top of page
  • AMANDA

HAY UN DESEQUILIBRIO DE GÉNERO ENTRE LOS ADOLESCENTES QUE BUSCAN TRATAMIENTO



Los adolescentes de sexo femenino representan una mayoría significativa de los menores que reciben atención de afirmación de género, incluida la cirugía superior, lo que alimenta el debate sobre la influencia de los grupos de pares y las redes sociales.


Un año después de mudarse a Bridge City, Texas, Samuel Kulovitz, de 8 años, pensaba que su vida no podía ser peor. No había hecho amigos en la pantanosa ciudad de la refinería de petróleo y pasaba la mayor parte del tiempo en la casa caravana de su familia. Echaba de menos Florida y jugar en la playa con otros niños.


Pero la vida empeoró. Llegó a la pubertad. Para Kulovitz, que nació con sexo femenino, "convertirme en una mujer joven me horrorizaba", dijo. "No paraba de llorar y llorar, y no sabía por qué no me gustaba".


Entonces, a los 11 años, Kulovitz empezó a adentrarse en las redes sociales. Allí se encontró con un cosplayer en Tumblr que dijo que se había dado cuenta de que era un chico transgénero por la euforia que sentía al vestirse como el héroe de un cómic online. Kulovitz quedó fascinada. "No dejaba de preguntarme: '¿Por qué quieres parecerte a él?'", dijo a Reuters. En la comunidad online en la que Kulovitz pasaba cada vez más tiempo, adoptó los pronombres masculinos, y le gustó.


Cuando su madre se enteró de su identidad transgénero, le apoyó y le apuntó a terapia. A los 12 años le diagnosticaron disforia de género, la angustia que se produce al identificarse como un género diferente al asignado al nacer.


Dos años y medio después, Kulovitz empezó a tomar testosterona. Se alegró de que le creciera vello facial y pectoral, de que se le agravara la voz y de que se le retirara el periodo.


Sin embargo, sus pechos eran una fuente constante de angustia y le dolía el cuerpo por llevar un binder (faja pectoral). "Siempre pensaba: ojalá pudiera deshacerme de ellos'", dice Kulovitz.


Un día, durante su primer año de instituto, Kulovitz, que entonces tenía 16 años, estaba navegando por internet con su teléfono cuando apareció la cuenta de TikTok de una cirujana de Miami que se ofrecía a "hacer un lifting de los pezones" a jóvenes transexuales. En vídeos con música hip-hop de fondo, la doctora Sidhbh Gallagher ofrecía información detallada sobre la cirugía superior para extirpar o modificar los pechos y mostraba fotos de sus pacientes con diversidad de género satisfechos, la mayoría de ellos jóvenes, sin camiseta para mostrar los resultados del trabajo de la doctora. "Vengan a Miami a verme a mí y al resto del Comité De Titty", decía en uno de los vídeos.


Seis meses después, en junio de 2021, Kulovitz estaba en Miami con su madre, que dio su consentimiento para la cirugía de su hijo y pagó 10.000 dólares de su bolsillo por ella. También tenía las cartas de apoyo que Gallagher exigía de su terapeuta y su médico. Cuando Kulovitz se despertó después de la intervención, "me sentí eufórico", dijo. "Por fin me sentía bien en mi cuerpo".



POR FIN: Samuel Kulovitz muestra las cicatrices de su operación de extirpación de pecho. Después de la intervención, "por fin me sentí bien en mi cuerpo", dijo. REUTERS/Mikala Compton



Una cuestión de influencia

En los últimos años, miles de niños que, como Kulovitz, nacieron mujeres, han buscado atención para afirmar su género. Y, por razones que no se comprenden bien, superan significativamente a los que fueron varones al nacer que también buscan tratamiento.


Como informó Reuters en octubre, un número cada vez mayor de niños que reciben atención en las más de 100 clínicas de género de Estados Unidos optan por las intervenciones médicas: medicamentos que bloquean la pubertad, hormonas y, con menos frecuencia, cirugía. Y lo hacen a pesar de que las pruebas científicas sobre la seguridad y eficacia a largo plazo de estos tratamientos para los niños son escasas.

un número cada vez mayor de niños que reciben atención en las más de 100 clínicas de género de Estados Unidos optan por las intervenciones médicas: medicamentos que bloquean la pubertad, hormonas y, con menos frecuencia, cirugía. Y lo hacen a pesar de que las pruebas científicas sobre la seguridad y eficacia a largo plazo de estos tratamientos para los niños son escasas.

Esto ha provocado una división entre los especialistas en atención al género: los que piden precaución para garantizar que sólo reciban el tratamiento los adolescentes que se consideren adecuados tras una evaluación exhaustiva, y los que creen que los retrasos en el tratamiento prolongan innecesariamente la angustia del niño y lo ponen en riesgo de autolesionarse.


La enorme proporción de adolescentes que solicitan tratamiento para la transición de mujer a hombre ha suscitado otras preocupaciones paralelas. Unos profesionales de la comunidad de atención al género están de acuerdo en que el tratamiento de todos los niños transgénero debe ser de apoyo y afirmación.


La cuestión, para algunos, es si los grupos de iguales y las redes sociales pueden estar influyendo en algunos de estos pacientes para que sigan una transición médica, con efectos secundarios potencialmente irreversibles, en un momento de sus vidas en el que sus identidades suelen estar en proceso de cambio.




Corey Basch, catedrática de salud pública en la Universidad William Paterson de Nueva Jersey, que investiga sobre comunicación en materia de salud y el uso de las redes sociales por parte de los adolescentes, dijo que teme que algunos adolescentes sean susceptibles de hacer autodiagnósticos erróneos sin la información adecuada de los profesionales médicos. "Los adolescentes son increíblemente vulnerables a la sobrecarga de información y a ser empujados en una dirección", dijo Basch. "Podrían carecer de la capacidad de análisis necesaria para cuestionar quién les está aconsejando y si su consejo es válido".

Algunos adolescentes pueden ser susceptibles de hacer autodiagnósticos erróneos sin la información adecuada de los profesionales médicos

Los adolescentes nacidos mujer inician la atención a la transexualidad con una frecuencia entre 2,5 y 7,1 veces superior a la de nacidos varones, según la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH), una organización de 4.000 miembros formada por profesionales de la medicina, la abogacía y el mundo académico, entre otros. Varias clínicas de Estados Unidos declararon a Reuters que, entre sus pacientes, la proporción era de casi 2 a 1, y se han documentado fenómenos similares en Europa, Canadá y Australia.

Los adolescentes nacidos mujer inician la atención a la transexualidad con una frecuencia entre 2,5 y 7,1 veces superior a la de nacidos varones, según la Asociación Mundial de Profesionales de la Salud Transgénero (WPATH)
Varias clínicas de Estados Unidos declararon a Reuters que, entre sus pacientes, la proporción era de casi 2 a 1, y se han documentado fenómenos similares en Europa, Canadá y Australia.

No todos estos pacientes reciben tratamiento médico. Su atención para la afirmación del género puede implicar la adopción de un nombre y unos pronombres acordes con su identidad de género. Puede incluir asesoramiento y terapia. Pero cada vez son más los que optan por tomar hormonas y someterse a una intervención quirúrgica.


En octubre, los investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Vanderbilt publicaron un documento que muestra un aumento del 389% en las cirugías de afirmación de género en el pecho realizadas a nivel nacional desde 2016 hasta 2019 en pacientes menores de 18 años. El total de 1.130 procedimientos durante el período, casi todos ellos para la masculinización del pecho, representa una estimación ponderada basada en los registros de más de 2.000 centros médicos estadounidenses.

Un documento de la Universidad de Vanderbilt muestra un aumento del 389% en las cirugías de afirmación de género en el pecho realizadas a nivel nacional en USA desde 2016 hasta 2019 en pacientes menores de 18 años.

Asimismo, en los últimos tres años se realizaron al menos 776 operaciones de masculinización del pecho a pacientes de entre 13 y 17 años con diagnóstico de disforia de género, según las reclamaciones de compañías de seguros estadounidenses analizadas para Reuters por la empresa de tecnología sanitaria Komodo Health Inc.

Asimismo, en los últimos tres años se realizaron al menos 776 operaciones de masculinización del pecho a pacientes de entre 13 y 17 años con diagnóstico de disforia de género

Probablemente se trata de un recuento insuficiente, ya que no incluye los procedimientos pagados por los propios pacientes.


El predominio de pacientes de sexo femenino es un cambio de tendencia respecto al pasado. Durante años, cuando muy pocos menores buscaban atención en materia de género, los asignados como varones al nacer representaban la mayoría. Pero hace unos 15 años esto empezó a cambiar, ya que la atención se hizo más accesible y el número total de pacientes empezó a aumentar, según estudios y entrevistas con especialistas en atención de género.


Por ejemplo, en la clínica de género del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, pionera en la atención al género de los adolescentes, las proporciones cambiaron. De 1989 a 2005, el 59% de sus pacientes adolescentes eran hombres al nacer, informó la clínica holandesa en un estudio de 2015 publicado en el Journal of Sexual Medicine. Desde 2016, alrededor del 75% de los pacientes de la clínica han sido jóvenes que fueron mujeres al nacer.

De 1989 a 2005, el 59% de los pacientes adolescentes de la clínica de género de la Universidad de Ámsterdam eran hombres al nacer, informó la clínica holandesa en un estudio de 2015 publicado en el Journal of Sexual Medicine. Desde 2016, alrededor del 75% de los pacientes de la clínica han sido jóvenes que fueron mujeres al nacer.


Diversidad de identidades


Los defensores de los derechos de las personas transgénero y los médicos que tratan a los adolescentes no ven nada fuera de lo normal en esta tendencia. Aunque los niños transgénero se enfrentan a importantes prejuicios y amenazas de violencia, dicen, la creciente aceptación social de la identidad transgénero ha animado a más niños a buscar tratamiento.


Al mismo tiempo, según este razonamiento, la sociedad suele aceptar peor a un niño afeminado que a una niña masculina, y el mayor estigma al que se enfrentan los varones puede hacer que sean menos propensos a seguir el tratamiento, reduciendo su proporción en la población de pacientes.


Estos niños no se identifican necesariamente como transgénero, sino más ampliamente como de género diverso. Una creciente lista de términos refleja esta diversidad de identidades de género: agénero, no binario, género fluido, poligénero, demichico y demichica.


"La gente puede sentirse más libre y segura para expresar y asumir una identidad más diversa porque la conversación social se ha puesto en marcha".
Dr Michelle Forcier, catedrática de pediatría, Brown University.

"Ha habido una explosión en el modelo de expansión de género", dijo la doctora Michelle Forcier, catedrática de pediatría en la Escuela de Medicina Alpert de la Universidad de Brown, que se ha especializado en la atención de pacientes transgénero y de género diverso. "La gente puede sentirse más libre y segura para expresar y asumir una identidad más diversa porque la conversación social se ha puesto en marcha". Para estos pacientes, dijo, "lo moral y ético es darles una lista de opciones que puedan ayudarles a conseguir sus objetivos de género."


Pero otros proveedores de servicios de género y algunos padres son escépticos. En entrevistas con Reuters, expresaron su preocupación por el hecho de que algunos adolescentes de sexo femenino puedan estar lidiando con importantes problemas de salud mental, además de las preguntas sobre su identidad de género, o que busquen la transición como refugio en una cultura de misoginia interiorizada, odio al cuerpo y sexualización temprana de las niñas.


"Las niñas tienen más dificultades para afrontar los cambios físicos y emocionales que conlleva el inicio de la pubertad", afirma la Dra. Erica Anderson, psicóloga clínica, mujer transgénero y antigua miembro de la junta directiva de la WPATH. "Y creo que hay un elemento de verdad en que los varones lo tienen mejor en muchos sectores de la sociedad que las mujeres".


Para todos los niños, dicen los expertos, la adolescencia es una búsqueda de la identidad, cuando se prueban varios personajes, apariencias e intereses, y van más allá de la familia para buscar la validación de los compañeros. Anderson, que trata a jóvenes transgénero y con problemas de género en su consulta privada de Berkeley (California), dice que le preocupa que la transición médica se haya convertido en la opción por defecto para demasiadas chicas que se sienten incómodas con su cuerpo, que luchan por encajar socialmente o que tienen problemas de salud mental.

Anderson, que trata a jóvenes transgénero y con problemas de género en su consulta privada de Berkeley (California), dice que le preocupa que la transición médica se haya convertido en la opción por defecto para demasiadas chicas que se sienten incómodas con su cuerpo, que luchan por encajar socialmente o que tienen problemas de salud mental.

"Los niños prueban cosas y no todo les encaja. Experimentan", dijo. "No creo que tengamos la obligación de aceptar al pie de la letra todo lo que nos dice un joven".

"Los niños prueban cosas y no todo les encaja. Experimentan", dijo. "No creo que tengamos la obligación de aceptar al pie de la letra todo lo que nos dice un joven".

Anderson y otros médicos afirman que el peligro es que los adolescentes reciban tratamiento médico, no experimenten alivio de su angustia y quizás acaben lamentando los resultados irreversibles de la terapia hormonal y la cirugía superior.


Las directrices de tratamiento publicadas por la WPATH y otros grupos médicos se basan en gran medida en una investigación realizada en los Países Bajos que estudió a niños que mostraban una disforia de género persistente desde una edad temprana y que no tenían problemas psiquiátricos graves antes de recibir bloqueadores de la pubertad, hormonas o cirugía.


Lo bueno y lo malo


El papel de la influencia de los compañeros y de las redes sociales ocupa un lugar destacado en los debates sobre el desequilibrio de género entre los pacientes jóvenes transgénero.


En los últimos años, los jóvenes transgénero han adoptado con entusiasmo las redes sociales para contar sus historias. En plataformas como TikTok e Instagram, los jóvenes que reciben tratamiento de género comparten regularmente con sus seguidores -que a veces se cuentan por decenas de miles- detalles sobre la toma de medicamentos y las intervenciones quirúrgicas. Su presencia se ve aumentada por los médicos que utilizan las redes sociales para comunicarse directamente con posibles pacientes.


Muchos pacientes, como Kulovitz, y los médicos que los tratan dicen que las redes sociales pueden ser una fuente de consejos e información útil para los menores que se cuestionan su identidad de género y pueden reducir su aislamiento al ponerlos en contacto con otras personas con experiencias similares.


Pero algunos destacados médicos también dicen que, junto con esos beneficios, las redes sociales pueden llevar a algunos jóvenes a confundir los problemas de salud mental o la incertidumbre sobre su identidad con la disforia de género.

Las redes sociales pueden llevar a algunos jóvenes a confundir los problemas de salud mental o la incertidumbre sobre su identidad con la disforia de género.

En sus nuevas Normas de Atención, publicadas en septiembre, la WPATH reconoce por primera vez que la "influencia social" puede influir en la identidad de género de un adolescente. La organización recomienda que los jóvenes se sometan a una evaluación en profundidad, en parte para que los médicos "puedan discernir entre la identidad de género de una persona, que está marcada y sostenida, y una identidad que podría estar influenciada socialmente", según el Dr. Eli Coleman, director del Instituto de Salud Sexual y de Género de la Facultad de Medicina de la Universidad de Minnesota, que supervisó la actualización de las directrices de la WPATH.

La WPATH reconoce por primera vez que la "influencia social" puede influir en la identidad de género de un adolescente

Algunos pacientes pueden ver a otros que presumen de grandes mejoras en su calidad de vida después de la transición, y entonces piensan: "'Yo tengo estos mismos problemas, y la transición a un género diferente me ayudará a sentirme mejor'", dijo la Dra. Laura Edwards-Leeper, psicóloga clínica de Oregón especializada en el tratamiento de niños transgénero. Fue coautora de las nuevas Normas de Atención para adolescentes de la WPATH.


Los padres de 40 niños con diversidad de género dijeron a Reuters que les preocupaba que sus hijos hubieran salido del armario justo después de llegar a la pubertad, a menudo al mismo tiempo que sus amigos y después de que aumentara su uso de las redes sociales. Para muchos padres sus preocupaciones se agravaron cuando los médicos afirmaron rápidamente la identidad transgénero de sus hijos y recomendaron una intervención médica sin evaluar plenamente si existían otras posibles causas subyacentes de angustia.


Kelly, una madre de 43 años que pidió que no se utilizara su nombre completo para proteger la privacidad de su familia, dijo a Reuters que su hija estaba muy metida en foros online de anime y transgénero altamente sexualizados cuando con 12 años empezó a identificarse, aparentemente de la noche a la mañana, con ser un chico transgénero. El terapeuta de la niña alentó la intervención médica, dijo Kelly, pero aunque ésta apoyaba la transición social fuera del hogar, dejó claro que su hija tendría que esperar hasta los 18 años para recibir hormonas y una cirugía superior.


Tras varios años viviendo como un chico y utilizando pronombres masculinos, la hija de Kelly, ahora con 18 años, ha vuelto a utilizar su nombre femenino, a vestirse con ropa femenina y a utilizar los pronombres femeninos. "Habríamos perdido a nuestra hija si hubiéramos seguido lo que nos decía el terapeuta", dijo la madre.


Ninguna investigación definitiva ha establecido una relación entre el uso de las redes sociales y la identidad de género entre los jóvenes. Aun así, los expertos en atención al género afirman que la posible influencia de las redes sociales y los grupos de iguales pone de manifiesto la necesidad de realizar evaluaciones exhaustivas antes de remitir a los pacientes a tratamiento médico. El problema, dicen, es que algunas clínicas, que se enfrentan a una avalancha de pacientes, carecen del personal de salud mental y de la paciencia necesaria para hacer esas evaluaciones y determinar si un paciente tiene disforia de género persistente y si el tratamiento médico es lo mejor para él o ella.

Algunas clínicas, que se enfrentan a una avalancha de pacientes, carecen del personal de salud mental y de la paciencia necesaria para hacer esas evaluaciones y determinar si un paciente tiene disforia de género persistente y si el tratamiento médico es lo mejor para él o ella.

"Estas evaluaciones son más importantes que nunca", dijo Edwards-Leeper, porque "muchos de estos adolescentes se enteran de la disforia de género por primera vez en Internet o por sus amigos."

"Estas evaluaciones son más importantes que nunca", dijo Edwards-Leeper, porque "muchos de estos adolescentes se enteran de la disforia de género por primera vez en Internet o por sus amigos."

En Finlandia, que fue uno de los primeros países en adoptar la atención al género en menores, la Dra. Riittakerttu Kaltiala, psiquiatra jefe del Departamento de Psiquiatría de Adolescentes del Hospital Universitario de Tampere, observó hace unos años que el perfil de los pacientes que buscaban una transición médica estaba cambiando.


El hecho de que estos adolescentes estuvieran posiblemente emulando a los demás no molestó a Kaltiala. "Eso es perfectamente normal" en la adolescencia, dijo a Reuters. Lo que sí le preocupó fue que muchos de los adolescentes habían llegado rápidamente a la conclusión de que eran transgénero y veían su identidad como algo fijo, intentando acortar el proceso de formación de la identidad que suele durar años.


También se encontró con un puñado de pacientes jóvenes que se arrepentían de la transición médica. "Dicen: 'Estaba tan segura, que no podrían haberme hecho cambiar de opinión. Estaba tan segura de que este era el camino; pero sin embargo creo que fue un error'", dijo Kaltiala. "Me lo tomo muy en serio. Es una situación horrible para todos".




BUSCANDO CLARIDAD: Preocupada por el tipo de pacientes con los que se encontraba, la doctora Riittakerttu Kaltiala, psiquiatra jefe del Departamento de Psiquiatría de Adolescentes del Hospital Universitario de Tampere (Finlandia), formó parte de un grupo de médicos que pidió al consejo sanitario de ese país que evaluara las pruebas que respaldan la atención al género de los jóvenes. Riittakerttu Kaltiala/Handout vía REUTERS




Su preocupación hizo que un equipo de profesionales de la salud mental que dirige las dos clínicas de género para adolescentes de Finlandia pidiera al consejo nacional de salud del país que evaluara las pruebas que se realizan para la atención al género de los jóvenes. En su solicitud, dijeron al consejo que los médicos estaban sometidos a una presión cada vez mayor para tomar decisiones médicas cada vez más complejas sobre el tratamiento de los jóvenes transgénero sin la suficiente orientación científica o de expertos.

Los médicos estaban sometidos a una presión cada vez mayor para tomar decisiones médicas cada vez más complejas sobre el tratamiento de los jóvenes transgénero sin la suficiente orientación científica o de expertos.

En 2020, el consejo concluyó que "a la luz de las pruebas disponibles, la reasignación de género de los menores sigue siendo una práctica experimental". Ahora, el apoyo psicosocial es el tratamiento de primera línea para la mayoría de los adolescentes con disforia de género. Las intervenciones médicas son posibles en Finlandia en función de cada caso si, tras la psicoterapia, persiste la ansiedad relacionada con el género del paciente, el desarrollo de la personalidad parece estable, y no hay trastornos mentales graves que compliquen el tratamiento.

En 2020, el consejo nacional de salud de Finlandia concluyó que "a la luz de las pruebas disponibles, la reasignación de género de los menores sigue siendo una práctica experimental"

Resistir a la narrativa “de moda”


Los defensores del transgenerismo y algunos médicos rechazan la idea de que las redes sociales y la influencia de los compañeros puedan influir en el predominio de las transiciones de mujer a hombre entre los pacientes adolescentes. Dicen que esto alimenta un peligroso mito transfóbico, y que los opositores a la atención de género utilizan esta falsa narrativa de "moda" para limitar el acceso de los niños al tratamiento.


"Una de las falsas narrativas es que los jóvenes son atraídos y dirigidos de alguna manera contra su voluntad para convertirse en transgénero, lo que no es en absoluto el caso", dijo el Dr. Dan Karasic, catedrático emérito de psiquiatría de la Universidad de California en San Francisco y autor principal del capítulo de salud mental en las nuevas Normas de Atención de la WPATH.


Karasic dijo que quienes se oponen a la atención al género de los niños confunden erróneamente a los pacientes jóvenes que se someten a tratamiento médico por una disforia de género persistente y de larga duración con "alguien que tiene un chat con alguien en las redes sociales y se queda con alguna confusión sobre quién es".


Prisha Mosley es una de las personas que han declarado a Reuters que, en retrospectiva, creen que los profesionales médicos que les ayudaron en la transición deberían haberles evaluado más a fondo y haberles desaconsejado los tratamientos médicos de los que ahora se arrepienten.


Desde el principio de su adolescencia, Mosley, que nació mujer, luchó contra la anorexia, la ansiedad y la depresión. Intentó suicidarse ahogándose, y una agresión sexual se sumó a su trauma.


Aislada y abatida, buscó amigos en Internet, donde conoció a un grupo de personas en Tumblr que le dijeron que si odiaba su cuerpo, tenía ideas suicidas y no encajaba con su género, era transgénero. "Quería un tratamiento que arreglara eso", dijo Mosley, que ahora tiene 24 años, a Reuters.


Mosley realizó la transición social, adoptando un nombre y pronombres masculinos y saliendo del armario ante su madre con una presentación en PowerPoint.


Pero eso, así como la terapia y la ayuda de un especialista en trastornos alimentarios pediátricos, no alivió su angustia. En enero de 2015, fue hospitalizada después de cortarse la muñeca con un cuchillo, según muestran sus registros médicos de Cone Health en Greensboro, Carolina del Norte.


Más tarde ese año, dijo Mosley, un terapeuta le diagnosticó disforia de género después de una sola visita. En julio, Mosley comenzó el tratamiento con testosterona bajo el cuidado de su médico en Cone. La hormona aumentó inmediatamente su energía y mejoró su apetito. Pero su depresión y sus pensamientos suicidas persistían.


El portavoz de Cone Health, Doug Allred, no quiso comentar el caso de Mosley en concreto. Dijo que la atención de afirmación de género del sistema de salud se basa en directrices establecidas y se proporciona a los pacientes que se someten a una evaluación psicológica y tienen el consentimiento de los padres. "La perspectiva de un individuo sobre su atención de afirmación de género puede cambiar a veces", dijo.


La madre de Mosley, Christine Bourgeois-Mosley, dijo que luchó durante años para aceptar la identidad de Mosley, pero consintió el tratamiento de género debido a los persistentes pensamientos suicidas de su hija.


La terapeuta de Mosley, Shana Gordon, y su médico en Cone, la doctora Martha Perry, aseguraron a la familia que era lo correcto, dijeron tanto Mosley como su madre. Gordon y Perry declinaron hacer comentarios sobre la atención a Mosley.


DOLOROSA REVERSIÓN: Prisha Mosley se arrepiente de haberse sometido a una transición médica, incluida la cirugía superior. "Decidí que no quería ser una mujer antes de haber vivido la experiencia de ser una mujer", dijo. REUTERS/Dieu-Nalio Chery


Cuando Mosley cumplió 18 años, se sometió a una operación para extirparse los pechos. Su madre se opuso a la operación, pero acompañó a Mosley de todos modos. "¿Qué iba a hacer, dejarla ir sola?" dijo Bourgeois-Mosley.


Mosley dijo que la transición física no alivió su depresión; siguió autolesionándose. Su salud mental sólo empezó a mejorar tras varios años de terapia conductual. A los 22 años, dejó de tomar testosterona y determinó que se arrepentía de la transición.


"Decidí que no quería ser una mujer antes de haber experimentado serlo", dijo Mosley, que ahora estudia psicología en una universidad pública local de Michigan. "Ahora siento que nunca lo sabré del todo".


Mosley sufre una dolorosa atrofia vaginal, marcada por la sequedad y la inflamación de las paredes vaginales, un efecto secundario común de la testosterona que, según dijo, no entendió del todo cuando su médico le advirtió de ello. Se está sometiendo a tratamientos con láser para eliminar el vello facial y corporal provocado por la testosterona, y espera que se le autorice la reconstrucción mamaria.

Mosley sufre una dolorosa atrofia vaginal, marcada por la sequedad y la inflamación de las paredes vaginales, un efecto secundario común de la testosterona que, según dijo, no entendió del todo cuando su médico le advirtió de ello. Se está sometiendo a tratamientos con láser para eliminar el vello facial y corporal provocado por la testosterona, y espera que se le autorice la reconstrucción mamaria.

Mosley dice que le gustaría que sus médicos se hubieran centrado más en su salud mental en lugar de apoyar su deseo de cambiar su cuerpo. "Simplemente acepté la cura que me dieron", dijo, "y arruiné mi vida".

Mosley dice que le gustaría que sus médicos se hubieran centrado más en su salud mental en lugar de apoyar su deseo de cambiar su cuerpo. "Simplemente acepté la cura que me dieron", dijo, "y arruiné mi vida".

La vía quirúrgica


Los principales componentes del tratamiento médico de los jóvenes transgénero son los bloqueadores de la pubertad, las hormonas cruzadas, y la cirugía.


Los médicos dicen que muchos adolescentes que quieren hacer la transición aparecen después del inicio de la pubertad, lo que hace que los bloqueadores de la pubertad no sean prácticos. El tratamiento para los que han nacido mujeres al nacer puede empezar con testosterona. Con el tiempo, la hormona puede provocar calvicie masculina, hipertensión arterial, aumento del tamaño del clítoris y atrofia vaginal, como le ocurre a Mosley. Los efectos a largo plazo sobre la fertilidad no están claros.


Algunos de estos jóvenes pacientes optan por la cirugía. Cuando lo hacen, casi siempre se trata de una cirugía superior. La cirugía inferior más común a la que se someterían -la faloplastia para crear un pene- es cara y tiene un alto índice de complicaciones. Muchos hospitales no realizan cirugías genitales en pacientes menores de 18 años.


La cirugía superior, en comparación, es menos complicada y menos arriesgada. Los cirujanos advierten a los pacientes sobre las cicatrices, la pérdida de lactancia y la posible pérdida de sensibilidad en los pezones, además de los riesgos postoperatorios habituales, como la lenta cicatrización de las heridas. Los precios suelen oscilar entre 5.000 y 30.000 dólares o más. Algunas aseguradoras cubren el procedimiento pgara pacientes con disforia de género desde los 13 años.


La cirugía superior es un objetivo particular para los opositores de la atención al género, que se oponen a permitir que los menores se sometan a procedimientos que alteran la vida a una edad tan temprana. Algunos hospitales infantiles y médicos que practican la cirugía superior han denunciado haber sido acosados y amenazados en Internet por tratar a adolescentes.


Dentro de la comunidad de atención al género, la cirugía superior se considera una forma segura y eficaz de aliviar una importante fuente de angustia en los chicos transexuales.


Tras recibir un "número abrumador de amenazas violentas" en agosto, el Dr. Scott Mosser, del Centro de Confirmación de Género de San Francisco, anunció que había dejado de aceptar nuevos pacientes adolescentes para la cirugía de género.


En una declaración publicada en su sitio web, Mosser dijo: "Estamos profundamente perturbados por la medida en que la desinformación, los prejuicios y el fanatismo amenazan el acceso de las personas trans, no binarias y de género expansivo a los cuidados que salvan vidas".


Dentro de la comunidad de atención al género, la cirugía superior se considera una forma segura y eficaz de aliviar una importante fuente de angustia en los varones trans. Las nuevas directrices de la WPATH dicen que la disforia torácica se asocia a niveles más altos de ansiedad y depresión en los pacientes asignados a sexo femenino al nacer, y que la testosterona hace poco por aliviar esta angustia. Sin especificar una edad mínima recomendada, la organización dice que la cirugía superior "puede considerarse en menores de edad cuando sea clínica y evolutivamente apropiada."


Floor Hurlbert era una estudiante de secundaria en Connecticut cuando, en torno al inicio de la pubertad, empezó a sufrir una grave disforia torácica. Dolida por su aspecto, Hurlbert evitaba ducharse y retiró un espejo de cuerpo entero de su habitación. Llevar un binder (faja para el pecho) era incómodo y no aliviaba su angustia. "Sabía que la gente me miraba y me percibía de una manera que no me gustaba", dijo Hurlbert.


A Hurlbert no le interesaba tomar testosterona. Sólo quería operarse el pecho, y lo consiguió poco después de cumplir los 18 años. "Fue como si una gran fuente de mis problemas de salud mental ya no estuviera ahí", dijo Hurlbert, que ahora es una estudiante universitaria de 19 años. "Podía sentirme feliz conmigo misma y con mi aspecto".


La investigación sobre los resultados a largo plazo de los pacientes que se someten a la cirugía superior siendo menores de edad es limitada. En sus directrices, la WPATH cita dos pequeños estudios publicados en los últimos años que, según dice, "demostraron buenos resultados quirúrgicos, satisfacción con los resultados y un mínimo arrepentimiento durante el período de seguimiento del estudio." Ambos estudios realizaron un seguimiento de los pacientes una media de 1,5 años después de la cirugía.



RESULTADO FELIZ: Floor Hurlbert, que sufrió una grave disforia torácica en su adolescencia, dijo que "podía sentirse feliz conmigo misma" tras someterse a una cirugía superior a los 18 años. Floor Hurlbert/Handout vía REUTERS











Un menú de opciones


En medio del debate sobre si las redes sociales están influyendo en los adolescentes para que se sometan a cirugías superiores, algunos cirujanos están utilizando plataformas en línea para aprovechar la creciente demanda de estos procedimientos.

En medio del debate sobre si las redes sociales están influyendo en los adolescentes para que se sometan a cirugías superiores, algunos cirujanos están utilizando plataformas en línea para aprovechar la creciente demanda de estos procedimientos.

Top Surgery Specialists of New York City and Los Angeles tiene cuentas de Instagram en las que aparecen fotos de jóvenes que muestran con orgullo sus cicatrices después de la cirugía superior.


El doctor Tony Mangubat, cirujano plástico de Seattle que tiene más de 200.000 seguidores en TikTok @TikDocTony, suele etiquetar sus publicaciones con el hashtag "#teetusdeletus". En sus vídeos, responde a preguntas como "¿Cuál es la edad perfecta para operarse la parte superior?" ("Mi paciente más joven tenía 15 años", contesta Mangubat) y "Hey Doc, ¿qué edad tengo que tener para empezar con la T," abreviatura de testosterona. ("En realidad, empiezas con la T cuando estás preparado", respondió Mangubat, y aconsejó a los pacientes que hablaran con sus médicos).


Top Surgery Specialists y Mangubat no respondieron a las solicitudes de comentarios por parte de esta agencia.


Gallagher, la doctora que llevó a cabo la operación de Kulovitz, publica selfies con el pecho desnudo de sus pacientes -que a menudo se refieren a sí mismos como "chicos Gallagher"- retozando en playas bañadas por el sol. También publica imágenes de padres de pie en el vestíbulo de su consultorio de Miami junto a sus hijos, que llevan "camisas para mostrar los pezones" desabrochadas que muestran las cicatrices rojas de las incisiones. "¡Las madres solidarias son las mejores!" escribe Gallagher en los pies de foto.



MOSTRANDO LOS RESULTADOS: La cirujana de Miami Sidhbh Gallagher publicó en Instagram esta foto con Samuel Kulovitz y su madre, Tisha Kulovitz, después de que la cirujana realizara la cirugía superior de Samuel.



Gallagher describe a sus 273.000 seguidores de TikTok las opciones que ofrece para los pechos "de diseño". La cirugía superior puede incluir la "masculoplastia" del torso para suavizar las curvas femeninas.


Para los no binarios, Gallagher puede eliminar los pezones por completo: "Sin pezones, no hay problema", como dice el texto de un post.


Y para las de género fluido, ofrece una cirugía "no plana", dejando suficiente tejido mamario para que algunos días las pacientes puedan tener un "pecho alegre" con escote y otros días puedan apretar sus pechos.


TikTok no respondió a las solicitudes de comentarios. Un portavoz de Meta Platforms Inc, la empresa matriz de Instagram, dijo que los médicos que publican sobre procedimientos médicos que implican a menores de edad no necesariamente violarían las reglas de la plataforma, pero que el pago de anuncios dirigidos a menores está prohibido.


Media docena de pacientes de Gallagher que eran menores de edad cuando se sometieron a la cirugía superior, incluyendo a Kulovitz, dijeron a Reuters que estaban muy satisfechos con los resultados. También dijeron que apreciaban la forma en que Gallagher defiende públicamente su derecho a un cuerpo que se ajuste a su identidad de género.


Las tácticas de marketing de Gallagher han llamado la atención de las organizaciones que critican la atención de afirmación de género para menores.


En febrero, cinco de estos grupos, formados por padres, profesionales de la medicina y personas que han abandonado la profesión, presentaron una queja ante la Comisión Federal de Comercio, pidiendo a la agencia que investigara a Gallagher por la forma en que se comunica con los jóvenes en las redes sociales. En la denuncia se alega que Gallagher y su consulta médica "incurren en prácticas desleales, falsas y engañosas en la publicidad agresiva y la comercialización a menores de sus servicios de cirugía plástica, a saber, mastectomías de pechos femeninos sanos, como si fueran seguras, eficaces y médicamente necesarias". Uno de los miembros del grupo dijo que se alarmó cuando su hija, que seguía a Gallagher en las redes sociales, le contó que quería operarse con la médico.


ALCANCE: Gallagher tiene 273.000 seguidores en TikTok, donde publica con frecuencia información sobre la cirugía superior y las distintas opciones que ofrece a los jóvenes transexuales para conseguir pechos "de diseño".


Dos abogados presentaron una queja similar a principios de este año ante la Oficina del Fiscal General de Florida alegando que Gallagher está comercializando indebidamente la cirugía a los adolescentes en TikTok e Instagram, en particular a "los niños con trastornos de salud mental."


En una declaración a Reuters, Gallagher dijo que nueve meses después de la presentación de la queja de la FTC, "no hay, hasta donde sabemos, ninguna investigación por parte de la FTC" y que el "objetivo obvio de estos grupos opositores es oprimir, silenciar y atacar la atención de afirmación de género y aquellos que la proporcionan."


Añadió que la misión de sus medios sociales era "amplificar las voces transgénero, celebrar las vidas transgénero y, lo que es más importante, proporcionar educación que capacite a nuestros pacientes para navegar por el complejo proceso de transición quirúrgica."


La FTC y la oficina del fiscal general de Florida no respondieron a las solicitudes de comentarios.


En términos más generales, Florida se encuentra entre los estados gobernados por conservadores que se oponen a la atención de afirmación de género para los menores que han tratado de limitar el acceso al tratamiento. A principios de noviembre, dos juntas médicas de Florida aprobaron un proyecto de normas para prohibir los bloqueadores de la pubertad, las hormonas y las cirugías de afirmación del género para los menores. Los pacientes que ya están en tratamiento y los niños inscritos en ensayos clínicos podrían seguir recibiendo atención. Está previsto que las normas entren en vigor en las próximas semanas.


No es raro que los cirujanos plásticos compartan información con posibles pacientes en las redes sociales. Pero algunos especialistas en el cuidado del género afirman que el uso de fotografías de pacientes y vídeos desenfadados dirigidos a menores en la red pasa por alto posibles complicaciones y consecuencias que alteran la vida.


"Parece que casi intentan reclutar gente basándose en vídeos realmente llamativos que minimizan los riesgos", dijo la doctora Marci Bowers, una mujer transgénero que es cirujana de género y presidenta de la WPATH.

"Parece que casi intentan reclutar gente basándose en vídeos realmente llamativos que minimizan los riesgos", dijo la doctora Marci Bowers, una mujer transgénero que es cirujana de género y presidenta de la WPATH.

"Para los que están realmente preocupados porque la gente se deje arrastrar por este 'contagio social', este tipo de vídeos no son útiles", dijo. "Ojalá pudiéramos vigilarlos, pero no conozco ninguna forma buena de hacerlo que no sea apelar al buen gusto".


Bowers dijo que no hace publicidad en las redes sociales y que el comité de ética de la WPATH está examinando cómo desalentar las prácticas de marketing inadecuadas.


“Una hermosa sensación"


Cuando Samuel Kulovitz, que entonces tenía 7 años, se trasladó con su madre y su padrastro a Bridge City desde West Palm Beach (Florida), se encontró con una ciudad "triste y deprimente" de la Costa del Golfo, propensa a las inundaciones, sin aceras y con pocos lugares para nadar, a menudo envuelta en las emisiones sulfurosas de las omnipresentes refinerías de petróleo.


Esta criatura inteligente, con problemas de procesamiento sensorial y auditivo, fue rápidamente condenada al ostracismo, y un objetivo frecuente de las burlas y el acoso. Fuera de la escuela, pasaba su tiempo en la casa caravana de la familia, leyendo, jugando a los videojuegos y pasando el rato con su madre.


El pánico a la pubertad, al sujetador de entrenamiento y a la menstruación no hizo más que empeorar su aislamiento, hasta que empezó a explorar las redes sociales. Allí, dijo, finalmente se dio cuenta de la principal fuente de su infelicidad: Era transgénero.


Inspirado por el cosplayer que encontró en Tumblr, un día se dirigió a Walgreens, compró una tarjeta de regalo y encargó por Internet una faja para el pecho. "La primera vez que me lo puse, fue una sensación preciosa", dijo. "Fue lo más eufórico que había sentido en mi vida".


Ocultó su nueva identidad de género a sus padres, temeroso de cómo reaccionarían. Un día, mientras iba con su madre en el coche, se desmayó. Tisha Kulovitz lo llevó rápidamente a un hospital local, donde los médicos le dijeron que su hijo de 12 años estaba desnutrido por un trastorno alimentario y que se había estado vendando los pechos.

Al principio, "me quedé completamente sorprendida", dijo Tisha. "Creo que al principio incluso culpamos a Internet".


Pero cuando empezó a investigar en Internet sobre los niños transgénero, llegó a la conclusión de que era importante apoyar a su hijo. Lo inscribió en una terapia de género, le buscó un psiquiatra para que le ayudara a tratar su trastorno alimentario, su depresión y sus problemas de procesamiento sensorial y auditivo, y lo llevó a un grupo de apoyo para personas transgénero situado en las afueras de la ciudad, conduciendo los 50 kilómetros de ida y vuelta una vez al mes.


En verano, asistía a un campamento con inclusión de género en el que se animaba a todos a experimentar con la identidad que quisieran. "Mi madre fue mi héroe en todo esto", dijo Kulovitz. "No estaría viva sin ella".


EN UN LUGAR MEJOR: Kulovitz, que se identifica como un hombre transgénero que es gay, ahora asiste a la universidad y está encantado de estar en una comunidad donde viven más personas LGBTQ. REUTERS/Mikala Compton


Tras un diagnóstico de disforia de género y más de dos años de terapia, Kulovitz empezó a tomar testosterona a los 14 años. Los efectos masculinizantes le dieron un gran impulso de confianza.


Kulovitz seguía siendo el único estudiante transgénero que conocía cuando, en su primer año de instituto, se sintió lo suficientemente envalentonado como para crear el primer club LGBTQ de la escuela. Al principio, no acudía nadie. Pero con el tiempo, el club creció hasta incluir a 30 estudiantes, la mitad de los cuales se identificaban como transgénero, no binarios o de género fluido. "Me dije: 'Vaya, qué bien que estéis aquí, me alegro de que os sintáis cómodos'", dijo.


Cuando estaba en el primer año de instituto, descubrió a la Dra. Gallagher en las redes sociales. Dos meses más tarde, para el Día de San Valentín, su madre le regaló una consulta virtual con la médica, programada durante la hora del almuerzo en la escuela. Gallagher "fue superguay y reafirmante", dijo Kulovitz. "Puso fin a todas mis angustias".


Sus padres estaban de acuerdo. Para pagar el procedimiento, su madre hizo horas extras en su trabajo y aportó las ganancias de su tienda de ropa vintage en Etsy. Kulovitz dijo que está "súper orgulloso" de cómo le hizo sentir la cirugía. "Si no me hubiera operado, no creo que mi salud mental estuviera donde está", dijo.


En la actualidad, Kulovitz se identifica como un hombre transgénero que es gay. En agosto, empezó la universidad con una beca completa en una pequeña ciudad de Texas a unas cuatro horas en coche de Bridge City. La universidad no ofrece alojamiento LGBTQ, por lo que Kulovitz, que cambió su género por el masculino en su certificado de nacimiento cuando hizo la transición, comparte una habitación con un jugador de fútbol masculino cisgénero.


Está encantado de vivir en una comunidad que incluye a más personas LGBTQ, y se ha hecho rápidamente amigo de una joven cisgénero con la que va a comprar ropa vintage. Por ahora, no tiene interés en salir con nadie ni en mantener una relación romántica, ni tampoco en la cirugía inferior. "Es un procedimiento intenso, y en este momento no creo que sea adecuado para mí", dijo.


También se ha alejado de las redes sociales después de decidir que pasaba demasiado tiempo navegando con su teléfono. "Odiaba cómo me hacía sentir", dijo. "Era como dejar una droga".


El pasado mes de enero, cuando cumplió 18 años, borró TikTok de su teléfono.

286 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Commentaires


bottom of page