• AMANDA

CÓMO MANEJAR LA DISFORIA DE GÉNERO SIN MEDICALIZACIÓN

Esta es una traducción del artículo original de Genspect: ADVICE: Ways to manage gender dysphoria non-medically – Genspect



Soy una mujer bisexual de 37 años casada con un hombre maravilloso, ahora feliz en mi piel, pero disconforme con el género y con disforia durante mi juventud.


Hasta hace muy poco, pensaba en mi bisexualidad y la no conformidad de género como cosas separadas, como parece ser en el resto del mundo. Pero esta línea de pensamiento pasa por alto lo obvio: que la atracción hacia el mismo sexo es, en sí misma, una forma de disconformidad de género. La gran mayoría de las personas son heterosexuales y ser lesbiana, gay o bisexual no se ajusta a eso. Tiene sentido que las experiencias con el género y la sexualidad estén íntimamente ligadas.


Si bien parte de mi inconformidad de género juvenil era natural, ahora me doy cuenta de que parte de ella solía ser misoginia interiorizada, parte de ella un escudo desadaptativo contra la misoginia y la desconfianza hacia los hombres. Probablemente todo eso fue lo que alimentó mi mayor alienación de otras chicas. Estas mismas fuerzas poderosas también tuvieron efectos en mi sexualidad una vez que eso comenzó a surgir.


Estoy convencida de que, en mi caso, la disforia fue causada por ser una niña flaca y no conforme con el género en una sociedad post-soviética muy machista, misógina y homofóbica; no era un rasgo como mi sexualidad. Tenía inseguridades profundamente arraigadas sobre ser despedida, dejada de lado y no tomada en serio. Odiaba con pasión que me asociaran con cualquier cosa femenina e hice todo lo que pude para distanciarme de eso desde mis primeros recuerdos.


Comprendí que no era un niño y que solo deseaba serlo. Pero eso no puede divorciarse del hecho de que tampoco tenía idea de que se consideraba posible que las niñas "fueran" o "se convirtieran en niños" o que tuvieran un "cerebro de niño en el cuerpo de una niña". Ni yo ni nadie conocía todo el concepto trans en mi país de Europa del Este de los noventa. La transición social habría sido el peor "remedio" para mí personalmente. ¡Ni siquiera puedo imaginar lo incorrecto que hubiera sido que otras personas, mis compañeros y figuras de autoridad confundieran mi angustia (disforia) y mi intento de hacer frente a una identidad trans y afirmar eso!


En mi mundo, la feminidad y la sexualidad posterior parecían estar definidas por los hombres, para satisfacer sus necesidades, no las mías. Los roles de sexo y género se sentían restrictivos y nada atractivos. Las relaciones entre personas del mismo sexo, en comparación, parecían mucho más libres y, sí, más seguras. Una identidad lesbiana / bisexual me ofreció tanto una explicación simple para mi no encajar como una solución, una comunidad y un escape del dominio masculino.


Hay algunos paralelismos interesantes con el fenómeno de La Disforia de Inicio Rápido en la manera en que me aferré a mi sexualidad. La obsesión fue instantánea y absorbente. Cuando vi a un personaje gay y su lucha con la sexualidad en una serie de televisión por primera vez alrededor de los 14 años, fue como si hubieran apretado un gatillo. Los siguientes ocho años los pasé con la mente atrapada en un bucle sin fin, interrogándome sobre mi sexualidad. Estaba atrapada entre preguntarme si realmente me gustaban las mujeres o los hombres o simplemente me estaba engañando para creer que me gustaban los hombres o las mujeres. ¿Fue algo real? Lo que parecía confusión, este escrutinio implacable, en retrospectiva, se extendió de hecho al territorio de la autolesión mental y la negación o, si se quiere una etiqueta, la bifobia internalizada.


Es discordante mirar hacia atrás considerando que ahora estoy felizmente casada con un hombre, pero no tuve sentimientos sexuales o románticos por los chicos en mi adolescencia y solo un par de débiles indicios durante la mayor parte de mis 20 años.


El primer gran cambio ocurrió cuando tenía poco más de 20 años, cuando toqué fondo con mi despiadado régimen de preguntas y tuve que renunciar a él por puro agotamiento. Me hizo darme cuenta de que esta obsesión no estaba ayudando y no estaba encontrando respuestas reales de esta manera. Todavía quedaban algunos años de exploración y crecimiento por delante, pero mi mente se abrió y gané la confianza suficiente para aventurarme en el mundo real.


Luego, a finales de mis 20, sucedió algo muy extraño, después de haber salido con algunas mujeres, estaba haciendo las paces definitivas y aceptando el hecho y las consecuencias de ser lesbiana. Los sentimientos por los hombres surgieron repentina e inesperadamente. Fue como si esta nueva liberación permitiera que mi mente finalmente se relajara y surgieran algunos sentimientos profundamente enterrados. (Había tenido novios antes de eso, pero no duraron porque la conexión no estaba ahí).


¿Qué cambió realmente? Decidí dejar de temer y pensar demasiado y empezar a reconocer mi condición de mujer y mi sexualidad tal como era. ¿Qué me ayudó a llegar a ese punto?



EXPLORACIÓN DIVERTIDA


A pesar de que mi país y mi familia eran homofóbicos, me había encontrado con una burbuja liberal, artística y bohemia. Me ofreció la libertad de explorar mi expresión de género de manera lúdica y creativa. (Me temo que el mundo de las artes se ha vuelto bastante hacia esta ideológia en Occidente hoy). Incluso tuve profesores abiertamente homosexuales y lesbianas y entrenadores de equitación que eran muy respetados.


ENTRENAMIENTO MENTAL


La meditación fue muy útil para mi mente obsesiva, sabiendo que era posible simplemente observar mis pensamientos y no aferrarme a ellos, simplemente dejarlos pasar. Sobre todo, para superar mi angustia, necesitaba sentirme segura y protegida para comenzar a explorar modos de pensar alternativos, no sentirme presionada. No hay alternativa a adquirir habilidades reales cuando se trata de desarrollar la confianza y la independencia, además, es bueno hacer algo en lo que te guste perderte.


CONEXIÓN DEL CUERPO


Bailar salsa fue genial para conectarme con mi cuerpo y aprender a sincronizarme con otra persona. También me dio una comunidad.



BIBLIOTERAPIA


La lectura de "El gen egoísta" de Richard Dawkins ayudó a la base intelectual general y la comprensión del mundo, al igual que los libros sobre psicología y cómo funciona la mente, como "El cuerpo mantiene la cuenta" de Bessel van der Kolk.


***


Puede parecer lento, pero todas esas pequeñas evoluciones pueden unirse y crear una avalancha; así es como sentí mis avances personales.


Me doy cuenta de que he hablado mucho sobre aprender a aceptar mi sexualidad, pero creo que es una parte crucial y, con suerte, informativa de mi experiencia con el género. La disforia de género fue solo una manifestación de mi mayor angustia relacionada con mi sexualidad. Soy inconformista con el género y eso incluye mi sexualidad, pero lo que me hizo disfórica fue mi entorno.


Me asusta pensar lo que nuestro entorno actual, hiperactivo, en línea, transaturado, adictivo por diseño, de las redes sociales podría haberle hecho a mi mente joven ya obsesiva-compulsiva, deprimida, ansiosa e impresionable. El foco de mi obsesión podría haberse convertido fácilmente en mi género y no en mi sexualidad. Siento que tuve la suerte de tener entre 10 y 15 años más, antes de usar un teléfono inteligente y llegar a la mayoría de edad antes de que el movimiento por los derechos de los homosexuales se transformara en solo trans.


Anne es una mujer bisexual de 37 años que sufrió disforia de género en su juventud. Genspect le agradece haber escrito este artículo informativo y revelador.


Crédito de la foto: Peter Salanki, Wikimedia Common

254 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo