• AMANDA

EL CUENTO DEL DESISTIDOR


Esta es una traducción del artículo original escrito por Lisa Selin Davis:

A Desister’s Tale (quillette.com)


¿Cuántos niños trans identificados "desisten"? Es decir, ¿cuántos se identifican como transgénero durante un tiempo y acaban por dejar de hacerlo, antes de la intervención médica (a diferencia de los que se destransicionan, que vuelven a identificarse con su sexo natal tras someterse a algún tipo de transición médica)? La respuesta es que nadie lo sabe, en parte porque son pocos los expertos que llevan la cuenta, y en parte porque la investigación que existe está muy politizada.


Algunos activistas y defensores de los transexuales, por ejemplo, se oponen a la idea misma de medir el "desistimiento" en primer lugar, con el argumento de que este enfoque puede disuadir a un niño de adoptar una identidad transexual. Un activista e investigador trans canadiense insiste en que la investigación en este ámbito simplemente "no es relevante a la hora de decidir entre modelos de atención". Otros afirman que la idea del desistimiento está arraigada en un "mito" transfóbico, aunque la investigación suele demostrar lo contrario.


Las estimaciones más altas de desistimiento solían proceder de estudios longitudinales de niños que declaraban por primera vez disforia de género a una edad temprana. La gran mayoría de esos niños resolvían su disforia de género antes de la pubertad o al principio de la misma.


En un estudio de 2021 publicado en Frontiers in Psychiatry, por ejemplo, se descubrió que el 88% de los niños con disforia de género habían desistido al llegar a la adolescencia o a la edad adulta (y más del 63% se sentían atraídos por el mismo sexo). Estos resultados son coherentes con la investigación realizada; sin embargo, en el clima ideológico actual, a menudo se consideran sospechosos. Esto se debe a que el enfoque tradicional de "espera vigilante" utilizado por los médicos para tratar a los niños que presentan disforia de género -que tiende a asociarse con una alta tasa de desistimiento- ha sido sustituido en gran medida por una política de fomento de la transición social, un enfoque asociado a un incremento de la disforia observada. De hecho, varios estudios muestran que casi todos los niños que reciben bloqueadores de la pubertad pasan a recibir hormonas para el cruce de sexos.


Detrás de estas cifras hay historias individuales. Aquí comparto una: la de un joven brillante y perspicaz que luchó con los problemas de género durante varios años. Su angustioso viaje hacia el conocimiento de sí mismo será instructivo para muchos de los que hablan y enseñan sobre cuestiones de género a niños y jóvenes.


Ash tuvo claro desde pequeño que era diferente a los demás chicos. Su mundo parecía girar en torno a sus cuerpos, mientras que él estaba en su mente. Ellos eran deportistas. Él era científico. Ellos iban juntos en manada, mientras que él gravitaba hacia las chicas. Ellos eran bulliciosos. Él era amable. Y tenía una vaga sensación de que otras personas podían conectarse emocionalmente de alguna manera que a él se le escapaba.


La pubertad fue especialmente dura para él. Había tenido una voz de tenor alta y clara -inusual y fuerte y algo que le había gustado de sí mismo- que descendió a un bajo poco familiar. Le creció un vello corporal y facial que le molestó a un nivel visceral: el grosor y la tosquedad del mismo. El ritmo del cambio le inquietaba. Salió del armario como bisexual en octavo curso (2º ESO), y sus compañeros respondieron llamándole maricón, aunque también le habían llamado así en séptimo, simplemente por no ser tradicionalmente masculino.


En noveno (3º ESO), se trasladó a un nuevo colegio donde, por primera vez, encontró un grupo de amigos. Pero algo pasó -no tenía ni idea de qué, ya que le costaba mucho entender las señales sociales- y pronto le abandonaron. En invierno, tuvo lo que describió como "un brote psicótico" y se rodeó de amigos imaginarios.


Ash le preguntó a Google por qué la pubertad había sido tan desagradable para él. Por qué tenía problemas para hacer amigos. Por qué le costaba tanto hacerse amigo de los chicos, en particular, y por qué se sentía diferente a ellos. ¿Era malo que todo su grupo de amigos fueran chicas? "Muy, muy rápidamente encontré diferentes sitios web que hablaban de ser trans y de cómo la gente tenía experiencias similares a las mías", dijo. "Y que habían hecho la transición y eran felices ahora. Y pensé que, vaya, esto es una salida fácil. Me encanta la idea". Llegó a la conclusión de que quizás era una mujer.


Acudió a su terapeuta, al que acudía desde el brote psicótico, y le dijo que había odiado la pubertad y su vello corporal, que no encajaba con los demás chicos, que era mayoritariamente amigo de las chicas, que no le gustaba ser un chico. Todas las cosas son ciertas. Ella sugirió que tal vez era transgénero, confirmando sus sospechas.


Debido a su experiencia negativa al salir del armario como bisexual, Ash no dijo a mucha gente que se identificaba como trans, aparte de su pediatra y su terapeuta. Sólo ellos utilizaban los pronombres ella/él cuando se dirigían a él.


"¿Qué te pareció?" le pregunté.


Lo pensó por un momento. "Me pareció... estimulante", dijo finalmente. Pero, a pesar de la euforia, su identidad seguía siendo inestable. Cuando terminó la escuela y se fue al campamento de verano, Ash pidió a la gente que usara los pronombres ellos/ellas.


Como es una persona de mentalidad científica, Ash buscó información sobre la transición en sitios web médicos de prestigio. Descubrió que, o bien no se hablaba de los efectos secundarios de las intervenciones médicas, o bien se mencionaban de pasada cerca del final del artículo, sin citas, o con citas de artículos que él no examinaba. Más tarde, llegó a desear haberlo hecho.


Cuando Ash finalmente les dijo a sus padres que creía que era trans, se mostraron escépticos, no porque fueran fanáticos, sino porque no creían que los tratamientos que Ash quería fueran seguros, ni que encajara en la descripción de las generaciones anteriores de niños con disforia de género. Ash nunca había sido especialmente femenino ni había expresado ningún deseo de ser una chica. Ash quería recibir hormonas de inmediato, pero sus padres estaban decididos a esperar.


En lugar de enfrentarse directamente a Ash por cuestiones de género, se centraron en reforzar su conexión con él de otras maneras, a través de la música, los juegos de mesa y las actividades intelectuales. "Cuando saqué el tema, estuvieron encantados de hablar conmigo, pero no se enfrentaron a mí ni me agravaron, lo cual fue, creo, lo mejor", recuerda Ash.


Aun así, su relación se volvió tensa, porque muchos de los sitios web que Ash leía animaban a los niños trans a separarse de sus padres si no los afirmaban. "Una parte de mí empezó a vilipendiarlos", me dijo. "Las páginas decían: 'Si tus padres no están de acuerdo, son gente mala'".


Esto también fue duro para Ash, que había valorado la relación con sus padres. También había una parte de su mente que no creía en el material que leía en Internet. Ash describe este período como uno de "disonancia cognitiva".


Al año siguiente, Ash consiguió un nuevo terapeuta, que le diagnosticó autismo. Y esto, dice, fue como un rayo de sol: la iluminación.


El terapeuta "no se centró en los problemas que tenía con el género, sino que se centró en la ansiedad, la depresión y la vida como persona autista en este mundo, que eran mucho, mucho más importantes, y creo que [la discusión] alivió gran parte de la angustia que estaba alimentando mi disforia", dijo Ash. "Llegué a un punto en el que pensé, ya sabes, muy internamente, que quizás no he nacido en el cuerpo equivocado... Encontré [una] identidad no binaria".


El terapeuta de Ash había trabajado con él para que viera los matices del mundo, algo que a los autistas, propensos a pensar en blanco y negro, a veces les cuesta hacer. El objetivo era "ser capaz de dar un paso atrás, tener una visión de pájaro en la tradición estoica y tratar de ver las cosas desde el punto de vista de otras personas".


Su padre, se enteró, había formado parte de un grupo de apoyo en línea para los llamados padres "críticos con el género" de niños que se identifican como trans, es decir, padres que rechazan el modelo de afirmación instantánea y son conscientes de la incierta ciencia que hay detrás de la transición médica de los jóvenes. Ash pidió a su padre datos que respaldaran su postura. "Soy muy receptivo a las pruebas científicas concretas hasta un punto en el que la mayoría de la gente no lo es", me dijo. "Creo que el hecho de que mi padre estuviera allí para tener una conversación conmigo cuando estaba preparado fue muy importante".

Tras escuchar a su padre y realizar su propia investigación, Ash llegó a la conclusión de que le habían "engañado". También se enteró de la existencia de desistidores y destransicionadores en las redes sociales y en Reddit, y leyó la historia de Keira Bell.


Bell había sido una joven lesbiana infeliz con una infancia traumática. Se sometió a una doble mastectomía y a la administración de testosterona, se arrepintió y solicitó al servicio de desarrollo de la identidad de género del Reino Unido que dejara de permitir a los menores de 16 años vulnerables tomar decisiones que alteran su vida sin el asesoramiento adecuado. Su victoria en los tribunales fue anulada en parte, pero una revisión de las pruebas impulsada por el caso, relativa a la eficacia de los bloqueadores de la pubertad y las hormonas cruzadas, mostró que la "calidad de las pruebas para estos resultados se evaluó como de muy baja certeza".


Ash descubrió a otros niños que estaban seguros de que sus problemas estaban localizados en su identidad de género y que se habían sometido a tratamientos médicos, para luego arrepentirse y darse cuenta de que sus problemas para desenvolverse en el mundo estaban relacionados con el autismo. A partir de ahí, profundizó en los efectos secundarios de esos tratamientos médicos: los efectos sobre los huesos, la salud del corazón y la fertilidad, entre otras cosas. Llegó a sentirse agradecido de que sus padres hubieran trazado una línea dura en la medicalización.


Ash fue pronto a la universidad, pero sus luchas sociales le siguieron, y encontró confusa la cultura woke que silenciaba el debate sobre temas sociales controvertidos. En varias ocasiones, le llamaron la atención o le humillaron, obligándole a disculparse cuando legítimamente no entendía que lo que había dicho estaba mal. Con el tiempo, empezó a tener miedo de hablar.


Durante un tiempo en la universidad, Ash seguía identificándose como transgénero, incluso después de aceptar su autismo y la realidad de la transición. En parte, esto se debía a que su autoidentificación transgénero le permitía entrar en la gran escena social LGBT de su escuela.


Sin embargo, al mismo tiempo que este grupo de compañeros le proporcionaba a Ash una plataforma de aterrizaje social, también había aspectos que le inquietaban. "Había mucha gente que hablaba mucho de la ideología trans, y eran muy inflexibles al respecto", dice. Se dio cuenta de que tenía que empezar a pensar en sí mismo de forma global, y no a través de la lente de una ideología popular.


Lo que le ayudó a dejar atrás esa identidad, dijo, fue interactuar más con su sexualidad: usar su cuerpo para el placer, comprender su orientación sexual y aceptar la idea de que no había nada malo en su cuerpo o en su forma de estar en el mundo. "Entonces me di cuenta de que por qué iba a querer deshacerme de esto", dijo. "Este [cuerpo] es tan genial y hace cosas interesantes". (Sigue sin gustarle el vello corporal, pero ahora entiende que se trata de un problema sensorial relacionado con su autismo, que puede solucionarse con el afeitado, no con estrógenos).


Ash se ha convertido en un defensor de los niños autistas. Hoy en día, uno de cada 44 niños y niñas está diagnosticado con el espectro autista, y algunos estudios muestran que hasta el cinco por ciento de ellos se identifica como transgénero (en comparación con el 0,7% de los niños no neurodiversos).


"En la actualidad, prefiero utilizar los pronombres ellos/ellas, pero no soy un nazi por ello, porque es una adaptación lingüística difícil de realizar para muchas personas", me dijo. "No soy responsable de afirmar las identidades de otras personas, y ellas no deberían ser responsables de afirmar mi identidad... Para mí, por la forma en que me desenvuelvo en esta sociedad, por la forma en que la gente trata el género y las categorías y demás, resulta que encajo en esa categoría [ellos/ellas]".


Estos pronombres hacen mucho trabajo. No sólo indican a la gente que eres guay, dijo Ash, sino que señalan el deseo de no estar sujeto a las normas de género tradicionales. Esa era una de las cosas que Ash necesitaba desesperadamente en primer lugar.


Pero él no cree que deba ser así. La categoría de chicos debería ser lo suficientemente amplia como para dar cabida a él. Los chicos deberían poder llevar vestidos, como hacían los jóvenes en el siglo XIX. "Creo que la gente se ha vuelto más sexista", dice. "La ideología trans dice que si actúas y te sientes así, es que no estás en el cuerpo adecuado". Envía un mensaje a los gays afeminados y a las lesbianas marimachos de que hay algo malo en ellos tal y como son".


Al mismo tiempo, Ash cree que la experiencia de ser transgénero es real para muchas personas y que, para algunas, la transición es la mejor manera de aliviar su dolor.


"Muchas personas críticas con el género caen en la trampa de pensar que todas las personas trans son falsas, lo cual no creo que sea adecuado... Sí creo que hay personas que hacen la transición legítimamente y que es lo mejor para ellas".

"[Sin embargo] también sé que hay personas [para las que] es algo terrible. Pero cuando hablas con una persona que se identifica como trans, no sabes cuál es".


Esto afecta al núcleo de los debates sobre el desistimiento: No hay una forma segura de saber quién desistirá y quién no. La única manera de hacer evaluaciones es caso por caso mediante una atención clínica de buena fe guiada por los hechos, no por la ideología. Los niños deben ser conscientes de que muchos en su situación acaban desistiendo. Les debemos a estos niños no pretender, en aras de la "afirmación", que su estado mental actual sobre el género sea un indicador seguro de cómo se sentirán en el futuro.


Los niños y sus familias deben conocer la literatura sobre el desistimiento y saber que la forma en que se sienten ahora, por muy intensa que sea, no es necesariamente una señal de cómo se sentirán en el futuro. Al exponerles a una diversidad de historias, incluida la de Ash, podemos restablecer el equilibrio en el debate de una manera que puede ayudar a muchos jóvenes angustiados a navegar por un momento difícil y confuso.


Lisa Selin Davis es la autora de Tomboy: La sorprendente historia y el futuro de las chicas que se atreven a ser diferentes

162 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo