top of page
  • AMANDA

¿ES LO TRANS LA NUEVA ANOREXIA?

Esta es la traducción del artículo original:



Convertirse en mujer es una empresa poco atractiva

27 abril 2023


Cuando impartía clases de composición a estudiantes de primer año en universidades de Nueva York a mediados de los ochenta, detecté un patrón peculiar en las reuniones individuales con mis alumnas. Con una frecuencia inverosímil, me confesaban que eran anoréxicas.


El término había entrado en el léxico popular unos diez años antes, y la muerte de la cantante de pop Karen Carpenter en 1983 había dado un gran impulso a la concienciación pública sobre esta perturbadora enajenación. Sin embargo, no todas estas estudiantes de 18 años tenían un peso inquietantemente bajo. Tardé un minuto en entenderlo. Aspiraban a ser anoréxicas. La anorexia era un diagnóstico que daba prestigio.


Aunque algunas de esas estudiantes podían estar simplemente coqueteando con la enfermedad, eran canarios en una mina de carbón muy oscura. Demasiadas de sus compañeras estaban llevando a cabo una intensa restricción calórica que ponía en peligro su vida. Ya se sabía que la anorexia era la más mortífera de todas las enfermedades psiquiátricas. (Querer ser anoréxica, pues, es como suspirar por tener necrosis.) En los años noventa, mi voyeurismo macabro natural me inspiró la lectura de varios libros sobre la inanición obsesiva, el mejor de los cuales fue Life Size, la desgarradora novela de Jenefer Shute.


Así que este mes aproveché la oportunidad de leer Good Girls: Historia y estudio de la anorexia, de Hadley Freeman. Desde 1992, la columnista ha luchado durante muchos años contra este trastorno alimentario, por el que fue hospitalizada en repetidas ocasiones durante meses. Sin embargo, antes de sumergirme en lo que resultó ser un libro de memorias convincente y franco, me resistí. ¿Sinceramente? El tema me parecía anticuado. Porque como diagnóstico de prestigio, la anorexia ha sido sustituida. Con lo trans.

Porque como diagnóstico de prestigio, la anorexia ha sido sustituida. Con lo trans.

Aunque Freeman dedica medio capítulo al solapamiento entre las dos aflicciones -ambas están "arraigadas en la creencia de que si cambias tu cuerpo, dejarás de odiarte a ti misma"- a lo largo de su relato empecé a darme cuenta de otras intersecciones.

Ambas aflicciones (anorexia y "lo trans") están "arraigadas en la creencia de que si cambias tu cuerpo, dejarás de odiarte a ti misma"- a lo largo de su relato empecé a darme cuenta de otras intersecciones.

Ambas neurosis son claramente contagiosas. Desde que la preocupación por la delgadez despegó en los años sesenta, los trastornos alimentarios se han disparado, haciendo dudosa la insistencia más reciente de que la anorexia es una proclividad genética hereditaria más que un contagio cultural.


A partir de los años setenta, un número cada vez mayor de mujeres jóvenes han tenido la idea de expresar su descontento a través del hambre debilitante gracias a la abundante cobertura de los medios de comunicación, y entre ellas mismas.


De forma similar, desde 2010 el número de adolescentes remitidas a la clínica Tavistock del Servicio de Desarrollo de la Identidad de Género ha aumentado un 5.000%, lo que hace igualmente dudosas las afirmaciones de una explicación puramente genética.


Ambas aflicciones son construcciones sociales. Aunque existen relatos históricos de personas que se morían de hambre o se hacían pasar por el sexo opuesto, los trastornos alimentarios y el transgenerismo a gran escala son invenciones recientes. Colectivamente, hemos inventado estas terribles enfermedades.

Aunque existen relatos históricos de personas que se morían de hambre o se hacían pasar por el sexo opuesto, los trastornos alimentarios y el transgenerismo a gran escala son invenciones recientes. Colectivamente, hemos inventado estas terribles enfermedades.

Freeman identifica su "desencadenante" para perder una cantidad alarmante de peso en un preciso momento a los 14 años. Sentada en la clase de gimnasia junto a una compañera de clase prominentemente huesuda, Freeman le preguntó: "¿Es difícil comprar ropa cuando eres tan pequeña?" "Sí", respondió la chica. "Ojalá fuera normal como tú".

Freeman identifica su "desencadenante" para perder una cantidad alarmante de peso en un preciso momento a los 14 años.

“Un túnel negro se abrió dentro de mí", escribe Freeman, "y caí por él, Alicia en el país de la nada". Normal. No 'delgado', no 'flaco', 'normal'. Normal era común. Normal era aburrido. Lo normal no era nada".


Hoy en día, aparentemente no hay tal cosa como algo normal. En la jerga de izquierdas, los términos que incluyen "normal" -como "cis-heteronormativo"- son peyorativos.


Una quinta parte de los estadounidenses menores de 30 años se identifican como LGBT-lo-que-sea. No importa que Eric Kaufmann haya documentado la gran proporción de mujeres jóvenes supuestamente bisexuales que no mantienen relaciones reales con personas de su mismo sexo; los jóvenes de hoy adoptan la etiqueta de atipicidad sexual del mismo modo que las generaciones anteriores llevaban camisetas Lacoste con el logo del cocodrilo. Como señala Freeman, lo normal es "nada". No sólo la heterosexualidad sino, cada vez más, la satisfacción con el sexo natal no está de moda. Según el informe, el 12% de los millennials se identifican como transgénero o no conformes con su género, frente al 6% de la Generación X.

Como señala Freeman, lo normal es "nada". No sólo la heterosexualidad sino, cada vez más, la satisfacción con el sexo natal no está de moda. Según el informe, el 12% de los millennials se identifican como transgénero o no conformes con su género, frente al 6% de la Generación X.

Tanto la inanición como el transgenerismo garantizan la elevación a un grupo social percibido como una élite. Al menos en la mente de algunas personas anoréxicas, ser inmune a las tentaciones de patatas fritas y galletas que seducen a los simples mortales induce una emocionalmente placentera sensación de superioridad. Freeman retrata a sus compañeras de hospital como competidoras entre sí por ver quién comía menos, y también como quisquillosas sobre lo esqueléticas que debían ser para ser admitidas en su enrarecido círculo; la misma rivalidad se encuentra fácilmente en Internet.

Tanto la inanición como el transgenerismo garantizan la elevación a un grupo social percibido como una élite.

El suicidio público a cámara lenta atrae inevitablemente la atención de padres aterrorizados, profesores preocupados y médicos inquietos. (Freeman afirma que el objetivo de las anoréxicas no es parecer delgadas, sino enfermas.) Con su plétora de frenéticos rituales de ejercicio y estrictas normas internas en torno a la comida, ser anoréxica puede convertirse fácilmente en una identidad, y apegarse a ello hace la recuperación aún más difícil. Un peso anodinamente saludable amenaza a tu capacidad de saber quién eres

El suicidio público a cámara lenta atrae inevitablemente la atención de padres aterrorizados, profesores preocupados y médicos inquietos. (Freeman afirma que el objetivo de las anoréxicas no es parecer delgadas, sino enfermas.)

Salir del armario como trans también aumenta enormemente la atención de compañeros de colegio, profesores y toda una industria de terapeutas, endocrinos y cirujanos. En una sola sílaba, "trans" también parece ofrecer una respuesta prefabricada a quién eres. Freeman nos dice que "cuando una anoréxica dice: 'No quiero ser gorda, quiero ser delgada', está diciendo: 'Quiero ser otra persona, y lo que soy es alguien infeliz. Quiero ser otra persona". Claramente, la transición al sexo opuesto hace la misma afirmación: Quiero ser otra persona. Pero, ¿es realmente una opción convertirse en otra persona?

Salir del armario como trans también aumenta enormemente la atención de compañeros de colegio, profesores y toda una industria de terapeutas, endocrinos y cirujanos.
En una sola sílaba, "trans" también parece ofrecer una respuesta prefabricada a quién eres.

Especialmente desde que las chicas llegaron a superar a los chicos en las clínicas pediátricas de género en una proporción 3:1, ambas formas de dismorfia suelen afectar a la misma población: chicas adolescentes sugestionables e inseguras con un frágil sentido de sí mismas que están desesperadas por adelantarse a todo lo que conlleva la feminidad: menstruaciones dolorosas; vulnerabilidad a la violación y al embarazo; sexo, a menudo representado en el omnipresente porno de Internet como humillación femenina; y gordura. Para algunas anoréxicas, su rechazo a convertirse en mujeres es implícito; cuando las niñas toman bloqueadores de la pubertad, su rechazo a convertirse en mujeres es explícito. Después de haber sufrido las indignidades físicas de la feminidad madura durante más de 50 años, no las culpo del todo.

Ambas formas de dismorfia suelen afectar a la misma población: chicas adolescentes sugestionables e inseguras con un frágil sentido de sí mismas que están desesperadas por adelantarse a todo lo que conlleva la feminidad: menstruaciones dolorosas; vulnerabilidad a la violación y al embarazo; sexo, a menudo representado en el omnipresente porno de Internet como humillación femenina; y gordura
Para algunas anoréxicas, su rechazo a convertirse en mujeres es implícito; cuando las niñas toman bloqueadores de la pubertad, su rechazo a convertirse en mujeres es explícito.

Ambos diagnósticos tienen intersecciones significativas con el autismo, la ansiedad y la depresión, lo que hace que los pacientes sean susceptibles a una solución que parece tangible para un descontento generalizado. Ambas poblaciones confunden la autoaniquilación con una vía hacia la iluminación y el renacimiento. Ambas poblaciones buscan aliviar el tormento psíquico renunciando al cuerpo: el niño trans mediante la reconfiguración, la anoréxica mediante la evaporación.

Ambos diagnósticos tienen intersecciones significativas con el autismo, la ansiedad y la depresión
Ambas poblaciones confunden la autoaniquilación con una vía hacia la iluminación y el renacimiento.
Ambas poblaciones buscan aliviar el tormento psíquico renunciando al cuerpo: el niño trans mediante la reconfiguración, la anoréxica mediante la evaporación.

Ambos tipos de pacientes adoptan prácticas religiosas reconocibles de abnegación, redención a través del sufrimiento y purificación mediante el repudio de la carne.

Ambos tipos de pacientes adoptan prácticas religiosas reconocibles de abnegación, redención a través del sufrimiento y purificación mediante el repudio de la carne.

Es en la esfera social donde los trastornos se separan. Cuando la inanición era todavía un tema candente en el siglo pasado, podía haber conferido cierto caché, pero hoy en día pocos padres se jactarían de que su hijo/a es anoréxico/a. Tengo una sobrina que ha padecido anorexia durante años, y mi hermano y su mujer han llegado al límite de sus fuerzas. La experiencia de tener un hijo/a que se niega a comer es de impotencia y desesperación. Lo mismo ocurre con muchos padres de personas trans, pero no con todos.

Es en la esfera social donde los trastornos se separan

Jamie Reed, delator de una clínica pediátrica de género, atestigua que, en los enclaves liberales de Estados Unidos, tener un hijo trans se ha convertido en un diagnóstico de prestigio para muchos padres, muy preferible al estatus pasado de moda de tener un hijo homosexual. Reed considera que la raíz del problema es otra cosa: la homofobia.

Jamie Reed, delator de una clínica pediátrica de género, atestigua que, en los enclaves liberales de Estados Unidos, tener un hijo trans se ha convertido en un diagnóstico de prestigio para muchos padres, muy preferible al estatus pasado de moda de tener un hijo homosexual
Reed considera que la raíz del problema es otra cosa: la homofobia.

Sin embargo, hay dos diferencias entre los trastornos alimentarios y el transgenerismo: el diagnóstico y el tratamiento. En sus últimas fases, la anorexia es visualmente llamativa. Aunque las anoréxicas suelen ser engañosas, morirse de hambre no es sutil; no es un secreto que se pueda guardar mucho tiempo. Freeman fue hospitalizada porque su bajo peso era mensurablemente peligroso.

Sin embargo, hay dos diferencias entre los trastornos alimentarios y el transgenerismo: el diagnóstico y el tratamiento

Sin embargo, según la ortodoxia médica actual, el diagnóstico de transgenerismo es puramente subjetivo. La condición no tiene síntomas físicos observables, ningún correlato objetivo. Si te digo que en realidad soy un hombre, tienes que creerme. La condición es, por tanto, infalsificable, la población de pacientes, prospectivamente ilimitada.

Mientras el diagnóstico de transgenerismo es puramente subjetivo, en sus últimas fases, la anorexia es visualmente llamativa

En cuanto al tratamiento, la anorexia se reconoce universalmente como una enfermedad. Los médicos consideran esta forma potencialmente mortal de dismorfia como una dolencia psiquiátrica que hay que detener y resolver.

En cuanto al tratamiento, la anorexia se reconoce universalmente como una enfermedad, una dolencia psiquiátrica que hay que detener y resolver, mientras que el transgenerismo, a menudo se celebra, si no se beatifica, como un estado de conciencia superior

No así el transgenerismo, que a menudo se celebra, si no se beatifica, como un estado de conciencia superior.


Los "cuidados de afirmación del género" no tratan la enfermedad, sino que consienten al máximo los delirios del paciente. En lugar de entrenar al niño para que se reconcilie con la realidad, los clínicos retuercen la realidad para reconciliarla con el trastorno. Cualquiera que se atreva a describir la convicción extraña y biológicamente infundada de que uno "nació en el cuerpo equivocado" como un problema de salud mental, es tachado de transfóbico. Si a los adolescentes anoréxicos se les tratara como a los niños trans, no se les animaría a terminar la cena, sino que se les abjuraría: "¡Tienes razón: estás gordo! ¡Tu verdadero yo es aún más delgado! Nunca llegarás a sentarte a la derecha de Dios Padre Todopoderoso hasta que desaparezcas por completo!".


Los "cuidados de afirmación del género" no tratan la enfermedad, sino que consienten al máximo los delirios del paciente. En lugar de entrenar al niño para que se reconcilie con la realidad, los clínicos retuercen la realidad para reconciliarla con el trastorno.
i a los adolescentes anoréxicos se les tratara como a los niños trans, no se les animaría a terminar la cena, sino que se les abjuraría: "¡Tienes razón: estás gordo! ¡Tu verdadero yo es aún más delgado! Nunca llegarás a sentarte a la derecha de Dios Padre Todopoderoso hasta que desaparezcas por completo!".

Las anoréxicas negocian los desafíos humanos universales de encontrar identidad y propósito reduciendo su mundo interno a un simple mandamiento: no comer. Pero las verdaderas anoréxicas nunca son lo bastante delgadas. Freeman describe una rivalidad entre las residentes de un pabellón de anorexia por ver quién ha sido "entubada", el estándar de oro de lo que realmente se ha conseguido como anoréxica, porque el último recurso médico es la alimentación forzada. Por lo tanto, el objetivo obvio de una alimentación muy restrictiva es, por muy vagamente que se conciba, la muerte.


Mientras tanto, antes de que esta mórbida cinta transportadora llegue a su inexorable punto final, las anoréxicas sufren la caída del cabello, la descomposición de los órganos internos, osteoporosis y desorden mental. Puede que las compañeras muertas de hambre susurren ánimos competitivos en esos sitios web que las instituciones reguladoras siempre intentan cerrar, pero al menos nadie con autoridad insta a que, si una anoréxica cadavérica sólo pierde otros 5 kilos, su cuerpo y su ser interior profundo e innato por fin coincidirán.


A la inversa, estamos implícitamente prometiendo que al otro lado de la transición al sexo opuesto -o de la transición fingida, ya que el sexo innato está escrito en cada una de nuestras células- se resolverán todos los problemas de una persona joven. Ser trans es ahora un atajo erróneamente fácil para saber quién eres. Pero apuesto a que, como identidad, estar quirúrgicamente destrozado y hormonalmente desconcertado rara vez llega lejos. Además, el precio físico de comprar esta falsa promesa de convertirse en una mariposa es estupendamente alto: disfunción sexual, infertilidad, complicaciones quirúrgicas e infecciones, y los efectos secundarios de potentes medicamentos de por vida.

Como identidad, estar quirúrgicamente destrozado y hormonalmente desconcertado rara vez llega lejos. Además, el precio físico de comprar esta falsa promesa de convertirse en una mariposa es estupendamente alto: disfunción sexual, infertilidad, complicaciones quirúrgicas e infecciones, y los efectos secundarios de potentes medicamentos de por vida.

Lo que estas afecciones tienen más en común es ser respuestas terribles a las preguntas que inevitablemente torturan a los jóvenes: quién soy, qué me hace único, qué me hace amable, qué quiero lograr, por qué el simple hecho de estar vivo parece tan difícil, ¿Soy el único que se siente tan abatido? ¿Qué significa convertirse en hombre o mujer? ¿Hay alguna forma de evitar crecer? La respuesta del adulto responsable a esto último debe ser un “no” suave pero firme.


Lo que estas afecciones tienen más en común es ser respuestas terribles a las preguntas que inevitablemente torturan a los jóvenes: quién soy, qué me hace único, qué me hace amable, qué quiero lograr, por qué el simple hecho de estar vivo parece tan difícil,

Lionel Shriver es autora y periodista. Su nueva colección de ensayos, Abominaciones, es publicada por Borough Press.

4572 visualizaciones0 comentarios

Kommentare


bottom of page