenían control: sus cuerpos.

rivadas del acceso a los reinos terrenales del sacerdocio y el aprendizaje, las mujeres no tenían más remedio que demostrar su virtud en el único reino donde tenían control: sus cuerpos.

¿Sigue siendo así hoy en día? No parece probable. La nuestra es una era de liberación de las mujeres, de "niñas jefas", de mujeres a las que se les dice que, en todo caso, que son mejores que los hombres en muchas tareas sociales y políticas. Y, sin embargo, la auto mortificación se ha infiltrado de nuevo.


La guerra de la carne ha regresado, dejando de lado la batalla externa de las ideas. Me sorprende que esta retirada al cuerpo, este regreso sigiloso al tratamiento medieval de la carne como el sitio singular de la virtud y la mejora, ya no es solo un “problema de la mujer”, aunque sin duda se expresa agudamente en las mujeres por varias razones históricas y sociales. No, ahora la condición humana es más amplia. En nuestros tiempos pospolíticos, pos-sociales y atomizados, cada vez más personas, de ambos sexos, se ven a sí mismos como el único lugar de la transformación radical. Mastectomías innecesarias, intervenciones hormonales, juegos de identidad incesantes, piercings, tatuajes, autolesiones, amor propio, lo que sea: todos han regresado a "lo interno".


Es posible que estemos en peor posición que aquellas trágicas mujeres de la era medieval. Al menos se castigaban a sí mismas como medio de trascendencia, en un intento de estar en comunión con Dios. ¿Por qué las mujeres jóvenes, y los hombres jóvenes, castigan su carne o revisan sus identidades hoy? No para Dios, sino para uno mismo. No para ampliar las posibilidades del espíritu, sino para obsesionarse miopemente con el cuerpo. Pageboy es el libro más triste que he leído en mucho tiempo. Confirma que algunos jóvenes creen que la mejor respuesta a las dificultades, ya sea homofobia, sexismo o simplemente la dificultad de convertirse en adulto, todas las luchas que enfrenta Page, es cambiarse a sí mismo en lugar de cambiar a la sociedad.

Pageboy es el libro más triste que he leído en mucho tiempo. Confirma que algunos jóvenes creen que la mejor respuesta a las dificultades, ya sea homofobia, sexismo o simplemente la dificultad de convertirse en adulto, todas las luchas que enfrenta Page, es cambiarse a sí mismo en lugar de cambiar a la sociedad.

Había algo entre Catalina de Siena y Elliot de Hollywood, ¿verdad? Era esa creencia más positiva, más expansiva, más ilustrada de que si las cosas en el mundo están mal, entonces se cambian. Miras hacia afuera, no hacia adentro, con el deseo de mejorar las cosas para todos en lugar de ajustar constantemente el "yo". Revivamos eso, no la santa anorexia.

158 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page