LA CLÍNICA DE GÉNERO TAVISTOCK "VA A SER DEMANDADA POR 1.000 FAMILIAS"

Esta es la traducción del artículo original del 11 de Agosto de 2022:

https://www.thetimes.co.uk/article/tavistock-gender-clinic-to-be-sued-by-1-000-families-lbsw6k8zd

Por Eleanor Hayward, Corresponsal de Salud


NHS England cerrará la clínica de género Tavistock por motivos de seguridad tras una revisión externa condenatoria. GUY SMALLMAN/GETTY IMAGES


La clínica de género Tavistock se enfrenta a una acción legal masiva de jóvenes que afirman que se les urgió a tomar bloqueadores de la pubertad que alteran la vida.

Los abogados esperan que unas 1.000 familias se unan a una demanda por negligencia médica alegando que niños vulnerables fueron diagnosticados erróneamente y tratados médicamente de una forma perjudicial. Acusan al servicio de desarrollo de la identidad de género [GIDS] del Tavistock and Portman NHS Trust, de múltiples fallos en su deber de atención. Las acusaciones incluyen que el centro recetó imprudentemente bloqueadores de la pubertad con efectos secundarios perjudiciales, y que adoptó un "enfoque afirmativo e incuestionable" hacia los niños que se identificaban como transgénero.

El mes pasado, NHS England anunció el cierre de la clínica Tavistock por motivos de seguridad, tras una revisión externa condenatoria. La atención médica se trasladará a hospitales infantiles regionales.

El bufete de abogados Pogust Goodhead ha anunciado que está preparando una demanda colectiva contra el centro, que ha tratado desde 1989 a 19.000 niños con disforia de género (la sensación de que la identidad emocional y psicológica de una persona difiere de su sexo de nacimiento).

Antiguos pacientes a los que se les administraron bloqueadores de la pubertad se han unido a la demanda colectiva y los documentos se presentarán en el Tribunal Superior en un plazo de seis meses.

Tom Goodhead, director ejecutivo de Pogust Goodhead, declaró a The Times: "Niños y adolescentes fueron sometidos a un tratamiento apresurado, sin la terapia adecuada y sin la participación de los médicos apropiados, lo que significó que se les diagnosticó erróneamente y se inició un tratamiento que no era adecuado para ellos”.


"Estos niños han sufrido efectos que han cambiado su vida y, en algunos casos, han sido irreversibles debido al tratamiento que recibieron. Prevemos que al menos 1.000 clientes se unirán a esta demanda".

Las acusaciones de negligencia médica se basan en las conclusiones de un informe provisional elaborado por la doctora Hilary Cass, ex presidenta del Real Colegio de Pediatría y Salud Infantil, que dirige una revisión del servicio.

Cass descubrió que la clínica pasaba por alto otros problemas de salud mental de los niños angustiados por su sexo, y no recogía datos sobre el uso o los efectos secundarios de los bloqueadores de la pubertad, que, según ella, pueden alterar "temporal o permanentemente" el desarrollo del cerebro de los niños.

Un portavoz del GIDS dijo: "El GIDS no ha tenido noticias de Pogust Goodhead sobre este asunto, pero sería inapropiado comentar cualquier procedimiento legal actual o potencial”.

"El servicio está comprometido con la seguridad de los pacientes. Trabaja con cada joven caso por caso, sin aventurar lo que podría ser el camino correcto para ellos, y sólo la minoría de los jóvenes que son atendidos en nuestro servicio acceden a cualquier tratamiento físico mientras

están con nosotros".

434 visualizaciones0 comentarios