top of page
  • AMANDA

DISFORIA DE GÉNERO DE INICIO RÁPIDO: REPORTE DE PADRES Y MADRES SOBRE 1.655 CASOS


Esta es la traducción del artículo original:

https://researchers.one/articles/23.10.00002


Por Suzanna Díaz, Lic., Máster en Educación, Padres de Niños con DGIR (Disforia de Género de Inicio Rápido) J. Michael Bailey, Doctorado, Universidad Northwestern. Correo electrónico: jm-bailey@northwestern.edu


Notas del Autor: “Suzanna Díaz” es un seudónimo.


Financiación: El acceso abierto de este artículo fue financiado por la Sociedad para la Medicina de Género Basada en Evidencia (SEGM). SEGM no jugó ningún papel en el estudio en sí, incluyendo el método de reclutamiento de participantes, el análisis de los datos, y nuestra interpretación/discusión de los resultados.


Conflicto de Intereses: Los autores han declarado que no tienen conflicto de intereses.


Cita: Díaz, S. & Bailey, J. M. (2023). Disforia de Género de Aparición Rápida: Informes de padres sobre 1,655 casos posibles. Revista de Indagación Abierta en Ciencias del Comportamiento. https://doi.org/10.58408/issn.2992-9253.2023.01.01.00000012


Materiales Suplementarios: https://osf.io/fd5hq



Abstract

Durante la última década se ha producido un aumento espectacular del número de adolescentes y adultos jóvenes (AAJ) que se quejan de disforia de género.


Una explicación influyente, aunque controvertida, es que el aumento refleja un síndrome socialmente contagioso entre los jóvenes emocionalmente vulnerables: la disforia de género de inicio rápido (DGIR).


Presentamos los resultados de una encuesta realizada a padres que se pusieron en contacto con el sitio web ParentsofROGDKids.com porque creían que sus hijos AAJ padecían DGIR.


Los resultados se centraron en los informes de los padres sobre 1.655 niños AAJ cuya disforia de género comenzó entre los 11 y los 21 años de edad, ambos inclusive. Estos jóvenes eran desproporcionadamente (75%) nacidas mujeres. Los nacidos varones tenían un inicio más tardío (1,9 años) que las mujeres, y era mucho menos probable que hubieran dado pasos hacia la transición social de género (65,7% de mujeres frente a 28,6% de varones).


Los problemas de salud mental preexistentes eran frecuentes, y los jóvenes con estos problemas tenían más probabilidades que los que no los tenían de haber realizado una transición social y médica.


Los padres informaron de que a menudo se habían sentido presionados por los médicos para afirmar el nuevo género de sus hijos adolescentes y apoyar su transición. Según los padres, la salud mental de los niños AAJ se deterioró considerablemente tras la transición social.


Discutimos los posibles sesgos de las respuestas de las encuestas de esta muestra y concluimos que actualmente no hay motivos para creer que los informes de los padres que apoyan la transición de género sean más precisos que los de aquellos que se oponen a la transición. Para resolver las controversias relativas a la DGIR, es deseable que las investigaciones futuras incluyan datos proporcionados tanto por padres favorables a la transición como por padres contrarios a la transición, así como por sus hijos AAJ con disforia de género.


Introducción

La demografía de la disforia de género ha cambiado drásticamente durante las últimas dos décadas. Específicamente, la proporción de casos entre adolescentes nacidas mujer ha aumentado considerablemente, tanto en cifras absolutas como relativas (Aitken et al., 2015; Steensma et al., 2018; Zucker, 2019). Este cambio ha sido notado en muestras remitidas a clínicas en América del Norte y Europa Occidental (Zucker, 2019; Zucker & Aitken, 2019). Las causas de estos cambios son difíciles de determinar. Se han propuesto dos hipótesis principales:


Hipótesis 1: No ha habido un aumento en el número real de adolescentes con disforia de género, pero se están reconociendo y derivando más a clínicas de género. Quienes creen esta hipótesis ven favorablemente el aumento de las derivaciones a clínicas de género, porque los jóvenes con disforia de género están recibiendo el tratamiento necesario en lugar de sufrir en silencio (por ejemplo, Turban & Ehrensaft, 2018). Las personas que sostienen esta visión también tienden a apoyar la transición de género para los jóvenes con disforia de género.


Hipótesis 2: Ha habido un aumento en la disforia de género entre adolescentes, especialmente entre las mujeres. Esta hipótesis está asociada con la disforia de género de inicio rápido (DGIR) (Littman, 2018; Marchiano, 2017; Shrier, 2020), una teoría reciente y controvertida. La teoría DGIR propone que creencias, valores y preocupaciones culturales comunes hacen que algunos adolescentes y jóvenes adultos (AAJs), especialmente las AAJs femeninas, atribuyan sus problemas sociales, sentimientos y problemas de salud mental a la disforia de género. Es decir, los jóvenes con DGIR creen erróneamente que son transgénero y que deben someterse a una transición de género social y médica para resolver sus problemas.


Lo/as jóvenes con DGIR creen erróneamente que son transgénero y que deben someterse a una transición de género social y médica para resolver sus problemas.

Un marcado aumento en tales creencias erróneas entre adolescentes y jóvenes adultos ha llevado a la reciente "epidemia" de DGIR. Se cree que DGIR es un síndrome ligado a la cultura, que no existía hasta hace poco, cuando los problemas transgénero comenzaron a atraer una atención cultural considerable (Allen, 2015). Además, se ha hipotetizado que DGIR es socialmente contagioso (Littman, 2018). Los adolescentes que conocen a otros con DGIR tienen más probabilidades de adquirir DGIR ellos mismos. Los defensores de la teoría DGIR ven con alarma el dramático aumento de las derivaciones a clínicas de género. Están preocupados de que los adolescentes con DGIR estén en riesgo de intervenciones psicológicas y médicas innecesarias, dañinas e irreversibles (por ejemplo, Marchiano, 2017; Shrier, 2020).

Se cree que DGIR es un síndrome ligado a la cultura, que no existía hasta hace poco, cuando los problemas transgénero comenzaron a atraer una atención cultural considerable
Los adolescentes que conocen a otros con DGIR tienen más probabilidades de adquirir DGIR ellos mismos.

El aumento de derivaciones para disforia de género de aparición en adolescentes es tan reciente que ninguna hipótesis tiene mucho respaldo en la literatura académica convencional. Esto es comprensible en las primeras etapas de investigación sobre cualquier fenómeno clínico, especialmente uno tan controvertido como la disforia de género.



Padres de Jóvenes con Disforia de Género como Participantes Influyentes

Un nuevo desarrollo en la historia de la disforia de género ha sido la formación de comunidades en Internet de padres preocupados. Estas comunidades parecen centrarse en los dos puntos de vista opuestos que hemos descrito. Algunas de estas comunidades comprenden a padres preocupados de que sus hijos AAJ tengan DGIR y estén buscando una transición de género innecesariamente. Ejemplos incluyen el Gender Critical Support Board, ParentsofROGDKids.com y Genspect.org. Otras comunidades son más partidarias de la transición de género para jóvenes con disforia de género. Estos incluyen el grupo de Facebook, Padres de Niños Transgénero, entre otros. Algunos de estos grupos son bastante grandes, con Gender Critical Support Board superando los 3,500 miembros registrados y Padres de Niños Transgénero superando los 8,000 miembros. (Ambos números tomados de sus respectivos sitios web el 12 de abril de 2022).


Los padres de jóvenes con disforia de género han tenido un papel especialmente importante en las controversias sobre la disforia de género de aparición en adolescentes. Por ejemplo, la bloguera que escribe como 4thwavenow se interesó en el tema cuando su hija “de repente anunció que era un hombre trans después de unas pocas semanas de inmersión total en vlogs de transición en YouTube y otros medios sociales orientados a lo transgénero.” (4thwavenow.com, s. f.) (La disforia de género de su hija ha disminuido posteriormente). Lisa Littman, quien originó la teoría de la DGIR (Littman, 2018) fue fuertemente influenciada por relatos de padres como este (Kay, 2019). La DGIR es una idea controvertida y ha sido desafiada tanto por activistas (por ejemplo, Ashley, 2020) como por estudios científicos (Bauer et al., 2022; pero ver Littman, 2022). Se necesita con urgencia un estudio empírico cuidadoso.


Los padres que no están de acuerdo con el concepto de DGIR y que creen que sus hijos son disfóricos de género en el sentido convencional (es decir, tienen un fuerte sentimiento de incongruencia entre su cuerpo físico y el género con el que se identifican) también han jugado un papel importante en la controversia. Hasta hace poco era raro que los padres accedieran al deseo de sus hijos de transicionar, pero esto ha estado cambiando. Los padres se han vuelto mucho más propensos a permitir que sus hijos con disforia de género transicionen social y/o médicamente (ver, por ejemplo, de Graaf & Carmichael, 2019; Olson et al., 2016). Por ejemplo, a los niños menores se les pueden administrar hormonas retrasadoras de la pubertad con el permiso de los padres. En algunos casos, jóvenes a años de alcanzar la mayoría de edad legal incluso pueden recibir cirugía "de confirmación de género", como la mastectomía en mujeres natales (Olson-Kennedy et al., 2018). Por lo tanto, los padres que apoyan la transición de género han alterado drásticamente la práctica social, psicológica y médica aceptable.

Hasta hace poco era raro que los padres accedieran al deseo de sus hijos de transicionar, pero esto ha estado cambiando. Los padres se han vuelto mucho más propensos a permitir que sus hijos con disforia de género transicionen social y/o médicamente
Los padres que apoyan la transición de género han alterado drásticamente la práctica social, psicológica y médica aceptable.

Un tema relevante es la posible diferencia de motivaciones entre padres que creen y los que no creen, la idea de que sus hijos adolescentes con disforia de género tienen DGIR. A los primeros se les ha acusado de ser prejuiciosos contra las personas transgénero y otras minorías sexuales (Restar, 2020; “Why are so,” 2018). Sin embargo, el estudio de Littman (2018) encontró que la mayoría de estos padres tenían puntos de vista tolerantes sobre los derechos de las minorías sexuales. Una explicación alternativa del respaldo de estos padres a DGIR es que describe mejor la trayectoria de la disforia de género de sus hijos que las explicaciones convencionales de la disforia de género.


La DGIR ha sido estudiada principalmente en adolescentes y jóvenes adultos (Littman, 2018). Según la hipótesis, los jóvenes con DGIR no tenían disforia de género antes de la pubertad. En contraste, la disforia de género de aparición temprana comienza antes de la pubertad, a menudo durante la primera infancia (Bailey & Blanchard, 2018; Zucker & Bradley, 1995). Es posible que los padres de niños con disforia de género de aparición temprana y los padres de jóvenes con DGIR tengan preferencias diferentes para sus hijos. El presente estudio se centra en los hijos AAJ que sus padres creen que tienen DGIR. Los padres son la única fuente de información sobre estos jóvenes.



Padres de niños con disforia de género como fuentes de información

La investigación sobre el desarrollo infantil en muchos ámbitos ha dependido durante mucho tiempo de los informes de los padres. Google Académico informa de 78,800 citas para el término de búsqueda "informes de los padres", a fecha de 12 de abril de 2022. La investigación sobre la disforia de género también ha incluido a menudo informes de los padres (por ejemplo, Arnoldussen et al., 2020; Olson, 2016; Wallien & Cohen-Kettenis, 2008; Zucker & Bradley, 1995). Los investigadores también han reconocido desde hace tiempo las imperfecciones, incluyendo tanto la información incompleta como los sesgos, asociados con los informes de los padres (Achenbach et al., 1987). Los informes de los padres son especialmente controvertidos cuando difieren drásticamente de los informes de los niños, como suele ocurrir en casos considerados DGIR (Littman, 2018).


Esperamos que los informes de los padres y de los hijos sean más similares en familias donde los padres apoyan la transición de sus hijos, aunque esto no se ha estudiado directamente. Sin embargo, esto no significa que los padres que apoyan la transición estén en lo correcto. Estos padres y sus hijos con disforia de género podrían estar equivocados, especialmente si hay presión social para aceptar las afirmaciones de los niños sobre su estatus transgénero. El creciente número de personas que han vuelto a identificarse con su género natal (detransicionadores) plantea preguntas sobre la conveniencia de la transición (Littman, 2021; Marchiano, 2020).

El creciente número de personas que han vuelto a identificarse con su género natal (detransicionadores) plantea preguntas sobre la conveniencia de la transición (Littman, 2021; Marchiano, 2020).

Dado el reciente aumento de casos de disforia de género en adolescentes y jóvenes adultos cuyo perfil demográfico es diferente al de generaciones anteriores, es importante buscar datos de todas las fuentes y es prematuro rechazar cualquiera de ellas. A medida que aprendemos más, podemos llegar a preferir algunas fuentes de información sobre otras, pero aún no hay ninguna guía para esta preferencia. Mientras tanto, es deseable, incluso urgente, recopilar datos de todas las fuentes disponibles.


Es deseable, incluso urgente, recopilar datos de todas las fuentes disponibles.

El Estudio Actual

Analizamos datos de una encuesta a padres que contactaron un sitio web para padres preocupados de que sus hijos AAJ tengan DGIR. Los padres proporcionaron datos sobre el ajuste de sus hijos AAJ antes de la aparición de la disforia de género, la disforia de género de los niños y los pasos de transición social y médica de los niños. Discutimos posibles sesgos en los datos debido a la auto-selección de los sujetos y al encuadre de la encuesta.


Método

Participantes. Los participantes fueron padres u otros cuidadores de niños con disforia de género que contactaron el sitio web ParentsofROGDKids.com. Este sitio web proporciona información y apoyo a padres que creen que sus hijos pueden tener DGIR, y que son escépticos sobre enfoques terapéuticos "afirmativos" (es decir, aquellos que fomentan la transición de género). ParentsofROGDKids.com no reclutó activamente a padres. Más bien, los padres descubrieron el sitio web a través de búsquedas en Internet o menciones en foros de Internet. Después de contactar con el sitio web, se pidió a los padres que proporcionaran más información sobre sus hijos con disforia de género, por correo electrónico. Esto se hizo para asegurar que quienes interactuaban con el sitio web no intentaran un engaño malicioso. Aquellos cuya información era suficientemente detallada y creíble recibieron la siguiente solicitud de encuesta:


Disforia de Género de Inicio Rápido (DGIR) es un fenómeno nuevo que solo ahora está comenzando a ser reconocido.


Las denominadas "clínicas de género" no proporcionan información sobre la demografía o los problemas de salud mental de los clientes que buscan sus servicios. Tampoco publican información sobre los resultados de los pacientes. La tarea nos queda a nosotros, los padres, para buscar esta información por nuestra cuenta. Por favor, ayúdanos a obtener una mejor comprensión de este fenómeno emocionalmente devastador y físicamente traumatizante, pero cada vez más común.


Quién Debe Completar esta Encuesta

Si su hijo:

  • Tuvo una infancia relativamente normal sin mostrar signos de incomodidad con su género, y

  • De repente, aparentemente de la nada, decidió que se identificaba como el género opuesto, o algún otro "género"

Por favor, tómese el tiempo para completar esta encuesta. Se tarda unos 10-15 minutos en completar, un poco más si escribe comentarios (¡que son muy útiles!) *No se preocupe si la encuesta omite algunas preguntas. Está diseñada para omitir preguntas que no se aplican a usted. Todas las respuestas se mantendrán estrictamente confidenciales.


Los autores reconocen que el encuadre de la encuesta está sesgado hacia la creencia en y preocupación por la DGIR. Esto puede haber influido en las respuestas, aunque es probable que un sesgo más importante fuera la autoselección debido al nombre y propósito del sitio web. El propósito inicial de la encuesta no era la publicación científica, sino la recopilación de información para una comunidad de padres con preocupaciones compartidas. En la Discusión, consideramos qué resultados son más o menos propensos a estar sesgados.



Revisión Ética

La primera autora y creadora de la encuesta no está afiliada a ninguna universidad u hospital. Por lo tanto, no buscó la aprobación de un CRI (Comité de Revisión Institucional). Después de ver una presentación de resultados preliminares de la encuesta por parte de la primera autora, el segundo autor sugirió que los datos se analizaran y se presentaran como un artículo académico. (Él no participó en la recopilación de los datos.) El segundo autor consultó con el IRB de su universidad. Se le informó que los CRI no certifican estudios en los que los datos ya han sido recolectados. Sin embargo, el CRI explicó que la primera autora (quien recolectó los datos) no estaba obligada a tener la aprobación del CRI para realizar la encuesta, ya que no era miembro de una organización gobernada por las regulaciones pertinentes. Además, aconsejaron que el segundo autor podía colaborar éticamente en el estudio si los datos estaban desidentificados.


La Encuesta

Los informantes padres proporcionaron información sobre sus hijos con disforia de género. Los datos analizados aquí incluyen los informes de los padres sobre las siguientes variables: momento y primeros signos de la disforia de género de los niños; la salud mental de los niños (incluyendo diagnósticos formales) y ajuste social antes del inicio de la disforia de género; y los pasos tomados por los niños hacia la transición social y médica. La encuesta y los datos se proporcionan en https://osf.io/fd5hq.



Resultados

Encuestados de la Encuesta. Los participantes del estudio actual completaron encuestas desde el 1 de diciembre de 2017 (inicio de la encuesta) hasta el 22 de octubre de 2021, un total de 46 meses. En total se recibieron 1,774 respuestas. (No se registró el número de posibles participantes que contactaron el sitio web.)


La mayoría de los encuestados de la encuesta (N= 1.496; 84.3%) eran madres informando sobre sus propios hijos. Los padres (N= 223) comprendieron el 12.6% de los encuestados, y personas con alguna otra relación con el joven con disforia de género, como padrastro, abuelo o padre adoptivo (N= 55; 3.1%) fueron los encuestados restantes. Por facilidad de presentación, nos referimos a los encuestados como “padres”.


Para iluminar la orientación política/ideológica general entre los padres que respondieron, la primera autora examinó un subconjunto de correspondencia por correo electrónico en la que algunos padres proporcionaron detalles sobre sus hijos con disforia de género y la situación familiar. Los correos electrónicos se eligieron sistemáticamente, tomando los primeros diez de cada cincuenta consecutivos. (A los padres no se les pidió que proporcionaran esta información hasta después de que comenzara el proyecto, por lo que no todos los padres proporcionaron correos electrónicos.)


Se examinaron un total de 280 correos electrónicos en busca de declaraciones que indicaran actitudes de apoyo/progresivas o no apoyo/conservadoras. Las declaraciones se codificaron como de apoyo/progresivas si indicaban que los padres eran políticamente progresistas, incluyendo el apoyo a los derechos y personas LGBT.


Esto incluía evidencia de que al menos parcialmente apoyaban las elecciones de género relacionadas de sus hijos. Los correos electrónicos se codificaron como no apoyo/conservadores si indicaban que los padres eran conservadores o religiosos de maneras que podrían no ser de apoyo a los derechos o personas LGBT. (Las declaraciones que indicaban creencias conservadoras o religiosas no se codificaron por sí mismas como las últimas.)


El número de declaraciones codificadas que indicaban sentimientos de apoyo/progresivos fue de 70, y el número que indicaba sentimientos no apoyo/conservadores fue de 5. La Tabla 1 contiene 7 ejemplos de las declaraciones de apoyo/progresivas (cada décima declaración comenzando por la primera), y todas las 5 declaraciones no apoyo/conservadoras. Todas las declaraciones codificadas desidentificadas se incluyen como suplemento.


Características de los Jóvenes con Disforia de Género

Edad Actual, Edad de Aparición y Duración de la Disforia de Género. La encuesta incluyó la siguiente descripción de la disforia de género: “sentirse infeliz o incómodo con su género. Puede incluir desear ser del género opuesto, o ser un 'género' diferente por completo. También puede incluir simplemente el rechazo a su propio género”. Luego enumeró varios “signos de disforia de género”, centrados en mostrar comportamiento del sexo opuesto (por ejemplo, “cambiar su postura o forma de moverse”). Se pidió a los encuestados que estimaran cuándo su hijo “comenzó a mostrar signos de disforia de género”. En promedio, se informó que los jóvenes tenían 14,8 años (DE= 3,1) cuando se volvieron disfóricos de género. Las edades de inicio variaron desde 3 hasta “más de 25 años”, con una mediana de 14 años. Debido a que se hipotetiza que la DGIR comienza durante la pubertad hasta la edad adulta temprana (Littman, 2018), limitamos los análisis posteriores a informes de padres sobre jóvenes cuya disforia de género se informó que comenzó entre las edades de 11 y 21 años, inclusive. Esto dejó el 93.3% (N= 1.655) de la muestra original, de los cuales el 75% (N= 1.249) eran mujeres natales y el 25% (N= 406) varones natales. Tenían una edad media de aparición de disforia de género de 1,6 años (DE=2,2). La edad actual de los jóvenes con disforia de género promedió 15.7 (DE= 2,7) años para las mujeres y 17,2 (DE= 2,7) para los varones, t(1.653)=9,9, p< 0,001, d= 0,56.


La Figura 1 muestra la distribución de la edad de aparición de la disforia de género, separada por mujeres y varones natales. La aparición fue significativamente más tardía para los varones natales (M= 16,0, DE= 2,2) que para las mujeres natales (M= 14,1, DE= 2,2), t(1653) = 15,5, p< .001, d= 0,84. La duración de la disforia de género, desde la aparición hasta el presente, fue más breve para los varones natales (M= 1.2 años, DE= 1.6) que para las mujeres natales (M= 1.6 años, DE= 1.6), t(1772) = 5.3, p< .001, d= 0.25.


Demografía. Los antecedentes étnicos de los jóvenes eran europeos (N= 1.276; 78.9% de los que respondieron esta pregunta), mezcla étnica (N= 262; 16,2%), asiáticos (N= 45; 2,8%), indígenas (N= 13; 0,8%), afroamericanos (N= 10; 0,6%), del Medio Oriente (N= 6; 0,4%) y del Este de la India (N= 6, 0,4%). Aunque la encuesta no preguntó dónde vivían los encuestados, sí incluyó una pregunta sobre dónde estaba ubicada la clínica de género a la que asistía el joven (si es que asistía). La ubicación más común era en los Estados Unidos (N= 357; 74,2% de los que proporcionaron alguna ubicación), seguido de Canadá (N= 49; 10.2%), Europa (N= 46; 9,6%) y Australia (N= 25; 5,2%). Por lo tanto, es probable que la mayoría de los encuestados fueran de América del Norte.


Ajuste Social Previo. La Tabla 2 proporciona varias calificaciones del ajuste social de los jóvenes con disforia de género antes de la aparición de la disforia de género. Las calificaciones fueron similares para mujeres y varones natales, con solo dos que mostraron diferencias estadísticamente significativas por sexo. Los padres informaron que los varones natales tenían más probabilidades de haber sido acosados y menos probabilidades de haber tenido muchos buenos amigos.


Los informantes calificaron las relaciones entre los jóvenes y sus madres y padres tanto antes de la aparición de la disforia de género como después de la transición social (si la hubo), en una escala de 6 puntos de 1 (distanciado) a 6 (extremadamente cercano). Las relaciones pre-disforia con las madres tuvieron una calificación media de 5.2 (donde 5 representa "bastante cercano" y 6 "muy cercano"), y las relaciones con los padres una media de 4.6 (donde 4 representa "neutral"). Para un análisis posterior del cambio después de la transición social, calculamos una puntuación compuesta de la calidad de la relación parental, promediando las calificaciones de madres y padres en cada periodo de tiempo.


Historial de Salud Mental. Se preguntó si los jóvenes con disforia de género tenían antecedentes de "problemas de salud mental", el 57% (N= 944) de los informantes respondió afirmativamente, el 42.5% (N= 703) negativamente, y el 0,4% (N= 8) no respondió. El porcentaje de respuestas afirmativas fue ligeramente más alto para las mujeres natales (59.4%) que para los varones natales (51%), c2(1, N= 1647) = 8,7, p= 0,003. La Figura 2 presenta la distribución del inicio de los problemas de salud mental de los niños en relación con el inicio de su disforia de género. En promedio, los problemas de salud mental comenzaron a los 10,5 años (DE= 3,6; Mediana= 11) y precedieron a la disforia de género por 3,8 años, t emparejada(940) = 32,0, p< 0.0001, d= 1,31.


Se preguntó a los informantes sobre varios posibles "primeros síntomas" de problemas de salud mental. La Tabla 3 proporciona la frecuencia de cada síntoma inicial, separadamente por sexo natal. Las respuestas más frecuentes, promediadas por sexo natal, están más arriba en la tabla. El problema más comúnmente mencionado fue la "ansiedad", y esto fue significativamente más común entre las mujeres natales que entre los varones natales. Otros problemas que produjeron diferencias de sexo relativamente grandes y significativas incluyeron la autolesión (más común en mujeres natales) y la adicción a los videojuegos (más común en varones natales). En contraste, la adicción a Internet no produjo una diferencia significativa de sexo.

Top of Form


Cuando se preguntó si el joven había recibido "un diagnóstico psicológico formal", el 42.5% (N= 703) de los informantes dijo que "sí". Las respuestas a esta pregunta estuvieron altamente correlacionadas con las respuestas a la pregunta mencionada anteriormente sobre si el joven con disforia de género tenía antecedentes de enfermedad mental, r(1653) = 0.74. (Para algunos análisis posteriores, se construyó una variable sumando las respuestas dicotómicas a ambos ítems. La suma compuesta debería tener mayor fiabilidad que cualquiera de sus componentes. Nos referimos a la suma como "Problemas de Salud Mental", y puntuaciones más altas indicaron más problemas con la salud mental). El porcentaje de jóvenes con diagnósticos formales fue similar para mujeres natales, 43.4% (N= 542) y varones natales, 39.7% (N= 161), c2(1, N= 1665) = 1.75, p= 0.19. Además, los jóvenes mayores eran ligeramente más propensos a tener diagnósticos, con la correlación entre la edad actual y el estado diagnóstico, r(1653) = 0.07, p= 0.006. Los diagnósticos habían sido proporcionados principalmente por psiquiatras (41.6%; N= 294) y psicólogos (30.0%; N= 212). La Tabla 4 proporciona las frecuencias de diagnósticos específicos consultados, separadamente por sexo natal. Los jóvenes con diagnósticos formales promediaron 2.2 diagnósticos (DE= 1.1). Esta variable no difirió significativamente por sexo.


Cuando se preguntó si algún evento estresante en la vida de su hijo AAJ podría haber contribuido al inicio de la disforia de género, el 72.6% (N= 1,161) de los padres dijo que "sí". La inspección de respuestas específicas sugirió que estos eventos estresantes variaron considerablemente en su naturaleza y gravedad. Por ejemplo, varios padres señalaron que la familia se había mudado recientemente. Otros mencionaron las dificultades románticas del joven. Pero algunos dijeron que el joven había sufrido abuso físico o sexual grave, y varios mencionaron que un amigo o familiar había cometido suicidio. Los encuestados calificaron a los jóvenes con estas experiencias más altos en la variable compuesta Problemas de Salud Mental, en comparación con otros jóvenes, t(1597) = 3.9, p< 0.001, d= 0.22.


Inteligencia. Los informantes calificaron la inteligencia de los jóvenes usando una escala de 5 puntos de 1 (excepcionalmente baja–mentalmente discapacitados) a 5 (inteligencia excepcionalmente alta). En general, las calificaciones fueron altas, con solo el 15.5% (N= 255) de los jóvenes calificados como promedio o por debajo del promedio, y el 35.6% (N= 587) calificados como de inteligencia excepcionalmente alta. Los varones natales (M= 4.38) fueron calificados ligeramente más altos que las mujeres natales (M= 4.13), t(1645) = 6.1, p< 0.0001, d= 0.36.


Transición Social y Médica

Cuando se preguntó si su hijo AAJ con disforia de género había "salido del armario" como el "género opuesto o algún otro género", el 89.3% (N= 1,458) de los que respondieron afirmativamente. De estos casos, el 81.6% de los jóvenes salió del armario como el género opuesto, pero en el 18.4% se especificó otro género, como "género fluido", "no binario" y "trans" o "transgénero". Salir del armario como un género diferente, en lugar de opuesto, fue más común entre mujeres natales (N= 235; 20.9%) que entre varones natales (N= 31; 9.8%), c2(1, N = 1442) = 20.3, p< 0.0001. De los jóvenes que habían "salido del armario", el 22% (N= 321) lo estaban "en todas partes". Estar fuera en todas partes era más común para las mujeres natales (N= 273, 21.9%) que para los varones natales (N= 48, 11.8%), c2(1, N= 1655) = 19.7, p< 0.0001.


La encuesta incluyó preguntas sobre la transición social, que se explicó de la siguiente manera:


La transición social implica tomar pasos formales para vivir oficialmente como el género opuesto (o algún otro género). Esto puede incluir: cambiar legalmente su nombre, género y pronombres en la identificación gubernamental; esperar que todos se refieran a ellos con su nuevo nombre y pronombres; y constantemente tratar de "pasar" como el género opuesto en la manera de vestir, postura, tono de voz, gestos e intereses.

La transición social formaliza el "salir del armario" como transgénero, y los dos suelen ocurrir juntos.


De los 1,436 jóvenes para quienes los informantes proporcionaron información relevante, el 65.3% (N= 937) había realizado la transición social, el 33.8% (N= 485) no había realizado la transición social y el 1% (N= 14) ya no deseaba realizar la transición (es decir, habían desistido). La edad media en la transición social se informó como 15.4 años (DE= 2.6). La transición social actual era mucho más común entre las mujeres natales, el 65.7% (N= 821) de las cuales se calificaron como socialmente transicionadas, en comparación con el 28.6% (N= 116) de los varones natales, c2(1, N= 1655) = 172.3, p< 0.0001. Además, las mujeres natales tendían a realizar la transición social más temprano (15.1 años) que los varones natales (17.4 años), t(932) = 9.1, p < 0.0001. De los que habían desistido, 13 de 14 eran mujeres natales, de 1,120 mujeres y 316 varones para quienes los padres proporcionaron esta información.


La Tabla 5 presenta las tasas de varios aspectos de la transición social, separadamente para varones y mujeres natales. Las mujeres natales eran sustancialmente más propensas que los varones natales a haber tomado la mayoría de los pasos de la transición social. La Tabla 6 presenta las tasas de varios aspectos de la transición médica, separadamente por sexo natal. En general, los pasos hacia la transición médica eran inusuales. Por ejemplo, los bloqueadores hormonales se informaron solo para el 0.8% de las mujeres natales y el 2.0% de los varones natales (prueba de la diferencia de sexo, c2(1, N= 1655) = 3.9, p= 0.048). La intervención médica más frecuentemente reportada fue las hormonas del sexo cruzado, recibidas por el 6.5% de las mujeres y el 8.4% de los hombres (la prueba de la diferencia de sexo no fue significativa, p= 0.193). La intervención quirúrgica se evaluó con la pregunta "¿Ha realizado su hijo una transición quirúrgica?" La transición quirúrgica fue especialmente rara, reportada para el 1% de los varones y el 0.7% de las mujeres (la prueba de la diferencia de sexo no fue significativa, p= 0.604).


También se pidió a los padres que calificaran los efectos separados de la transición social en la disforia de género, la ansiedad y la depresión de su hijo AAJ. Estas calificaciones estaban sustancialmente correlacionadas y se promediaron para proporcionar una calificación general de 1=mucho peor a 5=mucho mejor, siendo 3 indicativo de ningún cambio. El coeficiente alfa para esta escala de 3 ítems fue de 0.73. La Figura 3 muestra la distribución de esta variable para los 556 padres que respondieron las tres preguntas. Los padres eran mucho más propensos a decir que el joven había empeorado que mejorado. La prueba t de una muestra comparando la media de la muestra de 2.1 con 3, la puntuación que significa ningún cambio, fue altamente significativa, t(566) = -24.6, p< 0.0001, d= -1.0.


El cambio en la calidad de las relaciones parentales (desde antes de la disforia de género hasta después de la transición social) también fue fuertemente negativo, disminuyendo de un promedio de 4.8 (indicando "bastante cercano") a 3.6 (entre "neutral" y "no nos llevamos muy bien"), t emparejada(891) = -32.0, p< 0.0001, d= -1.2. Esta disminución fue especialmente grave para las madres, con una disminución de 1.5 puntos en comparación con la disminución de 0.9 puntos de los padres, t emparejada(891) = 10.4, p< 0.0001, d= 0.4.

A los padres se les preguntó si habían sentido presión de una "clínica de género o especialista" para realizar la transición social o médica de su hijo. De los 390 padres que respondieron a esta pregunta, el 51.8% (N= 202) respondió "sí", el 23.6% (N= 92) no estaba seguro y el 24.6% (N= 96) dijo "no". Tratando este ítem como una escala de 3 puntos (de 1="no" a 2="inseguro" a 3="sí"), los padres que se sintieron presionados tenían más probabilidades de creer que sus hijos habían empeorado después de la transición, r(197) = 0.22, p= 0.002.


Correlaciones de la Transición Social y Médica. Se examinaron las correlaciones de la transición social actual (es decir, contrastando a jóvenes que actualmente han realizado la transición social con aquellos que no lo han hecho; estos análisis ignoraron a aquellos que han desistido). La Tabla 7 contiene los resultados de las pruebas univariadas y multivariadas para las correlaciones que exploramos. Las pruebas univariadas son para las asociaciones entre cada correlación única y la transición social actual. (Estas fueron probadas ya sea mediante regresión logística, para correlaciones numéricas, o mediante análisis de contingencia para correlaciones dicotómicas). Los jóvenes socialmente transicionados eran significativamente más propensos a ser mujeres natales (ver arriba). Tendían a ser mayores: el 72.7% de las mujeres de 16 años o más habían transitado, en comparación con el 60.1% de las menores de 16; para los varones, las cifras respectivas eran del 31.2% y 21.3%. Tendían a haber tenido disforia de género durante más tiempo: las mujeres que habían tenido disforia de género por más de un año tenían una tasa del 75.5% de transición social, en comparación con el 58.6% de aquellas con disforia de género durante un año o menos; para los varones, las cifras respectivas eran del 45.7% y 22.6%. Tendían a tener un historial de problemas de salud mental: el 74.1% de las mujeres con un historial de problemas de salud mental y un diagnóstico formal habían realizado la transición social, en comparación con el 57.2% de aquellas sin ninguno; para los varones, las cifras respectivas eran del 31.5% y 24.2%. Finalmente, examinamos las asociaciones entre la transición social y el contacto con especialistas en género. De los 1,396 padres que respondieron la pregunta relevante, el 37.8% (527) había recibido una derivación a un especialista en género y el 52.3% (737) no. (El 9.5% restante [132] no sabía). Estas derivaciones estaban asociadas con una mayor probabilidad de transición social: el 82.3% de las mujeres con una derivación habían realizado la transición social en comparación con el 58% de otras mujeres; las cifras respectivas para los varones eran del 44.3% y 21.1%. La tabla también contiene pruebas multivariadas para la asociación entre cada correlación y la transición social actual, controlando por otras correlaciones. (Estas fueron probadas mediante regresión logística múltiple). En todos los casos, la dirección de las asociaciones fue idéntica para los análisis univariados y multivariados, y los predictores permanecieron estadísticamente significativos.


La Tabla 8 contiene resultados análogos para haber recibido algún tratamiento hormonal. El patrón de resultados fue similar al de la transición social, con la excepción mencionada del sexo natal: los varones eran más propensos que las mujeres a haber recibido tratamiento hormonal. Los varones de 16 años y mayores tenían una tasa del 11.4% de tratamiento hormonal, en comparación con el 0% para los de 16 años o menos; las cifras respectivas para las mujeres eran del 14.3% y 0.3%. Los varones cuya disforia de género había persistido más de un año tenían una tasa del 23.8% de tratamiento hormonal, en comparación con una tasa del 3.0% para aquellos con una duración más corta; para las mujeres, estas cifras eran del 13.6% y 1.3%, respectivamente. Los varones con ambos indicadores de problemas de salud mental (ver arriba) tenían una tasa de tratamiento hormonal del 8.8%, en comparación con el 7.6% para aquellos sin ningún indicador; para las mujeres, estas cifras eran del 8.7% y 3.7%. Finalmente, los varones que habían tenido contacto con especialistas en género tenían una tasa de tratamiento hormonal del 12.2%, en comparación con el 6.6% para aquellos sin dicho contacto; para las mujeres, estas tasas eran del 10.1% y 4.8%.


Posibles Influencias Sociales en la Disforia de Género y la Transición. Cuando se preguntó si los jóvenes eran amigos de otros que "salieron del armario como transgénero aproximadamente al mismo tiempo", el 55.4% de los padres (N= 917) dijo que "sí". Esa respuesta fue significativamente más alta en cuanto a mujeres natales (60.9%, N= 760) que en varones natales (38.7%, N= 157), c2(1, N= 1655) = 61.0, p< 0.0001. Entre aquellos que respondieron "sí", el número promedio de amigos transgénero era de 2.4 (Mediana= 2). Tener amigos que salieron del armario como transgénero contemporáneamente estaba significativamente relacionado con la probabilidad de transición social, ajustando estadísticamente por sexo natal, c2(1, N= 1655) = 63.5, p< 0.0001. Entre las mujeres, el 73.3% con amigos transgénero contemporáneos había tomado medidas hacia la transición social, en comparación con el 54% sin tales amigos; para los varones, las cifras respectivas eran del 39.5% y 21.7%.

Los informantes estimaron que antes de desarrollar disforia de género, sus hijos pasaban un promedio de 4.5 horas al día "en Internet y en redes sociales" (Mediana= 5). La estimación para los varones natales (M = 5.6) fue significativamente más alta que para las mujeres natales (M= 4.1), t(1455) = 8.6, p< .0001, d= 0.6. Esta variable (horas al día usando Internet y redes sociales) no estaba significativamente relacionada con la probabilidad de transición social, ajustando estadísticamente por sexo natal, c2(1, N= 1457) = 1.0, p= 0.30.


Cambios en las Características de los Jóvenes con Disforia de Género

Se examinó si alguna de las siguientes variables ha cambiado de manera consistente a lo largo de los 3 años y 10 meses de recopilación de datos para este artículo: sexo natal, edad de los jóvenes con disforia de género, años con disforia de género, problemas de salud mental y estado de transición social o médica. Esto se hizo mediante la regresión de cada variable sobre la medida continua de la fecha de finalización de la encuesta. La Tabla 9 muestra que la mayoría de estas variables han mostrado cambios estadísticamente significativos. Para aclarar estos cambios, proporcionamos números separados para los jóvenes informados antes de 2020 (primera cohorte) con aquellos informados en 2020 y 2021 (segunda cohorte). La primera era 20.2% varones, y la última 28.3% varones. Las edades de los jóvenes con disforia de género al momento de la encuesta disminuyeron de 16.3 a 15.9 años. La edad estimada de inicio de la disforia de género disminuyó de 14.7 a 14.5 años. Los años con disforia de género al momento de la encuesta disminuyeron de 1.6 a 1.4 años. La probabilidad de derivación a un especialista en género disminuyó del 35.3% al 28.9%.



Discusión

Los resultados de nuestro estudio son generalmente consistentes con otras investigaciones recientes sobre el aumento actual de la disforia de género entre los jóvenes con inicio durante la adolescencia o la edad adulta joven. Las mujeres natales se vieron afectadas con más frecuencia que los varones natales. Los problemas de salud mental preexistentes eran comunes, pero también lo era la alta inteligencia. La mayoría de los jóvenes habían cambiado sus pronombres, y la mayoría de estos cambios eran de sexo cruzado en lugar de género neutral. La transición social era mucho más prevalente que la transición médica. Hubo evidencia de inmersión tanto en redes sociales como en grupos de pares con otros jóvenes que se identificaban como transgénero.


¿Cómo se compara la tasa de problemas de salud mental con la de la población general de AAJ? La Encuesta Nacional de Salud Infantil (NSCH) de 2020-2021 preguntó a los padres en Estados Unidos sobre el estado de salud mental de sus hijos (Child and Adolescent Health Measurement Initiative, 2021). La tasa de adolescentes de 12 a 17 años con al menos una de las diez condiciones consultadas fue del 29% (IC del 95%: 27.9%–30.1%). Las condiciones de salud mental consultadas incluían varias encuestadas en nuestro estudio, incluyendo las más comunes (ansiedad, depresión, TDAH y autismo). Sin embargo, las diez condiciones de ese estudio también incluían discapacidades de aprendizaje, que nuestro estudio no evaluó. En nuestra muestra, el 41% de los hijos adolescentes y jóvenes adultos tenían al menos un diagnóstico de salud mental, una tasa que era algo más alta pero no abrumadoramente. Debido a que las tasas estimadas por NSCH y por nosotros se derivaron de manera diferente, esta comparación debe ser tentativa. La futura investigación sobre diagnósticos de salud mental entre adolescentes con disforia de género debería idealmente incluir grupos de comparación de adolescentes no disfóricos evaluados con el mismo instrumento. Un método causalmente informativo, estadísticamente poderoso y conveniente sería comparar a adolescentes con disforia de género con sus hermanos no disfóricos de género.


Dos diferencias de sexo son potencialmente importantes. Estas incluyen los hallazgos de que la disforia de género en los varones natales se informó 1.9 años más tarde que en las mujeres y que los varones natales eran mucho menos propensos que las mujeres a haber tomado medidas hacia la transición social. Esta diferencia contrasta con los hallazgos de un estudio de adolescentes con disforia de género derivados a clínicas en Toronto y Ámsterdam, que no mostraron una diferencia de sexo en la edad de derivación (Aitken et al., 2015). Ese estudio incluyó adolescentes independientemente de cuándo comenzó su disforia de género, mientras que los jóvenes informados en el presente estudio se creía que tenían inicio en la adolescencia o la adultez joven. Los resultados del estudio actual son consistentes con la existencia de diferentes causas para la disforia de género en mujeres y varones natales, al menos en algunos casos. Específicamente, un tipo de disforia de género, derivado de la autoginefilia–la excitación sexual de un varón natal ante la idea de ser mujer–ocurre solo en varones natales adolescentes y postadolescentes y no parece tener un análogo entre las mujeres natales (Bailey & Blanchard, 2017). Lamentablemente, la encuesta no evaluó la sexualidad de los jóvenes. Una explicación potencial alternativa es que las mujeres comienzan la pubertad antes que los varones. En la medida en que los cambios puberales contribuyan al inicio de la disforia de género, se predeciría un inicio más temprano en las mujeres (Aitken et al., 2015).

Un hallazgo estadísticamente robusto fue tanto perturbador como aparentemente importante. Los jóvenes con antecedentes de problemas de salud mental eran especialmente propensos a haber tomado medidas para la transición social y médica. Esta relación se mantuvo incluso después de ajustar estadísticamente por posibles confundidores (por ejemplo, la edad). El hallazgo es preocupante porque los jóvenes con problemas de salud mental pueden ser especialmente propensos a carecer del juicio necesario para tomar estas decisiones importantes, y en el caso de la transición médica, permanentes. El hallazgo apoya las preocupaciones de los padres cuyas preferencias difieren de las de sus hijos con disforia de género. Es consistente con otro hallazgo de este estudio, que los padres creían que los clínicos y clínicas de género presionaban a las familias hacia la transición. El hallazgo es particularmente preocupante dado que los padres tendían a calificar a sus hijos como peor después de la transición.


Limitaciones

Al menos dos cuestiones relacionadas limitan potencialmente esta investigación. Primero, los padres fueron reclutados a través de un sitio web para padres que creen que sus hijos tienen DGIR, en lugar de una forma más convencional y menos problemática de disforia de género. Es probable que tales padres no sean representativos de todos los padres con adolescentes con disforia de género. Sin embargo, no está claro cómo se podría reclutar una muestra representativa de padres que informen sobre sus adolescentes con disforia de género. Las clínicas de género nacionales, como las que se encuentran en Canadá, Países Bajos, Reino Unido, Suecia y Finlandia, pueden tener cargas de casos especialmente grandes. Pero sin grandes estudios epidemiológicos comunitarios, no podemos saber si los pacientes vistos en las clínicas son representativos de la población de jóvenes con disforia de género. Más del doble de padres en nuestra muestra informaron que no habían recibido una derivación para un especialista en género para sus hijos que los padres que sí habían recibido una derivación. Por lo tanto, es incierto qué proporción de adolescentes con disforia de género como los informados en nuestro estudio son vistos en clínicas nacionales. El fenómeno DGIR (o, más cautelosamente, el concepto de DGIR) es tan nuevo que nada se sabe con certeza.


Segundo, debido a que los padres en nuestra muestra se auto-seleccionaron por la preocupación de que sus hijos tengan DGIR, los informes de los padres podrían estar sesgados e inexactos. ¿Por qué los padres estarían sesgados para creer en la DGIR y oponerse a la transición de género de sus hijos? Una hipótesis es que los padres con estas actitudes son socialmente conservadores y, por lo tanto, "transfóbicos". Sin embargo, la investigación limitada sobre tales padres ha mostrado lo contrario, que tales padres tienden a ser políticamente progresistas y a tener actitudes tolerantes hacia las minorías sexuales y de género (Littman, 2018; Shrier, 2020). Nuestros resultados también apoyan la visión de que los padres preocupados de que sus hijos AAJ tengan DGIR no están motivados por la intolerancia o la ideología conservadora (Tabla 1). Queda la posibilidad de que sean los padres que rechazan la explicación de DGIR los que estén equivocados y, por lo tanto, sesgados. Actualmente, es incierto por qué algunos padres creen que sus hijos tienen DGIR y se oponen a su transición de género, mientras que otros padres rechazan el concepto de la DGIR y facilitan la transición de género de sus hijos. Es posible, por supuesto, que la hipótesis de DGIR y la hipótesis alternativa sean ambas correctas en ciertos casos, llevando a sus padres a formar diferentes creencias y actitudes.



Asumiendo por ahora que los padres en nuestro estudio tendían a proporcionar respuestas sesgadas a favor de las explicaciones de DGIR y en contra de la transición, ¿cuáles hallazgos son más sospechosos y cuáles son menos? Las calificaciones simples promediadas entre todos los padres son especialmente propensas a ser sesgadas. Por ejemplo, el hallazgo de que los padres tendían a ver la salud mental y las relaciones parentales de sus hijos como empeoradas después de la transición podría reflejar una tendencia sesgada a asociar resultados negativos con la transición. En contraste, los hallazgos que dependen de comparaciones entre padres en este estudio son menos propensos a ser sesgados. Por ejemplo, no está claro cómo el sesgo podría hacer que los padres de varones natales informen una edad de inicio más tardía para la disforia de género de sus hijos en comparación con los padres de mujeres natales. Tampoco está claro cómo el sesgo podría hacer que los padres informen una tasa más alta de pasos de transición entre jóvenes con problemas de salud mental en comparación con otros jóvenes.


Revisión de Dos Hipótesis Sobre el Reciente Aumento de la Disforia de Género en Adolescentes

¿Qué explica el fuerte aumento en las derivaciones y el tratamiento para la disforia de género en adolescentes, especialmente entre mujeres natales? ¿Se debe el aumento a una mayor conciencia y tolerancia hacia los jóvenes transgénero que han tenido disforia de género desde temprano en la vida? ¿O refleja una susceptibilidad emocional a la DGIR socialmente contagiosa? Nuestros resultados no pueden resolver esta pregunta, pero generalmente fueron consistentes con la última hipótesis. En promedio, los padres en nuestro estudio informaron que sus hijos se volvieron disfóricos de género durante la adolescencia. Ciertamente, el inicio en la adolescencia fue un criterio de inclusión. Sin embargo, ese criterio se aplicó al 93.3% de los padres que respondieron a la encuesta, y la explicación de la encuesta no mencionaba el inicio en la adolescencia. Por lo tanto, el inicio en la adolescencia o en la edad adulta joven parece ser una característica compartida por la mayoría de los jóvenes cuyos padres creen que tienen DGIR.


En cuanto a la contagio social, la mayoría de los padres informaron que sus hijos con disforia de género tenían conocidos que "salieron del armario como transgénero aproximadamente al mismo tiempo". Esto fue especialmente probable para las niñas, quienes se hipotetiza que son especialmente vulnerables a la DGIR.


Los padres que informaron que sus hijos tenían problemas emocionales dataron estos problemas varios años antes de los problemas de género de sus hijos. Según los padres, la salud mental de los jóvenes empeoró sustancialmente después de la transición social. Eso es más consistente con la hipótesis de que los problemas emocionales de estos jóvenes causaron su disforia de género que viceversa. La transición de género no pareció ser un remedio natural y beneficioso para la disforia de género.


Hemos señalado que los padres en nuestro estudio pueden no ser representativos porque se oponen a la transición de género. Esto plantea la pregunta de por qué estos padres responden de manera diferente a los padres que apoyan la transición de género de sus hijos. Proporcionamos evidencia en contra de la hipótesis de que los padres en nuestro estudio están prejuiciados contra los transgénero. En cambio, quizás las decisiones de los padres de apoyar u oponerse a la transición de género reflejan características de sus hijos con disforia de género. Los niños cuyos padres apoyan su transición de género pueden diferir fundamentalmente de los jóvenes informados en nuestro estudio. Por ejemplo, en una cohorte altamente publicitada de jóvenes que realizaron la transición social con la cooperación de los padres, la edad media fue de 7.7 años, y todos tenían 12 años o menos (Olson et al., 2016). Por lo tanto, su disforia de género comenzó durante la infancia y no en la adolescencia. En contraste, la edad media de inicio de la disforia de género en nuestro estudio fue de 14.6 años.


La disforia de género de inicio en la infancia es un síndrome bien conocido y bien estudiado (por ejemplo, Zucker, 2019; Zucker & Bradley, 1995) y es distinto de la DGIR. La disforia de género de inicio en la infancia se asocia tanto con una marcada inconformidad de género como con la infelicidad de vivir como el sexo natal que se manifiesta mucho antes de la adolescencia, típicamente en la edad preescolar (Zucker & Bradley, 1995). En contraste, se hipotetiza que la DGIR comienza durante la adolescencia o la edad adulta joven. ¿Qué tan probable es que los padres en nuestra muestra no hayan observado signos obvios tempranos de disforia de género y de inconformidad de género hasta que sus hijos se convirtieron en adolescentes? Creemos que es más probable que estos jóvenes tengan un síndrome diferente: DGIR. La disforia de género de inicio en la infancia es más probable que la DGIR para motivar el apoyo parental para la transición de género porque es más claramente un síndrome de disforia de género, en lugar de una expresión de problemas preexistentes e influencias sociales.


Un hallazgo reciente de una cohorte que está siendo seguida por Olson y sus colegas proporciona más apoyo para la diferencia entre los jóvenes que estudiamos (indirectamente) y los niños cuya disforia de género comenzó durante la infancia (Durwood et al., en prensa). En ese estudio, los padres de casos de inicio en la infancia informaron una mejora en el funcionamiento psicológico de sus hijos después de la transición social. En contraste, los padres en nuestro estudio informaron un marcado empeoramiento en el funcionamiento de sus hijos después de la transición social.


Directrices futuras

Nuestro estudio se basa en información proporcionada por padres que creen que sus hijos tienen DGIR y, por lo tanto, es poco probable que apoyen el estado y las intenciones de transición de género de sus hijos. Obviamente, sería muy deseable que futuros estudios también incluyan a padres con diferentes creencias y actitudes. Además, las respuestas de los adolescentes y jóvenes adultos con disforia de género, ellos mismos, serían extremadamente importantes. Ninguno de estos informantes está garantizado para proporcionar información precisa. Pero examinar la extensión y los dominios de su acuerdo versus desacuerdo será crucial para abordar las controversias en curso sobre la DGIR y la "epidemia" de disforia de género en adolescentes. Los datos longitudinales serán especialmente valiosos, porque todos los interesados en esta controversia tienen finalmente el mismo objetivo: la felicidad a largo plazo de los jóvenes con disforia de género.


189 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page