• AMANDA

DISFORIA Y DESINTEGRACIÓN EN MUJERES QUE SON "DEMASIADO"


Esta es una traducción del artículo original escrito por Katherine Burnham:

Dysphoria and Disintegration in Women Who Are "Too Much" - Third Factor


Katherine sabía que ella era poco común. Cuando recurrió a Internet para encontrar personas como ella, le dijeron que se debía a que una personalidad como la suya no pertenecía a un cuerpo femenino.


Entonces se topó con una perspectiva alternativa, una que otras mujeres poco comunes tenían la obligación de haberle mostrado claramente.


Descubrí la Teoría de la Desintegración Positiva (TDP) de Dabrowski mientras estaba en un período de profunda depresión durante mi transición de género.


Había estado tomando testosterona durante aproximadamente un año y tenía serias dudas sobre la transición, cuestionando las ideas que se transmitían en la comunidad trans e incluso el propósito y el significado del género en sí.


Leí todo lo que pude encontrar sobre TDP. Lo que leí reflejaba inquietantemente mis experiencias y me hizo comenzar a reconsiderar mi decisión de hacer la transición.


Superdotadas, lesbianas, en las redes… y perdidas.


Me habían identificado como superdotada en el colegio y siempre había sido una especie de paria social, un bicho raro por razones que no podía entender. A pesar de que mis padres y maestros creían en mi potencial, para cuando pasé a la escuela intermedia ya tenía problemas. Mis diferencias de aprendizaje eran obvias y mis maestros no tenían idea de qué hacer con mi rendimiento irregular. Al llegar a la escuela secundaria, me consideraba estúpida y un fracaso académico. Con ataques de pánico casi a diario, abandoné la universidad de mis sueños después de tres semestres arduos y agotadores mentalmente (aunque académicamente exitosos). Consumió todas mis fuerzas y me sentí exhausta, perdida y completamente desmoralizada.


Durante este tiempo, también me sentía en conflicto con mi orientación e identidad sexuales. Descubrí mi atracción por el mismo sexo a los diecisiete años y, viviendo en un pueblo pequeño sin una comunidad gay existente, rápidamente me involucré en comunidades LGBT en línea. Allí descubrí el concepto de identidad de género no binaria. Esta idea iba conmigo, ya que nunca me había identificado con la idea cultural de ser mujer, pero en ese momento no estaba considerando seriamente hacer una transición médica.


Sin embargo, en general, aún me sentía preocupada por mi género y mi sexualidad durante mi adolescencia y el inicio de mi juventud. A pesar de pertenecer a estos espacios en línea, sentía que no tenía a nadie con quien hablar con franqueza sobre mis dificultades: las discusiones en línea estaban fuertemente controladas, socialmente hablando, y había aprendido a autocensurarme para evitar posibles conflictos que condujeran a un distanciamiento de la comunidad.



Mi camino hacia la transición


Varios meses antes de que comenzara la pandemia, me identificaba activamente como transmasculino (una especie de término general para una persona femenina que ha pasado social o médicamente a una presentación más masculina, pero que no necesariamente se identifica como un hombre; no había dado el paso de llamarme un "hombre trans" todavía), y poco a poco salí de mi círculo social.


Estaba muy conectada a internet, tenía pocos amigos en la vida real y también estaba emocional y físicamente distanciada de mi familia. Sufría de una ansiedad debilitante y estaba deprimida en extremo. Estaba desesperada por encontrar una salida a la soledad, la alienación y el estancamiento que sentía en cada momento que pasaba despierta. Estaba miserablemente aburrida en mi trabajo. No encajaba con mis colegas mayores y “conformes” al género. Odiaba mi cuerpo; me sentía como una “mujer fallida”; Me encontraba fuera de lugar en todos los sitios a los que iba. Anhelaba la comunidad y me encantó la narrativa de la “familia elegida” ofrecida por la comunidad trans.

A pesar de pertenecer a estos espacios en línea, sentía que no tenía a nadie con quien pudiera hablar con franqueza sobre mis luchas: las discusiones en línea estaban muy vigiladas socialmente y yo había aprendido a autocensurarme para evitar posibles conflictos y distanciamientos.

Cuanto más leía sobre la transición médica, mejor sonaba y más sentía que era algo que con absoluta certeza tenía que hacer. Según todos los informes, mi experiencia coincidía perfectamente con la "experiencia transgénero". Mi terapeuta me apoyaba. Estaba ansiosa por comenzar a tomar hormonas y, como tenía más de dieciocho años, todo lo que tenía que hacer era programar una cita con el médico y decirles que era trans. Recibí una receta de testosterona en unos meses. La idea de vivir como un hombre y escapar de la asfixia de la feminidad impuesta culturalmente parecía un regalo del cielo, una forma de salir del infierno psicológico en el que me encontraba.


La transición parecía demasiado buena para ser verdad, aunque deseaba desesperadamente que fuera verdad para mí. Mi mayor temor era el arrepentimiento y la detransición. En internet me tranquilizaron: el arrepentimiento es extremadamente raro, casi nunca sucede. Así que traté de despejar las dudas de mi cabeza. Quería creer que la transición me curaría.



Repensar el relato


Sin embargo, un año después, no lo había hecho. En cambio, sentía cada vez más que la transición no era todo lo que me había hecho creer. Me di cuenta de que estaba más deprimida que nunca.


Fue entonces cuando comencé a investigar sobre TDP. En este proceso, me encontré con el artículo de Third Factor, "Donde la intensidad y la disforia de género se encuentran", donde Jessie Mannisto hablaba sobre la superdotación tanto con hombres transgénero como con mujeres detransicionadoras. Cuando leí los relatos de las mujeres detransicionadoras, se me heló la sangre. Me identifiqué exactamente con lo que decían.


No sabía que ser superdotado era algo que no se resuelve con la edad, que es más que simplemente "sacar buenas notas". Redescubrir mi talento (no me encanta el término, pero ¿hay acaso otro?) fue un cambio de paradigma; me estaba mirando a mí misma bajo una luz completamente nueva, reevaluando todo lo que pensaba que sabía sobre mí. Las dudas que había estado teniendo sobre mi transición fueron repentinamente abrumadoras; incapaz de ignorarlas durante más tiempo, hojeé las cosas que escribía hace tiempo y mis anotaciones en el diario y comencé a juntar las piezas.


Tal y como había aprendido leyendo sobre TDP, los niños superdotados no siempre lo tienen tan fácil como algunos podrían pensar. Pero, ¿qué me llevó exactamente a la transición? ¿Qué efecto había tenido en mi vida ser una chica superdotada?



El peso físico y mental de la pubertad femenina


Comencé la pubertad cuando tenía ocho años. Mi cuerpo estaba ensanchándose rápidamente alrededor de mi pecho y caderas y, aunque no podía articularlo, sentía como si mi propia anatomía me traicionara, forzada a convertirme en un objeto sexual antes de que pudiera siquiera comprender lo que eso significaba.


Lo quisiera o no, la mera forma de la grasa que colgaba de mi cuerpo adolescente anunciaba mi inminente madurez sexual. El año anterior yo había sido una niña; pero casi de la noche a la mañana comencé a sentirme como una niña con un disfraz de Halloween que no podía quitarme. Parecía que mi cuerpo, en su estado natural, estaba comenzando a enviar mensajes involuntarios e inoportunos al mundo; atraía miradas y comentarios no deseados de los hombres, desde miembros de la familia hasta completos extraños.


A medida que pasaban los años, las expectativas se iban acumulando. Se esperaba que me depilase las piernas y axilas. Se esperaba que me despertara temprano y empleara una hora cada mañana en pintarme diseños en la cara y pasar una plancha ardiendo por mi pelo. Se esperaba que prestara mucha atención a mi ropa, usara zapatos que me hicieran daño en los pies después de una hora de andar y me mantuviera a la moda. Se esperaba que saliera con chicos y que tratara de tener buena apariencia para ellos.


No quería hacer nada de esto. Los chicos no tenían que hacer estas cosas; podrían ser ellos mismos. ¿Por qué tenía que hacer tanto trabajo extra solo para existir? ¿Por qué se esperaba que solo las chicas hicieran estas cosas?


La vergüenza de ser una mujer que es "demasiado"


A medida que llegamos a la mayoría de edad, las chicas nos enfrentamos a una presión cada vez mayor para ajustarnos a los estándares patriarcales de belleza y comportamiento, y aprendemos que es más seguro abandonar nuestra realidad auténtica que arriesgarse al rechazo social.


Todas las niñas se enfrentan a esta lucha, pero algunas niñas en particular pueden tener más dificultades; o no desean ajustarse a la norma, o no podrían incluso si lo intentaran. Supongo que yo formaba parte de ambos grupos. Yo era una niña de voluntad fuerte con una vena rebelde y nunca quise hacer lo que me decían, pero, de todos modos, tampoco tenía ni idea de cómo "ser como las otras chicas”.


Parecía que no importaba cuánto lo intentase, nunca acertaba. Siempre fui demasiado de algo. Demasiado ruidosa, demasiado obstinada, demasiado sensible, demasiado enfadada, demasiado inteligente para mi propio bien. Cuando traté de retroceder, era demasiado retraída, demasiado callada, demasiado tímida, demasiado insegura. Simplemente no podía ganar.


Cuando te recuerdan constantemente que eres demasiado, comienzas a acumular mucha vergüenza. Es demasiado fácil para las jóvenes atribuir erróneamente la fuente de esta vergüenza y culparse a sí mismas por ello.


Precisamente porque son tan insidiosos y omnipresentes, la misoginia y el sexismo pueden ser increíblemente difíciles de detectar si no sabes lo que estás buscando. Si no estás informado sobre el feminismo y la historia del dolor de las mujeres, más allá del típico plan de estudios estadounidense que apenas pasa por alto el sufragio femenino, es posible que no tengas idea de que las mujeres han estado estudiando, investigando, discutiendo y escribiendo sobre esto durante décadas.


Cuando las niñas no reciben educación sobre el feminismo, y cuando no hablamos con mujeres mayores sobre cómo sentir y lidiar con el dolor de vivir con estas expectativas poco realistas, podemos empezar a albergar la idea de que es culpa nuestra.


Me sentí como si me traicionara mi propia anatomía, obligada a convertirme en un objeto sexual antes de que pudiera comprender lo que eso significaba.

En mi caso, llegué a la conclusión de que, dado que no deseaba conformarme a ideales misóginos y no podía ser como el resto, entonces no debía ser realmente una mujer.


Buscando consuelo y solidaridad en línea


Dondequiera que mirase dentro de las comunidades trans y queer en línea, otras chicas llegaban a la misma conclusión. Había una multitud de mujeres desde la adolescencia hasta los veinte e incluso mayores que expresaban una inquietud y un descontento similares con nuestros cuerpos femeninos; todas las cosas que nos marcaban como diferentes; y todas las formas en que nuestro yo natural e inalterado estaba de alguna manera equivocado. Parecía como si todas nos culpáramos colectivamente por sentirnos así. Lo mismo ocurre en los foros que hay por todo internet:


No me gusta tener la regla y me disgusta mi pecho grande. Estoy tan confundida, ¿eso significa que soy trans?


Me siento más cómoda vistiéndome masculina y no quiero tener hijos. ¿Podría ser no binaria?


Ver mis anchas caderas en el espejo me dan ganas de vomitar y odio el sonido de mi voz aguda. Soy trans?


Recuerdo haber hecho publicaciones como estas, prácticamente pidiendo permiso para desviarme del guión cultural que se le da a cada mujer. Nos sentíamos incómodas con la atención que se prestaba a nuestros pechos, caderas y órganos sexuales, irritadas porque nuestras voces más agudas eran menospreciadas y, como consecuencia, se hablaba por encima de ellas.


Cualquiera que sea la idea de la sociedad sobre la feminidad, no me gustaba, y no quería serlo. Aceptar que me estaba convirtiendo en mujer era como admitir una derrota inevitable. La transición de ser mujer parecía una forma de salir de una situación sin salida, una obviedad, y mucha gente estaba de acuerdo conmigo. En línea, nos animábamos mutuamente a tender hacia la desidentificación con nuestros cuerpos y nuestras realidades materiales.


Estaba tan alejada de mi cuerpo que sentía que ya no era mío; su feminidad se convirtió para mí en un símbolo de todas las maneras en que estaba fallando en cumplir con mi aparente deber social de ser una Mujer Perfecta. Me preguntaba entonces si realmente podría haber algo bueno en mí, si no podía ser una Mujer Perfecta. Me sentía completamente inútil.


Crecí prácticamente en línea, en estas comunidades aisladas llenas de otras adolescentes perdidas y enfadadas que buscábamos desesperadamente soluciones a nuestro dolor colectivo. Pasar tus años de formación en estas comunidades puede alterar enormemente tu percepción de la realidad. Estaba tan sola.



Lo que desearía haber sabido


Lo que no sabía era que hay innumerables mujeres que se sentían igual que yo y sobrevivieron. No sabía que la mayoría de las mujeres, si no todas, nos sentimos incómodas y enfadadas con los roles injustos y las expectativas que se nos imponen únicamente en virtud de nuestro sexo. Es normal que las mujeres nos sintamos alienadas de nuestras ideas culturales de "feminidad", especialmente aquellas que son extrañas, sensibles, mujeres "demasiado" como yo.


No me di cuenta de que esos estereotipos sexistas no definen a las mujeres como individuos, que no influyen en tu valía como persona, sin importar lo que digan los demás. Lo sabía en un nivel lógico, pero aún no lo sentía así. No sabía que había mujeres como yo: mujeres raras, excéntricas, inteligentes, empollonas, extrañas que vivían vidas maravillosas y satisfactorias y sabían que la palabra "mujer" solo describía su biología y no su comportamiento.


Aprendieron a ignorar las palabras denigrantes y las actitudes sexistas lo mejor que pudieron; aprendieron formas de protegerse mental y físicamente. Descubrieron cómo apoyarse mutuamente a pesar de la hostilidad misógina que a veces se les lanzaba.


No sabía que la razón por la que nunca "me sentí como una mujer" es porque ser mujer no es un sentimiento en absoluto, es solo un hecho. Qué alivio fue descubrir que no tengo que vestirme o hablar o ser de otra manera que no sea lo que soy y sigo siendo una mujer, que no hay nada malo en mi cuerpo, que lo único malo en él es la forma en que la sociedad ve los cuerpos como el mío como cosas en lugar de personas.

No sabía que la razón por la que nunca "me sentí como una mujer" es porque ser mujer no es un sentimiento en absoluto, es solo un hecho.

Ojalá pudiera haberme dado cuenta de todo esto antes de pasar trece meses con testosterona. No estoy segura de si alguien podría haberme convencido de que no lo hiciera; tampoco sé con certeza si podría haber aprendido lo que aprendí sin haber hecho la transición. Mis sentimientos son complejos y contradictorios. A pesar de esto, desearía no haber sido afirmada ciegamente en todo momento. Ojalá me hubieran dicho que había otras opciones además de la transición.


Luchando por la aceptación radical de mi cuerpo y mi mente


Durante el tiempo que tomé testosterona, me di cuenta de que tratar de vivir como un hombre era solo forzarme a entrar en otra caja que era tan estrecha y sin sentido como aquella de la que estaba tratando de escapar y, sin embargo, seguía culpándome por sentirme mal por dentro de ella.


No todo fue negativo, y hubo muchas veces en las que me sentí genial, feliz y totalmente convencida de que la transición estaba “funcionando”. Pero también me sentía cada vez más en conflicto acerca de los efectos de la testosterona.


Empecé a tener dudas en el fondo de mi mente; Me preocupaba que la transición no estuviera haciendo lo que se suponía que debía hacer. Me di cuenta de que continuar con la transición me convertiría en una paciente médica durante el resto de mi vida, y eso me asustó. Mi investigación sobre la TDP y la superdotación me había sacudido hasta la médula. Una noche, todos estos pensamientos comenzaron a fusionarse y, de repente, todo encajó. La transición había sido una elección equivocada; Había cometido un error. Lloré durante horas.


La transición no resolvió mis problemas; sólo los cubrió, y así se enconaron y mutaron todo el tiempo en nuevas inseguridades, nuevos dolores, nuevos sentimientos de aislamiento y alienación.

La transición no resolvió mis problemas; sólo los cubrió, y así se enconaron y mutaron todo el tiempo en nuevas inseguridades, nuevos dolores, nuevos sentimientos de aislamiento y alienación. Me di cuenta de que mi perspectiva anterior había sido limitada, que hay miles de millones de formas de ser mujer, y no necesitaba intentar salirme de la caja de "mujer". Estas cosas se fueron aclarando gradualmente a medida que trataba de vivir como un hombre transgénero: solo necesitaba ampliar la definición de "mujer" para mí. Nunca había habido nada malo en mi cuerpo, nunca había habido nada malo en mí. Estaba bien ser como soy y siempre lo había estado.


Mi cuerpo soy yo; yo soy mi cuerpo. No puedo separarme de la realidad de mi cuerpo. Pero lo que pasó, pasó; fue el odio hacia mi cuerpo lo que me llevó a la decisión autodestructiva de hacer la transición, y estoy decidida a no volver a ir nunca más por ese camino. Ya no deseo odiarme a mí misma ni a mi cuerpo, incluso por las formas en que éste ha sido alterado por el tratamiento con hormonas cruzadas.


Creo que la alienación de mi propio cuerpo fue un reflejo directo de la alienación que sentí de mis propias comunidades. Desearía que mi yo más joven hubiera tenido una comunidad de mujeres mayores que pudieran haberme asegurado que sentirme como una inadaptada entre otras niñas y mujeres no era inusual, y no significaba que "no era una mujer real". Ojalá hubiera visto y hablado con mujeres de todas las formas y tamaños que aceptaron sentirse marginadas y no sentirse lo suficientemente bien, que lucharon pero encontraron un sentido interno de pertenencia y llegaron a comprender que esos sentimientos de vergüenza e indignidad eran no es su culpa.



Hacia una comunidad de mujeres poco comunes


Al menos en mi experiencia, es sumamente difícil hoy en día encontrar una conexión significativa con otras mujeres jóvenes. Antes de que las redes sociales fueran omnipresentes, antes de que existiera Internet, me pregunto si era más fácil encontrar una relación en comunidad real y auténtica con mujeres. La comunicación en línea, superficial, no estaba tan extendida, y formar conexiones emocionales reales y sólidas "en la vida real" era su única opción.


Los “atajos sociales” en línea crean conexiones superficiales y cámaras de resonancia potencialmente peligrosas que hacen que los jóvenes vulnerables se sientan aislados, alienados y como si tuvieran que soportar las cargas de su dolor solos. Hoy tengo miedo por las chicas. Me temo que pensarán que están solas en su dolor; me temo que no verán una salida. Que no sabrán encontrar comunidad real fuera de una pantalla. No sabrán que hay mujeres como ellas que viven y prosperan y llevan vidas interesantes, hermosas, raras, "poco femeninas", perfectamente extrañas y maravillosas.


Habría significado un mundo para mí tener mentoras, especialmente lesbianas y no conformes con el género, para ayudarme a guiarme a través del doloroso y difícil viaje que es la adolescencia femenina. No sobreestimemos el valor de ver mujeres del mundo real que son como tú para mostrarte la persona que podrías ser, para imaginarte en el futuro, para asegurarte que estarás bien y que es posible encontrar fuerza y ​​poder en la condición de mujer y en la camaradería femenina.


Mirando hacia atrás en mis años en estas comunidades queer y trans en línea, parece que fui una de muchas mujeres jóvenes entre un número creciente de mujeres que intentaban hacer frente a cantidades ingobernables de dolor y vergüenza, buscando frenéticamente respuestas para tratar de entendernos y curarnos a nosotras mismas. y nos topamos con una idea que parecía una cura milagrosa para escapar de la asfixia de ser mujer en una sociedad que odia a las mujeres. Me sentí abandonada y acorralada en una esquina sin un camino discernible hacia un futuro satisfactorio como mujer. Al final, no me culpo, ni puedo hacerlo, a mí misma, ni a ninguna otra persona del sexo femenino, por querer creer en la eficacia de esa cura milagrosa.


Las mujeres tenemos una responsabilidad con las niñas; tenemos la responsabilidad de mostrarles a las niñas que no hay una sola forma de ser mujer.

Las mujeres tenemos una responsabilidad con las niñas; tenemos la responsabilidad de mostrarles a las niñas que no hay una sola forma de ser mujer. No nacimos para servir y mimar, ni para doblegar y romper nuestros cuerpos para adaptarlos a moldes en constante cambio. No nacimos para ser adornos y para sentarnos y callar la boca y estar guapas. Las mujeres no estamos destinadas a ser observadoras pasivas de nuestras propias vidas mientras otros toman decisiones por nosotras; no solo es que nos esté permitido, debemos esforzarnos por ser agentes activos en nuestras vidas y alentar a las niñas, y entre nosotras, a hacer lo mismo.


Las mujeres podemos hablar alto y claro, las mujeres podemos ser feas, las mujeres podemos estar enfadadas, las mujeres podemos ser inteligentes, las mujeres podemos ser desafiantes, las mujeres podemos ser quienes nacimos para ser.


Las mujeres no necesitamos alterar nuestros cuerpos de ninguna manera para ser dignas y valiosas como seres humanos. Les estamos haciendo un flaco favor a nuestras niñas cuando olvidamos lo angustioso que es ser joven y mujer y estar perdida y enfadada. Estamos causando un perjuicio a nuestras niñas cuando descuidamos y descartamos su enfado y permitimos que se vuelva hacia adentro y se infecte en odio a sí mismas y autodestrucción. Tuvimos que aprender a seguir las reglas injustas de ser mujer; también tuvimos que aprender a romperlas. Ahora debemos enseñar a nuestras niñas cómo crear sus propias reglas.

437 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo