top of page
  • AMANDA

A OSCURAS

Actualizado: 31 oct 2023

Esta es la traducción del artículo original:



Un importante documental realizado en Holanda sacude los cimientos de la medicina de género.

Bernard Lane

28 octubre 2023


Lo esencial

Expertos en metodología de investigación de Países Bajos, el país que dio al mundo los bloqueadores de la pubertad, han identificado defectos fundamentales en los estudios holandeses pioneros, cruciales para la bases de pruebas de las clínicas de género juveniles a nivel internacional.

Expertos en metodología de investigación de Países Bajos, el país que dio al mundo los bloqueadores de la pubertad, han identificado defectos fundamentales en los estudios holandeses pioneros, cruciales para la bases de pruebas de las clínicas de género juveniles a nivel internacional.

"No hay grupo de control [en estos estudios de 2011 y 2014 de la famosa clínica de género de Ámsterdam], y todos los pacientes que recibieron bloqueadores de la pubertad también recibieron asesoramiento psicológico al mismo tiempo, por lo que dos tratamientos estaban funcionando uno al lado del otro", dijo el metodólogo de investigación de la Universidad de Maastricht Gerard van Breukelen en un nuevo documental, "El protocolo transgénero", emitido por el programa holandés de periodismo de investigación Zembla.

todos los pacientes que recibieron bloqueadores de la pubertad también recibieron asesoramiento psicológico al mismo tiempo, por lo que dos tratamientos estaban funcionando uno al lado del otro

El profesor van Breukelen afirmó que el deficiente diseño de los estudios holandeses fundacionales hacía imposible decidir qué tratamiento era eficaz. "No se puede responder a esa pregunta sin un grupo de control, estamos completamente a oscuras".


Se considera que los trabajos holandeses de 2011 y 2014 aún representaban la mejor evidencia disponible a nivel internacional para el cambio de género medicalizado con menores.


El equipo holandés y su supuesta cuidadosa selección de pacientes con probabilidades de éxito en la transición médica suele contrastarse con el arriesgado tratamiento acelerado del modelo estadounidense de "afirmación del género".


Sin embargo, el documental de Zembla refleja una tendencia de mayor escrutinio internacional de los propios estudios holandeses y más escepticismo sobre sus pretensiones de haber conseguido resultados beneficiosos.


"Hay muchas cosas mal hechas en la forma en que se permitió que la clínica de género [de Ámsterdam] funcionara con poca o ninguna supervisión por parte de una autoridad de salud pública. El protocolo holandés se exportó a todo el mundo y el gobierno holandés debe rendir cuentas" -tuit, Dorothy van Koolwijk, 26 de octubre de 2023.

La clínica de género [de Ámsterdam] funcionó con poca o ninguna supervisión por parte de una autoridad de salud pública.



¿Por qué el segundo mejor?

El psiquiatra e investigador sueco profesor Mikael Landén, que participó en la revisión sistemática sueca de 2021 de la base de evidencias para el cambio de sexo medicalizado con menores, declaró a Zembla que "los estudios en este campo [de la disforia de género juvenil] son de baja calidad y no se aceptarían como prueba en otras áreas [de la medicina]".


Había trabajado en el campo de la disforia de género desde los años 90, había recetado hormonas y conocía el sufrimiento de sus pacientes.


"Quiero la mejor atención para todos y cada uno", dijo.


"[Pero] no sabemos si [el tratamiento médico de la disforia es] bueno o malo. ¿Por qué exigir [un] nivel de evidencia más bajo para este grupo de pacientes que para todos los demás?", dijo el profesor Landén.


"Se somete a la gente a un tratamiento médico muy fuerte de por vida, incluso a cirugía. Estás amputando partes del cuerpo [de un paciente]".


Otros tres expertos holandeses en metodología de la investigación citados por Zembla coincidieron con el profesor van Breukelen en que la falta de un grupo de control en los estudios holandeses era una grave deficiencia. También se criticó el pequeño tamaño del grupo de pacientes, la elevada tasa de abandonos y la muerte de un adolescente tras la operación.

La falta de un grupo de control en los estudios holandeses era una grave deficiencia. También se criticó el pequeño tamaño del grupo de pacientes, la elevada tasa de abandonos y la muerte de un adolescente tras la operación.

Un profesor de metodología anónimo citado por el programa dijo que la investigación holandesa "no era una base sólida para realizar intervenciones médicas radicales y no reversibles."


Vídeo: El Protocolo Transgénero, emitido por el medio de comunicación público neerlandés BNNVARA


[Ver VÍDEO]: https://www.bitchute.com/video/AEFZv6dqtERN/


Los detalles

A finales de la década de 1990, los médicos holandeses fueron pioneros en el uso de bloqueadores de la pubertad para suprimir el desarrollo sexual no deseado en los "transexuales juveniles", seguido de hormonas transgénero y cirugía en la edad adulta. Se esperaba que los malos resultados observados en los transexuales adultos pudieran mejorarse con una intervención médica más temprana.


El "protocolo holandés" resultante se adoptó internacionalmente cuando el número de jóvenes que se identificaban como transexuales o no binarios experimentó un aumento sin precedentes a partir de 2010-15 aproximadamente. Un destacado médico holandés, el Dr. Thomas Steensma, ha criticado a las clínicas de género fuera de Holanda por "adoptar ciegamente" los tratamientos del protocolo holandés sin investigar sus propios grupos de pacientes diferentes.

El Dr. Thomas Steensma, ha criticado a las clínicas de género fuera de Holanda por "adoptar ciegamente" los tratamientos del protocolo holandés sin investigar sus propios grupos de pacientes diferentes.

El documental de Zembla cita a la psiquiatra sueca infantil y juvenil, la doctora Angela Sämfjord -que participó en la apertura de la Clínica de Género Lundstrom en 2016-, aduciendo que la calidad de la investigación holandesa era "muy importante" porque era "la base" para la atención de género en todo el mundo.


A pesar de la importancia del asunto, Zembla descubrió que de los cinco expertos a los que pidió que evaluaran los estudios holandeses, solo el profesor van Breukelen, de la Universidad de Maastricht, estaba dispuesto a ser identificado en el documental. A un metodólogo del Centro Médico Universitario de Utrecht se le advirtió que hablar sería "malo para su carrera".


El sociólogo neerlandés Peter Vasterman, coautor de un artículo de opinión en diciembre de 2022 en el que pedía una "evaluación crítica e independiente" de la medicina de género en los Países Bajos antes de ampliar su capacidad, dijo que Zembla era considerado un programa de investigación acreditado y aclamado, aunque dirigido por una cadena pública progresista de izquierdas.


"Es muy importante que Zembla haya abordado este tema y haya descubierto lo difícil que es poner a expertos delante de la cámara. Ahora será más fácil que otros medios lo analicen de forma más crítica. Ya no es un tema exclusivo de la derecha", declaró Vasterman a GCN.


"Es difícil saber si el programa tendrá influencia política. Depende mucho del nuevo gobierno [holandés] tras las elecciones de noviembre". El nuevo partido de Pieter Omtzigt, Nuevo Contrato Social, va en cabeza y, por tanto, tiene muchas posibilidades de entrar en el gobierno. Omtzigt es muy crítico con el tratamiento de los niños con bloqueadores de la pubertad".


"La investigación del protocolo holandés estaba sesgada desde el principio. [En el documental de Zembla], la investigadora principal cuenta que ya se había hecho a la idea de la eficacia del tratamiento antes de empezar el primer estudio para determinar la eficacia del tratamiento" -tuit, Louise Whelan, 27 de octubre de 2023.




¿Ciencia transfóbica?

La doctora Hanneke Kouwenberg, radióloga y médica nuclear holandesa que ha seguido el debate sobre la clínica de género, dijo a GCN que era "muy revelador cómo tres de los cuatro metodólogos no habían querido hacer comentarios en pantalla [para Zembla] por miedo a las repercusiones".

La doctora Hanneke Kouwenberg, radióloga y médica nuclear holandesa que ha seguido el debate sobre la clínica de género, dijo a GCN que era "muy revelador cómo tres de los cuatro metodólogos no habían querido hacer comentarios en pantalla [para Zembla] por miedo a las repercusiones".

"Cualquier crítica sobre la práctica médica en lo que podríamos llamar 'medicina de género' se enmarca como transfobia -incluso cuando se argumenta que, de hecho, es en el propio interés de las personas afectadas por disforia de género someterse a tratamientos que están sólidamente probados por la ciencia. Este miedo socava gravemente el método científico, ya que la crítica y la reevaluación son primordiales".


Al parecer, Zembla recibió una queja de activistas trans de ocho páginas antes de que se emitiera el documental y publicó en su sitio web una sección de preguntas y respuestas en la que justificaba su decisión de indagar en los puntos débiles de la investigación holandesa.

"Cualquier crítica sobre la práctica médica en lo que podríamos llamar 'medicina de género' se enmarca como transfobia -incluso cuando se argumenta que, de hecho, es en el propio interés de las personas afectadas por disforia de género someterse a tratamientos que están sólidamente probados por la ciencia. Este miedo socava gravemente el método científico, ya que la crítica y la reevaluación son primordiales".
Zembla recibió una queja de activistas trans de ocho páginas antes de que se emitiera el documental

"No cuestionamos la identidad de género de nadie ni su derecho a la transición. Creemos que es muy importante que los jóvenes que se inscriben para recibir atención de género reciban la mejor atención posible y estén plenamente informados sobre la eficacia y seguridad de cualquier tratamiento", afirmó Zembla.


Detener el experimento

El grupo holandés Genderpunt, que busca un debate abierto sobre las implicaciones de la ideología de género, dijo a GCN que el documental de Zembla "confirmaba que los datos de la investigación de las clínicas de género holandesas proporcionan pruebas insuficientes para el tratamiento médico de niños con disforia de género."


"Este tratamiento ineficaz y sin pruebas, con consecuencias de largo alcance a largo plazo, debería detenerse inmediatamente", dijo una portavoz del grupo.


"Internacionalmente, por supuesto, varios lugares [Finlandia, Suecia, Dinamarca, Inglaterra y Florida] ya han concluido que la evidencia para el tratamiento de afirmación de género es muy débil".


"El hecho de que esto haya sido reconocido por científicos holandeses es muy revelador, ya que Holanda es el país líder en lo que se refiere al tratamiento de afirmación de género en niños y es el fundador del protocolo holandés".


Una figura clave de la investigación holandesa, la Dra. Annelou de Vries, psiquiatra jefe del Centro Médico de la Universidad de Ámsterdam, protestó en el programa Zembla que el uso de un grupo de control -para poder comparar los resultados entre pacientes tratados y no tratados- no habría sido ético.


Sin embargo, los metodólogos consultados por Zembla afirmaron que, de hecho, existían métodos alternativos que no requerían necesariamente un tratamiento con placebo y que la clínica de Ámsterdam podría haber utilizado para reforzar su investigación. El documento de la revisión sistemática de Suecia sugiere algunas opciones.


La única cura

Como médico, la Dra. Kouwenberg ofreció una crítica más profunda al protocolo holandés.


"El objetivo de la medicina es curar o mejorar las condiciones de sufrimiento con el menor daño colateral posible", declaró a GCN.


"Desde ese punto de vista, el desistimiento [volver a adoptar el sexo de nacimiento antes de la medicalización] es un resultado deseable. Es la única cura real que existe.


"Esto no se debe a que el objetivo sea 'erradicar la transexualidad', sino a que el desistimiento hace innecesaria la intervención médica y, por tanto, el daño iatrogénico [infligido por la medicina].


"Por tanto, ningún tratamiento que menoscabe el resultado del desistimiento es, en mi opinión, aceptable", afirmó la Dra. Kouwenberg.

"Hay que tener en cuenta que ninguna intervención médica crea un cuerpo del sexo opuesto. Toda cirugía es cosmética, destinada a mejorar la disforia de género y, como tal, debe clasificarse como cuidados paliativos".

Ningún tratamiento que menoscabe el resultado del desistimiento es, en mi opinión, aceptable", afirmó la Dra. Kouwenberg.
"Hay que tener en cuenta que ninguna intervención médica crea un cuerpo del sexo opuesto. Toda cirugía es cosmética, destinada a mejorar la disforia de género y, como tal, debe clasificarse como cuidados paliativos".

Dijo ser consciente de la versión holandesa del juramento hipocrático que hacen los médicos, que incluye el precepto: "Soy consciente de mi responsabilidad ante la sociedad".


"Aquí es donde la medicina de género se queda irremediablemente corta, como ha demostrado la emisión [de Zembla]".


La Dra. Kouwenberg cuestionó la afirmación de los médicos especializados en cuestiones de género de que los niños podían comprender las consecuencias de los bloqueadores de la pubertad. Aunque a los pacientes jóvenes se les decía que esta intervención era reversible, los datos disponibles demostraban que "el desistimiento prácticamente desaparece con la supresión de la pubertad", afirmó.

Aunque a los pacientes jóvenes se les decía que la intervención era reversible, los datos disponibles demostraban que "el desistimiento prácticamente desaparece con la supresión de la pubertad", afirmó.

Dijo que la falsa afirmación de que no había alternativa a los bloqueadores de la pubertad "encerraba" no sólo a los clínicos -que ya eran propensos a un sesgo de confirmación- sino "más peligrosamente" al público en general y a los pacientes.


"El problema fundamental es que la narrativa [de afirmación del género] se ha difundido y se ha presentado con éxito como 'prevención del suicidio' antes de que se aportara ninguna prueba sólida", afirmó.

"El problema fundamental es que la narrativa [de afirmación del género] se ha difundido y se ha presentado con éxito como 'prevención del suicidio' antes de que se aportara ninguna prueba sólida", afirmó.

"Sólo si la narrativa se sustituye por una representación más [exacta] de los hechos científicos, se podría tener la oportunidad de realizar un estudio aleatorizado, controlado con placebo o al menos controlado por casos, sin las falsas objeciones de que sería 'poco ético' realizar tales estudios".


Cambio en los pacientes

Sea cual sea la calidad de los estudios holandeses, no está claro si son aplicables al grupo de pacientes dominante en la actualidad, compuesto por mujeres adolescentes que a menudo padecen trastornos psiquiátricos graves.

Sea cual sea la calidad de los estudios holandeses, no está claro si son aplicables al grupo de pacientes dominante en la actualidad, compuesto por mujeres adolescentes que a menudo padecen trastornos psiquiátricos graves.

Los holandeses trabajaron principalmente con el paciente clásico de disforia de género, un varón cuyo malestar con su cuerpo había persistido desde la primera infancia.


Los clínicos de Finlandia, Suecia e Inglaterra se fijaron en el nuevo grupo de adolescentes principalmente femeninas sin antecedentes aparentes de angustia de género.


La Dra. Lisa Littman, investigadora sanitaria estadounidense, ha planteado la hipótesis de una nueva afección, la disforia de género de inicio rápido (ROGD, por sus siglas en inglés), que implica angustia durante o después de la pubertad y posibles influencias sociales en línea o a través de grupos de iguales. Estos pacientes a menudo parecían deteriorarse tras su identificación trans o no binaria.


Según la portavoz de Genderpunt: "Creemos que el enfoque original del protocolo holandés era más restrictivo de lo que es ahora la práctica internacional. Se ofrecía un amplio asesoramiento y atención psicológica antes de pasar a la medicación o al tratamiento quirúrgico".


"No está claro cuál es la situación [en las clínicas holandesas] ahora, dado que la población ahora consiste principalmente en adolescentes con ROGD".

"No está claro cuál es la situación [en las clínicas holandesas] ahora, dado que la población ahora consiste principalmente en adolescentes con ROGD".

La sueca Dra. Sämfjord dijo al programa Zembla que ella no era la única clínica de género que tenía dudas sobre el tratamiento de este nuevo grupo de pacientes, dudas que la llevaron a renunciar a la clínica Landstrom en 2018.


"Todos teníamos [dudas]. Empezamos a preguntarnos porque el grupo de pacientes no parecía ser el mismo grupo que [en] los estudios de los Países Bajos", dijo.


"Teníamos muchos adolescentes que tenían un inicio tardío de incongruencia de género en la pubertad. Tenían muchos síntomas neuropsiquiátricos, como autismo. Eso no se explicaba en los estudios de Holanda.


"Pensé que el riesgo de perjudicar a estos niños era mayor que la posibilidad de beneficiarles, así que por eso lo dejé".

Entradas Recientes

Ver todo

Comments


bottom of page