top of page
  • AMANDA

¡CUIDADO! DEMASIADOS PADRES SORPRENDIDOS POR LA ARRIESGADA MEDICINA DE GÉNERO

Esta es la traducción del artículo original: https://www.genderclinicnews.com/p/watch-out



La Dra. Jillian Spencer es una psiquiatra de niños y adolescentes del estado australiano de Queensland. Fue suspendida de sus labores clínicas a raíz de una acusación de “transfobia”. Durante muchos meses, había intentado plantear su preocupación sobre la seguridad del enfoque medicalizado “afirmativo de género” para tratar a los niños con disforia de género.—Bernard Lane

Jillian Spencer


Como comunidad, estamos cada vez más preocupados por la salud y la seguridad. Los cascos de bicicleta se han vuelto obligatorios, el tabaco es caro y está detrás de un mostrador. Nos hemos acostumbrado a escuchar anuncios de seguridad en el aeropuerto para agarrarte al pasamanos o no dejar que tus hijos se suban en el carrito del supermercado. Por tanto, es comprensible que muchos padres se hayan sorprendido al darse cuenta de que se les están imponiendo ideas peligrosas sobre la identidad de género a sus hijos. Si los padres buscan ayuda, es posible que no puedan evitar que sus hijos sufran daños a causa de tratamientos que, supuestamente, “salvan vidas”.


Hay miles de padres devastados en toda Australia, que ocultan su propio dolor para poderse mantener conectados emocionalmente con su hijo/a con disforia de género. Temen que expresar sus preocupaciones haga que su hijo se aleje y esto, a su vez, pueda hacer que su hijo avance más en el camino de la afirmación, una elección activamente fomentada por terceras personas. Es una situación increíblemente difícil para estos padres que navegan en aguas desconocidas tratando de proteger a sus hijos de esta amenaza tan moderna.


Tengo mi propio anuncio de seguridad pública, que me encantaría escuchar en el aeropuerto o en el supermercado-padres, madres, por favor investigad minuciosamente a los médicos de salud mental a quienes permitís interactuar con vuestro hijo/a. Es aconsejable reunirse con el médico ANTES de que éste tenga cualquier cita con vuestro hijo o hija para poder comprobar que os sentís cómodos con el enfoque que adoptará.

Padres, madres, por favor investigad minuciosamente a los médicos de salud mental a quienes permitís interactuar con vuestro hijo/a. Es aconsejable reunirse con el médico ANTES de que éste tenga cualquier cita con vuestro hijo o hija para poder comprobar que os sentís cómodos con el enfoque que adoptará.

Ahora mismo, hay una enorme presión sobre los psiquiatras infantiles y otros profesionales de la salud mental para que “afirmen” a los niños si declaran una identidad de género contraria a su sexo biológico. También hay una generación de médicos de salud mental más jóvenes a quienes se les ha enseñado el modelo de tratamiento “afirmativo de género” y aún no lo han cuestionado, a pesar del creciente escrutinio internacional de esta medicalización.

Hay una generación de médicos de salud mental más jóvenes a quienes se les ha enseñado el modelo de tratamiento “afirmativo de género” y aún no lo han cuestionado, a pesar del creciente escrutinio internacional de esta medicalización.

“Dinamarca se une a la lista de países que han restringido drásticamente las transiciones de género en jóvenes”—analysis, la Sociedad para la medicina de género basada en la evidencia, 17 de agosto 2023


El factor miedo

Los profesionales de la salud guardan silencio sobre sus preocupaciones por miedo a su reputación, sus carreras y sus medios de vida, y esto está creando una falsa impresión de que todo el mundo piensa que el modelo afirmativo es una buena idea.


Esta conspiración de silencio está teniendo un grave impacto en la atención que se brinda a los niños que acuden a los servicios públicos de salud mental. Mis preocupaciones cuando trabajaba en el Hospital Infantil de Queensland no eran solo todas las banderas del orgullo transgénero en la sala de espera, los cordones de arcoíris y las insignias de pronombres y aliados. Estaba muy preocupada porque noté que los médicos de salud mental se sentían incapaces de considerar la disforia de género de un niño o niña como parte de su presentación de salud mental. Me refiero a los equipos de salud mental que trabajan en todo el distrito de salud, no sólo los médicos que trabajan en la clínica de género.

Noté que los médicos de salud mental se sentían incapaces de considerar la disforia de género de un niño o niña como parte de su presentación de salud mental. Me refiero a los equipos de salud mental que trabajan en todo el distrito de salud, no sólo los médicos que trabajan en la clínica de género.

Por ejemplo, los médicos de salud mental hablan de “un niño de 12 años que se identifica como un niño con anorexia” o “un niño de 14 años que se identifica como una niña que ha sufrido una sobredosis”. El foco es la anorexia o la sobredosis, nunca la disforia de género.


Nunca se había considerado que debíamos intentar ayudar al joven a recuperarse del malestar de la disforia de género. Era como si todos estuviéramos fingiendo que este niño había cambiado de sexo. A nadie se le ocurrió pensar por qué este niño se sentía tan incómodo con su cuerpo o se sentía más cómodo identificándose como del sexo opuesto. Y sentí que estábamos brindando un nivel de atención muy deficiente.


¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

En los años 90, muchos investigadores en todo el mundo, particularmente en Amsterdam, empezaron a notar que a los adultos trans no les estaba yendo bien física y mentalmente.


Los investigadores especularon que estos resultados negativos se debían a que no “pasaban” por personas del sexo opuesto. Por eso, planificaron intentar cambiar el resultado cosmético final bloqueando la pubertad de los niños que padecían disforia de género.


Estos investigadores parecían haber olvidado, o ignorado, lo que ya se sabía a partir de 11 estudios sobre disforia juvenil anteriores al uso de bloqueadores de la pubertad en Holanda. Estos estudios demostraban que la mayoría de los niños (entre el 60 y el 90 por ciento) se recuperan de la disforia de género durante el transcurso de la adolescencia y una proporción significativa termina siendo gay y lesbiana.


El estudio original llevado a cabo por estos investigadores holandeses tenía fallas importantes, por lo que sus hallazgos se consideran sesgados y poco confiables. Estudiaron a un grupo de 77 niños que habían mostrado identificación de sexo cruzada desde la primera infancia. Les dieron a los niños bloqueadores de la pubertad, hormonas cruzadas y cirugía. Un niño del grupo murió por complicaciones de la vaginoplastia, cirugía para crear una vagina artificial para un hombre. Se trataba de una investigación con defectos, pero este enfoque holandés de afirmación de género se extendió internacionalmente, sin la salvaguarda de ensayos clínicos de alta calidad. Fue como una fuga de laboratorio en la clínica de Ámsterdam.


Los terapeutas son intimidados y silenciados por sus compañeros profesionales, simplemente por no estar de acuerdo sobre estas prácticas, particularmente en el caso de niños y jóvenes que experimentan incongruencia de género. Los médicos especializados en cuestiones de género alientan a los niños pequeños a realizar la transición; los padres y madres atemorizados son descalificados por maestros activistas y trabajadores sociales [mientras] otros compañeros con otros estándares éticos, que se atreven a cuestionar si es positivo afirmar a los niños haciéndoles creer que pueden cambiar de sexo, están perdiendo su trabajo y sufriendo quejas vejatorias contra sus personas. [A la vez] que el número de adultos jóvenes que lamentan las cirugías radicales y los efectos irreversibles de la terapia hormonal continúa creciendo”. —Un miembro anónimo de Thoughtful Therapists, publicación en Substack de James Esses, 17 de agosto de 2023.


La narrativa suicida

El camino de la afirmación, tal como se practica ahora, es el de animar a todos los niños a contemplar su género. Y cuando un niño desarrolla o presenta disforia de género, se le considera de género diverso y se le anima a realizar una transición social.


Se alienta firmemente a la familia a apoyar la transición social con el argumento de que es un enfoque que salva vidas para prevenir el suicidio, aunque no hay evidencia confiable de que la transición social o, de hecho, todo el camino de la afirmación mejore los resultados psicológicos o reduzca el riesgo de suicidio.

Se alienta firmemente a la familia a apoyar la transición social con el argumento de que es un enfoque que salva vidas para prevenir el suicidio, aunque no hay evidencia confiable de que la transición social o, de hecho, todo el camino de la afirmación mejore los resultados psicológicos o reduzca el riesgo de suicidio.

La transición social impide que un niño se recupere de la disforia de género. Hace que el niño o niña se sienta cómodo presentándose como del sexo opuesto. Les resulta más difícil verse a sí mismos en su sexo biológico. En el momento en que esto sucede, el niño o niña no es capaz de comprender que para seguir presentándose como del sexo opuesto necesitará emprender desde el inicio de la adolescencia un camino médico y quirúrgico que dura toda la vida y tiene consecuencias muy graves como la infertilidad, disfunción sexual y una serie de variados problemas de salud.


El primer paso médico en el camino de la afirmación son los bloqueadores de la pubertad recetados al comienzo de la pubertad (etapa 2 de Tanner, que tiene lugar aproximadamente entre los 10 y 12 años) y cuyos efectos se afirma que son reversibles.


Los bloqueadores de la pubertad, originalmente, se pensaron para dar a los niños tiempo de pensar antes de comenzar con hormonas cruzadas irreversibles. Sin embargo, gracias a su uso generalizado, ahora sabemos que los bloqueadores de la pubertad impiden que el niño se recupere de la disforia de género. Hay una alta tasa de continuación a las hormonas cruzadas y luego a la cirugía. Entonces, en lugar de que entre el 60 y el 90 por ciento de los niños se sientan cómodos con su cuerpo durante el transcurso de la adolescencia, hasta el 95 por ciento de los que toman bloqueadores de la pubertad proceden a tomar hormonas cruzadas.

Los bloqueadores de la pubertad, originalmente, se pensaron para dar a los niños tiempo de pensar antes de comenzar con hormonas cruzadas irreversibles. Sin embargo, gracias a su uso generalizado, ahora sabemos que los bloqueadores de la pubertad impiden que el niño se recupere de la disforia de género.
En lugar de que entre el 60 y el 90 por ciento de los niños se sientan cómodos con su cuerpo durante el transcurso de la adolescencia, hasta el 95 por ciento de los que toman bloqueadores de la pubertad proceden a tomar hormonas cruzadas.

Los efectos secundarios de los bloqueadores de la pubertad son similares a los síntomas de la menopausia: fatiga, sofocos, problemas de humor y aumento de peso. Los bloqueadores de la pubertad dan como resultado una mineralización ósea reducida en un momento de la vida en el que los huesos deberían estar alcanzando su máxima resistencia. Se sospechan efectos sobre el desarrollo cognitivo y emocional. El año pasado, el regulador estadounidense de medicamentos, la FDA, añadió una etiqueta de advertencia a los bloqueadores de la pubertad para una afección grave que provoca un aumento de la presión intracraneal. Además, parece que no es tan fácil simplemente reiniciar la pubertad después de unos años con un bloqueador de la pubertad.

Los efectos secundarios de los bloqueadores de la pubertad son similares a los síntomas de la menopausia: fatiga, sofocos, problemas de humor y aumento de peso. Los bloqueadores de la pubertad dan como resultado una mineralización ósea reducida en un momento de la vida en el que los huesos deberían estar alcanzando su máxima resistencia. Se sospechan efectos sobre el desarrollo cognitivo y emocional.
En 2022, el regulador estadounidense de medicamentos, la FDA, añadió una etiqueta de advertencia a los bloqueadores de la pubertad para una afección grave que provoca un aumento de la presión intracraneal. Además, parece que no es tan fácil simplemente reiniciar la pubertad después de unos años con un bloqueador de la pubertad.

Si se sigue el camino de afirmación completo según lo recomendado, el tratamiento hará que el joven sea infértil y su capacidad de placer sexual pueda verse afectada. Dependiendo de su sexo biológico, las hormonas cruzadas están asociadas con riesgos para la salud. Por ejemplo, existe una mayor morbilidad cardiovascular entre las mujeres que toman testosterona, y mayores tasas de algunos cánceres y accidentes cerebrovasculares causados por coágulos entre los hombres que toman estrógenos.

Existe una mayor morbilidad cardiovascular entre las mujeres que toman testosterona, y mayores tasas de algunos cánceres y accidentes cerebrovasculares causados por coágulos entre los hombres que toman estrógenos.

Existen riesgos generales que conllevan todas las cirugías y riesgos específicos de las cirugías de género. Existe un riesgo particular para los niños que, debido a los bloqueadores de la pubertad, pueden no tener suficiente tejido para la vaginoplastia, lo que requiere el uso de parte de su colon. Éste es un procedimiento mucho más peligroso, como lo demuestra la muerte de uno de los pacientes holandeses originales.

Existe un riesgo particular para los niños que, debido a los bloqueadores de la pubertad, pueden no tener suficiente tejido para la vaginoplastia, lo que requiere el uso de parte de su colon. Éste es un procedimiento mucho más peligroso, como lo demuestra la muerte de uno de los pacientes holandeses originales.

La afirmación llega a Queensland

Según tengo entendido, como cada vez había más derivaciones, se terminó estableciendo el servicio de género dentro del Hospital Infantil de Queensland en 2017. Se creó para que las historias clínicas de los pacientes se pudieran incluir en el expediente clínico médico electrónico y no se documentaran en el archivo electrónico psiquiátrico por separado. Esto refleja el espíritu de la clínica de que los niños que asisten son trans y necesitan intervención médica. No se considera que sufran disforia de género, que es una condición de salud mental que requiere atención de salud mental.


En 2017, cuando se estableció oficialmente la clínica de género, había 48 pacientes inscritos, según datos de Libertad de Información. En 2021, ese número había aumentado a 635. Según informaciones, la clínica se volvió “frenética” a mediados de 2022 después de la pandemia. Para gestionar esta demanda, el servicio de género amplió su horario e introdujo servicio los sábados. Evaluaron a los niños mediante telemedicina. [Nota: una versión anterior de este artículo se basaba en una estimación de crecimiento de la clínica, pero esto parece ser incorrecto: GCN.]

En 2017, cuando se estableció oficialmente la clínica de género, había 48 pacientes inscritos, según datos de Libertad de Información. En 2021, ese número había aumentado a 635. Según informaciones, la clínica se volvió “frenética” a mediados de 2022 después de la pandemia (Queensland, Australia)

En 2022, la clínica de género supuestamente tenía un ratio de personal por paciente de 1:70. Muy diferente a un Servicio de Salud Mental Infantil y Juvenil que brinda atención de salud mental multidisciplinaria donde se esperaría una proporción de personal por paciente de aproximadamente 1:20-25, o incluso menos pacientes por médico para equipos más intensivos que tratan a niños con problemas complejos.


El modelo de la clínica de género es que no brinda tratamiento continuo de salud mental. Si se considera que los niños necesitan trabajo psicológico, se les remite a psicólogos privados conocidos por adoptar un enfoque afirmativo. Sin embargo, como señaló el personal de la clínica de género de Tavistock en el Reino Unido, una vez que los niños reciben bloqueadores de la pubertad, es muy difícil lograr que participen en terapia para trabajar su disforia de género.

El modelo de la clínica de género es que no brinda tratamiento continuo de salud mental. Si se considera que los niños necesitan trabajo psicológico, se les remite a psicólogos privados conocidos por adoptar un enfoque afirmativo.

Los niños van a la clínica de género aproximadamente cada tres meses para recibir inyecciones de bloqueadores de la pubertad o recetas de hormonas. Por lo que he visto, la clínica de género brindará apoyo durante estas citas para ayudar al niño a aceptar ser trans. Si el niño tiene dudas sobre ser trans, dicen que es transfobia internalizada. La clínica habla con la familia para animarla a apoyar la transición del niño.

La clínica de género brindará apoyo durante estas citas para ayudar al niño a aceptar ser trans. Si el niño tiene dudas sobre ser trans, dicen que es transfobia internalizada. La clínica habla con la familia para animarla a apoyar la transición del niño.

La clínica de género cree que la atención de género comienza en las escuelas. Así que se ha esforzado mucho para brindar formación a las enfermeras y a los funcionarios de orientación de las escuelas de todo el estado de Queensland sobre cómo afirmar y hacer la transición social de los niños.


Cuando la clínica de género utiliza lenguaje como “desarrollo de capacidades en todo el estado” y “construcción de una red de servicios completa”, se refieren a difundir el uso de bloqueadores de la pubertad al permitir que los médicos de otros hospitales y distritos de salud de Queensland receten estos medicamentos no autorizados. Tenemos mucha suerte porque, recientemente, en respuesta a una solicitud de la clínica de género para ampliar la prescripción de bloqueadores, el Comité Asesor de Medicamentos de Salud de Queensland restringió su prescripción a aquellos niños que participan en la clínica de género del Queensland Children's Hospital.


Una estrategia clave de las clínicas de género ha sido afirmar que el modelo de afirmación previene el suicidio. No existe evidencia fiable de que reduzca el riesgo de suicidio en niños con disforia de género. Algunas investigaciones sugieren un aumento de la tasa de suicidio entre los niños que reciben “cuidados de afirmación de género”. Por ejemplo, en un estudio multicéntrico de los Institutos Nacionales de Salud de EE. UU. realizado en 2023 por Chen et al, de 315 niños recibiendo atención afirmativa de género durante dos años, dos niños murieron por suicidio y 11 desarrollaron ideas suicidas. Y en esta investigación, los niños con tendencias suicidas habían sido previamente excluidos al inicio del estudio.

Cualquier profesional de la salud que le diga a un padre que tiene un mayor riesgo de perder a su hijo por suicidio si no lo afirma está equivocado.

No existe evidencia fiable de que reduzca el riesgo de suicidio en niños con disforia de género. Algunas investigaciones sugieren un aumento de la tasa de suicidio entre los niños que reciben “cuidados de afirmación de género”.

Insensible

Cuando trabajaba en el sistema sanitario de Queensland, estaba rodeada de una enorme burocracia de calidad y seguridad. Había constantes auditorías y procesos de acreditación. Teníamos que completar módulos de aprendizaje sobre “Hablar en nombre de la seguridad”. A pesar de esto, mis muchos intentos de plantear preocupaciones sobre la seguridad del modelo de afirmación no llevaron a ninguna parte. Planteé mis inquietudes a través de vías como el Comisionado de la Infancia, la Oficina del Jefe de Servicio de Psiquiatría, el Director Ejecutivo de la Subdivisión de Salud Mental sobre Alcohol y Otras Drogas y la oficina del Ministro de Sanidad y nada me condujo a ninguna parte. El jefe de psiquiatra me advirtió que la vía adecuada debía ser la Oficina del Defensor del Pueblo de la Salud (OHO).


A principios de este mes, recibí una respuesta de la Oficina del Defensor del Pueblo de Salud sobre la queja que había presentado sobre un niño al que se le habían recetado bloqueadores de la pubertad después de sólo dos citas en la clínica de género. Desafortunadamente, el informe de OHO muestra que no quieren (o no tienen la capacidad de) evaluar los estudios de investigación engañosamente citados por el hospital en su defensa.

El informe de OHO (Oficina del Defensor del Pueblo de la Salud de Queensland) muestra que no quieren (o no tienen la capacidad de) evaluar los estudios de investigación engañosamente citados por el hospital en su defensa.

En la queja de OHO, también planteaba mi preocupación por el formulario de consentimiento escrito de la clínica de género que dice a los padres que cuando los bloqueadores de la pubertad se prescriben adecuadamente, "pueden mejorar en gran medida la salud mental y la calidad de vida". Le informé a la OHO que no hay evidencia de que los bloqueadores de la pubertad mejoren la salud mental o la calidad de vida.


Respondieron diciendo que no era necesaria ninguna otra acción porque un alto funcionario médico del hospital había dicho en un programa de actualidad de televisión que se estaba revisando el formulario de consentimiento. Esto me parece ingenuo.


¿Qué hacemos?

Necesitamos cambiar el enfoque para apoyar a los niños con disforia de género.


Todos los adultos, pero especialmente los docentes y los profesionales de la salud deben formar un frente unido para poder decir:


“Entendemos que te sientas muy molesto e incómodo con tu cuerpo. Haremos todo lo posible para apoyarte en esto. Pero los riesgos y las consecuencias a largo plazo de la transición son tan graves que no podemos dar por sentado sin más que la transición es el camino correcto a seguir. Por este motivo, continuaremos usando tu nombre y tus pronombres de nacimiento. Trabajaremos contigo para comprender por lo que estás pasando y analizaremos todas las formas en que podemos ayudarte a sentirte mejor”.


No creo que podamos dejar que los servicios de salud den marcha atrás por sí solos y no creo que las organizaciones creadas para monitorear la seguridad de los servicios de salud estén a la altura de su tarea.


Por este motivo, creo en Australia debemos hacer campaña a favor de una investigación federal independiente sobre los tratamientos brindados a niños con disforia de género. Ya que muchas personas en nuestra comunidad desconocen este problema, es probable que necesitemos el proceso de una investigación formal para atraer a la comunidad a los cambios necesarios en las escuelas y los servicios de salud.

Creo en Australia debemos hacer campaña a favor de una investigación federal independiente sobre los tratamientos brindados a niños con disforia de género

Nota: Este es un texto editado del discurso que pronunció la Dra. Spencer el 6 de agosto en el seminario Canceled Women Will Speak en Brisbane. Ha formulado una denuncia de derechos humanos para determinar si es legal que las autoridades hospitalarias de Queensland exijan al personal utilizar siempre los pronombres preferidos de los niños, adopten siempre un enfoque afirmativo hacia los niños con disforia de género y deriven siempre a los niños que cuestionan su género a la clínica de género. También está recogiendo firmas de médicos australianos que apoyen una investigación sobre clínicas de género. Si algún médico desea firmar su petición, y si algún lector desea unirse a una lista de correo para obtener información sobre cómo ayudar a financiar su queja de derechos humanos, envíele un correo electrónico a ausnz@genspect.org.

2487 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo
bottom of page