• AMANDA

EL ASCENSO DE LOS TALIBANES TRANSMÉDICOS

Actualizado: 4 nov 2021

La ciencia está ahí, pero no la leerás



Este es un artículo traducido de la web de PITT del día 9/9/21 :

Rise of the Trans Medical Taliban - Parents with Inconvenient Truths about Trans (PITT) (substack.com)


Cuando mi hijo vino a decirme que se sentía trans, mi primera inclinación, siendo científica, fue sumergirme en la investigación. Quería entender, desde una perspectiva médica y científica, lo que le ocurría a mi hijo. Pensé que la ciencia estaba establecida, que había estudios basados en pruebas que podía consultar. Creía que era capaz de entender lo que le pasaba a mi hijo, si podía entender la ciencia. Como padre, estaba decidido a conseguirlo, por él y por nuestra familia.


Sin embargo, no tardé en descubrir que eso no iba a ser posible. Ahora estoy convencida de que lo trans no se basa en la ciencia. Es una ideología religiosa fundamentalista disfrazada de ciencia. Y no sólo eso, es que todo el tema se representa como ciencia cuando es, de hecho, un sistema de creencias, se suprime la información sobre los efectos secundarios extremadamente dañinos y se subvierten completamente los esfuerzos de investigación, porque el objetivo final es apoyar la ideología a toda costa.


Lo más despreciable de todo este asunto es que la ciencia está demostrando que el balance riesgo/beneficio está muy lejos cuando se trata de intervenciones médicas para transexuales, pero los profesionales médicos y los investigadores no están mirando los datos. Porque no quieren saberlo. Así que se deja a los padres como yo que hagan el trabajo pesado y se conviertan en expertos. Esto es un error.


Por mi propia experiencia con mi hijo, tengo claro que estos niños SÍ sienten profundamente que tienen problemas con su cuerpo. Eso no se cuestiona. Sé que mi hijo adolescente siente profundamente que es una mujer, o al menos eso es lo que me dice. También sé que probablemente hay otras razones subyacentes por las que se siente así, aparte de que es literalmente una mujer atrapada en un cuerpo masculino. Y creo que es consciente de que no es realmente una mujer, una situación que provoca una disonancia cognitiva inherente.


Pero a través de la rígida lente ideológica actual, esa es la única posibilidad que le ofrecen los gurús en línea y, del mismo modo, sólo hay un tratamiento posible: la medicina trans. En realidad, la ciencia dice que una talla única no sirve para todos.


En una época en la que la atención al cáncer se basa en la modificación genética del ADN individual, la medicina transgénero sigue en la época medieval de la talla única: bloqueadores de la pubertad, hormonas sexuales cruzadas y cirugía. Los trans son la versión médica de los talibanes.


Este enfoque único es un fenómeno reciente. Incluso cuando la transexualidad era principalmente un campo de la medicina para adultos y su presentación en las clínicas era bastante rara, los estudios han demostrado que, dependiendo de la presentación, el diagnóstico diferencial conducía a diferentes vías de tratamiento para producir el mejor resultado posible para el paciente para aliviar sus síntomas. Y estas diferentes opciones y vías se exploraron, durante largos períodos de tiempo, con cada caso. Los resultados mostraron que una acción que no fuera la reasignación completa del sexo (en un sentido legal y médico) a veces daba resultados positivos.


Por ejemplo, el caso de un médico que observó que, al reducir los niveles de testosterona de los pacientes, su deseo de identificarse como el sexo opuesto desaparecía por completo. Médicamente, esto tiene mucho sentido. Es evidente que el cerebro se ve afectado por los cambios hormonales del cuerpo y que el cerebro es un órgano endocrino. No tendría sentido entonces, entender si hay una base química para estos sentimientos que pueda ser tratada, sin necesidad de "transición". En otras palabras, ¿cuál es el impacto de las hormonas en el cerebro?


Hay estudios disponibles sobre los impactos de la trans-medicalización (específicamente las hormonas sexuales equivocadas) en el cerebro - y los resultados no son nada buenos. Sin embargo, desgraciadamente, nadie se ha esforzado en traducir estos estudios a un lenguaje sencillo. Es mucho más fácil decir que todas las identidades de género son válidas y que las hormonas no son un gran problema, que leer un complejo artículo científico.


Como padre de familia con mentalidad científica, creo que es esencial que nos tomemos el tiempo necesario para hacerlo. Después de todo, la salud médica y mental de nuestros hijos está en juego. Desgraciadamente, los resultados de los estudios que existen muestran que los efectos de la llamada medicina transgénero son horribles.


Los ideólogos del género afirman que tomar estrógenos "feminiza" el cerebro. No hace tal cosa. Lo que parece hacer es cambiar el flujo sanguíneo, reducir el tamaño del cerebro, interferir con la función ejecutiva, causar acumulaciones peligrosas de glutamato, y conducir a la demencia de inicio temprano y al alto riesgo de accidente cerebrovascular.


El resumen del efecto del estrógeno es el que se muestra a continuación, con los factores de riesgo asociados a largo plazo relacionados con los cambios morfológicos o los cambios de los marcadores séricos.


En resumen, la introducción de estrógenos en el cerebro masculino conduce a niveles elevados de glutamato, reducción del tamaño del cerebro y aumento del tamaño de los ventrículos. A largo plazo, estos estudios están revelando que el estrógeno en los hombres conduce a la reducción de la materia gris y aumenta enormemente el riesgo de la enfermedad de Alzheimer y la psicopatología. Se trata de cambios cerebrales graves con efectos secundarios muy serios a largo plazo.


Lo que es peor, esta investigación ha estado disponible para la comunidad médica durante décadas con el primer estudio de morfología cerebral transgénero publicado en 2006 por HeH Pol et al, y replicado por Zubiaurre-Elorza et al in 2014, Sieger et al, Mueller et al, , y varios otros en años posteriores.


En 2020, Gomez et al replicaron los estudios de morfología (reducción del volumen del hipocampo, expansión del volumen ventricular) en modelos de ratones y también mostraron altos niveles de glutamato en el cerebro en ratones macho tratados con estradiol.


Mueller et al, observaron en su estudio de resonancia magnética estructural de personas con hormonas sexuales erróneas, que "el agrandamiento ventricular no sólo se ha asociado con la reducción de la materia gris debida al envejecimiento, sino que también se ha identificado como un marcador putativo de la progresión de la enfermedad de Alzheimer o un factor de riesgo de psicopatología".


Hulshof Pol observó un tamaño final del tercer ventrículo en las mujeres transexuales que recibían terapia hormonal que era mayor después del tratamiento que el tamaño del ventrículo observado en los hombres y las mujeres natales. Aunque se desconocen los mecanismos y las implicaciones clínicas de tales efectos, merecen un estudio más profundo dados los informes sobre el riesgo fisiológico con el tratamiento hormonal y la prevalencia de la psicopatología en las personas transgénero".


Kraguljac et al, observaron en su estudio sobre los Mecanismos Patofisiológicos de la Esquizofrenia "la hiperactividad glutamatérgica se hipotetiza como una característica patológica clave en la esquizofrenia. El flujo de neurotransmisores de glutamato, la frecuencia de disparo neuronal y la respuesta dependiente del nivel de oxígeno en sangre (BOLD) están estrechamente acoplados, y el glutamato desempeña un papel en las conexiones funcionales de largo alcance. En estudios preclínicos, se ha demostrado que el exceso de glutamato se asocia a una actividad neuronal desorganizada y puede provocar un aumento del recambio de sinapsis, así como una lesión axonal o glial. También realizamos estudios para examinar el impacto del glutamato (en exceso) en las estructuras cerebrales. En pacientes con esquizofrenia crónica no medicados, descubrimos que un mayor nivel de glutamato en el hipocampo se asociaba a un menor volumen del mismo, lo que sugiere que la excitotoxicidad relacionada con el glutamato (exceso de neurotransmisores relacionado con un mayor recambio de sinapsis) podría afectar a la estructura cerebral.


Todos estos efectos alarmantes en el cerebro deberían ser razón suficiente para hacer una pausa en las terapias experimentales con estrógenos en los hombres. Desde un punto de vista científico, no deberíamos dar estrógenos a los hombres. Es tan simple como eso. Es imperativo que demos prioridad a otras formas de abordar la angustia de género, porque introducir hormonas sexuales equivocadas no es seguro.


Médicamente, el estrógeno exógeno no es seguro para los hombres (o para las mujeres para el uso a largo plazo). Sin embargo, resulta que tampoco es seguro ni eficaz para la salud mental.


Aparte de estos estudios de causa-efecto, varios estudios de largo alcance y encuestas sobre la salud mental de los transexuales muestran importantes problemas de salud mental en las personas identificadas como transexuales. Pachankis et al, mostraron que, en un estudio longitudinal de más de una década de personas en tratamiento de "transición" hormonal o quirúrgico sobre datos de toda la población sin abandonos, la salud mental no mejoró con dichos tratamientos. Por tanto, no sólo los riesgos son elevados y los impactos cerebrales graves, sino que no hay pruebas de que ayuden al paciente con su problema original.


En 2020, la ENIGI publicó un estudio longitudinal que mostraba un resultado similar en un grupo seguido deliberadamente durante tres años.



Un estudio de 2021 presentado en la conferencia de la AIAC mostró un deterioro cognitivo sustancialmente mayor en las personas identificadas como transexuales.



El mayor deterioro cognitivo (en los 12 meses anteriores a la fecha de la encuesta) se observó a una edad estadísticamente más temprana. Tal y como indicó un autor del estudio en un tuit, el estudio no pudo determinar si las personas encuestadas habían tomado alguna vez hormonas, aunque coincidieron en que este era un factor importante a tener en cuenta.


En una encuesta realizada en 2019 a 25.233 pacientes identificados como transgénero en comparación con pacientes cisgénero en un entorno de alta hospitalaria, B Hanna et al observaron las siguientes estadísticas alarmantes:


"La prevalencia de los diagnósticos de trastornos mentales fue mayor en los encuentros hospitalarios de transexuales (77% frente a 37,8%, P < 0,001). La prevalencia de cada uno de los diagnósticos de trastornos mentales examinados fue significativamente mayor en los encuentros hospitalarios de personas transgénero. Un análisis multivariable demostró una probabilidad significativamente mayor de todos los diagnósticos de trastornos mentales (odds ratio [OR] = 7,94; intervalo de confianza [CI], 7,63-8,26; p < 0,001). Los encuentros transgénero con un diagnóstico de trastorno mental tenían una mayor prevalencia de diagnósticos médicos crónicos comórbidos en comparación con los encuentros transgénero sin diagnóstico de trastorno mental."


Además, en un estudio longitudinal de 2011 realizado por Dhejne et al, durante un período de 13 años , sin pérdida de seguimiento, los varones reasignados sexualmente (con hormonas y cirugía) tuvieron una hospitalización psiquiátrica 2,5 veces superior a la tasa de los varones de control y la tasa de suicidio doble que el grupo de control.


En el estudio publicado "Tendencias de mortalidad durante cinco décadas en personas transgénero adultas que reciben tratamiento hormonal: un informe de la cohorte de Ámsterdam sobre la disforia de género", los autores analizaron un tiempo total de seguimiento de 40.232 años-persona para varones con hormonas de sexo equivocado. Durante el seguimiento, entre el 10 y el 8% de las mujeres transexuales murieron, lo que fue más alto de lo esperado en comparación con los hombres de la población general (ratio de mortalidad estandarizado -SMR 1-8, IC 95% 1-6-2-0) y las mujeres de la población general (SMR 2-8, 2-5-3-1). La mortalidad por causas específicas en la cohorte tratada con hormonas fue elevada en el caso del suicidio, en consonancia con el estudio Dhejne. Es importante destacar que no se observó ninguna tendencia a la baja en el riesgo de mortalidad a lo largo de las cinco décadas estudiadas.


Si no se extrae nada más de estos estudios, al menos está claro que el equilibrio entre el riesgo y el beneficio de estas graves intervenciones médicas merece ser debatido y considerado.


Sin embargo, por desgracia, no es así. El debate ha sido sofocado; estos estudios han sido enterrados. A falta de un debate público, se ha dejado que los padres como yo, capaces de leer densos documentos y estudios científicos, intenten interpretar los detalles y tomar decisiones informadas.


En la interpretación más caritativa de este desprecio intencionado de la ciencia, la comunidad médica simplemente asume que estas intervenciones médicas deben ser seguras, o no serían pregonadas en el New York Times y otras publicaciones de confianza. Lo más probable es que los profesionales de la medicina sigan mirando hacia otro lado para seguir beneficiándose económicamente de los niños y jóvenes confundidos, y para evitar futuras responsabilidades legales permaneciendo en la ignorancia.


En un documento reciente sobre las lagunas de la investigación en la medicalización de las personas con confusión de género, se examinaron más de cien artículos, pero no se incluyó en el estudio ni una sola investigación sobre la causa-efecto del cerebro. Los autores del estudio se limitaron a concluir que los tratamientos hormonales provocan una transferencia de riesgo al sexo deseado. Décadas de estudios de neuroimagen indican que si se incluyen estos estudios hay pruebas abrumadoras que demuestran que los efectos cerebrales, como la expansión ventricular, son un factor de riesgo significativo para el deterioro cognitivo.


Incluso para las mujeres, los efectos y riesgos del estrógeno exógeno son graves. Estos efectos del estrógeno exógeno en la expansión del volumen ventricular han sido estudiados en una cohorte de mujeres de Natal en el estudio KEEP, por investigadores de la Clínica Mayo. Debido a estos factores de riesgo y a los riesgos de cáncer de mama que se han estudiado ampliamente en las mujeres debido a los estrógenos exógenos combinados con cualquier forma de progesterona (incluida la progesterona micronizada), la USPSTF, una organización sin ánimo de lucro, ha recomendado que no se administre TRH con estrógenos ni progesterona, ni siquiera en períodos limitados de tiempo, a las mujeres posmenopáusicas. La USPSTF declaró en su recomendación que los riesgos superan cualquier beneficio. Pero sin embargo, ¿se administra fácilmente, para su uso de por vida, a niños y hombres jóvenes?


El desprecio abierto hacia las pruebas científicas del efecto nocivo de las hormonas exógenas en el cerebro y otros órganos muestra que, al menos en los Estados Unidos, la medicina transgénero es más parecida a un movimiento religioso fundamentalista que a un proceso de investigación científica bien debatido y cuestionado.


Fuentes:

· Christel JM de Blok, MD

· Chantal M Wiepjes, PhD

· Daan M van Velzen, MD

· Annemieke S Staphorsius, MSc

· Nienke M Nota, PhD

· Louis JG Gooren, PhD

· Baudewijntje PC Kreukels, PhD

· Prof Martin den Heijer, PhD



Published:September 02, 2021DOI:https://doi.org/10.1016/S2213-8587(21)00185-6

PlumX Metrics

Flatt, Jason D et al. “Subjective cognitive decline higher among sexual and gender minorities in the United States, 2015-2018.” Alzheimer's & dementia (New York, N. Y.) vol. 7,1 e12197. 28 Jul. 2021, doi:10.1002/trc2.12197 https://www.alz.org/aaic/releases_2021/transgender-adults-cognition.asp

Fuss J, Hellweg R, Van Caenegem E, Briken P, Stalla GK, T'Sjoen G, Auer MK. Cross-sex hormone treatment in male-to-female transsexual persons reduces serum brain-derived neurotrophic factor (BDNF). Eur Neuropsychopharmacol. 2015 Jan;25(1):95-9. doi: 10.1016/j.euroneuro.2014.11.019. Epub 2014 Dec 4. PMID: 25498415. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25498415/

Gómez Á, Cerdán S, Pérez-Laso C, Ortega E, Pásaro E, Fernández R, Gómez-Gil E, Mora M, Marcos A, Del Cerro MCR, Guillamon A. Effects of adult male rat feminization treatments on brain morphology and metabolomic profile. Hormones and Behavior. 2020 Sep;125:104839. doi: 10.1016/j.yhbeh.2020.104839. Epub 2020 Aug 22. PMID: 32800765. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/32800765/

Hanna B, Desai R, Parekh T, et al. Psychiatric disorders in the U.S. transgender population. Annals of Epidemiology. 2019 Nov;39:1-7.e1. DOI: 10.1016/j.annepidem.2019.09.009. PMID: 31679894. https://europepmc.org/article/med/31679894

Hulshoff Pol, H. E., Cohen-Kettenis, P. T., Van Haren, N. E. M., Peper, J. S., Brans, R. G. H., Cahn, W., Schnack, H. G., Gooren, L. J. G., & Kahn, R. S. (2006). Changing your sex changes your brain: Influences of testosterone and estrogen on adult human brain structure. European Journal of Endocrinology, Supplement, 155(1). https://doi.org/10.1530/eje.1.02248

Ihara K, Yoshida H, Jones PB, Hashizume M, Suzuki Y, Ishijima H, Kim HK, Suzuki T, Hachisu M. Serum BDNF levels before and after the development of mood disorders: a case-control study in a population cohort. Transl Psychiatry. 2016 Apr 12;6(4):e782. doi: 10.1038/tp.2016.47. PMID: 27070410; PMCID: PMC4872405. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27070410/

Kantarci K, Tosakulwong N, Lesnick TG, Zuk SM, Lowe VJ, Fields JA, Gunter JL, Senjem ML, Settell ML, Gleason CE, Shuster LT, Bailey KR, Dowling NM, Asthana S, Jack CR Jr, Rocca WA, Miller VM. Brain structure and cognition 3 years after the end of an early menopausal hormone therapy trial. Neurology. 2018 Apr 17;90(16):e1404-e1412. doi: 10.1212/WNL.0000000000005325. Epub 2018 Mar 21. PMID: 29661902; PMCID: PMC5902783. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29661902/

Kraguljac NV, Lahti AC. Neuroimaging as a Window Into the Pathophysiological Mechanisms of Schizophrenia. Front Psychiatry. 2021 Mar 11;12:613764. doi: 10.3389/fpsyt.2021.613764. PMID: 33776813; PMCID: PMC7991588. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33776813/

Kranz GS, Wadsak W, Kaufmann U, Savli M, Baldinger P, Gryglewski G, Haeusler D, Spies M, Mitterhauser M, Kasper S, Lanzenberger R. High-Dose Testosterone Treatment Increases Serotonin Transporter Binding in Transgender People. Biol Psychiatry. 2015 Oct 15;78(8):525-33. doi: 10.1016/j.biopsych.2014.09.010. Epub 2014 Sep 23. PMID: 25497691; PMCID: PMC4585531. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/25497691/

THE LANCET DIABETES & ENDOCRINOLOGY: Mortality risk in transgender people twice as high as cisgender people, data spanning five decades suggests https://www.thelancet.com/journals/landia/article/PIIS2213-8587(21)00185-6/fulltext

Lawrence, Anne A. Men Trapped in Men's Bodies: Narratives of Autogynephilic Transsexualism. New York, NY: Springer, 2013. Internet resource, p. 150. https://www.springer.com/gp/book/9781461451815

Matthys, Imke et al. “Positive and Negative Affect Changes during Gender-Affirming Hormonal Treatment: Results from the European Network for the Investigation of Gender Incongruence (ENIGI).” Journal of clinical medicine vol. 10,2 296. 14 Jan. 2021, doi:10.3390/jcm10020296 https://www.ncbi.nlm.nih.gov/pmc/articles/PMC7829763/

Mueller SC, Landré L, Wierckx K, T'Sjoen G. A Structural Magnetic Resonance Imaging Study in Transgender Persons on Cross-Sex Hormone Therapy. Neuroendocrinology. 2017;105(2):123-130. doi: 10.1159/000448787. Epub 2016 Aug 5. PMID: 27490457. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27490457/

Mueller SC. Mental Health Treatment Utilization in Transgender Persons: What We Know and What We Don't Know. Am J Psychiatry. 2020 Aug 1;177(8):657-659. doi: 10.1176/appi.ajp.2019.19111151. PMID: 32741290. https://ajp.psychiatryonline.org/doi/epub/10.1176/appi.ajp.2019.19111151

Mueller SC. Mental Health Treatment Utilization in Transgender Persons: What We Know and What We Don't Know. Correction. https://ajp.psychiatryonline.org/doi/10.1176/appi.ajp.2020.1778correction

Safer JD. Research gaps in medical treatment of transgender/nonbinary people. J Clin Invest. 2021 Feb 15;131(4):e142029. doi: 10.1172/JCI142029. PMID: 33586675; PMCID: PMC7880308. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/33586675/

Seiger R, Hahn A, Hummer A, Kranz GS, Ganger S, Woletz M, Kraus C, Sladky R, Kautzky A, Kasper S, Windischberger C, Lanzenberger R. Subcortical gray matter changes in transgender subjects after long-term cross-sex hormone administration. Psychoneuroendocrinology. 2016 Dec;74:371-379. doi: 10.1016/j.psyneuen.2016.09.028. Epub 2016 Oct 5. PMID: 27744092. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/27744092/

Stute P, Wildt L, Neulen J. The impact of micronized progesterone on breast cancer risk: a systematic review. Climacteric. 2018 Apr;21(2):111-122. doi: 10.1080/13697137.2017.1421925. Epub 2018 Jan 31. PMID: 29384406. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/29384406/

U. S. Preventive Services Task Force Recommends Against Hormone Therapy for Preventing Chronic Conditions in Postmenopausal Women. For women who have gone through menopause, benefits do not outweigh harms of using hormone therapy to prevent chronic conditions. https://www.uspreventiveservicestaskforce.org/uspstf/sites/default/files/file/supporting_documents/hormone-therapy-finalrs-bulletin.pdf

Zubiaurre-Elorza L, Junque C, Gómez-Gil E, Guillamon A. Effects of cross-sex hormone treatment on cortical thickness in transsexual individuals. J Sex Med. 2014 May;11(5):1248-61. doi: 10.1111/jsm.12491. Epub 2014 Mar 11. PMID: 24617977. https://pubmed.ncbi.nlm.nih.gov/24617977/

Note: The 100 reference article by the head or USPATH does not refer to brain morphology research at all

398 visualizaciones0 comentarios