• AMANDA

AL TERAPEUTA DE MI HIJA: ESTABAS EQUIVOCADO


Esta es una traducción del artículo original:

To My Daughter's Therapist: You Were Wrong - by Pitt - Pitt’s Newsletter (substack.com)



Han pasado algunos meses desde que usted y mi hija tuvieron la última de cuatro sesiones.


En la tercera sesión me invitó a asistir a una discusión sobre los efectos de la T, la testosterona, en el cuerpo humano femenino. Usted sonrió tranquilamente mientras nos guiaba a través de una serie de diapositivas de Powerpoint, explicando que los órganos reproductores de mi hija se atrofiarían, que le crecería la barba, que su voz se haría más grave y que "el falo" se agrandaría.

Me senté a escuchar, haciendo acopio de todas mis habilidades como psicóloga clínica para no soltarte una arenga delante de mi frágil y quebradiza hija de 17 años.


Entre la tercera y la cuarta (y última) sesión con mi hija, usted y yo mantuvimos una conversación individual en la que creo que reconoció que esta madre y esta familia no iban a entregar fácilmente o de buen grado a esta niña a los servicios de transición de género a los que estaba dispuesto a remitirla después de sólo tres reuniones de cuarenta y cinco minutos.


Le pregunté qué era específicamente lo que tenía mi hija para convencerle de que la transición médica sería el curso de acción correcto para aliviar su angustia. Usted dijo: "Tiene disforia de género". Yo dije: "Tiene un trastorno alimentario, dismorfia corporal y TDAH, todos los cuales parecen tener algunos rasgos coincidentes con la disforia de género. ¿Por qué no se evalúan y tratan antes de iniciar cualquier tipo de intervención médica?”


Le pregunté qué pasaría si mi hija, al tomar T y pasar por los cambios que usted describió, no veía aliviada su disforia. ¿Qué pasaría si sus sentimientos y síntomas de autodesprecio, disociación, ansiedad, depresión y autolesión se exacerbaban? Usted se encogió visiblemente ante mis preguntas y respondió que la mayoría de las personas que hacen la transición están satisfechas con sus resultados y no se arrepienten de su decisión.


Le pregunté dónde podía encontrar estudios longitudinales revisados por expertos que sugirieran que la afirmación y la facilitación de la transición de género social y médica producían adolescentes y adultos jóvenes felices y bien adaptados. Usted dijo que me enviaría con gusto los enlaces a esos estudios. Los enlaces nunca llegaron.


Le dejé claro, quizás de forma brutal, que la afirmación de la identidad de género masculina no sería el objetivo de sus sesiones posteriores y que, en cambio, la ayudaría a explorar su incomodidad con su cuerpo femenino curvilíneo, ya casi completamente desarrollado. Que usted hablaría con ella sobre su ansiedad, su depresión, su superdotación, su sensación de alienación respecto a sus compañeros en un instituto suburbano altamente competitivo y el impacto de la pandemia en un momento tan crucial de su vida. En otras palabras, trabajaría para frenar el tren de la transición.


Al recordar esa conversación, siento un temor retardado, ya que fue antes de saber que las principales asociaciones médicas y de salud mental, la ley y los principales actores de nuestro gobierno estatal y federal también habían adoptado una postura de afirmación de la identidad de género, aunque para sus propios fines personales y políticos. En aquel momento no sabía que en algunos casos se había denunciado a los padres a los Servicios de Protección Infantil sólo por negarse a dirigirse a un niño con su nombre elegido y sus pronombres preferidos. En cierto modo, sin embargo, me alegro de mi ignorancia porque creo que mi contundente y temprana reacción salvó la vida de mi hija. No me retractaría de nada.


Gracias a la abundancia de amor incondicional, a la psicoterapia real, a la sólida atención psiquiátrica y a algunos cambios en su vida personal y social que hacía falta desde hace tiempo, mi hija se está convirtiendo en una joven adulta extravagante, ingeniosa y que no se ajusta a su género. Está en duelo mientras se desprende de su preocupación por transformar química y quirúrgicamente su cuerpo en algo que nunca resultaría un hombre. No tendrá que vivir su vida en un Frankencuerpo. Sin vagina seca y arrugada. Sin barba ni calvicie masculina. Sin cuerdas vocales irreversiblemente engrosadas. Y nada de clítoris agrandado y expuesto. Usted lo llamó falo, pero ella nunca orinaría ni eyacularía por su clítoris. Es anatómicamente imposible.


Una cosa muy importante que aprendimos por el camino es que mi hija, como muchos otros jóvenes que declaran su identidad transgénero en la adolescencia, está en el espectro del autismo.


Fue diagnosticada por un psiquiatra experto en niños y adolescentes y ahora está comprendiendo cómo ciertos aspectos de su autismo hicieron que se derrumbara y se centrara en la identidad de género como una forma de explicar y afrontar lo que le hizo la vida tan difícil durante sus años de secundaria y preparatoria. Está aprendiendo a reconciliarse con ser socialmente torpe y tener intereses idiosincrásicos y será mejor por ello cuando habite su ser adulto completo en algún momento a finales de sus 20 años.


Es un ser humano brillante y hermoso cuyo futuro estuvo a punto de ser robado por la industria de la transición de género. Es alarmante que toda una generación de niños superdotados que pueden estar en el espectro del autismo esté siendo esterilizada en lo que equivale a un experimento eugenésico con la participación de instituciones médicas y profesionales de renombre, y en beneficio de una nueva categoría de profesionales de la salud mental: los terapeutas de género como tú.


Si mi hija hubiera continuado por el camino que llevaba cuando usted era su terapeuta, estaría bien metida en un régimen de inyecciones semanales de testosterona y eventuales cirugías que no habrían resuelto su disforia de género, una categoría diagnóstica que se incluyó en el DSM-5 (APA, 2013) como una forma de validar las experiencias de un porcentaje muy pequeño de la población que sufre con sentimientos de incomodidad y desconexión de por vida con su sexo biológico, todo ello mientras se crean códigos facturables para las clínicas de género y los profesionales de la salud mental (véase Drescher, 2013: "...es difícil encontrar un lenguaje conciliador que elimine el estigma de tener un diagnóstico de trastorno mental y que a la vez mantenga el acceso a la atención médica").


Lo sé porque uno de los expertos del grupo de trabajo del DSM-5 sobre la disforia de género es un amigo de muchos años que está, él mismo, consternado por lo que ha resultado de esta categoría diagnóstica que él, sin duda con la más compasiva de las intenciones, ayudó a forjar.


Resulta decepcionante que se muestre reticente a la hora de mostrarse del lado de las mejores y más seguras prácticas y de afirmar públicamente que la terapia de exploración de género NO es una terapia de conversión; que, de hecho, poner a tantos jóvenes LGB en una cinta transportadora que se mueve rápidamente hacia la transición médica es la última iteración de las prácticas de conversión gay.


Nuestra hija no fue "asignada como mujer al nacer". Nació con la totalidad de los órganos sexuales femeninos normales y con todos los óvulos que sus ovarios liberarán a lo largo de sus años fértiles, independientemente de que decida o no ser madre. Lo esperábamos porque las pruebas prenatales de ADN nos permitieron saber de forma inequívoca a las diez semanas de gestación que íbamos a tener un bebé con cromosomas sexuales XX en todas las células de su cuerpo. Y no, no es "intersexual". Sus rasgos fenotípicos reflejan su herencia genética del suroeste de Asia y está bien y sana tal y como es. Nada en su cuerpo está o ha estado nunca fuera de lugar. Si la industria de la transición de género es algo, es profundamente racista y perturbadoramente sexista.


Creo que el seguimiento médico rápido de los niños y jóvenes que se identifican como trans es un giro contemporáneo del individualismo estadounidense llevado a su punto de absurdo. Nos encontramos en una situación en la que los lobos corporativos se hacen pasar sin esfuerzo por ovejas progresistas.


Incluso Planned Parenthood, quizás viendo la escritura en la pared que se confirmó con la reciente sentencia sobre el aborto en Texas, puede estar cubriendo sus apuestas ofreciendo “Terapia Hormonal de Afirmación de Género” . La necesidad de las instituciones de seguir siendo relevantes y proyectarse en el futuro supera cualquier fidelidad a los principios rectores declarados. Y la necesidad de los padres de proteger la mente y el cuerpo de sus hijos está por encima de cualquier afiliación política. Nuestras carteras y nuestros votos hablarán por nosotros.


* * *

Estamos en septiembre y desde mediados de agosto mi hija y yo vivimos en una ciudad de la antigua Unión Soviética. Ella está conectando con sus raíces, su tierra y su herencia cultural; con fuentes de identidad ricas y duraderas que las hormonas sintéticas y la ideología de género fabricada amenazaban con socavar y sustituir. Reconoce que seguir el camino de la transición médica la habría convertido en una paciente de por vida y le habría impedido disfrutar de tanta alegría y libertad a la que ahora tiene acceso. Está aceptando las inevitables pérdidas que conlleva el crecimiento y descubriendo facetas de sí misma que nunca habría tenido si hubiéramos seguido su consejo e iniciado la medicalización. La ideología de género habría tenido que convertirse en el foco central de su intelecto y creatividad para el resto de su vida.


Ayuda el hecho de que el idioma local, que mi hija está absorbiendo rápidamente y empezando a hablar, carece de marcadores gramaticales de género. Creo que se siente aliviada de no tener que preguntar o responder a preguntas sobre "pronombres preferidos" y demás. Aquí, nadie está obligado a participar en un delirio de masas que requiere el control del pensamiento y la vigilancia del discurso. Tuvieron más que suficiente de eso durante siete largas décadas bajo el dominio soviético. Sencillamente, la gente tiene retos diarios más apremiantes y vive una vida social muy interconectada como resultado. Cuando te caes, los transeúntes se paran para ayudarte a levantarte y quitarte el polvo. Al igual que otros jóvenes, mi hija se siente segura caminando sola por la ciudad a cualquier hora.


Cada vez se siente más segura y en casa en esta ciudad y en su cuerpo. Y cada día tengo más esperanzas de que al alejarla de una cultura que patologiza los problemas normales del desarrollo e impulsa tratamientos médicos costosos e irreversibles, permitirá y reforzará la remisión a largo plazo de la disforia de género y la ideación trans de su vida.


Asumí el impopular riesgo de sostener la ambivalencia de mi hija y mantenerla viva en lugar de entregarla a un proceso que la convertiría en el dócil objeto de una falsa "afirmación" y "celebración". Y aunque me convertí en el blanco de mucho odio y rabia durante muchos meses agotadores (afirmar y facilitar la transición social y médica, con mucho el camino menos conflictivo para los padres que tienen los medios económicos, me habría ganado el estatus temporal de madre heroica), ella nunca perdió de vista el hecho de que su padre y yo éramos los que realmente la respaldaban; que la aprobación de los acicaladores de los medios sociales, de las familias de relumbrón y de los clínicos de género nunca podría reemplazar su propia autoestima y el amor inquebrantable de su familia.


Permítanme terminar diciendo que las cosas están cambiando en algunas partes de Europa y en el Reino Unido. En los Estados Unidos, un movimiento creciente de padres y médicos éticos, la mayoría de los cuales son progresistas de toda la vida y partidarios activos de las personas y las causas LGBTQ, se están organizando y haciendo oír su indignación y su rechazo a la ideología de género y a las afirmaciones diagnósticas sin fundamento y las prácticas de tratamiento perjudiciales a las que ha dado lugar. Cuando empiecen a llegar las demandas, esto se expondrá como uno de los mayores escándalos médicos de la historia.


Es sólo cuestión de tiempo.