• AMANDA

GUÍA PARA PADRES DE NIÑAS, NIÑOS Y ADOLESCENTES CON DIVERSIDAD DE GÉNERO

Esta breve guía está dirigida a los padres de niños con diversidad de género. Su objetivo es ayudar a las familias a ayudarse a sí mismas.


Es una traducción de la original de Genspect: Guidance – Genspect


COMUNICACIÓN


Al tratar de apoyar al niño, quizá el enfoque más importante sea intentar mejorar la comunicación efectiva dentro de la dinámica familiar. Esto incluye la escucha activa, mediante la cual los padres se involucran plenamente con un enfoque positivo y atento para escuchar profundamente mientras el niño habla.


Puede ser útil parafrasear y reflejar lo que tu hija o hijo te está diciendo, quizás con preguntas como "Entonces, si te estoy oyendo bien, ¿estás diciendo que eres trans y que siempre has sido trans?" o "Puede que me equivoque, así que corrígeme si lo hago, pero ¿estás diciendo que quieres someterte a una medicalización completa lo antes posible?". Es más útil abstenerse de juzgar y aconsejar y, en cambio, centrarse en escuchar atentamente lo que el niño está tratando de comunicar. A veces nuestras palabras no son una representación exacta de nuestros sentimientos; los padres deben ser conscientes de ello mientras su hija o hijo habla.


Escuchar con atención y sin juzgares muy difícil, sobre todo si las palabras que se dicen son chocantes, y sobre todo si tu, como madre, sabes mucho más (o mucho menos) que tu hija o hijo sobre ese tema. Sin embargo, hay un momento para escuchar y otro para hablar: y en este contexto, el manejo de los tiempos es extremadamente importante. Si tu hija o hijo te está contando algo que le parece muy importante y significativo y que comunica de alguna manera metafórica cómo se ve a sí mismo y quién es, es increíblemente descorazonador que se desestime o se pase por alto. Es mucho más valioso si los padres pueden mostrar que están muy centrados en lo que el niño está diciendo en este momento crucial.


Mantén abiertas las vías de comunicación: es una forma clave de que su hija o hijo se acerque a ti. Así que si tu hija o hijo tiende a confiar en ti cuando estás en el coche, o a última hora de la noche cuando le visitas en su habitación, o incluso a través de la mensajería online, asegúrate de ser receptivo.


Si consigues mantener las líneas de comunicación abiertas, algún día tendrás la oportunidad de decir lo que piensas; pero al principio es más útil entender bien lo que le pasa exactamente a tu hija o hijo. Mostrar curiosidad de forma cariñosa y compasiva permite al niño confiar en que puede hablar contigo sobre este tema.


Puede ser importante que no abrumes a tu hija o hijo con consejos o información cuando se siente vulnerable y está tratando de encontrarse a sí mismo; a veces puede ser más útil "mostrar" que te interesas en lugar de "decir".


Muchos adolescentes utilizan un guion preparado de antemano cuando salen del armario como trans, lo que puede parecer una forma de entender su personalidad falsa y bastante superficial. Sin embargo, el adolescente lo siente como un acontecimiento profundamente importante. Indignarte por esta aparente falsedad no es la respuesta adecuada al grito angustioso que está dando tu hija o hijo desde lo más profundo de su ser. Recomendamos a los padres que hablen desde el corazón y den una respuesta genuina pero matizada y pidan tiempo para poder aprender más. Por ejemplo, podrían decir: "Entiendo que esto es increíblemente importante para ti, pero a mi me ha pillado totalmente de improviso, así que voy a centrarme en tratar de entenderlo bien en lugar de decirte lo que pienso todavía".



DIFERENTES CREENCIAS


Algunas personas creen en el concepto de la teoría de la identidad de género. Esta teoría sugiere que todo el mundo tiene un género en su interior, parecido a un alma, que tal vez sea masculino, femenino, no binario o algún otro género, y que los cuerpos de algunas personas no coinciden con su sentido de identidad de género. Las personas que creen en la teoría de la identidad de género suelen creer que la transición médica es la mejor manera de aliviar el malestar relacionado con el género.


Otras personas creen en un enfoque más evolutivo, según el cual nacemos dentro de nuestro cuerpo, con órganos reproductores que producen hormonas como el estrógeno y la testosterona que se combinan con otros aspectos de nuestra psique para dar forma a nuestro comportamiento. La disforia de género es una condición que se manifiesta como la angustia que siente una persona cuando no se siente a gusto con aspectos de su sentido del yo y los roles de género que percibe que la sociedad espera de ella. Las personas que creen en el modelo evolutivo suelen considerar que, aunque la transición médica puede aliviar la angustia, no siempre lo hace, por lo que un enfoque holístico puede ser más apropiado para un joven que aún no se ha convertido en un adulto plenamente funcional.


No es útil entablar discusiones muy politizadassobre si las mujeres trans son mujeres u otros temas similares, ya que esto puede provocar más conflictos en la familia durante un momento ya tenso; en su lugar, es más útil centrarse en tu comprensión personal de tu hija o hijo y encontrar áreas en las que puedas estar de acuerdo.


ENTIENDE EL LENGUAJE


Es importante que los padres se tomen el tiempo necesario para aprender el lenguaje, la terminología y las siglas, que cambian rápidamente, para que no se conviertan en un obstáculo superficial a la hora de comunicarse con su hija o hijo durante este difícil periodo. Aprender la jerga le permite seguir el ritmo de su hija o hijo, o incluso superarlo. Dar al niño la posición de ser "el experto en trans" no es útil; es más valioso que los padres sean los expertos en este tema complejo y poco investigado.


Es importante enmarcar el lenguaje para ayudar al niño a entenderse a sí mismo y al mundo. La teoría queer pretende subvertir la dinámica del poder mediante la modificación - "queering"- de nuestro lenguaje. Tu hija o hijo puede obsesionarse con el lenguaje y es útil que los padres no se dejen obsesionar de la misma manera. Esto es muy difícil, y puede que necesites más apoyo en este sentido.



APRENDE TODO LO QUE PUEDAS


Los padres deben informarse a fondo sobre este tema. Algunos padres se lanzan a leer todo lo que pueden sobre el tema, mientras que otros prefieren enterrar la cabeza en la arena. Intenta encontrar un buen equilibrio.


Si se hace creer al niño que es el experto, creerá que puede hacer que los padres estén de acuerdo con todo lo que "sabe". Los adolescentes suelen creer que saben más de lo que saben, y no es útil permitirles vivir en un peligroso “paraíso de los tontos”. Por eso los padres deben leer la escasa evidencia científica disponible. He aquí algunos ejemplos de temas sobre los que pueden informarse:


- La realidad de los bloqueadores de la pubertad (ver aquí)

- El papel del colegio (ver la Guía para colegios de Genspect)

- El riesgo de suicidio (ver la sección más abajo)


Para apoyar a su hija o hijo de forma correcta y adecuada, debe ser capaz de proporcionarle evidencia científica de la más alta calidad. Igual de importante es ser consciente de que hay mucha más evidencia de baja calidad y sesgada; esto supone un serio desafío para la capacidad de los niños de tener un punto de vista informado, especialmente cuando gran parte de su contenido se encuentra en línea y se basa en evidencia de baja calidad y en encuestas en línea.


Le recomendamos que elija otros contenidos de nuestra sección de recursos en línea para ayudarle a obtener una perspectiva más amplia sobre este tema.



COMORBILIDAD


La identificación trans está relacionada con una variedad de otras condiciones y problemas, y es importante que entiendas cómo estas conexiones pueden influir en el comportamiento de tu hija o hijo. En particular, debes conocer los vínculos entre la trans-identificación y:


- Ciertas condiciones neurológicas como el TEA, el TDAH y el TOC (ver aquí)

- Problemas de salud mental como, la psicosis y la depresión (ver aquíy aquí)

- Trastornos como la psicopatología, los trastornos del estado de ánimo y los trastornos de ansiedad (ver aquí y aquí).


Este artículo científico de la Dra. Lisa Littman destaca muchas de las comorbilidades anteriores, así como el papel de los trastornos de la alimentación, el trauma, el acoso y las autolesiones. También puede encontrar más información sobre las comorbilidades en Stats For Gender.



SUICIDIO Y TENDENCIAS SUICIDAS


Aunque todos los suicidios son una tragedia, y la tendencia suicida debe tratarse con cautela, a menudo se exagera el riesgo de suicidio en el contexto del malestar relacionado con el género. Las pruebas de mejor calidad proceden de un reciente informe de las autoridades gubernamentales suecas, que lo sitúan en un 0,6%, cifra inferior a la de muchas enfermedades mentales y otros factores:





La evidencia científica también sugiere que el riesgo de suicidio entre los adolescentes varones con disforia de género es menor que el de los homosexuales y bisexuales. Como dice el Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género de la mayor clínica de género del Reino Unido "el suicidio es extremadamente raro". La Dra. Laura Edwards Leeper, presidenta de la sección de niños y adolescentes del WPATH, se hace eco de esta opinión:


"Que yo sepa, no hay estudios que digan que si no empezamos a dar hormonas a estos niños inmediatamente cuando dicen que las quieren, se van a suicidar. Así que eso es erróneo... en cuanto a la necesidad de intervenir médicamente para prevenir el suicidio y hacerlo rápidamente, no conozco ningún estudio que lo haya demostrado".


Descubre más sobre la suicidalidad aquí, aquí y aquí, y a través de Stats For Gender.




EL MUNDO ONLINE


Ten en cuenta las influencias online.A menudo, éstas pueden hacer que su hija o hijo siga un guion que le proporciona las palabras que debe decir y los pasos que debe dar. Estos guiones suelen anticipar que los padres son transfóbicos, que tratarán de impedir que los niños hagan la transición y que no entenderán lo que es ser transgénero.


La alienación parentales un problema grave y los niños suelen percibir a sus padres como controladores, insolidarios, odiosos y/o intolerantes. Es imprescindible -y muy difícil- que los padres traten de mantener el vínculo padre-hija o hijo y protejan a la familia de las influencias negativas. Como aconseja el Grupo de Apoyo Bayswater: Internet no es amigo de tu familia.


Esta es la primera generación de niños que crece con teléfonos inteligentes en sus bolsillos. Cuando observamos el extraordinario aumento de las cifras (como los datos del GIDS del Reino Unido, que aparecen a continuación), podemos ver fácilmente cuándo las influencias en línea empezaron a imponerse de manera preocupante:




Vale la pena señalar que los controvertidos Estándares de Atención de WPATH (Asociación Profesional Mundial para la Salud Transgénero) se publicaron en 2012, el mismo año en que el impacto de la combinación de WiFi de alta velocidad, teléfonos inteligentes y plataformas de medios sociales comenzó a acelerarse.




HIGIENE DIGITAL


Es importante inculcar una buena higiene digital en el hogar. Al igual que no bebemos vodka a las 8 de la mañana, o vivimos a base de bocadillos todo el día, necesitamos tener ciertas reglas para nuestro comportamiento en línea. Puede ser que no haya tecnología en los dormitorios, que no haya tecnología en la cocina o que toda la tecnología se apague a las 9 de la noche para los niños y a las 12 de la noche para los adultos.


Los padres tendrán que utilizar controles parentales como Circle, Apple Parental Controls, Microsoft Family Features y Parental Control Software Review.


También tendrás que educar a tus hija o hijos sobre cómo Internet funciona como una cámara de resonancia. Películas como The Social Dilemmate ayudarán a ti y a tu hija o hijo a entender cómo los algoritmos afectan al contenido. No subestimes el impacto de YouTube, el anime y otras comunicaciones de Internet en la sensación de bienestar de tu hija o hijo.


Algunas de las expresiones de tu hija o hijo pueden parecer ridículas; a menudo puede parecer que tu hija o hijo ha recibido una especie de trasplante de personalidad. Por eso es importante que conozcas el mundo en el que vive tu hija o hijo. ¿Qué lee? ¿Quiénes son sus principales influencias? ¿A quién ve en YouTube? ¿A quién siguen en Deviant Art? ¿Cuáles son sus interacciones en Reddit, Tumblr y Discord? ¿Y cómo podrían estos factores estar moldeando su comportamiento? Comprenderás mejor los retos de tu hija o hijo si puedes examinar su entorno de influencia. Además, es probable que tu hija o hijo se beneficie de unas normas más estrictas en torno a su comportamiento en línea.



APOYAR A TU HIJA O HIJO


Mientras que el niño puede tratar de reducir su mundo, el papel de los padres es ayudar a su hija o hijo a ampliarlo. Es vital que ayuden a su hija o hijo a reducir el tiempo que pasa en línea rumiando sobre su identidad de género; y para ello los padres deben modelar una buena higiene digital e ir más allá de los pasatiempos electrónicos.


Esto puede significar gastar dinero en nuevos pasatiempos, actividades y vacaciones interesantes que enseñen a su hija o hijo a aprender a disfrutar y contemplar un mundo que vaya más allá de la angustia de género. Como dice el poeta Rumi: "Más allá de las ideas de lo que está mal y lo que está bien, hay un prado. Allí nos encontraremos".


Es probable que tu hija o hijo esté reflexionando profundamente sobre el mundo y su funcionamiento. Puedes acompañarle en este viaje hablando de política (no de género); de música; de cine; de comedia. Puedes aprender sobre filosofía y psicología para ayudar a tu hija o hijo a dar sentido al mundo.


Muchos jóvenes con divergencias de género son cerebrales: viven en sus mentes y están desconectados de sus cuerpos. Actividades como la equitación, el montañismo o la vela, que se centran en lo que el cuerpo puede hacer y no en su aspecto, pueden proporcionar un alivio psíquico a un joven con problemas de género.


Hay una diferencia entre permitir y apoyar. Como regla general, permitir significa que estás ayudando a una persona a vivir de manera autodestructiva, mientras que apoyar significa que estás ayudando a una persona a vivir una vida saludable.


Al igual que tu hija o hijo se beneficiará de la ampliación de su mundo, también se beneficiará de entender que todas las personas del mundo son igual de importantes: las exigencias o los sentimientos de tu hija o hijo no son más importantes que los de cualquier otra persona de la casa. Es muy fácil que los padres y el niño con problemas de género se vean completamente consumidos por el género; los hermanos, amigos y otros miembros de la familia pueden sentirse fácilmente olvidados y alienados por todo ello. Los niños más pequeños pueden sentirse desconcertados, mientras que los hermanos mayores pueden resentirse. Es más útil que tu hija o hijo con problemas de género se dé cuenta de que no es más que un miembro de la familia y que sus necesidades no deben tener prioridad sobre las de los demás. Este enfoque contextualiza la situación para el niño y le lleva a comprender mejor la vida.



TERAPIA


Los padres a menudo se sienten abrumados por el nuevo lenguaje, la nueva persona, los valores y la política recién formados y buscan desesperadamente ayuda profesional tan rápido como pueden. Sin embargo, podría decirse que es más eficaz ir más despacio, apoyarse en el amor y los límites y buscar una mejor comunicación dentro de la dinámica familiar, en lugar de externalizar inmediatamente el problema y permitir así que crezcan más distancias entre vosotros. Si bien es conveniente obtener apoyo terapéutico cuando es necesario, una mala terapia es más perjudicial que no hacerla, y existe el riesgo de obtener resultados negativos. Por ello, debes tomarte el tiempo necesario para encontrar un terapeuta que se adapte a tu hija o hijo. También recomendamos a los padres que entrevisten a los posibles terapeutas y que sigan participando en el progreso terapéutico de su hija o hijo.


Pasar de un terapeuta a otro también puede ser perjudicial para el niño, ya que puede empezar a formarse la idea de que es un caso especial que necesita un tratamiento especial con un experto. Esto no ayudará a tu hija o hijo y puede crear más problemas a largo plazo. Como siempre, es más beneficioso proceder lentamente, con precaución y previsión.


Aunque no es el momento de autoinculparse, puede ser útil considerar los problemas subyacentes cuando un niño desarrolla problemas de identidad de género. A menudo hay problemas no resueltos en la dinámica padre-hija o hijo que pueden impedir que el padre o el hija o hijo -o ambos- se curen. Por ello, la terapia familiar suele ser más apropiada que la terapia individual en este contexto.






EL COLEGIO


Te recomendamos que te informes en profundidad sobre los valores del colegio de tu hija o hijo y sus protocolos en el contexto del apoyo a los niños vulnerables y sus familias. Si lo consideras oportuno, ponte en contacto con tu escuela e infórmales de que tu hija o hijo es vulnerable, ya está dentro de un proceso terapéutico y no se beneficiará de influencias externas desinformadas en esta situación crítica. Considera la posibilidad de enviar a tu colegio la Guía de Genspect para Colegios y solicitar una reunión con el personal correspondiente sobre la situación de tu hija o hijo. Es posible que tengas que abogar activamente por tu hija o hijo y Genspect puede ayudarle en esto.


Es útil recordar que las escuelas no tienen una agenda que imponer: en su mayoría se rigen por lo que se consideran directrices de buenas prácticas. Puedes asegurarte de que tu colegio tiene la orientación más adecuada en este campo tan nuevo y que está cambiando tan rápidamente.


Los profesores quieren lo mejor para tus hija o hijos. Sin embargo, muchos centros educativos presuponen que un enfoque afirmativo de género de miras estrechas es la única opción cuando una persona se identifica como transgénero. Esto no es cierto, y puede corresponderte a tí informar a la escuela de que existen otros enfoques más progresistas. Estos otros enfoques sugieren que, aunque ciertamente debemos afirmar la profundidad de las emociones del niño y la validez de sus experiencias, esto no significa que los adultos interesados deban confirmar cada pensamiento o creencia que el niño pueda tener actualmente.


Puede ser útil hacer un seguimiento de cada reunión con un correo electrónico de resumen y una petición de volver a reunirse en uno o dos meses, dependiendo del contexto, para reevaluar la situación. Se recomienda que los padres mantengan un contacto regular con la escuela: un gran correo electrónico no es tan eficaz como unos cuantos correos cortos. A veces, si la escuela desestima tus preocupaciones, es posible que tengas que convertirte en una "molestia educada" para asegurarte de que las necesidades de tu hija o hijo se satisfacen adecuadamente.


Si el colegio de tu hija o hijo ha llevado a cabo una transición social con él, se recomienda que busques más apoyo de Genspect o de cualquier otro lugar para asegurarte de que la escuela aprenda a reconocer la importancia primordial del enlace con los padres cuando un alumno es vulnerable. Es posible que tengas que explicar a la escuela que tu hija o hijo está en proceso de formación de su identidad, y que esto es una tarea normal del desarrollo de la adolescencia; no es apropiado excluir otras opciones fijándose en un lugar de aterrizaje cuando puede haber más transformación en el futuro.


Como señaló Bernadette Wren, psicóloga clínica consultora del Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género de Londres:


"Los colegios pueden esperar a que los padres se dirijan a ellos antes de cambiar cosas como los nombres en el registro, los uniformes, los pronombres, los aseos, los deportes. Si un colegio recibe una pequeña queja de un niño que puede estar cuestionando su género y en pocos minutos está haciendo todo lo posible para que ese niño sea considerado como miembro del sexo opuesto desde el principio, puede que no sea lo mejor para ese niño".



TRANSICIÓN SOCIAL


La transición social es una poderosa intervención psicológica que no debe llevarse a cabo sin supervisión clínica. Suele implicar un cambio de nombre y de pronombres, acompañado de la adopción de peinados y ropa estereotipados asociados al estilo del género deseado.


Las chicas pueden desear llevar un “binder”; los chicos pueden desear hacer "tuck-in" (“meterse por dentro” de las piernas los genitales para ocultarlos). Sin embargo, hay que tener en cuenta los efectos negativos para la salud:


- Los binders causan problemas importantes: su uso excesivo puede provocar graves dolencias físicas, incluso efectos en la función pulmonar. Se puede usar un chaleco deportivo o un sujetador deportivo sin incurrir en estos riesgos.

- Igualmente, el "remetimiento" de los genitales puede estar asociado a la criptozoospermia y a la torsión testicular.


Tu hija o hijo podría emprender una campaña de transición social. Tu hija o hijo también puede estar decidido a conseguir una cita en una clínica de identidad de género, a veces para asegurarse de que puede hacer la transición desde el punto de vista médico, otras veces para consolidar en su mente que es "realmente" transgénero. Aunque esto pueda parecer la solución perfecta para el joven, no es necesariamente el caso. Por eso es tan importante una perspectiva plenamente informada.



NOMBRES Y PRONOMBRES


Recomendamos separar las decisiones sobre nombres y pronombres: no son las mismas cuestiones y necesitan un análisis separado. Los jóvenes han adoptado apodos durante generaciones, y esto puede servir como un compromiso útil en un momento crítico de la relación. También puede servir para ayudar al adolescente que desea individualizarse de sus padres. Por otro lado, puede servir para solidificar una identidad que aún está en formación. Un apodo no parece gran cosa para algunos, mientras que para otros es un paso enorme; instamos a los padres a que respeten sus propios sentimientos a este respecto. Si buscar un apodo se considera necesario, recomendamos que se prefiera un apodo de género neutro para que el joven pueda seguir explorando su identidad sin que se le restrinjan las opciones futuras.


No hay evidencia en la literatura sobre el impacto de cambiar nuestros pronombres: es un concepto totalmente nuevo y tiene consecuencias desconocidas en la psique de los jóvenes. No recomendamos cambiar los pronombres, especialmente si puede crear una sensación de inautenticidad en la relación con el joven, ya que cuando una persona es vulnerable debemos intentar asegurarnos de que podemos seguir siendo auténticos y tratar de desterrar cualquier obstáculo superficial en nuestras relaciones. Recomendamos a los padres que mantengan su autoridad aunque consideren alcanzar algún tipo de compromiso, ya que es el trabajo de los padres marcar el ritmo y tomar las decisiones importantes. Como en todas las decisiones que pueden tener consecuencias de largo alcance, recomendamos que los padres se mantengan "neutralmente positivos" mientras intentan sopesar los pros y los contras de cualquier decisión.


Aunque su hija o hijo insista en llamarse así, los padres siempre han puesto el nombre a sus hijos, por lo que deberían tener algo que decir al respecto. Los padres pueden elegir el apodo que prefieran -incluso si los amigos del niño le llaman de otra manera-, ya que los padres tienen más voz que nadie en este asunto. Nada de esto tiene que estar escrito en piedra; la fluidez y la flexibilidad son más útiles que la intransigencia o la rigidez.



TRANSICIÓN MÉDICA


La mayoría de los padres están muy preocupados por cerrar las opciones de su hija o hijo para el futuro, y por eso desean sopesar lentamente las ventajas e inconvenientes de la medicalización de la identidad del individuo. Como dice la analista junguiana Lisa Marchiano, el padre es el experto mundial en su propio hija o hijo; este es el momento de invocar su autoridad, de honrar sus sentimientos y de tomarse su tiempo para evaluar cada decisión que decida tomar.


A los padres les puede resultar útil entender que el deseo de transición médica puede parecer la solución más importante para su hija o hijo por toda su angustia. Por ejemplo, pueden estar superando un trauma del pasado o pueden estar averiguando su identidad; pueden haber reprimido su sexualidad y estar experimentando una intensa homofobia interiorizada.


La transición médica conlleva infertilidad, pérdida de la función sexual e importantes complicaciones de salud. Estas graves consecuencias sugieren que los adultos afectados deben asegurarse de que cualquier decisión permanente se tome con el debido cuidado y consideración.



LÍMITES


Tómate tu tiempo para determinar tus límites.Este es un campo muy complejo y cambiante con muchas variables. Instamos a los padres a que no intenten avanzar a un ritmo rápido: en tiempos de incertidumbre es más valioso que los adultos procedan con cautela en lugar de responder a las exigencias de rapidez de los jóvenes. El cerebro de los adolescentes es un cerebro que aún está en construcción, con poco juicio, poco control de los impulsos, alta emocionalidad y un sistema de recompensa excitable y sensible al juicio social. La adolescencia no es un buen momento para tomar decisiones sabias o fiables.


Es importante que los padres sepan que una gran emoción no tiene por qué ser respondida con una gran emoción, y que una gran emoción no implica necesariamente una crisis. No hay una talla única para todos: cada familia tiene que averiguar sus propios límites dentro de su propio contexto. Algunos padres se sienten más cómodos estableciendo y/o comunicando una línea de fondo, mientras que otros prefieren ser más circunspectos en su enfoque; otros creen que una perspectiva flexible es más importante.



CONECTAR CON SU HIJA O HIJO


Pueden producirse muchos conflictos diferentes dentro de su hija o hijo, por lo que instamos a los padres a "apresurarse despacio" y dar a su hija o hijo el espacio y el tiempo necesarios para resolver cualquier conflicto interno. Un cambio de identidad de género puede manifestarse a veces como una solución física concreta a un trauma psíquico que lleva a creer que partes del ser pueden ser descartadas o dejadas atrás. Es muy probable que si tu hija o hijo/a experimenta una angustia relacionada con el género, también esté experimentando otros problemas importantes.


El malestar relacionado con el género se produce en un contexto. No se trata de una condición encapsulada que ocurra por sí sola y el impacto de las complejas condiciones familiares, sociales, psicológicas y/o psiquiátricas preexistentes deben ser reconocidas e incluidas en su comprensión de la angustia de su hija o hijo. Por ejemplo, el TEA puede pesar mucho en algunos jóvenes y pueden necesitar más tiempo y espacio para trabajar sus problemas de identidad. Como dice la terapeuta Sasha Ayad, "nadie es simplemente una identidad de género andante": contenemos multitudes.


La autenticidad es muy importantecuando un padre desea conectar con su hija o hijo. Muchos padres de niños pequeños hacen una demostración de competencia alegre y se sienten cómodos en ese papel; pero cuando el niño se convierte en un adolescente, ansía una conexión auténtica y esta demostración de competencia alegre puede resultar alienante y superficial. Los adolescentes pueden detectar la falsedad a mil pasos. Es mucho más valioso que un padre diga "No estoy seguro de qué decir a esto: Me siento abrumado por muchas emociones, así que no diré nada; pensaré un poco y volveré a hablar contigo", en lugar de una afirmación falsamente positiva que en realidad no crees.



MANTENER EL EQUILIBRIO


Intenta recuperar el equilibrio en tu vida.El género se ha convertido en un tema político de gran importancia y puede parecer que cada día es una nueva batalla, tanto en el hogar como en los medios de comunicación. Es esencial que los padres aprendan a tomarse un descanso del género; únete a un coro o a un club de senderismo o a cualquier cosa que pueda elevar tu mente más allá del género durante unos momentos cada semana. Contacta con tus amigos y habla de Otras Cosas.


Muchos padres han perdido el contacto con sus amigos y familiares porque la incomprensión ha sido muy difícil de sortear. La soledad puede ser abrumadora a veces, por lo que animamos a los padres a que se pongan en contacto no sólo con los padres que se encuentran en una situación similar con un hija o hijo con problemas de género, sino también con otras personas que les saquen de la angustia, aunque sea por unos minutos. A algunos padres les resulta útil canalizar su ira hacia la defensa y el activismo. Esto puede ser muy útil, pero debe equilibrarse con algunos atisbos de placer. La alegría de una taza de café bien hecha o la sensación de unas sábanas nuevas en la cama pueden parecer pequeñas migajas, pero cuando uno se tambalea en uno de los momentos más difíciles de su vida, puede necesitar introducir algunos pequeños momentos de placer en su existencia cotidiana. La música, el arte, la literatura, la psicología y la filosofía pueden ayudarte a aceptar los difíciles retos que han caído sobre tu preciosa familia.


En tiempos de crisis podemos descuidar fácilmente a otros miembros de la familia: los padres pueden tener que considerar el impacto en otros hermanos de la casa, mientras que otros pueden tener que centrarse en el sentimiento general de la familia. La identificación trans puede ser a menudo una respuesta a la angustia mental dentro de la persona o dentro de la familia y puede ser valioso considerar esta cuestión y ver si los problemas subyacentes deben ser abordados (como los problemas de comunicación) en lugar de centrarse únicamente en el género.



OBTENER APOYO


Es fundamental que consigas apoyo para ti mismo. Únete a Amanda y a Genspect; únete a un grupo de apoyo para padres; únete a las muchas plataformas para padres en Discord, Facebook y otros espacios online.


Este es un reto solitario, difícil, desconcertante y desorientador para tu familia, y los padres necesitarán obtener suficiente apoyo para poder manejarlo. Las capas de complejidad dentro de la angustia relacionada con el género pueden parecer insondables; otros padres pueden ayudarle a navegar fácilmente hacia aguas seguras.


Cuando nuestros hija o hijos se encuentran en una situación de angustia mental, los padres podemos sentir un impulso irrefrenable de intervenir y salvarlos con una solución a la crisis. Sin embargo, a veces lo más importante que puede hacer un padre es quedarse quieto, ofrecer amabilidad, amor, comprensión y límites, y ayudar al niño a ampliar su mundo. Este puede ser un proceso largo y complicado, y muchos padres tienen que prepararse para el juego largo: puede haber desistimiento; puede haber recaída; la angustia relacionada con el género puede moverse en otra dirección y luego volver con más intensidad. Asegúrate de cuidarte para poder capear estas tormentas.



AUTOPERDÓN Y AUTOCOMPASIÓN


Es útil que los padres adopten un enfoque sólido, bien pensado, compasivo y flexible ante los retos a los que se enfrentan. Esto no es fácil y se cometerán errores-de hecho, se cometerán muchos errores-. Porque somos humanos.


El autoperdón y la autocompasión son muy importantes cuando la familia se está viendo afectada por un escándalo médico como este. Algunos padres leerán esta guía y se sentirán arrepentidos de haber cometido tantos errores. Perdónate a tí mismo. Tal vez haya cometido enormes errores irrecuperables. Perdónese de todos modos.


Como aconseja la poetisa Maya Angelou: "Haz lo mejor que puedas hasta que lo sepas mejor. Luego, cuando lo sepas mejor, hazlo mejor".


Cuida de ti mismo; apóyate en el amor y los límites; y recuerda respirar. Ninguno de nosotros espera que su familia sea golpeada por algo que se siente profundamente injusto - y algunas familias, debido a las personas y los profesionales involucrados, han sido golpeadas mucho más duramente que otras. Hay cosas que no se pueden anticipar, así que no es el momento de ser malo con uno mismo. Es el momento de cuidarse a sí mismo y a su familia, de encontrar la alegría en las cosas sencillas, de buscar puntos en común y de encontrar alivio en todo lo que pueda.


Autora: Stella O'Malley, octubre de 2021