top of page
  • AMANDA

EXPERTOS: UNA GRAN PROPORCIÓN DE NIÑOS QUE BUSCAN LA TRANSICIÓN DE SEXO EN REALIDAD SON AUTISTAS




Esta es la traducción del artículo original:


  • Los adolescentes con autismo están sobrerrepresentados en la población joven transgénero, y algunos profesionales médicos, lo atribuyen a los rasgos del espectro autista como son el pensamiento obsesivo, la vulnerabilidad a problemas de imagen corporal y a una sensación de rechazo social y aislamiento durante la adolescencia.

  • La Dra. Susan Bradley, psiquiatra canadiense que comenzó a trabajar con niños con disforia de género en la década de 1970, dijo que creía que la mayoría de los niños que buscaban transiciones de sexo tenían autismo de alto funcionamiento y estaban siendo explotados por la industria médica.

  • Bradley afirmó a la DCNF: “Cuando alguien menciona que, ya sabes, que es trans o se interesa por los niños trans y se conecta online, incluso aunque tan solo diga: ‘me pregunto si soy trans’, muchos de estos niños son afirmados automáticamente. ‘Bueno, debes ser trans si has pensado en ello’. Y para ellos, esa es una reacción muy útil, porque de repente, sienten que eso explica todos los problemas que arrastra desde hace tiempo".


Según investigadores y profesionales médicos, los niños con autismo constituyen una proporción enorme de la población identificada como transgénero, y sus rasgos del espectro autista los hacen particularmente vulnerables debido a que sus patrones de pensamiento pueden llevarlos a buscar la transición de sexo.


Las personas transgénero tienen entre tres y seis veces más probabilidades de ser autistas que las personas no transgénero, según muestra la investigación.

Las personas transgénero tienen entre tres y seis veces más probabilidades de ser autistas que las personas no transgénero, según muestra la investigación

La conexión entre transgenerismo y autismo ha sido un tema de interés para los investigadores desde al menos 2010, y el Servicio de Identidad de Desarrollo de Género en Tavistock, la clínica pediátrica de género más grande del mundo, ha sido criticada en los últimos años por acusaciones de que hasta el 97,5% de sus pacientes de género tenían autismo. La Dra. Susan Bradley, psiquiatra canadiense y pionera en el tratamiento de la disforia de género, le dijo a la DCNF, que ahora cree que la mayoría de los pacientes pediátricos de género, en realidad, son personas en el espectro del autismo y están siendo explotados por profesionales médicos.

La Dra. Susan Bradley, psiquiatra canadiense y pionera en el tratamiento de la disforia de género, le dijo a la DCNF, que ahora cree que la mayoría de los pacientes pediátricos de género, en realidad, son personas en el espectro del autismo y están siendo explotados por profesionales médicos.

“Cuando estábamos viendo a estos niños desde una edad muy temprana, teníamos niños que venían a la clínica, una niña pequeña que pensaba que es un niño o viceversa. No era raro encontrar que alguno de ellos pensara que era un perro o un gato o algo así”, dijo Bradley, quien presidió el Subcomité de Trastornos de Género del DSM-IV.


El Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM) es el manual oficial de la Asociación Estadounidense de Psiquiatría, que se utiliza para clasificar y diagnosticar los trastornos mentales. Bradley lideró a otros ocho médicos para establecer estas pautas en su edición de 1994.


Bradley le dijo a la DCNF, que ella comenzó a tratar a niños con disforia de género alrededor de 1975 y que, a lo largo de los años, observó que muchos de los pacientes tenían rasgos de autismo de alto funcionamiento. Las personas con autismo tienden a enfocarse muy intensamente en sus temas de interés y tienen gran dificultad para abandonar algo una vez que creen que es verdad. Ambas características hace que los adolescentes autistas sean particularmente susceptibles a problemas relacionados con su identidad de género e imagen corporal.

Las personas con autismo tienden a enfocarse muy intensamente en sus temas de interés y tienen gran dificultad para abandonar algo una vez que creen que es verdad. Ambas características hace que los adolescentes autistas sean particularmente susceptibles a problemas relacionados con su identidad de género e imagen corporal.

“Tienen dificultades tempranas con la comprensión social y la sensación de que no encajan; luchan por comprender que son diferentes y, de que en cierto modo, las otras personas tampoco entienden y, a menudo, se sienten excluidos entre sus compañeros. Muchos de ellos no tienen un buen amigo. Con frecuencia dicen que otros niños se burlan de ellos o los dejan fuera”, dijo. “Estos niños están menos equipados que un adolescente promedio para manejar sentimientos fuertes, y a veces, simplemente se desregulan por completo. Es por ello por lo que se vuelven mucho más vulnerables, se vuelven suicidas, ansiosos, deprimidos, muy deprimidos consigo mismos”.

“Estos niños están menos equipados que un adolescente promedio para manejar sentimientos fuertes, y a veces, simplemente se desregulan por completo. Es por ello por lo que se vuelven mucho más vulnerables, se vuelven suicidas, ansiosos, deprimidos, muy deprimidos consigo mismos”.

Bradley le dijo a la DCNF que “Cuando alguien menciona que, ya sabes, que es trans o se interesa por los niños trans y se conectan online, incluso aunque solo diga: ‘me pregunto si soy trans’, muchos de estos niños son automáticamente afirmados. ‘Bueno, debes ser trans si lo has pensado’. Y para ellos, esa es una reacción muy útil, porque de repente, sienten que eso explica todos los problemas que arrastra desde hace tiempo".

Muchos de estos niños son automáticamente afirmados. ‘Bueno, debes ser trans si lo has pensado’. Y para ellos, esa es una reacción muy útil, porque de repente, sienten que eso explica todos los problemas que arrastra desde hace tiempo".

Los niños con autismo de alto funcionamiento, antes se presentaban en las clínicas, con trastornos de la alimentación, con depresión suicida y ansiosa, y con distorsiones de la imagen corporal, pero a medida que comenzaron a surgir clínicas pediátricas de género, los adolescentes autistas comenzaron a gravitar más hacia ellas, dijo Bradley.

Los niños con autismo de alto funcionamiento, antes se presentaban en las clínicas, con trastornos de la alimentación, con depresión suicida y ansiosa, y con distorsiones de la imagen corporal, pero a medida que comenzaron a surgir clínicas pediátricas de género, los adolescentes autistas comenzaron a gravitar más hacia ellas, dijo Bradley.

Chloe Cole, una mujer joven que se sometió a hormonas de sexo cruzado y una mastectomía doble entre los 13 y los 17 años y ahora lamenta la transición médica, le dijo a la DCNF, que los médicos no abordaron de manera significativa sus rasgos del espectro autista y la forma en que afectaron a su identidad de género.


“Hablé con una persona no transgénero, que también estaba en el espectro autista, sobre algunos de mis síntomas de disforia y de cómo se sienten las cosas, como la pubertad, y me dijo que así es literalmente como se siente ser autista y estar atravesando la pubertad”, dijo Cole. “Es frecuente que las niñas que tienen autismo presenten algunos comportamientos tradicionalmente masculinos o una personalidad más masculina. Esa fue definitivamente mi experiencia al crecer, y me hizo más difícil relacionarme personalmente con otras chicas de mi edad”.


Cole ha demandado al hospital y a los profesionales médicos que participaron en su transición de género. Sus abogados argumentan que los médicos deberían haberle ofrecido psicoterapia para abordar sus síntomas del espectro autista y sus problemas de salud mental, pero en cambio, hicieron de su disforia de género la máxima prioridad.

Cole ha demandado al hospital y a los profesionales médicos que participaron en su transición de género. Sus abogados argumentan que los médicos deberían haberle ofrecido psicoterapia para abordar sus síntomas del espectro autista y sus problemas de salud mental, pero en cambio, hicieron de su disforia de género la máxima prioridad.

"Es aterrador que ninguno de estos niños esté recibiendo una evaluación adecuada, no solo para el autismo, sino también para muchos otros aspectos de sus antecedentes que podrían desempeñar un papel en el desarrollo de su disforia", dijo, enumerando la ansiedad social, trastornos de personalidad, depresión o historias de abuso. “Simplemente se les permite pasar por el sistema y [su disforia de género] se trata como un problema completamente independiente”.


El Instituto Clarke de Toronto, que ahora es el Centro para la Adicción y la Salud Mental, abrió su clínica pediátrica de género a mediados de la década de 1970, cuando los médicos ofrecían un enfoque centrado en la terapia, y entre el 80 % y el 90 % de los pacientes superaban su incongruencia de género y llegaban a aceptar su sexo biológico, según Bradley. Finalmente, la clínica, comenzó a aplicar bloqueadores de la pubertad a los menores para aliviar la angustia de género de acuerdo con las prácticas que surgieron en los Países Bajos. Bradley ve esto como un error y señala que los bloqueadores consolidan lo que, de otro modo, sería una fase transgénero temporal, y conllevan efectos secundarios físicos graves.

El Instituto Clarke de Toronto, que ahora es el Centro para la Adicción y la Salud Mental, abrió su clínica pediátrica de género a mediados de la década de 1970, cuando los médicos ofrecían un enfoque centrado en la terapia, y entre el 80 % y el 90 % de los pacientes superaban su incongruencia de género y llegaban a aceptar su sexo biológico, según Bradley.
Bradley ve que la aplicación de bloqueadores de pubertad a menores fue un error y señala que el uso de éstos consolida lo que, de otro modo, sería una fase transgénero temporal, y conllevan efectos secundarios físicos graves.

El Dr. Lawrence Fung, psiquiatra de la Universidad de Stanford, cree que puede haber un factor biológico que impulsa a las personas autistas a identificarse como transgénero y cree que las personas autistas tienden a ser más andróginas. Le dijo a NPR que se necesita más investigación sobre el tema.


“Las mujeres en el espectro parecen tener más testosterona y rasgos masculinos en sus rostros. Por otro lado, los hombres en el espectro del autismo tienen rasgos más femeninos”, le dijo al medio.


La Asociación Mundial de Profesionales para la Salud de las Personas Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés), que apoya abiertamente las transiciones médicas para menores, reconoce que "los jóvenes transgénero autistas/neurodivergentes representan una subpoblación minoritaria sustancial de jóvenes atendidos en clínicas de género en todo el mundo", y el grupo alienta a los proveedores de servicios médicos, a buscar capacitación adicional sobre las necesidades de sus pacientes autistas conforme a sus últimos estándares de atención. El grupo señala que los rasgos del autismo, incluido el pensamiento rígido y las diferentes habilidades para considerar y planificar el futuro, requieren más tiempo y apoyo a estos pacientes en transición de género.

La Asociación Mundial de Profesionales para la Salud de las Personas Transgénero (WPATH, por sus siglas en inglés), que apoya abiertamente las transiciones médicas para menores, reconoce que "los jóvenes transgénero autistas/neurodivergentes representan una subpoblación minoritaria sustancial

“La mentalidad autista tiende a ver las cosas en blanco y negro, por lo que si un niño no se siente como una niña, y esto podría deberse a que no se siente lo suficientemente bonita para ser una niña, entonces cree que debe ser un niño”, dijo Stella O'Malley a la CCNF, psicoterapeuta y fundadora de Genspect, una organización crítica con las transiciones infantiles.

“La mentalidad autista tiende a ver las cosas en blanco y negro, por lo que si un niño no se siente como una niña, y esto podría deberse a que no se siente lo suficientemente bonita para ser una niña, entonces cree que debe ser un niño”, dijo Stella O'Malley

“Las personas autistas también tienden a ser muy literales, por lo que pueden creer que si las personas usan sus pronombres y nombres preferidos, entonces deben ser niños. Los niños en el espectro también tienden a ser no conformes con el género, y no conformes de muchas otras maneras, y esto los lleva a creer que tal vez deben ser niños”, dijo O’Malley.


La identificación de personas transgénero se disparó en la última década, especialmente entre la población joven, y el número de clínicas que ofrecen procedimientos de transición de género a los niños, aumentó desde aproximadamente cero hace 15 años, a una estimación actual de 100 clínicas en los EEUU, según Reuters. Actualmente, en los EEUU, hay alrededor de 300.000 menores que se identifican como transgénero, y aproximadamente entre 10.000 y 30.000, buscando algún tipo de intervención médica relacionada con el género.

La identificación de personas transgénero se disparó en la última década, especialmente entre la población joven, y el número de clínicas que ofrecen procedimientos de transición de género a los niños, aumentó desde aproximadamente cero hace 15 años, a una estimación actual de 100 clínicas en los EEUU, según Reuters.
Actualmente, en los EEUU, hay alrededor de 300.000 menores que se identifican como transgénero, y aproximadamente entre 10.000 y 30.000, buscando algún tipo de intervención médica relacionada con el género.

El Centro para la Adicción y la Salud Mental no respondió, a la solicitud de DCNF, para comentar.

320 visualizaciones0 comentarios

Comentários


bottom of page