top of page
  • AMANDA

EL PELIGROSO EXPERIMENTO IRLANDÉS DE LA AUTO IDENTIFICACIÓN DE GÉNERO

Esta es una traducción del artículo original:



Los espacios para mujeres y la protección de la infancia han sido eliminados en nombre de los derechos de las personas transgénero.

James Esses. 5 de enero de 2023


Poco antes de Navidad, el Parlamento escocés aprobó una amplia reforma del proceso legal de reconocimiento del sexo. En esencia, la nueva ley permite a cualquier persona en Escocia cambiar su sexo legal sólo por autoidentificación, una política ampliamente conocida como "autoID".


La mayoría de los escoceses se oponen a la autoidentificación. Además, las activistas feministas, la Comisión de Igualdad y Derechos Humanos del Reino Unido (EHRC) y el propio gobierno británico han expresado su preocupación por la posibilidad de que estas reformas atropellen la protección de la infancia y los derechos de las mujeres basados en el sexo.


Durante el debate sobre la autoID de género, tales objeciones fueron consideradas alegremente como alarmistas y quedaron apartadas.


Los defensores de la autoID citaron a menudo el ejemplo de la República de Irlanda, que cuenta con un sistema de autoidentificación desde la aprobación de su propia Ley de Reconocimiento de Género en 2015. Frecuentemente, los ideólogos de género lo presentan como una historia de éxito. Sin embargo, cuando se profundiza en la situación de Irlanda, los peligros de la autoID quedan claros.


Al igual que en Escocia, la reforma irlandesa del reconocimiento de género se llevó a cabo en contra de los deseos de los ciudadanos.


El pueblo irlandés nunca se pronunció formalmente sobre la autoID y las encuestas realizadas a lo largo de los años han demostrado que la mayoría de la gente no lo aprueba. En 2021, una encuesta mostró que sólo el 17% estaba de acuerdo con la ley irlandesa de reconocimiento de género en su versión actual.

2021, una encuesta mostró que sólo el 17% estaba de acuerdo con la ley irlandesa de reconocimiento de género en su versión actual.

Como la escocesa, la legislación irlandesa permite a cualquier persona mayor de 18 años obtener un certificado de reconocimiento de género sin la aprobación de un médico. Y la legislación deja claro que una vez que un hombre tiene un certificado de reconocimiento de género, legalmente su sexo “pasa a ser el de una mujer”.


Esta fusión de género y sexo tiene graves ramificaciones, sobre todo cuando se trata de preservar los derechos basados en el sexo y los espacios exclusivos para mujeres.


No hay más que ver el infame caso deBarbie Kardashian”. En 2020, Gabriel Gentile amenazó con torturar, violar y matar a su madre, delitos por los que fue condenado en 2021. Sin embargo, en agosto de 2020, el Departamento de Protección Social de Irlanda expidió a Gentile un certificado de reconocimiento de género. Legalmente, se convirtió en una mujer llamada 'Barbie Kardashian'. Este hombre biológico está hoy detenido en el ala femenina de la prisión de Limerick. En otras palabras, un hombre, condenado por amenazar con violar y matar a mujeres, está recluido en una cárcel de mujeres gracias a la autoID de género. Difícilmente puede haber un ejemplo más flagrante de la amenaza que la autoID de género supone para las mujeres.


Las estadísticas también son reveladoras. El año pasado, un informe del Ministerio de Protección Social mostraba que en los siete años transcurridos desde que se introdujo la autoID en Irlanda, sólo una de las 909 solicitudes de certificado de reconocimiento de género fue rechazada, es decir, el 0,1% de las solicitudes. Esto sugiere que la autoID podría ser una puerta abierta para su utilización por parte de maltratadores.

En los siete años transcurridos desde que se introdujo la autoID en Irlanda, sólo una de las 909 solicitudes de certificado de reconocimiento de género fue rechazada, es decir, el 0,1% de las solicitudes
Esto sugiere que la autoID podría ser una puerta abierta para su utilización por parte de maltratadores.

Estas reformas también suponen una amenaza para los niños. Los jóvenes de 16 y 17 años ya pueden cambiar de sexo en Irlanda, lo que podría llevarles a una transición médica irreversible. Y aunque sigue habiendo algunas salvaguardias en la ley (como el requisito del consentimiento paterno), al haber abrazado ya la ideología de género, Irlanda se encuentra ahora en una pendiente resbaladiza hacia nuevos cambios.

Estas reformas también suponen una amenaza para los niños. Los jóvenes de 16 y 17 años ya pueden cambiar de sexo en Irlanda, lo que podría llevarles a una transición médica irreversible.

Tras la ley de 2015, el gobierno irlandés creó un ”grupo de revisión” para evaluar la legislación y proponer futuras modificaciones. Las recomendaciones del grupo son extremadamente preocupantes.

Recomienda ampliar la "autoID" a los jóvenes de 16 y 17 años. También ha recomendado ampliar las disposiciones anteriores a quienes pretendan identificarse como "no binarios", algo que diluirá aún más los derechos basados en el sexo. Ya se está trabajando en el Parlamento irlandés para redactar formalmente estos cambios legales propuestos.

Tras la ley de 2015, el gobierno irlandés creó un ”grupo de revisión” que recomienda ampliar la "autoID" a los jóvenes de 16 y 17 años
También ha recomendado ampliar las disposiciones anteriores a quienes pretendan identificarse como "no binarios", algo que diluirá aún más los derechos basados en el sexo.
Lo más preocupante de todo es la propuesta del grupo de revisión de "introducir un sistema de reconocimiento de género para niños de cualquier edad".

Lo más preocupante de todo es la propuesta del grupo de revisión de "introducir un sistema de reconocimiento de género para niños de cualquier edad". Esto significa que los niños pequeños podrían hacer la transición en un futuro próximo.


El grupo de revisión recomienda incluso introducir un proceso legal para "abordar los casos en los que no haya consentimiento de ambos progenitores o no sea posible o seguro obtenerlo". En otras palabras, los padres que no quieren que sus hijos cambien legalmente de sexo se consideran un problema que el Estado irlandés debe "abordar".

El grupo de revisión recomienda incluso introducir un proceso legal para "abordar los casos en los que no haya consentimiento de ambos progenitores o no sea posible o seguro obtenerlo"

La ley irlandesa de reconocimiento de género no sólo ha socavado los espacios para las mujeres y ha supuesto un riesgo para los niños, sino que también ha dado luz verde a los ideólogos trans para exigir aún más medidas.


Una y otra vez, cada vez que se plantean críticas a la autoID, sus defensores sostienen que no hay absolutamente nada de qué preocuparse. El ejemplo de Irlanda demuestra lo peligrosa y deshonesta que es esa afirmación. El Reino Unido debe poner freno a la autoID de género antes de que sea demasiado tarde.

James Esses es cofundador de Thoughtful Therapists.

118 visualizaciones0 comentarios

Comentarios


bottom of page