top of page

LA INVESTIGACIÓN SOBRE MEDICINA TRANS ESTÁ SIENDO MANIPULADA

Esta es la traducción del artículo original: Research into trans medicine has been manipulated (archive.ph)


The Economist


Documentos judiciales ofrecen una ventana para saber cómo sucede esto

 27 junio 2024|

 

En abril, Hilary Cass, pediatra británica, publicó su revisión de los servicios de identidad de género para niños y jóvenes, encargada por el NHS de Inglaterra.


Arrojó dudas sobre la base de evidencia para la medicina de género juvenil. Esto llevó a la Asociación Mundial de Profesionales para la Salud Transgénero (WPATH), la principal organización profesional de médicos y profesionales que brindan servicios a personas trans, a publicar una contundente réplica. WPATH afirmó que sus propias directrices eran más sólidas, en parte porque estaban "basadas en revisiones mucho más sistemáticas".


Las revisiones sistemáticas deben evaluar la evidencia para una cuestión médica determinada de manera cuidadosa y rigurosa. Tales esfuerzos son particularmente importantes en este momento, dado el estado febril del debate sobre la medicina de género juvenil en los Estados Unidos, que pronto culminará en un caso de la Corte Suprema que impugna una prohibición en Tennessee. El caso gira, en parte, sobre cuestiones de evidencia y autoridad pericial.


Documentos judiciales publicados recientemente como parte del proceso de descubrimiento de pruebas en un caso relacionado con la medicina de género juvenil en Alabama, revelan que la reclamación de WPATH se basó en datos poco sólidos. Los documentos muestran que los líderes de la organización interfirieron en la producción de las revisiones sistemáticas que había encargado al Centro de Práctica Basada en Evidencia (EPC) de la Universidad Johns Hopkins en 2018.

Los documentos muestran que los líderes de la organización (WPATH) interfirieron en la producción de las revisiones sistemáticas que había encargado al Centro de Práctica Basada en Evidencia (EPC) de la Universidad Johns Hopkins en 2018.

Desde el principio de las negociaciones del contrato, WPATH expresó su deseo de controlar los resultados del trabajo del equipo de Hopkins. En diciembre de 2017, por ejemplo, Donna Kelly, directora ejecutiva de WPATH, le dijo a Karen Robinson, directora del EPC, que la junta directiva de WPATH sentía que los investigadores del EPC “no pueden publicar sus hallazgos de forma independiente”. Un par de semanas más tarde, la Sra. Kelly enfatizó que “la junta [de WPATH] quiere que quede claro que los datos no se pueden utilizar sin la aprobación de WPATH”.

Desde el principio de las negociaciones del contrato, WPATH expresó su deseo de controlar los resultados del trabajo del equipo de Hopkins.

La señora Robinson vio esto como un intento de ejercer una influencia indebida sobre lo que se suponía era un proceso independiente. John Ioannidis, de la Universidad de Stanford, coautor de directrices para revisiones sistemáticas, dice que si los patrocinadores interfieren o se les permite vetar los resultados, esto puede llevar a informes sesgados o a la supresión de evidencia desfavorable. La señora Robinson intentó evitar ese resultado. "En general, tengo entendido que la universidad no firmará un contrato que permita a un patrocinador detener una publicación académica", le escribió a Kelly.


Meses más tarde, cuando la cuestión aparentemente todavía no estaba resuelta, la señora Robinson adoptó un tono más severo. Señaló en un correo electrónico de marzo de 2018 que “Hopkins como institución académica, y yo como miembro facultativo de la misma, no firmaremos algo que limite la libertad académica de esta manera”, ni “lenguaje que vaya en contra de los estándares actuales en revisiones sistemáticas y en el desarrollo de directrices”.


Una solución para otro problema


Finalmente, WPATH cedió y, en mayo de 2018, la Sra. Robinson firmó un contrato que le otorgaba a WPATH poder para revisar y ofrecer comentarios sobre el trabajo de su equipo, pero no para entrometerse de manera sustancial. Sin embargo, después de que los líderes de WPATH vieron dos manuscritos presentados para su revisión en julio de 2020, los desacuerdos entre las partes estallaron nuevamente.


En agosto, el comité ejecutivo de WPATH escribió a la Sra. Robinson que WPATH tenía “muchas preocupaciones” acerca de estos documentos y que estaba implementando una nueva política en la que WPATH tendría autoridad para influir en la producción del equipo de EPC, incluido el poder de censurar completamente estudios, incluyendo los datos iniciales, basándose en sus conclusiones.


La señora Robinson protestó porque la nueva política no reflejaba el contrato que había firmado y violaba los principios básicos de la investigación científica sin restricciones que había enfatizado repetidamente en sus relaciones con WPATH.


El equipo de Hopkins publicó solo un artículo después de que WPATH implementara su nueva política: un meta-análisis de 2021 sobre los efectos de la terapia hormonal en personas transgénero. Entre los documentos judiciales publicados recientemente se encuentra una lista de verificación de WPATH que confirma que una persona de WPATH estuvo implicada “en el diseño, redacción del artículo y aprobación final de [ese] artículo”. (El artículo en sí afirma explícitamente lo contrario.) Ahora, más de seis años después de firmar el acuerdo, el equipo de EPC no parece haber publicado nada más, a pesar de haber proporcionado a WPATH material para seis revisiones sistemáticas, según los documentos.


Nadie en WPATH ni en Johns Hopkins ha respondido a múltiples consultas, por lo que todavía hay lagunas sobre este asunto. Pero un correo electrónico de octubre de 2020 enviado al grupo de trabajo sobre directrices por figuras prominentes de WPATH, incluido su presidente entrante en ese momento, Walter Bouman, dejó claro qué tipo de ciencia quería WPATH que se publicara (y cuál no).


La investigación debe ser “examinada y revisada minuciosamente para garantizar que su publicación no afecte negativamente la prestación de atención médica a las personas transgénero en el sentido más amplio”, se afirmaba. Bouman y otro coautor de ese correo electrónico han sido nombrados recientemente miembros de un consejo asesor de la Organización Mundial de la Salud encargado de desarrollar mejores prácticas para la medicina transgénero.


Otro documento recientemente revelado muestra que Rachel Levine, una mujer trans que es Subsecretaria de salud, logró presionar a WPATH para que eliminara las edades mínimas para el tratamiento de niños de sus estándares de atención para 2022. La oficina del Dr. Levine no ha hecho comentarios. Las preguntas siguen sin respuesta, pero nada de esto ayuda a confirmar que WPATH sea una organización que basa sus recomendaciones en la ciencia. ■

Otro documento recientemente revelado muestra que Rachel Levine, una mujer trans que es Subsecretaria de salud, logró presionar a WPATH para que eliminara las edades mínimas para el tratamiento de niños de sus estándares de atención para 2022. La oficina del Dr. Levine no ha hecho comentarios. Las preguntas siguen sin respuesta, pero nada de esto ayuda a confirmar que WPATH sea una organización que basa sus recomendaciones en la ciencia

67 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page