top of page
  • AMANDA

DEJARSE BARBA O NO DEJÁRSELA

Esta es una traducción del artículo original: https://genspect.org/to-beard-or-not-to-beard/



Por M / 27 de marzo de 2023


Me tomó mucho tiempo reunir el coraje para contactar a un profesional médico adecuado para mi destransición.


Dejé de tomar testosterona por mi propia cuenta porque no tenía un médico o un endocrinólogo que controlara mi tratamiento hormonal. Al principio, dejar las inyecciones de testosterona fue una especie de experimento para ver si podía manejar mi propio cuerpo. Todavía tengo el útero y los ovarios, por lo que lo más probable era que al dejar las inyecciones de testosterona regresara mi ciclo menstrual. Esto llevaría a un cambio paulatino de mi figura, masa muscular y vello corporal. La perspectiva de parecer una mujer me asustaba. Sin embargo, quería probar a ver si podía independizarme de las hormonas sintéticas. Parte de la incomodidad con mi cuerpo volvió, pero para mi sorpresa, también encontré alegría y orgullo al ver resurgir a la mujer que había en mí.

Parte de la incomodidad con mi cuerpo volvió, pero para mi sorpresa, también encontré alegría y orgullo al ver resurgir a la mujer que había en mí.

Había dejado el aspecto médico de la transición, y pronto también abandoné el lado filosófico. Sin embargo, todavía vivía con el aspecto social de la transición. En casi todas mis interacciones diarias, era un hombre.


Lo que al final me hizo contactar con la clínica de género fue mi vello facial. Era, y sigue siendo, difícil decirme con seguridad a mí misma y a los demás que soy una mujer, si sigo teniendo barba para desmentirlo. Al mismo tiempo, me sentía mal por dejar que un atributo físico me definiera. La solución a mi problema parecía estar, bien en algún tipo de terapia que me ayudara a aceptar que ahora tenía vello facial, o bien en un procedimiento médico para eliminarlo. En el país del norte de Europa donde vivo, la atención médica de género en general consiste en la transición médica y se brinda a través de los servicios públicos de atención médica, por lo que me puse en contacto con una de las clínicas regionales para atención médica transgénero.


En nuestra primera reunión, la psicóloga que me asignaron, me preguntó cuáles eran mis pronombres preferidos. Traté de explicarle que ya no quería, nunca más, decirle a los demás cómo me tenían que ver o hablarme, que preferiría que la gente usara lo que les saliera con naturalidad. Sin embargo, al ver fruncir sus cejas, rápidamente capitulé y le dije: " los de género neutro".

Traté de explicarle que ya no quería, nunca más, decirle a los demás cómo me tenían que ver o hablarme, que preferiría que la gente usara lo que les saliera con naturalidad. Sin embargo, al ver fruncir sus cejas, rápidamente capitulé y le dije: " los de género neutro".

Tuvimos un comienzo polarizado. En todas las conversaciones que hemos tenido, he tratado de explicarle mis razones para la destransición y en qué punto estaba, y en primer lugar, me sorprende su falta de curiosidad por lo que me llevó al camino de la transición. Después de algunas sesiones se hizo evidente que su terapia estaba enfocada a las personas en transición. Lo que ella quería ofrecerme era “apoyo en mi proceso”, pero mi proceso era una destransición en lugar de una transición. Cuando llegamos a la cuestión de mi vello facial y mis dudas sobre quitarlo, le chocó. Me dijo: “de las inseguridades físicas que puedes tener, no debes preocuparte por el vello facial, porque en realidad puedes eliminarlo”, y me derivó para la depilación láser.

Me sorprende la falta de curiosidad de la psicóloga por lo que me llevó al camino de la transición
Cuando llegamos a la cuestión de mi vello facial y mis dudas sobre quitarlo, me dijo: “de las inseguridades físicas que puedes tener, no debes preocuparte por el vello facial, porque en realidad puedes eliminarlo”, y me derivó para la depilación láser.

No estoy segura de saber lo que quería obtener de un terapeuta, pero sé que no lo obtuve en la atención médica de afirmación de género. Traté de seguir la guía de mi terapeuta. Tuvimos conversaciones amistosas e interesantes, pero en realidad nunca llegaron a ninguna parte. Tampoco tuve éxito hablando con un terapeuta cuando estaba en transición.


Cuando decidí hacer uso de los servicios de depilación láser de la clínica de género, me encontré en una sala de espera entre aspirantes a mujeres trans. La enfermera, sabiendo que yo era una mujer en destransición, me aseguró con una gran sonrisa en la cara, que estaría muy satisfecha al final de mi tratamiento. Yo no estaba tan segura. Ningún láser puede recuperar mi década de insistir en que era un hombre. Probablemente, ni siquiera me devolvería la cara suave que tenía antes.


Con un gesto encantador le sugerí que dudaba sobre el tratamiento y, que contrariamente a su clientela habitual, yo no habría estado allí si antes no hubiera hecho la transición. La enfermera me miró fijamente. Ella sólo quería hacerme sentir a gusto. “Sabes, muchas personas piensan que es extraño pagar tanto dinero y pasar por tanto dolor por algo tan superficial como la depilación”, dijo, “¡pero, creo que vale la pena cuando te ayuda a convertirte en quién eres realmente en tu interior!" Abrí la boca para responderle, pero me di cuenta de que no sabía qué decir. Después de todo, no estaba allí para discutir el paradigma médico trans con una enfermera cuyo trabajo principal es eliminar la barba de mujeres trans con láser. Me encogí de hombros y me tendí en la camilla.


Todo es paradójico. Quiero dejar de patologizar mi expresión de género, pero he terminado repatologizándome para lograr mi objetivo.

Todo es paradójico. Quiero dejar de patologizar mi expresión de género, pero he terminado repatologizándome para lograr mi objetivo

Espero con una impaciencia insoportable entre sesión y sesión de depilación y, al mismo tiempo, trato de disuadirme de ir, porque no debería sentir la necesidad de ocultar mi barba. No tengo idea de lo que estoy haciendo, y mientras lo hago, mi frustración porque alguien inventara el término transexual se expande como un globo, lo mismo que mi incredulidad de que los servicios de atención médica lo recojan y lo usen.

97 visualizaciones0 comentarios

コメント


bottom of page